José Cánovas
Viajero








(Publicidad)

        Zona Centro

Menú Mad-Ext

MADRID

Aranjuez y Chinchón Alcalá de Henares Madrid Exprés España en bus

EXTREMADURA

De Gredos a Mérida Explorerail

Rutas por España

Periodo 2010-2019

Galicia
Rías Bajas
Coruña y Santiago

Asturias
Asturias oriental

Cantabria
Rutas por Cantabria
Sur de Cantabria

Castilla y León
Ciudad de Soria
Norte de Soria
Salamanca y Gredos
Picos de Europa
Aguilar de Campoo
Sur del Duero

Aragón
Ciudad de Teruel
Albarracín II
Valle del Jalón
Ruta del Vero

Cataluña
El Priorat
Tarragona
Centro de Osona
Pla del Estany
Baix Empordà
Costa Brava sur
Mont-rebei
Este de Osona
Delta del Ebro

Extremadura
De Gredos a Mérida

Com. de Madrid
Aranjuez y Chinchón
Alcalá de Henares

Castilla-La Mancha
Sierra Guadalajara
Alto Tajo
Las Serranías
Toledo y provincia
Riópar (Albacete)
Guadalajara
Ruta del Quijote

Com. Valenciana
Prov. Castellón
Peñíscola
Elche y Villena

Región de Murcia
Rutas por Murcia

Baleares
Mallorca III
Ibiza

Andalucía
Sierra de Cazorla

Periodo 2000-2009

País Vasco
Costa vizcaína
Vitoria y Rioja alavesa

Navarra
Norte de Navarra

La Rioja
Rutas por La Rioja

Castilla y León
El Bierzo y CyL norte
Segovia y Ávila
Atapuerca y Burgos
Sanabria y el Duero

Aragón
Matarraña
Sos del Rey Católico
Teruel y Cella
Monasterio de Piedra
Albarracín
Alquézar y Loarre

Cataluña
Ruta de Dalí
Castillos de Lérida

Com. de Madrid
Madrid Exprés

Castilla-La Mancha
Cuenca y Serranía

Com. Valenciana
Morella
Costa valenciana

Baleares
Menorca
Mallorca II

Andalucía
Prov. de Granada
Sevilla Exprés

Canarias
Lanzarote
La Gomera
Tenerife

Periodo 1990-1999

Sur de Navarra San Sebastián Mallorca. El Arenal


(Publicidad)

Escapadas por


Va de trenes




Com. de Madrid



Aranjuez y Chinchón

En el periodo de Semana Santa disfruté de una estancia en Toledo y de una excursión por algunos pueblos de la provincia. El último día, de regreso a Barcelona, quise conocer dos ciudades ubicadas al sur de la Comunidad de Madrid: Aranjuez y Chinchón. La primera ya la conocía de una anterior visita y la segunda fue todo un descubrimiento.


Aranjuez Aranjuez
Palacio Real de Aranjuez



Ruta
  • Trayectos:
    1/ De Toledo a Aranjuez.
    2/ De Aranjuez a Chinchón.
    3/ De Chinchón a Judes (Soria).
  • Lo mejor:
    - El palacio Real de Aranjuez.
    - Los jardines del palacio.
    - La plaza Mayor de Chinchón.
  • Lo peor:
    - Después de almorzar partimos de Chinchón con premura, para no coincidir con la operación retorno de los madrileños.
    - Mala gestión en las taquillas del Palacio Real; estuvimos cerca de una hora haciendo cola, y eso que había poca gente.

1/ Aranjuez

A primera hora de la mañana partimos de Toledo por la N-400 y en poco más de media hora llegamos a Aranjuez. Desayunamos en un bar próximo al Ayuntamiento y como todavía no habían abierto el Palacio Real, aprovechamos para pasear tranquilamente por las calles del casco antiguo. De camino al palacio vimos la Real Capilla de San Antonio, proyectada en 1750, y también paseamos por dos jardines anexos: el Jardín del Parterre al este del palacio, de estilo francés, trazado en 1746, que cuenta con bonitas fuentes y distintas variedades de plantas, y el Jardín de la Isla, uno de los más antiguos del Real Sitio, conformado también por un conjunto de fuentes y paseos arbolados junto al río Tajo.

A las diez de la mañana, y tras pasar cerca de tres cuartos de hora en la absurda cola que se formó frente a las taquillas, accedimos al Palacio Real de Aranjuez, construido entre 1561 y 1586 durante el reinado de Felipe II. El billete nos permitió visitar la mayoría de las salas, incluida la de carruajes, con una condición: las fotos estaban prohibidas. Afortunadamente pude obtener algunas instantáneas interesantes.


Aranjuez
Salón de música
Aranjuez
Sala del Palacio

La monumentalidad de este Real Sitio ubicado a orillas del Tajo nos alentó a visitar también los suntuosos jardines que se extienden hacia el este. Primeramente, en Los Jardincillos, visitamos el Museo de Falúas Reales (incluido en la entrada al Palacio), edificio donde se exhiben las embarcaciones en las que los reyes paseaban por el Tajo. Las fotos también estaban prohibidas y esta vez, ante la presencia de vigilantes, me abstuve de tomar instantáneas. Más al este, en el Jardín del Príncipe, contemplamos la Real Casa del Labrador, un edificio neoclásico mandado construir por Carlos IV en el lugar que ocupaba la casa de un modesto labrador. Aquí pusimos punto final a cuatro horas de visita a la ciudad.




2/ Chinchón

A la una del mediodía partimos de Aranjuez hacia Chinchón por la carretera de Villaconejos. Chinchón, localidad madrileña con nombre de aguardiente, posee una rica gastronomía, además de una singular plaza Mayor, una de las más bonitas de España. Su nombre deriva del latín y significa valle en herradura. Si llegáis en coche, es mejor que lo estacionéis a las afueras y os acerquéis al centro a pie, como hicimos nosotros a través de la calle Huertos.

La plaza Mayor de Chinchón es de origen medieval, con un agregado de distintas casas con soportales, balcones y ventanas construidos en distintas épocas. Muchas de estas casas son ahora restaurantes. Fue utilizada como plaza de toros (en 1502 tuvo lugar la primera corrida), incluso el humorista Cantinflas toreó en ella en una escena de la película "La vuelta al mundo en 80 días". Existen dos fuentes, la del antiguo abrevadero y la del lavadero (actual oficina turística) y desde el centro se contemplan dos singulares edificios: la iglesia de Ntra. Señora de la Asunción y la Torre del Reloj, un privilegiado mirador de la ciudad.

Almorzar en Chinchón no es barato, nosotros encontramos mejores precios cuanto más te alejabas de la plaza Mayor, cosa obvia en este tipo de localidades tan turísticas. La calle Grande cuenta con buenos restaurantes, además de coquetas casas de arquitectura rural.

Era domingo tarde de Semana Santa y para evitar el retorno de los madrileños por la A-3, quisimos esquivar la marabunta tomando una ruta alternativa que nos condujera hasta Guadalajara, ciudad desde la que debíamos dirigirnos hacia Soria por la A-2. La vía elegida fue la M-204, que en su parte madrileña sigue el curso del río Tajuña por entre un bello paisaje conocido como las Vegas del Tajuña. Nuestro trayecto por la provincia de Guadalajara siguió muy de cerca la ribera del Tajuña, hasta su nacimiento en las proximidades de Maranchón, donde nos desviamos para llegar a nuestro destino final, en Judes.










Com. de Madrid



Alcalá de Henares

En dos ocasiones, siempre en Semana Santa y acompañado de mi familia, he visitado la estudiantil Alcalá de Henares. La primera vez, además, me desplacé hasta Aranjuez con la intención de ver su extraordinario Palacio Real. La segunda ocasión, más reciente, di un garbeo por la cercana Guadalajara.


Alcalá Alcalá de Henares
Alcalá de Henares



Ruta
  • Trayectos:
    1/ De Judes (Soria) a Alcalá de Henares.
    2/ De Alcalá a Guadalajara.
    3/ De Guadalajara a Judes.
  • Restaurante: Mesón Cuadras de Rocinante. Taberna de estilo quijotesco con buenos platos típicos.
  • Lo mejor:
    - La calle Mayor de Alcalá.
    - La gastronomía local.
  • Lo peor:
    - El día comenzó lluvioso y muy frío.

Declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1998, Alcalá conserva uno de los mejores recintos históricos de España. Su urbanismo, transformado a partir del siglo XVI debido a la fundación de la Universidad de Alcalá, está considerado como el primer modelo de Ciudad Universitaria de la Edad Moderna. Por todo ello, una visita al casco histórico debe incluir:

  • La plaza de Cervantes.
  • Un paseo por la calle Mayor.
  • El Museo Casa Natal de Cervantes.
  • El hospital medieval de Santa María la Rica.
  • El hospital de Antezana.
  • El centro de interpretación de la ciudad romana de Complutum.
  • Puerta de Madrid y murallas.
  • El Corral de Comedias.
  • La ciudad romana de Complutum.

Un día fue suficiente para visitar lo mejor de Alcalá de Henares, la antigua Complutum romana. A primera hora de la mañana, después del madrugón, partimos de Judes (Soria) en dirección a Madrid por la autovía A-2. Una hora más tarde llegamos a Alcalá de Henares, la brillante ciudad de Cervantes y de la universidad Complutense.

Iniciamos la visita a la ciudad en la plaza de Cervantes, ubicada en la antigua plaza del Mercado. La plaza acoge la estatua de Miguel de Cervantes y a su alrededor se levantan interesantes edificios, como el Corral de Comedias, el más antiguo de España; la universidad de Alcalá, el mejor conjunto universitario Renacimiento en Europa, y el Ayuntamiento, ubicado en el antiguo convento de San Carlos Borromeo (siglo XVII).

En la plaza Mayor comienza la formidable calle Mayor, la más larga de España soportalada, flanqueada por edificaciones construidas entre los siglos XV y XIX. El primer edificio de la calle que visitamos fue el Museo Casa Natal de Cervantes, antigua casa del siglo XVI perteneciente a la familia de Miguel de Cervantes, donde nació el autor del Quijote en 1547. Aparte de visitar algunas estancias, en la casa podréis ver una de las mejores colecciones de ediciones del Quijote en diferentes lenguas.

La calle Mayor también acoge un edificio cuya visita recomiendo: el hospital de Nuestra Señora de Antezana, fundado como palacio en 1483 por Luis Antezana y que ha estado funcionando hasta nuestros días. Al final de la calle, en la plaza de los Santos Niños, podréis acercaros a la catedral y a la Puerta de Madrid, principal acceso a la ciudad medieval a través de la muralla. Y si tenéis tiempo, no fue nuestro caso, podréis realizar una visita a las ruinas romanas de Complutum, yacimiento arqueológico que conserva restos del Foro, la Curia, la Basílica, el mercado y conjuntos termales.

Por la tarde, tras un suntuoso almuerzo en el mesón de las Cuadras de Rocinante, avanzamos por la autovía A-2 hasta Guadalajara, a tiempo de recorrer, bajo una fina lluvia, su casco antiguo.










Com. de Madrid



Madrid Exprés

Mi última estancia en la capital de España destacó por ser muy efímera. En un viaje que realicé a la Riviera Maya desde Barcelona me tocó hacer transbordo en Madrid, tanto a la ida como a la vuelta. Seis horas en Barajas para efectuar el cambio de avión en cada trayecto eran excesivas y, gracias al eficiente servicio de metro, me saqué de la manga dos visitas exprés a la capital de tres horas de duración cada una.


Madrid Madrid
Palacio Real de Madrid

¿Y qué se puede ver o hacer en la capital en tres horas justas, que es el tiempo que te queda si quitamos las dos horas de transporte (ida y vuelta) que empleamos en ir y volver en metro desde el aeropuerto hasta el centro? Aquí tenéis dos interesantes propuestas:


Circuito 1 (tres horas)

Este circuito lo realizamos por la mañana. Tomamos el metro en el aeropuerto de Barajas y, tras una hora de trayecto, nos apeamos en la Puerta del Sol, en pleno centro de Madrid.

  1. Inicio de la ruta en la Puerta del Sol
    En la Puerta del Sol se encuentra el kilómetro cero de todas las carreteras que parten de Madrid. Durante la época de los Austrias tenía carácter defensivo, pero actualmente es el núcleo social de la capital. Su reloj, gracias a las televisivas 12 campanadas del Fin de Año, se suma al espectáculo navideño de uva y cava. La Navidad del año 1988 yo estuve allí, y la experiencia no fue muy grata, pues las botellas de cava y sidra volaban cual misiles por toda la plaza. Casi me vuelan la cabeza.
  2. Calle Mayor y Plaza Mayor
    Es el centro arquitectónico del Madrid de los Austrias. Fue edificada por Gómez de Mora en 1619 durante el reinado de Felipe III, cuya estatua ecuestre podréis ver en mitad de la plaza. En el lado norte se encuentra la Casa de la Panadería, reconstruida en 1672.
  3. Plaza de la Villa (Ayuntamiento)
    El Ayuntamiento de Madrid, que muestra el más genuino estilo de los Austrias, fue construido por Gómez de Mora en 1644. Antiguamente también fue la cárcel de la villa.
  4. Catedral de la Almudena
    Se encuentra al final de la calle Mayor. Fue inaugurada en 1993 en varios estilos arquitectónicos: neogótico en el interior, neorrománico en la cripta y neoclásico en el exterior, el único que nosotros admiramos.
  5. Palacio Real
    Se le conoce como el Palacio de Oriente. Fue mandado construir por Felipe V en el siglo XVIII. Actualmente el rey lo utiliza para grandes recepciones.
  6. Templo de Debod
    Está situado al oeste de la plaza de España. Fue un regalo egipcio a España en 1968 en compensación por la ayuda española tras el llamamiento internacional realizado por la Unesco para salvar los templos de Nubia tras la construcción de la presa de Asuán. Tiene una antigüedad de 2.200 años.
  7. Plaza de España
    En la plaza se alza el Edificio España, que durante muchos años fue el más alto del país.
  8. Gran Vía, calle Preciados y regreso a Puerta del Sol
    La Gran Vía es el corazón del Madrid comercial y cosmopolita, aparte de ser una de las calles más concurridas de la ciudad. Fue inaugurada en 1910.
  9. Almuerzo cerca de la plaza Mayor y regreso al eropuerto desde Puerta del Sol



Circuito 2 (tres horas)

Este circuito lo hicimos a mediodía, bajo un acusado calor. Cogimos el metro en Barajas y, en una hora de trayecto, nos desplazamos hasta la céntrica estación de Banco de España, en plena calle Alcalá.

  1. Metro Banco de España. Inicio ruta en calle Alcalá
    La calle Alcalá es una de las más famosas de Madrid. Fue inmortalizada por Celia Gómez, que desfiló con Las Leandras por la Calle de Alcalá.
  2. La Cibeles
    La estatua de la Cibeles fue diseñada por Ventura Rodríguez y representa a una diosa sentada en un carro triunfal arrastrado por dos leones. Se encuentra en la plaza Cibeles (cruce del Paseo del Prado con la calle Alcalá).
  3. Puerta de Alcalá
    Fue construida por Sabatini en el año 1778 en la plaza de la Independencia e inmortalizada por Ana Belén en 1986 (Mírala, mírala). Y ahí está, con un solo cuerpo, cinco arcos rematados por cabezas de leones y los mordiscos de los cañones de los Cien Mil Hijos de San Luis.
  4. Parque del Retiro
    Creado por el conde-duque de Olivares para distraer a Felipe IV de las ocupaciones del gobierno. Es una isla verde de 130 hectáreas en el centro de la ciudad. Cuenta con jardines, fuentes, templetes, estatuas y un gran estanque, en cuya orilla se levanta el monumento a Alfonso XII. El parque resultó ideal para almorzar tranquilamente. Salimos por el sur, después de contemplar el curioso palacio de Cristal, levantado para albergar plantas y flores con motivo de la Exposición de Filipinas en 1887.
  5. Estación de Atocha
    Su fachada de hierro reclama la atención del transeúnte. El primitivo edificio fue inaugurado en 1851 por la reina Isabel II. Un incendio lo devoró y fue sustituido en 1892 por el actual. Con la llegada de la alta velocidad, el vestíbulo se transformó en un exuberante jardín botánico.
  6. Plaza de Carlos V
    Aquí comienza nuestra singladura por el paseo del Prado, famoso vial que acoge el Museo del Prado, una de las pinacotecas más importantes del mundo. Sólo tuvimos tiempo de contemplar su fachada.
  7. Fuente de Neptuno
    Diseñada por Ventura Rodríguez en la plaza Cánovas del Castillo, en el corazón del paseo del Prado. El monumento escenifica al dios Neptuno erguido con su tridente, sobre un carro en forma de concha tirado por dos caballos marinos. Enfrente de la fuente veréis la fachada del Museo Thysen.
  8. Regreso al aeropuerto desde la parada metro Banco de España









Extremadura



De Gredos a Mérida

Pocas veces he disfrutado de una Semana Santa al completo. Siete días dieron para conocer Salamanca y el sur de su provincia, y también una buena parte de Extremadura, desde la sierra de Gredos hasta Mérida, desde el Jerte y La Vera hasta el Parque Nacional de Monfragüe y Plasencia, desde Cáceres hasta Trujillo, desde Medellín hasta Guadalupe.


monfrague
Parque Nac. de Monfragüe
merida
Teatro de Mérida

Consejos e información útil

Estas son mis recomendaciones para pasar cinco días en Extremadura:

  • A falta de aeropuertos donde aterrizar, la fórmula coche propio resultó efectiva para recorrer las dos provincias.
  • Lo malo de esta fórmula fue la gran distancia que tuvimos que cubrir para ir y volver desde Barcelona.
  • Extremadura es muy grande, sus dos provincias son de las más extensas de España. Por eso os recomiendo que os alojéis, como mínimo, en un par de hoteles.
  • A finales de marzo los cerezos del Jerte todavía no han florecido. Nosotros acertamos a ver dos únicos árboles en flor.
  • Visitad el Parque Nacional de Monfragüe por la tarde. El juego de luces y sombras os sorprenderá.
  • Mérida requiere de un día entero para admirar su extenso legado. Adquirid un pase que os incluya las principales visitas.
  • La primera parte de este viaje a Extremadura transcurrió por tierras de Castilla y León, desde Soria hasta Salamanca, ciudad donde establecimos el alojamiento. Podéis ver esta etapa salmantina clicando aquí: SALAMANCA Y RÍO TORMES.

Mapa completo del circuito


mapaextremadura


Etapas y rutas del viaje



jerte Ruta 1: Valle del Jerte

Tornavacas, Garganta del Infierno, Cabezuela, Valdastillas, Piornal...
Primer día

    El Jerte es actualmente un topónimo que designa al valle, al río y a la población. La unión de estos elementos conforman uno de los entornos paisajísticos más singulares de Extremadura y, por extensión, de España. Entre marzo y abril, con la llegada de la primavera, los miles de cerezos que inundan el valle florecen, lo que constituye todo un espectáculo de la naturaleza.


    jerte jerte
    Río Jerte


    Ruta

    • Trayectos:
      1/ Del puerto de Tornavacas a la garganta de los Infiernos.
      2/ Excursión a Los Pilones.
      3/ Cabezuela del Valle.
      4/ Cascada Caozo y Piornal.
    • Alojamiento: Hotel Ciudad del Jerte, a 5 km de Plasencia.
    • Lo mejor:
      - Las vistas del valle desde Tornavacas.
      - Los Pilones, en la garganta del Infierno.
      - La cascada Caozo y el puerto de Piornal.
    • Lo peor:
      - Sólo vimos dos cerezos en flor.

    Día 1: Tornavacas y los Infiernos

    En la anterior etapa habíamos recorrido el sur las provincias de Salamanca y Ávila. Tras un almuerzo en Casa Lucio, en El Barco de Ávila, continuamos nuetra ruta por la N-110. La siguiente parada la realizamos en el puerto de Tornavacas, o de Castilla, que enlaza Castilla y León con Extremadura. Desde el mirador, a 1.275 metros de altitud, pudimos ver montañas nevadas de la sierra de Béjar y el largo valle del Jerte, en forma de uve, con sus laderas sembradas de miles de cerezos. Más tarde, conforme descendíamos por el puerto hacia la población de Tornavacas, comprobamos que los cerezos todavía no habían florecido.

    El valle del Jerte está repleto de gargantas y arroyos que abastecen al río desde su nacimiento y que moldean sus laderas. Al sur de la población de Jerte giramos a la izquierda para conocer, precisamente, uno de estos valles singulares: la Reserva Natural Garganta de los Infiernos. Estacionamos el coche en el centro de interpretación, al pie de la senda que conduce a la principal atracción turística de esta parte del valle: Los Pilones. 50 minutos se tarda en alcanzar a pie este famoso enclave. Nosotros, que íbamos con un bebé, preferimos contratar los servicios de una empresa de aventuras. En quince minutos, una furgoneta condudida por un aplicado guía, nos llevó a Los Pilones sanos y salvos. Por el camino nos detuvimos en el mirador Chorrero de la Virgen para contemplar la sierra de Tormentos. Los Pilones son abundantes cascadas y saltos de agua que produce el río al encajonarse en paredes de granito sumamente desgastadas por efecto de la erosión. En marzo, con el deshielo, podréis admirar este espectáculo en toda su magnitud pues el río baja con bastante agua. Eso sí, os aconsejo que llevéis ropa de abrigo porque a la sombra hace mucho frío.

    De vuelta a la N-110 nos volvimos a detener por el camino para recorrer uno de los pueblos más bonitos de la comarca: Cabezuela del Valle. Visitamos el casco antiguo, situado en la parte alta, presidido por la iglesia de San Miguel Arcángel (s. XVI). Paseamos por la calle principal, que cuenta con interesantes fachadas y tramos de acera porticados. Aquí también encontraréis el museo de la Cereza. Finalmente, cinco kilómetros al norte de Plasencia, llegamos a nuetro hotel, el Ciudad del Jerte, perfectamente ubicado junto a la carretera N-110.




    Día 2: Caozo y Piornal

    Al día siguiente, a primera hora de la mañana, remontamos el valle del Jerte hasta Valdastillas. A dos kilómetros de esta población, en la ladera de la montaña, se encuentra la cascada del Caozo, un espectacular salto de agua al que se accede a pie por una senda bien indicada que parte de la carretera.

    Más tarde, ascendiendo por una carretera local, alcanzamos Piornal, a 1.100 metros de altitud, el pueblo más alto de Extremadura. Valió la pena asomarse al mirador del Balcón del Valle, con unas vistas espectaculares del valle del Jerte, como también valió la pena continuar por esta estrecha carretera hasta el puerto de Piornal (1.269 m), nuestra puerta de entrada a la comarca de La Vera, la siguiente etapa extremeña.





    Cerrar Ruta 1


jerte Ruta 2: La Vera

Garganta la Olla, Cuacos de Yuste, Jaraiz de la Vera, Pasarón...
Segundo día

    La Vera es una de esas comarcas extremeñas que ningún turista debería obviar. Se encuentra al noreste de la comunidad, entre la sierra de Gredos al norte y el río Tiétar al sur, entre el valle del Jerte al oeste y la provincia de Ávila al este. Una carretera comunica los principales municipios, aunque yo os recomiendo que utilicéis también rutas alternativas de gran valor ecológico, como la carretera local que une Piornal (valle del Jerte) con Garganta la Olla, en la Vera baja.


    la vera lavera
    Garganta la Olla


    Ruta

    • Trayectos:
      1/ Del puerto de Piornal a Garganta la Olla.
      2/ De Garganta la Olla a Cuacos de Yuste.
      3/ Autobús al monasterio de Yuste.
      4/ De Cuacos a Jarandilla y Pasarón de la Vera.
    • Alojamiento: Hotel Ciudad del Jerte, a 5 km de Plasencia.
    • Lo mejor:
      - Vista panorámica de la Vera desde el puerto de Piornal.
      - El centro histórico de Garganta la Olla.
      - El monasterio de Yuste.
    • Lo peor:
      - No pudimos acceder al monasterio desde Garganta la Olla.
      - Había tramos en mal estado en la carretera que descendía del puerto de Piornal.

    La manera más rápida de acceder a la Vera es vía Plasencia, por la carretera EX-203, que recorre toda la comarca de oeste a este entre la sierra de Gredos y el río Tiétar. Yo preferí utilizar otra vía alternativa, digamos que más interesante, a través del puerto de Piornal (1.269 m), que comunica esta población del valle del Jerte con Garganta la Olla. La carretera perteneciente a la vertiente de la Vera no estaba en buen estado, pero no nos importó mucho habida cuenta del estupendo paisaje que contemplamos.

    El descenso del puerto culmina en Garganta la Olla, declarado conjunto histórico artístico. Estacionamos el coche junto a la ermita del Humilladero y por la calle Chorrillo alcanzamos la plaza Mayor, conocida como 10 de mayo. El pueblo destaca por varios edificios interesantes: Casa de las Muñecas (antiguo prostíbulo del s. XVI), Casa de Postas (s. XVI), casa de la Peña, Ayuntamiento, museo de la Inquisición y la iglesia de San Lorenzo (s. XVI). Quisimos acceder al monasterio de Yuste por la carretera local que parte de Garganta la Olla, pero era jueves santo y la Guardia Civil la cortó para prevenir atascos. En Puente de Cuacos, una escarpada zona de baño con pozas ubicada a un kilómetro del municipio, dimos media vuelta.

    A un kilómetro de Jaraiz de la Vera enlazamos con la EX-203, carretera comarcal que nos condujo hasta Cuacos de Yuste, población de la Vera que destaca por su casco histórico, compacto y bien conservado. No os perdáis las fuentes de la plaza Mayor, de la plazoleta de los Chorros y de la Higuera. También os recomiendo que os acerquéis a la plaza de Juan de Austria, reconstruida de una forma similar a un corral de comedias, que alberga la Casa de la Inquisicion, la casa donde vivió Juan de Austria y la estatua de Carlos I (o Carlos V), cuya figura está fuertemente ligada a la comarca de la Vera.

    En Cuacos tomamos el autobús gratuito (servicio exclusivo prestado en Semana Santa) que, en diez minutos, nos trasladó hasta el monasterio de Yuste, iniciado en 1414. El eidificio se amplió con el añadido de un sencillo palacio que acogió los últimos días del emperador Carlos I. La visita al complejo nos gustó mucho. Vimos el monasterio, el claustro, varias salas del palacio e incluso el dormitorio donde falleció el rey.

    A continuación, tras realizar un ligero almuerzo en un merendero próximo al monasterio, tomamos el autobús de vuelta a Cuacos de Yuste y proseguimos la ruta en coche por la Vera. Nos acercamos a Aldeanueva y Jarandilla y, apremiados por el tiempo que se nos echaba encima, decidimos dar media vuelta y visitar otro de esos pueblos pintorescos de la comarca: Pasarón de la Vera. Recorrimos a pie el casco antiguo, rodeado en parte por una antigua muralla, vimos la plaza Mayor y la iglesia de San Salvador, del siglo XV, construida sobre la muralla.






    Cerrar Ruta 2


monfrague Ruta 3: Monfragüe y Plasencia

Rutas por Monfragüe y Plasencia
Segundo día

    Esta etapa extremeña transcurre por el norte de la provincia de Cáceres. Se trata de recorrer en coche Monfragüe, parque nacional fundado en 2007, que se caracteriza por un rico ecosistema donde confluyen roquedos, medio acuático, bosque mediterráneo, matorral y dehesa. A unos 40 kilómetros del parque también nos acercamos a Plasencia, la ciudad más importante de la región.


    plasencia monfrague
    P.N. de Monfragüe


    Ruta

    • Trayectos:
      1/ De Pasarón de la Vera al Parque Nacional de Monfragüe.
      2/ Rutas por Monfragüe.
      3/ De Monfragüe a Plasencia.
    • Alojamiento: Hotel Ciudad del Jerte, a 5 km de Plasencia.
    • Lo mejor:
      - El embalse de Torrejón (río Tiétar).
      - El Salto del Gitano, en Monfragüe.
      - El casco histórico de Plasencia.
    • Lo peor:
      - La cubierta forestal del parque nacional brillaba por su asusencia. No había árboles en muchas lomas.

    1/ Parque Nac. de Monfragüe

    Accedimos al Parque Nacional de Monfragüe desde Pasarón de la Vera. A partir de Tejeda de Tiétar fuimos en dirección a Plasencia por la EX-203 y unos kilómetros más adelante giramos hacia la izquierda por una carretera local que anunciaba la entrada al parque nacional. Pasamos bajo la autovía EX-A1 y, siguiendo el cauce del Tiétar, entramos en el parque inmersos en una maravillosa dehesa.

    En el Parque Nacional de Monfragüe abundan los miradores. A la mayoría de ellos pudimos acceder desde la misma carretera que recorre la reserva. Por este orden nos detuvimos en el roquedo de Portilla del Tiétar, la Higuerilla, la Malavuelta (aquí cruzamos el río Tiétar por la presa del embalse Torrejón-Tiétar), la Tejadilla y el Pliegue. Finalmente alcanzamos Villarreal de San Carlos, la única población del parque, que acoge el centro de interpretación.

    Al sur de San Carlos la carretera desciende hasta la unión del Tiétar y el Tajo. A mano izquierda, sobre el río Tiétar, pudimos ver el inicio del Puente del Cardenal (la parte central estaba sumergida bajo las aguas del embalse), y poco después, tras cruzar el Tajo por el puente nuevo, nos detuvimos en el mirador más famoso del parque nacional: el Salto del Gitano, un espectacular roquedo que emerge del Tajo para alojar colonias de buitres leonados. La última parte de la ruta nos condujo hasta el aparcamiento más próximo al castillo de Monfragüe, construido en una loma por los musulmanes, y que se ha convertido en la excursión estrella del parque. De regreso a San Carlos hicimos un alto junto al puente nuevo para beber agua de la Fuente del Francés.




    2/ Plasencia

    A última hora de la tarde, tras veinte minutos de suave ascenso por la carretera que atraviesa de norte a sur la comarca de Monfragüe, llegamos a Plasencia, la ciudad más importante del norte de Cáceres. Fundada en 1186 por Alfonso VIII, su maravilloso casco histórico bien merece una visita. Accedimos a él por la amurallada puerta del Sol y en pocos minutos, tras recorrer la comercial rúa del Sol, dimos con la plaza Mayor, que destaca por los soportales y por acoger el Ayuntamiento.

    Un apacible paseo por el casco antiguo nos llevó a ver, por este orden, las catedrales nueva y vieja, la Casa del Deán, el palacio de los Monroy y el palacio de Mirabel, cuya fachada fue testigo de una procesión religiosa (cosas de Semana Santa). Después de tomar un tentempié en la plaza Mayor, finalizamos la larga jornada donde la empezamos, a cinco kilómetros de Plasencia, en el hotel Ciudad del Jerte.





    Cerrar Ruta 3


caceres Ruta 4: Cáceres y Trujillo

Tierra de conquistadores
Tercer día

    Extremadura es conocida como la tierra de los conquistadores. Francisco Pizarro, Hernán Cortés, Pedro de Valdivia, Francisco de Orellana y otros tantos partieron de aquí hace quinientos años hacia el Nuevo Mundo en busca de gloria, fama y, por qué no, fortuna. En esta etapa me dispongo a descubrir el casco histórico de Cáceres, declarado Patrimonio de la Humanidad, y Trujillo, la villa natal de Francisco Pizarro.


    caceres trujillo
    Plaza Mayor. Trujillo


    Ruta

    • Trayectos:
      1/ De Plasencia a Cáceres.
      2/ De Cáceres a Trujillo.
    • Alojamiento: Hotel Velada de Mérida.
    • Lo mejor:
      - El casco histórico de Cáceres.
      - Restaurante La Estancia, en la plaza Mayor de Cáceres.
      - El casco histórico de Trujillo.
    • Lo peor:
      - En el centro de Cáceres no había muchos carteles que anunciaran Trujillo.

    1/ Cáceres

    Partimos pronto y desayunados del hotel Ciudad del Jerte, en Plasencia. Tomamos la autovía A-66, o de la Plata, en dirección sur y tras cruzar el caudaloso río Tajo nos presentamos en Cáceres, ciudad fundada por soldados veteranos romanos en el año 25 a.C. con el nombre de Norba Caesarina. Estacionamos el vehículo en la avenida de España, muy cerca de la Ciudad Monumental. Era Viernes Santo y no había que pagar en la zona azul.

    Pasamos toda la mañana recorriendo la Ciudad Monumental de Cáceres, declarada Patrimonio de la Humanidad, cuyas murallas encierran el primitivo asentimiento romano, y que en la actualidad esconden un legado medieval, renacentista y barroco digno de ser admirado. Vale la pena perderse por el entramado de calles que conducen a los principales monumentos: catedral, iglesias, conventos y palacios. Os recomiendo que visitéis cuatro plazas de primer orden: Santa María, San Jorge, San Mateo y Santa Clara. También os aconsejo que caminéis junto a la muralla de origen romano y os acerquéis hasta la puerta Nueva y la puerta del Río, que acoge el arco del Cristo, de origen romano. Por cierto, en el número 6 de la calle Olmos se encuentra el monasterio de Santa María de Jesús, en cuya tiendita podréis adquirir pastas y dulces tradicionales.

    En la plaza Mayor de Cáceres, entre la una y las tres de la tarde, varios devotos paseaban uno de tantos cristos y vírgenes que ven la luz del sol, o de la luna, por Semana Santa. Nosotros aprovechamos la ocasión para almorzar (en solitario) en el restaurante La Estancia, que se asoma a la plaza y que ofrecía comida típica extremeña a buen precio. Después de almorzar partimos hacia Trujillo por la A-58, autovía de nueva factura que convierte en un mero paseo los 50 kilómetros que separan ambas ciudades.




    2/ Trujillo

    Poco o nada queda en pie de la antigua Turgalium romana, conocida poco después como Castra Iuliae. La importancia histórica de Trujillo está asociada al descubrimiento de América y a Francisco Pizarro, su hijo pródigo, que conquistó el Perú junto a otros conquistadores, la mayoría de ellos extremeños. Su estatua ecuestre preside la maravillosa plaza Mayor, que merece ser contemplada desde todos sus ángulos.

    Las riquezas obtenidas en América por la familia Pizarro, junto a las de otros conquistadores, infundaron a Trujillo un impulso arquitectónico de primer orden que se tradujo en la creación de fastuosos palacios, iglesias y casonas. Nosotros admiramos algunos de estos edificios durante el recorrido que hicimos a pie por el casco viejo. Nos aupamos también hasta la muralla y el castillo, erigidos en la parte más alta, y que ofrecen buenas vistas panorámicas de la ciudad.





    Cerrar Ruta 4


merida Ruta 5: Mérida y Proserpina

Legado romano
Cuarto día

    En el año 25 antes de Cristo el emperador Octavio Augusto mandó fundar la colonia Augusta Emerita para acoger a los soldados jubilados de las legiones V y X. Aquí comienza el esplendor de esta ciudad, que años más tarde se convertiría en la capital de la provincia de Lusitania y que hoy día tiene el privilegio de ser la brillante capital de Extremadura.


    Mérida Mérida
    Teatro de Mérida


    Ruta

    • Trayectos:
      1/ De Trujillo a Mérida.
      2/ Monumentos de Mérida.
      3/ Presa romana de Proserpina.
    • Alojamiento: Hotel Velada de Mérida.
    • Lo mejor:
      - El Teatro y el Anfiteatro.
      - Los acueductos romanos.
      - El Museo Nacional de Arte Romano.
      - La presa de Proserpina.
    • Lo peor:
      - Las habitaciones del hotel no estaban suficientemente aisladas.

    1/ Mérida

    En la anterior etapa habíamos visitado Cáceres y Trujillo. A última hora de la tarde partimos de esta última población incorporándonos a la autovía A-5 y en menos de una hora alcanzamos Mérida. Nos hospedamos en el hotel Velada, muy cerca del recinto arqueológico que acoge el Teatro y el Anfiteatro romano. Esa noche dimos una primera vuelta de reconocimiento por la ciudad. Vimos los Columbarios, la Casa Mitreo, la Alcazaba, el puente romano y parte del Anfiteatro.

    Nota: Si queréis visitar los principales monumentos de Mérida en uno o varios días (Teatro/Anfiteatro, Casa Mitreo/Columbarios, Alcazaba, Zona Arqueológica de la Morería, Cripta de Santa Eulalia y Circo Romano) os aconsejo que adquiráis el pase "Circuito Completo". Cuesta 15€ y lo venden en todos los recintos. Como indica el propio billete, el precio de la entrada se destina íntegramente a la conservación del Conjunto Monumental.

    La entrada "Circuito Completo" resultó ideal para visitar los principales monumentos de Mérida. Alternamos estas visitas con otros recintos arqueológicos abiertos al público, como el puente romano, el arco de Trajano, el templo de Diana, el Foro Municipal y los dos principales acueductos que abastecían de agua a la antigua Augusta Emerita: el de los Milagros y el de San Lázaro. Era Sábado Santo y la entrada al Museo Nacional de Arte Romano era gratuita, ocasión que no quisimos desaprovechar. Fue el colofón a una gran jornada en la ciudad española que posee uno de los legados romanos mejor conservados.

    En cuanto a la gastronomía emeritense, os recomiendo que almorcéis cerca del Museo Nacional de Arte Romano, pues allí abundan buenos restaurantes. Si queréis probar buenas tapas y raciones a buen precio, os aconsejo que os paséis por el bar restaurante El Faro, sito en el cruce de las avenidas Octavio Augusto y Reina Sofía, cerca del hotel Velada.




    2/ Presa de Proserpina

    Al día siguiente, por la mañana, cubrimos en coche los seis kilómetros que separan Mérida de la presa de Proserpina, el embalse artificial de época romana más grande conocido en el mundo mediterráneo. El agua llegaba a la ciudad a través del acueducto de los Milagros.


    Proserpina
    Presa de Proserpina
    Proserpina
    Presa de Proserpina



    Cerrar Ruta 5


guadalupe Ruta 6: Medellín y Guadalupe

Ruta de los Ibores
Quinto día

    La última etapa extremeña nos lleva desde Medellín, en las vegas del Guadiana, hasta Guadalupe y Augustóbriga, a tocar de Castilla-La Mancha. En la primera, cuna de Hernán Cortés, descubrimos su legado romano y en la segunda descubrimos el monasterio de Guadalupe, levantado en honor a la patrona de Extremadura, enclavado en plena sierra de las Villuercas.


    Guadalupe guadalupe
    Guadalupe


    Ruta

    • Trayectos:
      1/ De Mérida a Medellín.
      2/ De Medellín a Guadalupe.
      3/ De Guadalupe a Augustóbriga.
      4/ De Augustóbriga a Judes (Soria)
    • Alojamiento: Hotel Velada de Mérida.
    • Lo mejor:
      - La tranquila Medellín, a orillas del Guadiana.
      - El monasterio de Guadalupe, en las Villuercas.
      - El embalse de Valdecañas.
    • Lo peor:
      - Era Domingo Santo, íbamos hacia Madrid y pillamos algo de caravana en la A-5.
      - Mil kilómetros separan Mérida de Barcelona, demasiados para hacerlos de un tirón con un bebé. Tuvimos que pasar la noche en Soria y proseguir la ruta al día siguiente.

    1/ Medellín

    La etapa más larga que realizamos por tierras extremeñas, la última de todas, comienza en Mérida. Esa mañana habíamos visitado la presa romana de Proserpina y, muy cerca de ella, nos incorporamos a la autovía A-5 para desplazarnos hasta Medellín, otra ciudad fundada por los romanos a orillas del río Anas (Guadiana). La colonia fue fundada en el año 79 a.C. por el cónsul Quinto Cecilio Metello Pio, de donde deriva el topónimo de la población.

    Accedimos a Medellín por el estrecho puente de los Austrias, que salva las aguas del Guadiana. Estacionamos el coche cerca del puente y nos encaminamos hacia la colina coronada por el castillo medieval, una poderosa fortificación de origen musulmán. A sus pies se levanta la iglesia de San Martín; el templo de Santiago Apóstol, del s. XII, que acoge el centro de interpretación, y el Teatro romano. Vale la pena auparse hasta el teatro para ver Medellín a vista de pájaro.

    Unos pocos minutos bastaron para penetrar en las calles de Medellín, jalonadas de casitas de fachadas de color blanco y tonos ocre. En un extremo del pueblo vimos la estatua levantada en honor a Cecilio Metello y en la céntrica plaza Mayor, dedicada a Hernán Cortés, vimos la estatua de este gran conquistador metelinense. A él se le atribuye la conquista de México. En el cercano templo de San Martín Obispo, del s. XIII, podréis ver la pila bautismal de granito en la que fue bautizado Hernán Cortés.




    2/ Guadalupe y sierra de Villuercas

    Nos pusimos en ruta por la N-430 para completar la segunda parte de la etapa. A la altura de Obando, giramos hacia el norte por la comarcal EX-116, que culmina en el puerto Llano, a 642 metros de altitud. Poco después, avanzando por la EX-102, alcanzamos Guadalupe, población serrana famosa por acoger el monasterio homónimo. Y qué se puede ver y hacer en Guadalupe. Si tenéis tiempo, no fue nuestro caso, podéis entrar al monasterio, ver la sacristía, el claustro, la capilla de San Jerónimo y algunos museos. Nosotros nos contentamos con visitar la iglesia, presidida por un impresionante retablo. Otra cosa que podéis hacer es dirigiros a la plaza Mayor para adquirir dulces típicos y la morcilla de Guadalupe, muy sabrosa, que deberéis hervir antes de degustarla.

    Partimos raudos hacia el norte por la EX-118, al encuentro de la autovía A-5. La carretera, sinuosa a más no poder, atraviesa la frondosa sierra de las Villuercas, surcada por numerosos ríos, entre ellos el Ibor. Precisamente, muy cerca de Navalvillar de Ibor, dimos con una pequeña área de descanso que llevaba por nombre Fuente de la Cesta. El lugar era ideal para realizar el almuerzo del día, unos bocatas que habíamos adquirido en un bar de Guadalupe. Tenía una fuente de la que brotaba abundante agua fresca, mesas y bancos de madera y, por supuesto, altas montañas como bello telón de fondo.

    Más adelante, poco antes de incorporarnos a la autovía, hicimos un alto junto al embalse de Valdecañas, en el río Tajo. El motivo no fue otro que admirar las cinco o seis columnas pertenecientes a un par de templos de la antigua ciudad romana de Augustóbriga, y que fueron colocadas junto a la carretera cuando llenaron el embalse. Este idílico lugar también es conocido como Los Mármoles.





    Cerrar Ruta 6










© www.josecanovas.com