José Cánovas
Viajero

Escapadas Europa



En este apartado, escapadas por Europa, quiero mostraros mis viajes de no más de cuatro días por algunos países europeos, al margen de Francia e Italia, que ya disponen de sus propios enlaces. Esta fórmula de viaje no la he empleado mucho por Europa, no así en España, donde la he convertido en todo un clásico.


Visto sobre el mapa


escapadas



Escapadas Portugal

portugal valença

VALENÇA DO MINHO
Marzo 2017

Bragança

BRAGANÇA
Agosto 2006

Lisboa

LISBOA
Julio 1999



Escapadas Francia

francia aviñón

LANG.-PROVENZA
Languedoc, Aviñón, Orange, Arles...
Oct-Nov 2011

chamonix

ALTA SABOYA
Aguilles Rouges, Le Tour, Chamonix
Julio 2005

carcasona

PAÍS CÁTARO
Cotlliure, Carcasona, Minerve, Lastours...
Octubre 2004



Escapadas Italia

italia roma

ROMA
Roma, Ciudad del Vaticano y Vía Apia
Octubre 2012

florencia

LA TOSCANA
Pisa, Lucca, Florencia, Siena y San Gimignano
Marzo 2010

venecia

LOMBARDÍA-VÉNETO
Milán, Venecia, Verona, Como...
Abril 2007



Resto de Europa

praga

PRAGA
Julio 2007

la valeta

MALTA
Julio 2004

munich

MÚNICH
Noviembre 1999

londres

LONDRES
Noviembre 1998







Escapadas Europa



Valença do Minho (Portugal)

Esta escapada surgió casi de casualidad, durante una estancia de cuatro días que realicé a las pontevedresas Rías Bajas. Valença do Minho se encuentra en la ribera sur del Miño, río que en su tramo bajo hace frontera con España. Desde Tui, la ciudad más importante del sur de Pontevedra, se puede llegar a Valença a pie en quince minutos, cruzando el puente internacional.


Valença valença
Valença desde Tui



Ruta
  • Trayectos:
    1/ De Pontevedra a Tui.
    2/ De Tui a Valença do Minho.
    3/ De Tui a Santa Trega (A Guarda).
  • Alojamiento: Hotel Room de Pontevedra.
  • Almuerzo: Restaurante O Lemoneiro, en Valença.
  • Lo mejor:
    - La fortaleza de Valença.
    - Las vistas de Tui desde la fortaleza.
    - Cruzar el río Miño por el puente internacional.
    - Subir al monte de Santa Trega, en A Guarda, para ver el estuario del Miño y la portuguesa población de Caminha.
  • Lo peor:
    - Todas las tiendas de Valença vendían lo mismo: paños, toallas, albornoces, etc.

1/ El puente internacional

El puente internacional de hierro es una estructura metálica de 318 metros de longitud que une Tui con Valença do Minho. Se inauguró en 1882 por el arquitecto Pelayo Mancebo, inspirándose en la Torre Eiffel. La parte superior del puente es un paso ferroviario que une Vigo con Oporto y la inferior, por la que apena caben dos coches, es utilizada también por los peregrinos que realizan el camino de Santiago.




2/ Fortaleza de Valença

A quince minutos de Tui, cruzando a pie el puente internacional por los pasillos laterales (cinco minutos si se realiza en coche), se alza la imponente fortaleza de Valença do Minho. Desde fuera, su imponente muralla llama la atención de propios y visitantes, incluso se divisa perfectamente desde la catedral de Tui.

Para visitar la fortaleza os aconsejo que dejéis el coche en el solar habilitado como aparcamiento ubicado junto a la entrada principal. Sólo os costará 1 euro. A través de la Puerta del Sol accedimos al interior de esta maravillosa ciudad monumental, totalmente empedrada, que acoge edificios de bella factura, con los clásicos balcones de hierro pintados de blanco. Dentro no debéis perderos la plaza de la República, la puerta do Meio y baluartes repletos de cañones como los del Carmo, Joao, o del Socorro. El almuerzo, a base de bacalao y carne, lo realizamos intramuros, en el restaurante O Lemoneiro.




3/ Estuario del Miño

Por la tarde, tras la visita a Valença y al puente internacional, realizamos una excursión por el bajo Miño que nos condujo a los molinos del Folón y a A Guarda, la población más meridional de la provincia de Pontevedra. A tres kilómetros de A Guarda tomamos la carretera que asciende al monte de Santa Trega (Tecla), que acoge un castro celta.

En lo alto del monte, a más de 300 metros de altitud, existe uno de los miradores más sorprendentes de Galicia. Mereció la pena auparnos hasta él con el coche para disfrutar de una fenomenal vista del estuario del Miño. En la orilla sur del río, perteneciente a Portugal, avistamos Caminha, bonita villa ubicada junto a la desembocadura del caudaloso Miño.


Caminha
Caminha desde España
Estuario
Desembocadura del río Miño






Escapadas Europa



Bragança (Portugal)

Durante mi visita a la comarca zamorana de Sanabria realicé un incursión por el norte de Portugal para conocer Bragança o Braganza, como se la conoce en castellano. La ruta discurrió por el bello paraje natural de Terra Fría (Trás-os-Montes), un territorio donde los inviernos son muy fríos y los veranos abrasadores.


braganza braganza
Bragança



Ruta
  • Trayectos:
    1/ De Puebla de Sanabria (Zamora) a Bragança.
    2/ De Bragança a Puebla de Sanabria.
  • Alojamiento: Hostal San Francisco, en Puebla de Sanabria.
  • Lo mejor:
    - La Ciudadela de Bragança.
    - El Parque Natural de Montezinho.
  • Lo peor:
    - Tuvimos que repostar gasolina a un precio más elevado que en España.

La ruta comienza en Puebla de Sanabria, en la provincia de Zamora, y discurre siempre en dirección sur, en un prolongado descenso. Una vez atravesada la frontera, la carretera serpentea por las majestuosas montañas del Parque Natural de Montezinho, al encuentro del río Sabor, cuyo cauce ya no dejaremos hasta alcanzar nuestro destino.

El itinerario concluye en Bragança, histórica ciudad fortificada ubicada en un fantástico paraje natural, cuya principal atracción radica en su Ciudadela medieval, que gracias a su reducido tamaño se puede visitar perfectamente a pie. Fue por esto que dejamos el coche en la parte baja de la ciudad.

Bragança
Bragança

La Ciudadela se encuentra en la parte superior de una colina, rodeada por una muralla medieval circular que encierra un conjunto de casas encaladas sobre las que se alza un enorme castillo y una torre del homenaje: la gran torre de Menagem, construida en 1187, de 33 metros de alto con quince torreones a su alrededor. Muy cerca se encuentra la iglesia románica de Santa María, remodelada en el siglo XVIII, y el Domus Municipalis, de forma pentagonal, construido en el siglo XIII como sala consistorial, una de las pocas construcciones civiles que aún sobreviven en Europa.


braganza
Castillo y torre Menagem
braganza
Torre Menagem
braganza
Ciudadela
braganza
Iglesia Santa María

Nota: La ciudad medieval de Braganza recibió este nombre por la familia de los Braganza, que adquirió el ducado en 1442. Durante la ocupación española del siglo XVII, los Braganza se volvieron influyentes; João IV subió al trono en 1640 y la familia se mantuvo como la dinastía portuguesa reinante hasta el fin de la monarquía en 1910.







Escapadas Europa



Lisboa (Explorerail)

Mi paso por Lisboa fue fruto de la más absoluta de las casualidades. En el verano de 1999, durante el Explorerail que realizaba con mi colega Isidoro por España, se nos ocurrió la brillante idea de penetrar en territorio luso por la patilla (el billete no lo permitía), engañando al bueno del revisor luso. Aquí os muestro lo que dio de sí la cuarta etapa del Explorerail.


lisboa lisboa
Lisboa



Ruta
  • Trayectos (tren):
    1/ De Medina del Campo (Valladolid) a Lisboa.
    2/ De Lisboa a Elvas.
  • Alojamiento: Pensión Beira Mar, en Alfama.
  • Lo mejor:
    - El castillo de San Jorge.
    - Los tranvías y funiculares.
    - La torre de Belem.
  • Lo peor:
    - El día que elegimos para regresar a España no existía conexión ferroviaria entre Elvas y Badajoz.

Primer día

El día anterior, Isidoro y yo habíamos visitado Ávila, en cuya estación de tren averiguamos que si queríamos llegar a Lisboa al día siguiente debíamos desplazarnos hasta Medina del Campo, ciudad vallisoletana que soporta un importante nudo ferroviario. A las tres de la madrugada, montamos en un tren proveniente de Navarra que tenía los compartimentos repletos de viajeros que habían disfrutado de los Sanfermines. Algunos muchachos, comandados por joviales americanos y australianos, en un afán por alargar la fiesta, todavía empinaban el codo e iban un poco pasados de vueltas.

El tren avanzó muchos kilómetros junto al cauce del río Tajo, y a primera hora de la mañana se detuvo en la estación de Santa Apolonia de Lisboa, en el barrio de Alfama, el mismo que elegimos para localizar una pensión. Dos días nos debía ocupar la visita a Lisboa, ciudad que se extiende por colinas que descienden hacia las aguas del estuario del Tajo. Sus barrios se comunican mediante calles empedradas muy empinadas, recorridas por tranvías cargados de historia y vías de funiculares.

La mañana del primer día la dedicamos al barrio de La Baixa, compuesto por un conjunto de calles elegantes que se construyeron tras el gran terremoto de 1755, y que confluyen en la plaza del Comercio, situada junto a la ribera del río. A continuación tomamos el primer tranvía de la jornada, el número 15, para dirigirnos a Belem, barrio lisboeta ubicado a seis kilómetros del centro, famoso por albergar la torre del mismo nombre, el monasterio de los Jerónimos y el monumento a los descubridores.

Por la tarde, tras un nuevo paso por La Baixa, nos aupamos al barrio de Chiado a través de un nuevo tranvía, de color amarillo, que funciona como un elevador. Recorrimos las calles del barrio, flanqueadas por tiendas de lujo, y luego nos acercamos al Barrio Alto, diseñado a principios del siglo XVI, que posee elegantes plazas, casas de fado, restaurantes y buenos miradores. A última hora del día, caminando por la amplia avenida Liberdade, nos acercamos hasta el acueducto de Aguas Libres, imponente obra de ingeniería del siglo XVIII.




Segundo día

El segundo día, por la mañana, lo dedicamos a Alfama, un entramado de callejas empinadas alrededor de la Sé (catedral) que forman el barrio más antiguo de Lisboa. En la parte alta, junto al castillo de San Jorge, nos asomamos al mirador de Santa Luzía, uno de los más emblemáticos e impresionantes de la ciudad. Cerca del mirador se encuentra el castillo de San Jorge, lugar de nacimiento de la ciudad, cuya visita recomiendo por su arquitectura y por las fenomenales vistas que se tienen de Lisboa.

Por la tarde, tras degustar platos de gastronomía local, partimos de Lisboa en el tren de Elvas, un viejo convoy que avanzaba lentamente, a través del centro de Portugal, por una vía sin electrificar. Ese día, en nuestro regreso a España, el tren no cubría el trayecto de 25 kilómetros que separan Elvas de la vecina Badajoz. Ese tramo lo cubrimos a pie por la carretera, desde las siete de la tarde hasta la una de la madrugada, con cena incluida en un bar cercano a la frontera.








Escapadas Europa



Languedoc y Provenza

La región del Languedoc-Rosellón se extiende al sureste del país, desde los Pirineos al sur, hasta el río Ródano al noreste. Las principles ciudades son Carcasona (no incluida en este viaje), Perpiñán, Narbona, Montpellier y Nimes, cuyas visitas relato en esta sección.

La región de Provenza-Alpes-Costa Azul comprende el extremo sureste de Francia. En realidad son varias regiones en una. El sur de los Alpes, que aún no conozco; la Costa Azul, con Cannes, Niza, Mónaco y otros bellos rincones como abanderados, que ya visitara en mi primer Interrail, y la Provenza, con ciudades tan importantes como Aviñón, Orange y Arlés, además de la comarca del Luberón.


avinion avinion
Aviñón

Consejos e información útil

Estas son mis recomendaciones para disfrutar de cuatro días por la zona:

  • El coche propio resultó el medio ideal para descubrir los mejores enclaves de las regiones del Languedoc y la Provenza.
  • Un puente de cuatro días es ideal para descubrir el sureste de Francia. Aviñón tiene buena oferta hotelera. Nosotros nos hospedamos en el hotel Campanile.
  • No tengáis prisa por llegar a Aviñón. A la ida, os recomiendo que realicéis visitas por la costa del Languedoc: Perpiñán, Narbona, Béziers, Montpellier, Nimes...
  • Dedicadle un día entero a Aviñon: castillo papal, murallas, centro histórico...
  • Cerca de Aviñón se encuentra el puente romano del Gard (Pont du Gard), cuya visita os recomiendo encarecidamente.
  • La Provenza esconde rincones maravillosos, uno de ellos es la comarca del Luberón, con pueblos como Rousillon y Gordes.
  • El último día, de regreso a España, también podéis realizar interesantes visitas. Arlés, Les Baux o Saint Remy son algunas poblaciones que os pillan de camino.
  • No debéis perderos el rico legado romano de Orange, al norte de Aviñón.

Mapa completo del circuito


Aviñón


Rutas del viaje



nimes Ruta 1: Costa del Languedoc

Perpiñán, Narbona, Beziers, Montpellier y Nimes
Primer día

    Esta ruta transcure enteramente por la región del Languedoc-Rosellón, desde la frontera española hasta Aviñón, en la vecina Provenza. Pasamos por cuatro departamentos de los cinco que componen el territorio: Pirineos Orientales, Aude, Hérault y Gard. Una jornada fue suficiente para visitar las principales ciudades de la región. Nos movimos en coche propio, por carreteras nacionales y secundarias, sin necesidad de coger la autopista.


    Languedoc nimes
    Anfiteatro romano de Nimes


    Ruta

    • Trayectos:
      1/ De Barcelona a Perpiñán.
      2/ De Perpiñán a Narbona y Beziers.
      3/ De Beziers a Montpellier.
      4/ De Montpellier a Nimes.
    • Alojamiento: Hotel Campanile, en Aviñón (Provenza).
    • Lo mejor:
      - El casco histórico de Perpiñán.
      - Las esclusas de Fonsemanes (Beziers).
      - Las Arenas de Nimes.
    • Lo peor:
      - Una ruta muy larga. Se nos hizo de noche en Nimes.

    Primeramente, tras cruzar la frontera franco-española, visitamos Perpiñán, la capital del Rosellón, que destaca por su centro histórico y por el castillo de los Reyes de Mallorca. Más tarde hicimos una parada en Narbona, una deliciosa ciudad pequeña con pasado romano. Estacionamos los coches en una zona residencial y nos acercamos a pie a la céntrica plaza del Ayuntamiento, en cuyo alrededor se levantan los principales edificios históricos: Ayuntamiento, catedral, palacios Viejo y Nuevo, y también un tramo de la romana Vía Domitia, que unía Italia con España.

    Al norte de Narbona, a unos cinco kilómetros de Béziers, población que destaca por su impresionante catedral medieval de San Nazario (visible desde la carretera), hicimos un alto en el camino para admirar las esclusas de Fonsemanes, en el canal del Midi. Al este de las esclusas, en Agde, tomamos un rápido almuerzo, y seguidamente continuamos avanzando hacia el norte por una estrecha franja de tierra que culminó en Sète.

    La siguiente etapa nos lleva a Montpellier, una de las ciudades más animadas y progresistas del sur de Francia. Estacionamos el coche en pleno centro, en un aparcamiento subterráneo próximo a la plaza de la Comedia, conocida como l'oeuf por su forma de huevo. Realizamos una corta visita al casco histórico y, por supuesto, nos acercamos a ver la catedral de Saint Pierre, famosa por sus torres cilíndricas.

    La última etapa de esta larga ruta nos conduce a Nimes, por cuyas calles paseamos siendo ya noche cerrada. Aparcamos muy cerca de la plaza de las Arenas, que acoge el anfiteatro romano del mismo nombre, y que en la actualidad aún se utiliza para celebrar corridas de toros. Gracias a la iluminación nocturna, admiramos este impresionante monumento construido en el siglo I a.C., y también otros edificios de origen romano: la maison Carrée y el Castellum (donde finalizaba el acueducto que traía el agua del Pont du Gard). Cenamos en un bar del casco histórico, contemplamos la catedral de Saint Castor y, tras abordar el último tramo de carretera, localizamos nuestro hotel, en Aviñón (Provenza).





    Cerrar Ruta 1


gard Ruta 2: Ródano-Gard

Aviñón y Pont du Gard
Segundo día

    Aviñón, la ciudad de los Papas, tiene más de cinco mil años de historia. Solidas murallas encierran una de las ciudades más fascinantes del sur de Francia, que me dispuse a descubrir alojándome tres noches en el hotel Campanile, a las afueras. Una excursión por los alrededores, me condujo hasta uno de los puentes romanos más impresionantes del mundo: el Pont du Gard.


    gard gard
    Aviñón


    Ruta
    • Trayectos:
      1/ Centro histórico de Aviñón.
      2/ De Aviñón al Pont du Gard.
    • Alojamiento: Hotel Campanile de Aviñón.
    • Lo mejor:
      - El palacio de los Papas.
      - Vista panorámica de Aviñón desde la isla Barthelasse.
      - Cenamos a buen precio en un pub de la avenida de la República.
      - El Pont du Gard, ¡Impresionante!
    • Lo peor:
      - El almuerzo que tomamos en Aviñón, una especie de torta rellena de carne con extrañas salsas.

    1/ Aviñón

    La primera parte de la visita a Aviñón comienza cruzando la muralla por una de sus puertas sur. Intramuros descubrimos calles sin apenas tráfico, como la calle Tintoreros, por donde discurre un canal de agua, además de otras calles interesantes, como Joseph-Vernet y Roi René, flanqueadas de casas de los siglos XVII y XVIII. En pleno centro paseamos por la animada plaza del Horloge, que aloja el Ayuntamiento, y a su alrededor contemplamos algunas iglesias interesantes, caso de la Catedral y la iglesia de Saint Didier, del siglo XIV.

    Una vez inspeccionado el centro histórico, nos aproximamos a la plaza del Palacio, presidida por el Palacio de los Papas, el edificio gótico más importante de Europa, que fuera residencia de los recursos pontificios en el siglo XIV. Visitar el interior siguiendo la ruta marcada nos llevó un par de horas, en las cuales recorrimos salas de ceremonia, capillas, el claustro, apartamentos privados del Papa, con interesantes decorados de frescos, y la terraza, donde obtuvimos unas maravillosas vistas de Aviñón y el río Ródano.

    Aviñón se expande del río Ródano hacia el este, siendo la ciudad amurallada o casco antiguo la más próxima a la ribera. Precisamente, sobre el río se encuentra otro de los atractivos que más identifica a Aviñón: el puente de Saint Bénézet o de Aviñón, del siglo XII. Antiguamente contaba con 22 arcos pero muchos fueron destruidos debido a las inundaciones de 1668.

    Nota: Si queréis tener una excelenta vista panorámica de Aviñón, os recomiendo que crucéis el Ródano por el puente Daladier hasta la isla Barthelasse. Desde el propio puente o caminando por el paseo de la ribera del río tendréis la mejor vista de la ciudad, con el puente de Saint Bénézet en primer término y el Palacio de los Papas destacando en lo alto.




    2/ Pont du Gard

    Esta interesante excursión por el departamento del Gard transcurre junto al río homónimo, para contemplar una obra magna llevada a cabo por los romanos hace dos mil años. Declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad, el acueducto del Gard fue construido en el siglo I d.C. para canalizar grandes cantidades de agua hasta el asientamiento romano de Nimes.

    El acueducto del Gard tenía 50 kilómetros de longitud, salvaba un desnivel total de sólo 12 metros, toda una proeza para la época, y llevaba agua desde una fuente próxima a Uzès hasta Nimes. El puente del Gard es uno de los muchos puentes y túneles que posee esta obra llevada a cabo con milimétrica precisión por los ingenieros romanos. Y para salvar la garganta del río Gard, los romanos construyeron un mega puente de 49 metros de altura, uno de los más grandes de todo el imperio. Nosotros lo vimos a media tarde, con el sol bajo, lo que le daba un color especial a la piedra.




    Cerrar Ruta 2


luberon Ruta 3: Orange y el Luberón (Vaucluse)

Orange, Senanque, Gordes, Rousillon, Bonnieux, Menerbes...
Tercer día

    El Parque Natural del luberón, una enorme cordillera de caliza, se extiende al sur de Vaucluse y es una de las zonas más atractivas de la Provenza. Con sus 1.125 metros de altitud, combina espacios naturales con pueblos pintorescos. Esta ruta incluye a Orange, ciudad ubicada al norte de Aviñón, que posee uno de los teatros romanos mejor conservados en la actualidad.


    luberon gordes
    Gordes


    Ruta

    • Trayectos:
      1/ De Aviñón a Orange.
      2/ De Orange a Gordes y Roussillon.
      3/ De Roussillon a Bonnieux y Menerbes.
    • Alojamiento: Hotel Campanile, en Aviñón.
    • Lo mejor:
      - El Teatro romano de Orange.
      - Los pueblos del Luberón.
      - Los cruasanes que desayunamos en una boulangerie de Orange. ¡Insuperables!
    • Lo peor:
      - Fue una jornada que duró hasta bien entrada la noche y todos acabamos físicamente derrotados.

    El itinerario comienza en Aviñón, avanzando por la carretera que discurre en paralelo al Ródano, hasta Orange, ciudad que cuenta con un Teatro romano espléndidamente conservado, único en su especie por el notable muro de 103 metros de largo que se conserva en la parte posterior. Vale la pena acceder al interior. Aparte del teatro, Orange también destaca por su centro histórico y por el Arco de Triunfo, grandioso monumento de tres arcos erigido en el siglo I a.C. para celebrar la victoria romana sobre las tribus locales.

    Camino del Luberón realizamos una pequeña parada en Carpentras, ciudad milenaria que conserva un espectacular baluarte: la Puerta de Orange. La ruta prosigue hacia el sur, vía Vénasque, por un territorio moteado de suaves colinas boscosas. En el fondo de un pequeño valle, rodeado de campos de lavanda, aparece ante nosotros la abadía de Senanque, un bello monasterio cisterciense románico que nos obliga a hacer un nuevo alto en el camino.

    Nos encontramos en el Luberón y el primer pueblo en aparecer en escena es Gordes. Colgado literalmente de la montaña, Gordes está dominado por un castillo del siglo XVI, y posee bonitas calles medievales con soportales, algunas de las cuales conducen a espléndidos miradores de la Provenza. Al este, por una carretera local, alcanzamos Roussillon, otro pueblo provenzal de origen medieval que cuenta con elegantes edificios de color ocre, característico de esta parte del Luberón.

    Después de un almuerzo tardío en Roussillon, nos desplazamos hacia el sur del Luberón para visitar algunos pueblos con las últimas luces del día. Camino de Bonnieux hicimos un alto para contemplar de cerca el puente romano Julien, que salva el cauce de un río. Poco después nos detuvimos en Bonnieux, pueblo que destaca por su iglesia del siglo XII y las murallas del siglo XIII. Por último, siendo noche cerrada, visitamos Menerbes, pueblo medieval que puso la guinda a una agotadora jornada.





    Cerrar Ruta 3


arles Ruta 4: Bocas del Ródano

St. Remy de Prov., Les Baux de Prov., Montmajour, Arlés y Aigues Mortes
Cuarto día

    La última ruta de este interesante circuito sigue el curso bajo del río Ródano, desde la propia Aviñón hasta el delta, una vasta zona repleta de lagos y canales conocida como la Camarga. Las Bocas del Ródano (Bouches du Rhône) y el Gard son los departamentos que engloba la desembocadura del río Ródano.


    arles arles
    Arlés y río Ródano


    Ruta

    • Trayectos:
      1/ De Aviñón a Saint Remy y Les Baux de Provence.
      2/ De Les Baux a Arlés.
      3/ De Arlés a Aigues Mortes.
    • Alojamiento: Hotel Campanile, en Aviñón.
    • Lo mejor:
      - El arco romano de Glanum.
      - El centro histórico de Les Baux.
      - Las Arenas de Arlés.
      - La ciudad amurallada de Aigues Mortes.
    • Lo peor:
      - Precios elevados en Les Baux. No visitamos el castillo.
      - El tremendo chaparrón que nos cayó cerca de Montpellier, cuando regresábamos a España.

    1/ Bocas del Ródano

    Aviñón es el origen de esta interesante ruta que sigue el río Ródano hasta prácticamente su desembucadura. Transcurridos los primeros veinte kilómetros nos detenemos en Saint Rémy de Provence, en cuyo casco antiguo tomamos el primer bocado del día. Un paseo por sus estrechas calles evoca su esplendoroso pasado, no en vano en esta villa nació, en 1503, Nostradamus. Un descubrimiento que ha dado fama a Saint Rémy son las fascinantes ruinas de Glanum, ciudad romana que fuera saqueada por los godos y de la que sólo quedan un arco y un mausoleo.

    A unos doce kilómetros al sur de Saint Rémy, en una enorme meseta rocosa, se yergue la ciudadela de Les Baux de Provenza, nuestra siguiente parada en la ruta. El pueblo, que parece sacado de un cuento de hadas, está muy restaurado, cuenta con restaurantes caros y con muchas tiendas de souvenirs. Eso sí, vale la pena pasear tranquilamente por sus callejuelas y placitas, así como visitar algunas iglesias y capillas. Las ruinas del castillo dominan el pueblo y parte del valle; aseguran que las vistas son espectaculares, pero el elevado precio de la entrada nos echó para atrás.
    Muy cerca de Les Baux, en la carretera que lleva a Arlés, hicimos un alto para contemplar las ruinas de la abadía de Montmajour, con su iglesia románica del siglo XII.

    Muy cerca de la abadía se encuentra Arlés, ciudad artística que destaca por su imponente mercado y por unas ruinas romanas excepcionalmente bien conservadas. Visitamos el casco antiguo, dominado por el imponente anfiteatro romano, Las Arenas, con capacidad para veinte mil espectadores y que actualmente se utiliza como plaza de toros. También vimos el teatro romano, la bucólica plaza de la República y, cerca del Ródano, los restos de las grandiosas termas de Constantino.

    Finalmente, de regreso a Barcelona, bordeamos por el norte el Parque Natural de la Camarga, un humedal de 140.000 hectáreas formado por el delta del Ródano.




    2/ Aigues Mortes

    La segunda parte de este circuito transcurre por el departamento del Gard. Desde Arlés, a través de la Camarga, alcanzamos Aigues Mortes, impresionante villa amurallada ubicada junto al delta del Ródano. Fundada por Luis XI en el siglo XIII para consolidar su poder en el Mediterráneo, la población, como pudimos comprobar, se construyó siguiendo un trazado de cuadrícula. Aparte de recorrer a pie sus calles repletas de tienditas, lo que más destaca de Aigues Mortes es su robusta muralla, con la torre de Constance como principal foco de atención.

    Esta ciudad puso el punto final a cuatro días de asueto por las regiones francesas de Provenza y Languedoc-Rosellón. Regresamos a Barcelona por la autopista de la costa, con susto incluido en Montpellier, cuando nos sorprendió una fuerte tormenta acompañada de una tremenda tromba de agua que apenas nos dejó ver más allá de nuestras narices.





    Cerrar Ruta 4








Escapadas Europa



Alta Saboya (Francia)

La región de Ródano-Alpes se encuentra al sureste de Francia; limita al este con Italia y al norte con Suiza, y como su nombre indica comprende dos regiones: el valle del Ródano, entre la Provenza al sur y el lago Lemán al norte, y los Alpes centrales franceses, repletos de valles y picos que superan los cuatro mil metros de altitud. Por ahora sólo he conocido la Alta Saboya, con Chamonix a la cabeza, comarca alpina que os describo a continuación.


Saboya Chamonix


Chamonix es una bella población de la Alta Saboya, región histórica perteneciente a Rhône-Alpes. Su ubicación, en un entorno natural inigualable a los pies del mítico Mont Blanc, la hacía especialmente apetitosa; por eso, mi paso por esta villa no fue una casualidad. Durante mi viaje de una semana a Suiza opté por regresar a Ginebra vía Francia en lugar de rodear la orilla norte del lago Lemán por el país helvético, y acerté de lleno, pues la experiencia resultó maravillosa.


Chamonix
Chamonix


Ruta
  • Trayectos:
    1/ De Sion (Suiza) a Chamonix.
    2/ De Chamonix a Bossons.
    3/ De Bossons a Ginebra.
  • Alojamiento: Albergues juveniles de Sion y de Ginebra.
  • Lo mejor:
    - Las reservas y los parques naturales que rodean Chamonix.
    - Puedes ver glaciares montando en telesilla, tren cremallera o teleférico.
    - El glaciar de Bossons.
  • Lo peor:
    - Sólo estuvimos un día; insuficiente para poder ver todo lo que queríamos.

Por la mañana, partimos de Sion, atravesamos Martigny y cruzamos la frontera franco-suiza. Pasada la población de Vallorcine, nos detuvimos junto a la carretera para visitar el centro de interpretación de la Reserva natural de las Aguilles Rouges (Agujas Rojas). Me hubiera gustado dar una vuelta por el parque, mas optamos por continuar hacia Chamonix.

La segunda parada de la jornada la efectuamos en Le Tour, población rodeada de glaciares que cuenta con una estación de esquí. Minutos después alcanzamos Chamonix, la capital de la región. Paseamos por el casco viejo y recopilamos información acerca de las excursiones que podíamos realizar. El tren cremallera al mar de hielo (1.913 m) y los teleféricos a la aguja del Midi (3.842 m) y a Brévent (2.525 m), eran algunas de las opciones que barajamos; sin embargo, preferimos ir a visitar el glaciar Bossons.

El glaciar Bossons es una lengua de hielo que se descuelga del Mont Blanc, la montaña más alta de Europa occidental, cuya cima está compartida por Francia e Italia. El río de hielo se precipita al valle del río Arve, a unos quince kilómetros al sur de Chamonix. La forma más cómoda, que no barata, de acceder al glaciar es utilizando el telesilla, que suele funcionar todo el año. Para abaratar costes os aconsejo que realicéis el descenso a pie. La senda está bien señalizada y en menos que canta un gallo alcanzaréis el fondo del valle.

La etapa por tierras francesas transcurrió por la Alta Saboya, siguiendo la carretera que serpenteaba por el valle del río Arve. El descenso finalizó en Ginebra, ciudad donde habíamos iniciado este viaje una semana antes.

A última hora de la tarde, tras entregar el coche en el aeropuerto, regresamos a Ginebra en tren y nos alojamos en el youth Hostel. Al caer la noche, tomamos unas copas en el puerto deportivo del lago Lemán en buena compañía. Fue el mejor final para un magnífico viaje. Al día siguiente, a primerísima hora, volamos a Barcelona desde el aeropuerto de Ginebra.Podéis ver mi paso por Suiza clicando aquí.








Escapadas Europa



País Cátaro (Francia)

El País Cátaro fue la primera ruta que realicé con mi coche por Francia. Fueron tres días maravillosos, con alojamiento en Carcasona, una de las ciudades amuralladas más bonitas del país, y con un recorrido por tres departamentos del Languedoc-Rosellón: Pirineos Orientales, Aude y Herault. El regreso a Barcelona lo realicé por Andorra, remontando el hermoso valle del Ariege.


languedoc carcasona
La Cité. Carcasona

Consejos e información útil

Estas son mis recomendaciones para disfrutar de cuatro días por la zona:

  • El coche propio resultó el medio ideal para descubrir los mejores enclaves del País Cátaro.
  • La oferta hotelera en Carcasona es amplia. Nosotros nos alojamos a las afueras, en un hotel Formula 1.
  • Visitar la Cité de Carcasona os saldrá gratis. Sólo debéis pagar por ver el castillo.
  • En la Cité hay buenos restaurantes. Nos os vayáis sin probar la Cassolet, el plato típico de la zona.
  • Al noreste de Carcasona podéis realizar alguna excursión interesante. Nosotros fuimos a Minerve y Lastours.
  • El último día, de regreso a España vía Andorra, remontamos el valle del río Ariege. Os aconsejo que hagáis una parada en el cercano castillo cátaro de Montsegur. Nosotros no lo vimos por culpa de la niebla.

Mapa completo del circuito


paiscataro


Rutas del viaje



ruta cátara Ruta 1: Castillos cátaros

Cotlliure, Queribús, Peyrepertús y Gorges de Galamús
Primer día

    El primer día, de camino a Carcasona, visitamos los castillos cátaros que se levantan entre las regiones del Rosellón y el Aude. Previamente nos detuvimos en Cotlliure, pueblo marinero donde descansan los restos de Antonio Machado.


    castillos cátaros castillos
    Ruta cátara


    Ruta

    • Trayectos:
      1/ De Barcelona a Cotlliure.
      2/ De Cotlliure a los castillos cátaros.
      3/ De Galamús a Carcasona.
    • Alojamiento: Hotel Formula 1 de Carcasona.
    • Lo mejor:
      - Los castillos de la ruta cátara.
      - Las Gorges de Galamús.
    • Lo peor:
      - Tardamos en encontrar el hotel, junto a la autovía.

    Esta escapada de tres días es ideal para hacerla con tu propio coche, como fue el caso. El primer día, después de cruzar la frontera por La Junquera, visitamos el pueblo costero de Cotlliure, famoso por acoger la tumba de Antonio Machado. El pueblo también destaca por la iglesia de Ntra. Sra. de los Ángeles y por el castillo Real, que a lo largo de los años pasó por varios dueños: condes de Rosellón, reyes de Aragón (1172-1276) y reyes de Mallorca hasta 1343. Desde la playa hay una excelente panorámica de ambos edificios.

    Atravesando el departamento de los Pirineos Orientales, una vez dejamos atrás Perpiñán, la capital del Rosellón, nos empleamos a fondo para visitar estupendos castillos cátaros en el vecino departamento de Aude. El primero de ellos fue Queribús, de los siglos XII y XIV, brillantemente ubicado en lo alto del macizo de los Corbieres. El segundo, Peyrepertús, se encuentra en lo alto de un roquedal. Comenzado a construir en el siglo XI, se trata de un bonito ejemplo de arquitectura militar medieval.

    La frontera natural entre el Aude y los Pirineos Orientales está vigilada por los castillos cátaros. Una carretera atraviesa la linde por las Gorges de Galamús, un espectacular congosto de paredes verticales que recorrimos pausadamente. Cuando cayó la noche seguimos el cauce del río Aude para alojarnos en Carcasona.





    Cerrar Ruta 1


carcasona Ruta 2: Carcasona

La Cité de Carcasona
Segundo día

    El segundo día lo dedicamos por entero a recorrer la ciudad medieval de Carcasona, o la Cité, como es conocida. La Ciudadela se encuentra en lo alto de un cerro que domina la ciudad. Traspasar sus robustas murallas nos hará retroceder unos años en el tiempo.


    carcasona carcasona
    La Cité. Carcasona


    Ruta

    • Estancia: Carcasona.
    • Alojamiento: Hotel Formula 1 de Carcasona.
    • Lo mejor:
      - El castillo.
      - Degustación de la Cassolet, plato típico de la zona, en un restaurante de la Cité.
    • Lo peor:
      - Hizo mucho frío.

    El segundo día lo dedicamos por entero a callejear por la ciudad fortificada de Carcasona, admirando su rico legado medieval. Accedimos a la ciudadela por la puerta de Aude, una de las dos entradas que salvan las gruesas murallas, un doble cinturón de tres kilómetros de largo en el que están dispuestas 52 torres.

    El circuito que realizamos por la Cité nos llevó todo el día. A través de empinadas calles dimos con los edificios más relevantes. Junto a la puerta Aude vimos la Casa de la Inquisición, del siglo XIII, y el Hotel de la Cité, construido sobre el emplazamiento del antiguo Palacio Espiscopal, también del siglo XIII. Seguidamente contemplamos la basílica de Saint Nazaire, mencionada por primera vez en 925, de construcción románica y gótica. Junto a la puerta de Narbona, avistamos la iglesia de Saint Sernin, construida a finales del siglo XII, y luego nos asomamos al pozo más antiguo de la Ciudadela, ubicado en la plaza Grand Puits. Finalmente, nos aupamos hasta el castillo Vicomtal, de los siglos XI-XIII, cuyos cimientos descansan sobre un domus romano.

    Intramuros, desperdigados por toda la Cité, existen buenos restaurantes donde poder degustar algunos platos típicos de la región. Suelen ser caros, no ofrecen menú y a partir de las dos echan el cierre. En uno de ellos probamos la "Cassolet", el plato típico de Carcasona. Mereció la pena degustarlo, sobre todo porque ese día hizo mucho frío.





    Cerrar Ruta 2


minerve Ruta 3: Norte de Carcasona

Canal del Midi, Minerve y Lastours
Tercer día

    El tercer día realizamos una pequeña excursión por los alrededores de Carcasona. Primeramente nos acercamos hasta el canal del Midi, obra de ingeniería que une el Atlántico con el Mediterráneo, y posteriormente nos dirigimos en coche a Minerve y Lastours.


    minerve minerve
    Minerve


    Ruta

    • Trayectos:
      1/ Canal del Midi.
      2/ De Carcasona a Minerve.
      3/ De Minerve a Lastours.
    • Alojamiento: Hotel Formula 1 de Carcasona.
    • Lo mejor:
      - La cueva de Minerve.
    • Lo peor:
      - Anocheció al poco de llegar a Lastours.

    La mañana del tecer día también la dedicamos a Carcasona, concretamente al barrio de San Luis. Al norte del barrio, junto la principal estación de tren, visitamos el canal del Midi, impresionante conducto de agua que une el Mediterráneo con el Atlántico, y que es apto para la navegación. En el pequeño puerto, junto a una esclusa, vimos algunas barcas.


    canalmidi
    Canal del Midi
    canalmidi2
    La Cité desde San Luis


    Esa misma tarde realizamos una excursión por los alrededores de Carcasona. Primeramente nos desplazamos hasta Minerve, en el vecino departamento de Herault, un encantador pueblecito que posee una espectacular cueva natural y los restos de un castillo medieval. Finalmente, estiramos la jornada visitando Lastours, maravilloso pueblo del Aude ubicado al norte de Carcasona que posee numerosas torres medievales y cuatro castillos situados en lo alto de una cresta, a 300 metros de altura. El pueblo también destaca por sus molinos de agua, repartidos a lo largo del río Orbiel.


    minerve
    Minerve
    lastours
    Castillos de Lastours



    Cerrar Ruta 3


envalira Ruta 4: Valle del Ariege

Foix, valle de Montferrier y Andorra
Cuarto día

    El cuarto y último día, de regreso a España, elegimos una ruta diferente. Nos propusimos remontar el valle del Ariege y, una vez en Andorra, aprovechar el viaje para realizar unas compras.


    foix envalira
    Puerto de Envalira. Andorra


    Ruta

    • Trayectos:
      1/ De Carcasona a Foix.
      2/ Valle de Montferrier y Andorra.
      3/ De Andorra a Barcelona.
    • Alojamiento: Hotel Formula 1 de Carcasona.
    • Lo mejor:
      - El valle del Ariege nevado.
    • Lo peor:
      - Una avería con el coche nos obligó a realizar pocas paradas.
      - La niebla nos impidió avistar el castillo de Montsegur.

    Para regresar a España elegimos una ruta alternativa (carretera D-119) por la vecina región de Midi Pirineos, a través del fascinante departamento de Ariege. Visitamos Foix, población presidida por un magnífico castillo. El escudo de armas de la villa usa las cuatro barras de Aragón, porque desde 1188 los condes de Foix rendían homenaje vasallático al rey de Aragón.

    Nota: Entre los anejos del condado de Foix se encontraba el principado de Andorra, compartido con los obispos de Urgell. Por eso los presidentes de la república francesa, como herederos de los últimos condes de Foix, a través de los reyes de Francia son co-príncipes de Andorra.

    Al este de Foix, tomamos una carretera local que nos condujo hasta el castillo de Montsegur, pero la persistente niebla nos aguó la fiesta porque no lo divisamos ni desde la carretera. Muy cerca de este castillo cátaro se encuentra Montferrier, pueblo donde comienza un interesante valle de altas montañas que, como pudimos comprobar, no tenía salida.

    Completamos la excursión remontando el río Ariege para llegar a Andorra por Pas de la Casa, enfilando por el recién inaugurado túnel y confiando en que el coche no nos diera un disgusto, pues se había averiado previamente en el valle de Montferrier.


    foix
    Castillo de Foix
    foix
    Castillo de Foix



    Cerrar Ruta 4










Escapadas Europa



Roma

La región italiana del Lacio se encuentra en la parte central de la bota italiana, entre el mar Tirreno y los Apeninos, cordillera donde nace su río más importante: el Tíber. Roma, Ciudad Eterna que ya he visitado en tres ocasiones, es su brillante capital y la principal urbe.

Cuando se dispone de tres días para hacer una salida y has fijado tu objetivo en una ciudad europea, lo ideal es no ir muy lejos para aprovechar mejor el tiempo. La encantadora y eterna Roma, tan amada y repudiada a lo largo y ancho de su dilatada historia, fue la urbe elegida. Isabel y yo ya habíamos estado en Roma con anterioridad, visitando sus principales monumentos, y por eso creímos menester descubrir aquellos lugares que se nos habían quedado en el tintero. Yo soy de los que cree que nunca debes verlo todo la primera vez que visitas un lugar, es mejor dejarte cosas para regresar una sengunda vez. Y Roma, que no te la acabas ni en un mes, es un claro ejemplo.


Lacio Coliseo
El Coliseo

Consejos e información útil

Estas son mis recomendaciones para disfrutar de tres días en Roma:

  • La fórmula avión + transporte público fue la que empleamos para desplazarnos de Barcelona a Roma y movernos posteriormente por la ciudad.
  • La oferta hotelera en Roma es amplia, abarca todos los precios y condición. Nosotros no acertamos. Elegimos los apartamentos B&B Domus Domas. La parte buena fue que estaban muy céntricos y la mala, que las paredes estaban hechas con papel de fumar.
  • Si queréis evitar aglomeraciones, volad a Roma al margen de agosto, Semana Santa y puentes.
  • Si voláis hasta Roma Ciampino, podéis coger los autbuses que unen el aeropuerto con la estación de tren Termini.
  • El legado arquitectónico de Roma no se ve ni en un mes. Priorizad las visitas y elegid aquellas que más os llamen la atención. Si lanzáis una moneda a la Fontana de Trevi regresaréis a la Ciudad Eterna para poder ver otros edificios y monumentos.
  • Las catacumbas cristianas de San Calixto se encuentran en la Vía Apia. Podéis llegar hasta ellas caminando desde las termas de Caracalla. La Vía Apia Antica os encantará, sobre todo si la recorréis a media tarde.
  • La gastronomía italiana adquiere su máxima expresión en Roma. No os vayáis sin probar la pizza casera del barrio Judío, los capuchinos servidos en terrazas y los exquisitos helados, toda una institución en Italia.
  • En la plaza Navona, al caer la tarde, encontraréis pintores que exponen sus cuadros a buenos precios. A partir de doce euros podréis decorar las paredes de vuestro salón.

Mapa completo del circuito


roma


Roma en tres días



foro romano Roma 1: Foros Imperiales y Vía Apia Antica

Foros, Coliseo, Sta. Mª Mayor, S. Giovanni, Murallas y Catacumbas
Primer día

    El primer día nos dimos un atracón de Roma. Comenzamos de buena mañana visitando los Foros imperiales, continuamos a mediodía con algunas iglesias célebres y concluimos por la tarde desplazándonos hacia el sur, extramuros, para caminar por la antigua Vía Apia, la primera gran calzada que los romanos proyectaron para expandir su imperio.


    Via apia fororomano
    Foro Romano


    Estancia

    • Transportes:
      - Avión Barcelona-Roma Ciampino.
      - Autobús Aeropuerto-Roma Termini.
    • Circuito:
      1a/ Estación Termini, termas de Diocleciano, Foros y Coliseo.
      1b/ Sta. María Maggiore y S. Giovanni in Laterano.
      1c/ Murallas, catacumbas San Calixto y Vía Apia Antica.
    • Alojamiento: B&B Domus Domas de Roma.
    • - Pros: muy céntrico, junto a la estación Termini. Buen precio.
      - Contras: las paredes de la habitación eran de papel de fumar.
    • Lo mejor:
      - La puerta de San Sebastián, en la muralla romana.
      - Las catacumbas de San Calixto.
      - Pasear por la Vía Apia al atardecer.
    • Lo peor:
      - El guía de las catacumbas, un tipo muy plasta.

    Ruta 1a: Los Foros imperiales

    A primera hora de la mañana, después de haber aterrizado en el aeropuerto de Ciampino y arribado en autobús a Roma Termini, realizamos una primera toma de contacto con la ciudad que nos llevó, tras un breve desayuno, a admirar las impresionantes termas de Diocleciano. Por la Vía Nazionale nos aproximamos a la zona arqueológica de los Foros Imperiales.

    Iniciamos la visita por el foro de Trajano, presidido por la columna trajana. De allí pasamos al Foro de César y al Romano, que cuenta restos de palacios y el arco de Settimio Severo. Entre el foro y el monumento de Vittorio Emanuele II, construido en mármol, se encuentra la plaza de Campidoglio, que constituye un excelente mirador de los foros. En esta plaza encontraréis el monumento de la loba que amamanta a Rómulo y Remo.

    La avenida de los Foros Imperiales finaliza en el Coliseo, quizá el monumento romano más admirado de todos los tiempos, y que no visitamos por haberlo hecho en una anterior ocasión. Aunque no entréis, os recomiendo que admiréis la genial obra hasta extasiaros, que la rodeéis y que la contempléis a cierta altura, desde la calle Parco del Celio.




    Ruta 1b: Iglesias romanas

    Nuestro alojamiento, B&B Domus Domas, se encontraba cerca de la plaza Vittorio Emanuele II, a pocos pasos del Coliseo, de la estación Termini y de la iglesia Santa María Mayor. En sus inmediaciones, junto a la iglesia de San Vito, contemplamos el arco de Galieno o Porta Esquilina, una de las puertas de las murallas Servianas.

    Después de tomar un ligero almuerzo, con helado incluido, quisimos visitar dos de los templos más importantes de Roma: la basílica papal de Santa María la Mayor y San Giovanni de Laterano. La primera, constituye la iglesia más grande de las dedicadas en Roma a la virgen María, y la segunda está considerada como la catedral romana.

    La iglesia de San Giovanni se encuentra en una enorme plaza que alberga el palacio de Laterano y el obelisco Lateranense, o de Letrán, el más alto de Roma y el más grande aún en pie de todos los antiguos obeliscos egipcios en el mundo. Pesa 455 toneladas y mide 31 metros.




    Ruta 1c: Vía Apia Antica

    El resto de la tarde lo empleamos por entero en recorrer a pie la Via Appia Antica. Llegamos hasta ella caminando por la avenida Porta San Sebastiano, cuyo trazado comienza cerca de las termas de Caracalla, en la plaza Numa Pompilio. Esta calle adoquinada nos condujo hasta la puerta de San Sebastián, la antigua Porta Appia de la muralla romana, construida en la segunda mitad del siglo III d.C. Este es el tramo inicial de la Vía Apia.

    Tras emprender una plácida caminata por esta milenaria vía, nos topamos con una oficina de información turística, que nos vino muy bien para obtener información y un mapa de la zona. Gracias a él, siguiendo una calzada jalonada de cipreses, dimos con las catacumbas de San Calixto, del siglo II d.C., una de las más antiguas y extensas del mundo romano. Valió la pena descender a las entrañas de la tierra para contemplar este sobrecogedor cementerio subterráneo. Un guía, todo sea dicho, demasiado poco plasta, nos condujo por este impresionante laberinto de tumbas.

    La siguiente etapa transcurrió por la vieja calzada de la Via Appia Antica, en un relajado paseo que nos trasladó dos mil años atrás. Hacia el tercer Miglio (Miliario) apareció, a la izquierda, el circo de Massenzio y a pocos metros, la tumba de Cecilia Metella, erigida en el año 50 a.C., que destaca por sus grandes dimensiones. Nuestra singladura vespertina conluyó hacia el cuarto miliario, en un tramo de la calzada cuajado de mausoleos y sepulcros con estatuas.

    Nota: La antigua Vía Apia fue la primera y la más importante de todas las calzadas romanas. Unía Roma con Capua y se empezó a construir en el siglo IV a.C. bajo órdenes del magistrado romano Appio Claudio, que la bautizó con su propio nombre. El primer tramo, hasta Terracina, era una larguísima recta de cerca de 90 kilómetros que aún se conserva en parte. En el 190 a.C., cuando se extendió a los puertos de Taranto y Brindisi, la calzada se convirtió en la unión entre Roma y su imperio de Oriente y por ella, en el año 56 d.C., se trasladó a San Pablo prisionero a la Ciudad Eterna.

    Concluimos la interesante jornada regresando sobre nuestros pasos. En el cruce de la Vía Apia con la Vía Cecilia Metella tomamos el autobús 660, que nos llevó hasta la Via Appia Nuova, avenida donde hicimos transbordo para coger el metro.





    Cerrar primer día


plaza popolo Roma 2: La Roma barroca y el Vaticano

Pl. España, Pl. Popolo, Vaticano, Castillo S. Angelo, Pl. Navona, Trevi...
Segundo día

    El segundo día nos dimos un atracón de la Roma más clásica y barroca. Visitamos sus plazas más famosas: Popolo, España, Navona, Rotonda y la que alberga la Fontana de Trevi. También realizamos una pequeña incursión a la Ciudad del Vaticano, o lo que es lo mismo, al país más pequeño del mundo.


    romapopolo
    Plaza del Popolo
    vaticano
    El Vaticano


    Estancia

    • Circuito:
      2a/ Pl. España, Pl. Popolo, Vía del Corso, Mausoleo de Augusto y plaza Cavour.
      2b/ Ciudad del Vaticano y castillo de San Angelo (Mausoleo de Adriano).
      2c/ Pl. Navona, Panteón, Área Sacra Argentina, Pl. Colonna y Fontana de Trevi.
    • Alojamiento: B&B Domus Domas de Roma.
    • - Pros: muy céntrico, junto a la estación Termini. Buen precio.
      - Contras: las paredes de la habitación eran de papel de fumar.
    • Lo mejor:
      - La basílica de San Pedro, en el Vaticano.
      - El mausoleo de Adriano y las vistas de Roma.
    • Lo peor:
      - Colas kilométricas para visitar la Capilla Sixtina. Por tercera vez, me quedé sin entrar.

    Ruta 2a: Plazas de Roma

    Iniciamos la maratoniana jornada desplazándonos a pie desde la plaza Vittorio Emanuele II hasta la plaza de España. Pasamos por la calle de las Cuatro Fuentes y por la plaza de Barberini, presidida por la fuente del Tritón. La irregular plaza de España, con la iglesia y el obelisco en lo alto, sus escalinatas atiborradas de turistas y su fuente de la Barcaza, es uno de los escenarios más pintorescos de Roma.

    A través de la Vía del Babuino alcanzamos la plaza del Popolo, obra de Valadier, arquitecto de Napoleón. Su obelisco central es el segundo más antiguo de la ciudad, data del faraón Ramsés II. En el lado sur se encuentran las iglesias del siglo XVII de Sta. Mª de Monte Santo y Sta. Mª del Milagro, que se diferencian solo en las cúpulas. En el lado norte, sobre la antigua muralla, veréis la milenaria Porta del Popolo, que se encuentra en perfecto estado.

    La última parte de este circuito barroco continúa por la Vía del Corso. Allí vimos la iglesia de Ambrogio y Carlo; el mausoleo de Augusto, de forma circular y muros concéntricos, construido en el 28 a.C para acoger los restos del emperador, y junto al Tíber, el Ara Pacis Augustae, un monumento conmemorativo. Al otro lado del río, hicimos un alto en la plaza Cavour, que acoge el palacio de Justicia.




    Ruta 2b: Vaticano y castillo San Angelo

    Entre fuentes y plazas, hicimos un alto en el camino para visitar la Ciudad del Vaticano, el país más pequeño del mundo, que no llega a los 4.000 habitantes. La entrada al pequeño estado se realiza a través de la plaza de San Pedro, obra de Bernini. De forma elíptica, la plaza está rodeada por una gran columnata, rematada por 140 estatuas de santos. En el centro se alza un obelisco egipcio procedente del circo de Calígula y Nerón y en los lados hay dos fuentes diseñadas por Moderno. A la basílica de San Pedro, una de las iglesias más grandes de la cristiandad, debéis dedicarle los minutos que uno crea conveniente, en función de su nivel religioso. En nuestro caso, tras recorrer a pie la nave central y visitar la cripta, nos dimos por satisfechos. Almorzamos en los aldedaños del Vaticano, zona atestada de buenos restaurantes con platos de pasta a precios razonables.

    Cerca del Vaticano, junto al río Tíber, se alza el castillo de San Angelo, que alberga el panteón de Adriano. Bajo el mandato de Aureliano se convirtió en fortaleza. En sus distintas plantas podréis ver el patio del Ángel, las salas de Apolo, del Consejo, la biblioteca y la del Tesoro. Desde la terraza superior, junto al Ángel, divisamos una espléndida panorámica de la ciudad.




    Ruta 2c: Navona y Fontana de Trevi

    El puente de San Angelo une el castillo homónimo con el corazón de la Roma barroca. A través de él llegamos a la plaza Navona, que ocupa lo que fue en el siglo I el estadio de Domiciano, en el que se celebraban carreras de carros y batallas navales. En el centro de halla la fuente de los Cuatro ríos, obra de Bernini. Las otras dos fuentes son las de Neptuno y la del Moro.

    Cerca de Navona, en la plaza de Argentina, contemplamos varios templos del siglo III a.C. correspondientes al Área Sacra del Largo Argentina; y a tres o cuatro manzanas de este sitio arqueológico visitamos el Panteón, la muestra más clara de lo que llegó a ser la arquitectura romana. Fue mandado construir por Agripa hace unos dos mil años. Destruido por un incendio, lo reconstruyó Adriano y en el siglo VII fue transformado en iglesia. El interior nos impresionó por su descomunal cúpula.

    Al ocaso, serpenteando por estrechas callejuelas, dimos con la plaza de la Colonna, dominada por la columna de Marco Aurelio, del año 180 d.C., para conmemorar sus victorias sobre los bárbaros del Danubio. Al caer la noche completamos la jornada acercándonos a la Fontana de Trevi, construida por Salvi en el siglo XVIII, que impresiona por sus grandes proporciones comparadas con la diminuta plaza. Como manda la tradición popular, lanzamos unas monedas a la fuente vueltos de espaldas. De esta manera aseguramos un feliz regreso a Roma.





    Cerrar segundo día


coliseo Roma 3: Roma Imperial y Trastévere

Termas de Caracalla, Coliseo, Circo Máximo, Teatro Marcelo y Trastévere
Tercer día

    El último día también nos dimos un atracón de Roma. Iniciamos la ruta en las termas de Caracalla, proseguimos por la Roma Imperial (Coliseo, Arco de Constantino y Circo Máximo), con almuerzo pizzero en un mítico local del gueto judío, y concluimos en el Trastévere. Un último paseo hasta Termini, con la visita a lugares bucólicos, puso la guinda a nuestra estancia en la Ciudad Eterna.


    coliseo2
    Coliseo y Arco de Constantino
    trastevere
    Un capuchino en Trastévere


    Estancia

    • Circuito:
      3a/ Termas de Caracalla, Coliseo, Arcos de Constantino y Tito y Circo Máximo.
      3b/ Sta. Mª de Cosmedín, Isla Tiberina, Teatro Marcelo, Gueto Judío y Trastévere.
      3c/ Pl. Farnese, Plaza Fiori, Plaza Navona, Panteón, plaza Venecia y Foros Imperiales
    • Alojamiento: B&B Domus Domas de Roma.
    • - Pros: muy céntrico, junto a la estación Termini. Buen precio.
      - Contras: las paredes de la habitación eran de papel de fumar.
    • Lo mejor:
      - Las termas de Caracalla. ¡Impresionantes!.
      - Pizzería el Antico Forno del Gueto. Exquisito almuerzo buen precio.
    • Lo peor:
      - Hordas de turistas alrededor del Coliseo.

    Ruta 3a: Roma Imperial

    Iniciamos la tercera y última jornada desplazándonos en autobús desde la plaza Vittorio Emanuele II hasta las termas de Caracala, un edificio civil y centro de esparcimiento para los romanos, que dejaron de funcionar cuando los godos cortaron los acueductos en el siglo VI.

    Seguidamente nos acercamos al Coliseo, el mayor anfiteatro de Roma, encargado por el emperador Vespasiano en el 72 d.C. En sus aldedaños contemplamos dos interesantes arcos, el de Tito (82 d.C.) y el de Constantino, del año 315 d.C. Este último es uno de los monumentos mejor conservados de Roma.

    Finalmente, sin apenas turistas que nos agobiaran, admiramos los restos del Circo Máximo, cuyas gradas podían acoger a más de 200.000 almas. Precisamente, desde la parte superior del graderío, pudimos contemplar una buena panorámica del Palatino, la parte más antigua de Roma, hogar de emperadores del calibre de Cicerón, Marco Antonio o Augusto.




    Ruta 3b: Gueto y Trastévere

    La segunda parte de este circuito gira en torno al río Tíber. En la ribera derecha, tras desfilar frente a la iglesia de Santa María de Cosmedín, accedimos a una zona monumental cargada de interesantes templos: templo de Vesta (s. VII a.C., uno de los más antiguos de Roma), Arco de Giano (s. IV a.C) y templo de la Fortuna Viril o templo de Portuno, del siglo I a.C.

    A continuación cruzamos el puente Fabricio, que une el Gueto judío con la isla Tiberina. La isla fue un centro de salud desde que en el 293 a.C. se fundara en ella un templo dedicado a Escolapio. Regresamos a la orilla derecha para contemplar dos edificios ejemplares: el Pórtico de Octavia, del 27 a.C., y el Teatro de Marcelo, promovido por Julio César y acabado por Augusto entre los años 13 y 11 a.C. Por último, hicimos una pequeña incursión por el Gueto judío. Almorzamos en la plaza Costaguti, adquiriendo exquisitas porciones de pizza casera en la Pizzería Antico Forno, toda una institución en Roma.

    A la izquierda del Tíber se encuentra el Trastévere, antiguo barrio con callejuelas empedradas que recorrimos a media tarde, con capuchinos incluidos en una de sus animadas terrazas. En la plaza central del barrio se alza Santa María del Trastévere, iglesia que data del siglo XII, aunque se asegura que fue la primera igleisa cristiana abierta al culto. Su interior no me dejó indiferente.




    Ruta 3c: Del Trastévere a Termini

    ¿Qué se puede ver y hacer en Roma en tres horas? Por lo pronto, si queréis adquirir algunos souvenirs, como cuadros, os aconsejo que os deis un garbeo por la plaza Navona. Allí los tienen en cantidad y a buen precio. Eso sí, encontraréis a los pintores por la tarde.

    Nuestro epílogo romano comenzó un poco antes, en Trastévere, cruzando el río Tíber y yendo a parar a la tranquila plaza Farnese, que alberga dos grandes bañeras que fueron traídas desde las termas de Caracalla. La ruta prosiguió por otra plaza, Campo dei Fiori, más agitada, cuajada de puestos de fruta, y concluyó en la citada plaza Navona, donde adquirimos nuestro preciado cuadro.

    El último paseo por Roma no tuvo desperdicio. Comenzamos en plaza Navona, continuamos por el Panteón y nos detuvimos en la plaza Venecia, que acoge el monumento al rey Vittorio Emanuele II. A través de la avenida de los Foros Imperiales fuimos a parar a la calle Cavour, que nos condujo hasta la estación Termini. Un autobús nos trasladó, a última hora de la tarde, al aeropuerto de Ciampino.





    Cerrar tercer día









Escapadas Europa



La Toscana

La Toscana es, quizá, la región más hermosa de Italia. Sus ciudades medievales y su campiña verde salpicada de suaves colinas, han ejercido en mí un poderoso reclamo. Años atrás, en el decurso de mi segundo y cuarto interrailes, descubrí lo mejor de la región a bordo de trenes junto a mi colega Isidoro. En esta ocasión vuelvo a la Toscana con la intención de relajarme y ampliar horizontes. Lucca y San Gimignano serán dos de mis nuevas adquisiciones.


toscana florencia
Puente Viejo. Florencia

Consejos e información útil

Estas son mis recomendaciones para disfrutar de cuatro días en la Toscana:

  • La fórmula avión + tren fue la que empleamos para desplazarnos de Barcelona a Pisa y movernos posteriormente por la región.
  • Los trenes italianos son eficientes y rápidos. Te llevan a todas partes y cuando esto no es posible, existen autobuses que complementan las rutas.
  • Si vais a San Gimignano en autobús, disfrutaréis de lo lindo con el verde paisaje toscanés. Eso sí, espero que vuestro conductor no se las dé de Fitipaldi.
  • El hotel Galileo de Florencia es una buena elección para hospedaros. Tiene buena relación calidad-precio y está a dos pasos del centro histórico y de la estación de tren de Santa María Novella. La única pega fue el desayuno, escaso y servido en una sala pequeña.
  • El legado arquitectónico de Florencia no se ve ni en una semana. Dedicad un par de días a visitar museos, cúpula de la catedral, Ayuntamiento y galería de la Academia. Si no os da tiempo, arrojad alguna moneda a la fuente de la plaza de la Señoría y prometeos volver.
  • Desde la plaza de Miguel Ángel, junto al río Arno, existe un mirador que os dejará sin habla. Caminad hasta él para contemplar la mejor panorámica de Florencia.
  • Excursiones por la Toscana las hay a porrillo. En cuatro días, además de Florencia podéis visitar Pisa, Lucca, Siena y San Gimignano.
  • Da igual la época del año que elijáis para visitar la región. No os vayáis sin probar los exquisitos helados y los recurrentes platos de pasta.
  • Algunas regiones de Italia, como Lombardía y la Toscana, suelen estar frecuentadas por famosos. En la Toscana nos dimos de bruces con Bratt Pitt y Angelina Jolie cuando todavía formaban pareja. Tomamos un par de fotos de ellos, que por supuesto he colgado en la web.

Mapa completo del circuito


la toscana


La Toscana en cuatro días



pisa Ruta 1: La Toscana Renacentista

Pisa, Lucca y llegada a Florencia
Primer día

    El norte de la Toscana esconde ciudades que son auténticos tesoros medievales. Pisa, con su recinto milagroso (Duomo, Baptisterio y Torre Inclinada) es uno de ellos. Muy cerca, a media hora escasa en tren, se encuentra Lucca, cuyo casco antiguo, rodeado de una extensa muralla, también merece la pena ser recorrido con pausa.


    pisa
    pisa
    Duomo y Torre de Pisa


    Ruta

    • Trayectos:
      1a/ Avión Barcelona-Génova-Pisa.
      1b/ Tren aeropuerto-Pisa.
      1c/ Tren Pisa-Lucca y Lucca-Florencia.
    • Alojamiento: Hotel Galileo de Florencia.
    • Lo mejor:
      - El recinto milagroso de Pisa.
      - El centro histórico de Lucca.
    • Lo peor:
      - En el vuelo de ida, la niebla nos obligó a aterrizar en Génova.
      - Precios muy caros para acceder a la torre de Pisa y al Duomo.

    Ruta 1a: Génova

    La niebla que cubría el aeropuerto de Pisa nos obligó a realizar un aterrizaje de emergencia en la ciudad de Génova, capital de Liguria. Permanecimos más de una hora detenidos en la pista, sin salir del avión y sin recibir noticias, contemplando la ciudad, con la cordillera alpina nevada como fenomenal telón de fondo (no hay mal que por bien no venga).




    Ruta 1b: Pisa

    La niebla se despejó y por fin pudimos reanudar el vuelo. Aterrizamos en el aeropuerto de Pisa con un par de horas de retraso, aun así, aprovechamos buena parte de la jornada para recorrer Pisa, ciudad que yo ya había visitado en dos ocasiones, por lo que actué como eficiente maestro de ceremonias.

    El tren del aeropuerto nos deja en la pisana estación Centrale, desde donde partimos, a pie y raudos, a descubrir la ciudad. Realizamos una primera parada en el río Arno para contemplar, junto al cauce, una singular iglesia: Santa María del Spino. Poco después, tras tomar un rápido almuerzo, penetramos en el recinto milagroso de Pisa, llamado así por concentrar los monumentos más venerados de la ciudad: Duomo, Baptisterio y Torre Inclinada o Torre de Pisa, que se ha hecho famosa debido a su inclinación de 4,5 grados.

    Otra zona de Pisa que también merece la pena echarle un vistazo es la plaza de la Señoría, rodeada de bellos edificios esgrafiados. A las dos de la tarde tomamos un tren regional hasta la vecina Lucca. El trayecto sólo dura media hora.




    Ruta 1c: Lucca

    La ordenada y cuadriculada red de calles de Lucca conserva la disposición de la antigua colonia romana fundada en el año 180 a.C. La estación de tren queda a pocos pasos del casco histórico, al otro lado de las murallas que se construyeron entre los siglos XVI y XVII, y que hoy día mantienen fuera el tráfico, haciendo que la ciudad sea agradable de recorrer a pie.

    Intramuros, la ciudad se presenta como una sucesión de plazas y calles jalonadas de edificios medievales, iglesias y alguna que otra torre medieval. Primeramente, en la plaza de San Martino, contemplamos la catedral o Duomo, un destacado ejemplo del exuberante estilo románico pisano. Muy cerca, en la plaza de San Miguel, nos volvimos a quedar de piedra al descubrir la bella iglesia de San Michele in Foro, con su extraordinaria fachada románico pisana.

    Al margen de iglesias, en Lucca también se puede contemplar parte de su pasado romano. A través de la Via Fillungo, principal calle comercial, llegamos al Anfiteatro romano, hoy convertido en una animada plaza rodeada de edificios medievales. La agradable caminata por las callejuelas concluyó en las murallas, cuyo paseo arbolado ofrece bellas vistas de la ciudad. En la estación tomamos un tren regional con destino a Florencia, en busca de nuestro hotel.





    Cerrar primer día


florencia Ruta 2: Florencia

Duomo, Pl. Señoría, Palacio Viejo, Pl. Miguel Ángel, Academia...
Segundo día

    Florencia, la capital de la Toscana, es un vasto y bello monumento al Renacimiento. No hace falta acceder al interior de palacios o galerías, basta con dar una vuelta por su apretado centro histórico para empaparse bien de todo el arte que desprende la ciudad. Yo la había visitado en dos ocasiones con anterioridad (ver Segundo y Cuarto Interrail). Esta vez visité nuevos monumentos y edificios que aún no conocía.


    florencia
    florencia
    Puente Viejo. Florencia


    Estancia

    • Alojamiento: Hotel Galileo de Florencia.
    • Lo mejor:
      - El puente Viejo, con encuentro inesperado.
      - La visita al Palacio Viejo (Ayuntamiento) y la Academia.
      - La vista panorámica desde la plaza Miguel Ángel.
    • Lo peor:
      - El desayuno del hotel era escaso y malo.

    Dedicamos la segunda jornada a descubrir lo mejor de Florencia, la ciudad del arte. A primera hora, tras tomar el desayuno en el hotel, nos acercamos al mercado de San Lorenzo, que acoge la iglesia del mismo nombre, una de las más antiguas de la ciudad. Luego, caminando por estrechas callejas, alcanzamos la plaza catedralicia, que alberga tres valiosos monumentos: el Campanile, el Baptisterio y el Duomo, edificio que destaca por su enorme cúpula, obra de Miguel Ángel.

    Tras la visita de rigor al Duomo, nos desplazamos por la animada plaza de la República hasta la plaza de la Señoría, un auténtico museo al aire libre, que destaca por la fuente de Neptuno y por el Palacio Viejo (Ayuntamiento). La siguiente etapa nos lleva hasta la ribera del río Arno y al Puente Viejo, uno de los más hermosos de Italia. Mientras admiramos este monumento de origen medieval, dos famosas figuras del celuloide hollywoodiense pasean con sus hijos frente a nosotros. Son Angelina jolie y Brad Pitt, por supuesto, acompañados de atentos guardaespaldas.


    Brad
    Brad Pitt
    angelina
    Angelina jolie

    Cruzamos el puente Viejo y en la otra orilla, tras contemplar la bonita fachada del palacio Pitti (edificio convertido en museo), nos desplazamos a pie río arriba, hasta el Piazzale de Michelangelo, quizá el mejor mirador de Florencia. Valió la pena auparse hasta allí arriba, sobre todo para disfrutar con la imagen del Duomo y el puente Viejo.

    Después de almorzar en un restaurante próximo a la plaza de la Señoría, pasamos la tarde recorriendo el casco viejo. Vimos la elegante fachada de la iglesia de la Santa Cruz, cuyo interior acoge las tumbas de célebres personajes vinculados con la ciudad, caso de Miguel Ángel, Maquiavelo o el mismísimo Galileo, además del monumento a Dante Alighieri. Precisamente, referente a este ilustre poeta, paseando por el corazón del centro histórico, admiramos su casa natal, que sigue en pie desde que le viera nacer en mayo de 1265.

    Por último visitamos dos edificios de altísimo interés cultural: el palacio Viejo (del año 1314) y la Academia. El primero, ubicado en la plaza de la Señoría, es la actual Casa Consistorial y su interior alberga un museo con obras de Miguel Ángel, Bronzino y Vasari, entre otros. La Academia, emplazada al norte del Duomo, es una sala que acoge la estatua original del David de Miguel Ángel y otras obras interesantes de otros artistas.





    Cerrar segundo día


siena Ruta 3: Valle de Elsa

Siena, Poggibonsi y San Gimignano
Tercer día

    El valle de Elsa, flanqueado por suaves colinas (paisaje que caracteriza a la Toscana), se encuentra en pleno corazón de la región. Está recorrido por el río Elsa y también por una vía férrea que lo une, vía Émpoli, con Florencia y Pisa. En sus aledaños existen poblaciones medievales de singular belleza, caso de Siena y San Gimignano.


    Siena Siena
    Plaza del Campo. Siena


    Ruta

    • Transportes:
      1/ Tren Florencia-Siena.
      2/ Tren Siena-Poggibonsi.
      3/ Autobús Poggibonsi-San Gimignano (i/v).
      4/ Tren Poggibonsi-Florencia.
    • Alojamiento: Hotel Galileo de Florencia.
    • Lo mejor:
      - El valle de Elsa desde el tren.
      - El Campo y el Duomo de Siena.
      - Las torres medievales de San Gimignano.
    • Lo peor:
      - El conductor Fitipaldi del autobús que nos condujo de vuelta a Poggibonsi.

    1/ Valle de Elsa

    El valle de Elsa, flanqueado por suaves colinas (paisaje que caracteriza a la Toscana), se encuentra en pleno corazón de la región. Está recorrido por el río Elsa y también por una vía férrea que lo une, vía Émpoli, con Florencia y Pisa. En sus aledaños se alzan ciudades medievales de singular belleza, caso de Siena y San Gimignano. Desde el tren pudimos contemplar interesantes poblaciones encaramadas en lo alto de colinas, como Colle di Val d'Elsa y Monteriggioni, núcleo medieval construido en 1203 que está rodeado de altas murallas y que cuenta con catorce torres fortificadas.


    Colle
    Colle di Val d'Elsa
    monteriggione
    Monteriggione


    2/ Siena

    Esta ruta por el valle del río Elsa la realizamos en un día. Primeramente, tomamos el tren regional que une la florentina estación de Santa María Novella con Siena, final de nuestro trayecto. La visita a Siena no deja a nadie indiferente, ni siquiera a mí, pues era la segunda vez que la recorría embelesado. Las calles del centro histórico confluyen en la plaza medieval del Campo, con forma de óvalo, que acoge bellos edificios medievales y el Pallazzo Pubblico, Ayuntamiento gótico que se terminó en 1342, y que destaca por los 102 metros de altura de su campanario o torre Mangia, la segunda torre medieval más alta de Italia.

    También merece mucho la pena la visita al Duomo (1136-1382), uno de los más grandes de Italia, que mezcla escultura, pintura y arquitectura románico-gótica de influencia pisana. Vale la pena acceder al interior para admirar verdaderas obras maestras de Nicola Pisano, Donatello y Miguel Ángel, además de un elegante pavimento incrustado y un magnífico repertorio de frescos de Pinturicchio, ahí es na.

    Nota: El Campo de Siena, la plaza más bonita de Italia, ocupa el lugar del viejo Foro romano. Adoptó su forma actual en 1293, convirtiéndose años más tarde en el corazón de las 17 contrade de la ciudad, una serie de barrios cuyas viejas rivalidades se representan dos veces al año en el Palio, la mayor fiesta medieval de la Toscana. Por eso, al recorrer las calles se pueden ver los símbolos animales de los barrios en forma de banderas, placas y relieves.




    3/ San Gimignano

    por la tarde, tras tomar un ligero almuerzo en la Sienesa plaza del Campo, marchamos en tren hacia Poggibonsi, ciudad donde tomamos el autobús a nuestro siguiente destino: San Gimignano, otro de esos núcleos medievales de la Toscana que merecen ser visitados. El principal atractivo de la ciudad radica en las trece torres que aún se mantienen en pie (antaño había muchas más), y que fueron construidas por familias rivales durante los siglos XII y XIII. Valió la pena callejear por el pueblo, que parece haberse estancado en la Edad Media, y pese a su reducido tamaño, posee muchas obras de arte, tiendas y restaurantes.

    La ruta ideal para contemplar, en un par de horas, lo mejor de San Gimignano, parte de la estación de autobús, junto a la muralla. Atravesad la puerta de San Giovanni y por la calle homónima, el principal eje comercial del municipio, alcanzaréis las principales plazas: Cisterna, del Duomo y Nomi. Recorred también la Vía de San Mateo, otro eje comercial, y finalizad el paseo en el parque del oeste, pues resulta ideal para disfrutar de una maravillosa vista panorámica de todas las torres del pueblo.

    Partimos de San Gimingnano al ocaso, montados en un autobús de línea conducido por un alocado chófer que, conocedor de la ruta, iba a toda pastilla por entre las colinas toscanas. El hombre intentaba impresionar a dos guapas chicas rubias (no eran italianas) que ocupaban los primeros asientos, pero lo único que consiguió fue recibir varias miradas inquisitoras. En Poggibonsi nos alcanzó la noche y en la estación de tren ya solo tuvimos tiempo para regresar a Florencia y concluir la jornada.





    Cerrar tercer día


duomo Ruta 4: Florencia II y Pisa

Galería Uffici, Cúpula del Duomo y Pisa desde el avión
Cuarto día

    La última jornada también la dedicamos a Florencia. Por la mañana visitamos dos de sus edificios más emblemáticos: galería Uffici y cúpula de la catedral, y por la tarde nos desplazamos en tren hasta la vecina Pisa, con sorpresa incluida al despegar en el avión que debía llevarnos de vuelta a Barcelona.


    florencia duomo
    Duomo y Campanile de Florencia


    Ruta

    • Trayectos:
      1/ Florencia a pie.
      2/ Tren de Florencia al eropuerto de Pisa.
      3/ Avión Pisa-Barcelona.
    • Alojamiento: Hotel Galileo de Florencia.
    • Lo mejor:
      - Subir a la cúpula del Duomo por segunda vez para mí.
      - Las vistas de Pisa desde el avión.
    • Lo peor:
      - El tren que unía Pisa Centrale con el aeropuerto sólo tenía un vagón; fuimos como sardinas en lata.

    1/ Florencia

    La última jornada también la dedicamos a visitar algunos edificios monumentales de Florencia. En el centro histórico, entre la plaza de la Señoría y el río Arno, se encuentra la galería Uffici, el principal museo de la ciudad, por cuyo interior merece la pena perderse para contemplar cuadros, obras de arte y una sala dedicada a Leonardo da Vinci.

    A mediodía acometimos el costoso ascenso a pie hasta la cúpula del Duomo. Hacia la mitad del recorrido admiramos, por un lado, los frescos que Miguel Ángel pintó en la cúpula, y por el otro, la nave central del Duomo. Con las vistas de Florencia desde el edificio más alto de la ciudad dimos por concluido el viaje toscanero.




    2/ Pisa

    A primera hora de la tarde partimos en tren hacia la estación Centrale de Pisa, en cuyos andenes aguardamos eternamente la llegada del tren del aeropuerto. La larga espera concluye con la aparición de un convoy compuesto por un triste vagón. Todos los viajeros nos hacinamos en su interior, pues nadie queremos quedarnos en tierra, y viajamos como sardinas enlatadas. Cuando una hora después el avión despega rumbo a Barcelona, todos sonreímos al contemplar Pisa desde el aire. El río Arno, el Duomo, el Baptisterio y la torre Inclinada aparecen bajo nuestros pies como si de un hermoso cuadro se tratase. Las vistas de Pisa son espectaculares.


    pisaavion1
    Río Arno y Pisa desde el avión
    pisaavion1
    Recinto Milagroso desde el avión


    Cerrar cuarto día









Escapadas Europa



Lombardía y Véneto (Italia)

La Lombardía y el Véneto son dos regiones históricas ubicadas al norte de Italia. Bañadas por el río Po y por los lagos Como y Garda, dos de los más grandes del país, el territorio cuenta con interesantes ciudades; Milán, Verona y Venecia son algunas de ellas. En este viaje de cuatro días os muestro qué se puede hacer y ver con un bajo presupuesto.


Lacio milán
Milán

Consejos e información útil

Estas son mis recomendaciones para disfrutar de cuatro días en Roma:

  • La fórmula avión + tren fue la que empleamos para desplazarnos de Barcelona a Pisa y movernos posteriormente por la región.
  • Los trenes italianos son eficientes y rápidos. Te llevan a todas partes a un precio modélico. En las estaciones se pueden adquirir lo billetes en máquinas expendedoras conocidas como "Bigietto Veloce" (billete veloz).
  • Para moveros por Lombardía y Véneto en tren, es aconsejable que os alojéis en un hotel próximo a una estación de tren. El milánes hotel Gonzaga, a escasos metros de la estación Centrale, reúne este requisito.
  • El hotel Gonzaga resultó una maravillosa elección. Bien ubicado, servicio eficiente y un fantástico desayuno fueron algunos de sus atractivos.
  • Si queréis pasar un día en Venecia, el tren os dejará en el corazón de la ciudad. Desde Milán se tarda tres horas.
  • Verona es otra opción interesante para pasar un día. Desde Milán se tarda una hora y media.
  • Si vais al lago Como, os recomiendo que toméis un vaporetto y os desplacéis hasta Bellagio, en la intersección de los tres brazos del lago. La travesía y el pueblo os encantará.
  • Como tiene dos estaciones de tren correspondientes a dos líneas diferentes. Nosotros fuimos en Ferrovia Statale (FS), partiendo de la milanesa estación de Porta Garibaldi.
  • Da igual la época del año que elijáis para visitar la región. No os vayáis sin probar los exquisitos helados y los recurrentes platos de pasta.

Mapa completo del circuito


norte italia


Circuito de cuatro días



milan Ruta 1: Milán

La Escala, Vittorio Emanuele, Duomo y castillo Sforzesco
Primer día

    Milán ofrece al turista el aspecto más cosmopolita y estiloso de Italia. Además de sus grandes monumentos, caso de la catedral y el castillo, la ciudad ofrece grandes oportunidades de realizar actividades culturales, incursiones gastronómicas o compras de moda. Otra opción, que elegimos Isa y yo, fue simplemente pasear por el casco antiguo.


    florencia milan
    Duomo de Milán


    Ruta

    • Trayectos:
      1/ Avión Barcelona-Milán.
      2/ Autobús Aeropuerto-Milán Centrale.
    • Alojamiento: Hotel Gonzaga de Milán.
    • - Pros: buena ubicación, junto a la estación Centrale y excelente desayuno completo.
    • Lo mejor:
      - Vimos lo mejor de Milán en una tarde.
    • Lo peor:
      - La fachada del Duomo de Milán estaba en obras.

    Media jornada, hasta el ocaso, fue suficiente para recorrer Milán tras alojarnos en el hotel Gonzaga a eso de las tres de la tarde, procedentes del aeropuerto. Tras un breve paso por la estación Centrale en busca de horarios de trenes, partimos a pie hacia la plaza de la catedral, principal objetivo de todo viajero que visita la capital lombarda.

    Los principales monumentos no tardaron en aparecer. Al poco de flanquear la Porta Nova, nos situamos frente a la imponente fachada del teatro de la Scala, uno de los más prestigiosos del mundo, que abrió sus puertas por primera vez en 1778. Frente a él se levantan algunos edificios y palacios de interés, caso del Palazzo Marino y las Casas Manzoni y de los Omenoni, así como la Galería Vittorio Emanuele II, inaugurada en 1877, repleta de elegantes tiendas, cafés y restaurantes.

    Al otro lado de la galería se encuentra el Duomo o catedral, de estilo gótico, iniciado en el siglo XIV y finalizado 500 años después, que destaca por su fachada coronada con agujas. Una lona con la imagen de la propia catedral cubría toda la fachada, preservando de miradas ajenas la restauración que se llevaba a cabo y que yo ya presencié cinco años atrás, en mi primera visita a la ciudad. Nuestra visita concluye en el castillo Sforzesco, un palacio renacentista de forma cuadrada, provisto de patio interior, foso y altas murallas.





    Cerrar primer día


venecia Ruta 2: Venecia

Gran Canal, Rialto, San Marcos, Campanile y Santa Cruz
Segundo día

    Venecia es una de las ciudades más turísticas y visitadas del mundo. Asentada en la laguna homónima, a orillas del mar Adriático, sus canales y calles invitan a recorrerla pausadamente. En mi caso, ya la conocía de dos visitas previas. Por eso hice de eficiente anfitrión.


    venecia venecia
    Gran Canal. Venecia


    Ruta

    • Trayecto:
      - Tren Milán-Venecia (i/v).
    • Alojamiento: Hotel Gonzaga de Milán.
    • Lo mejor:
      - Los trenes italianos: llegan a todas partes, son rápidos y baratos.
      - Pasear por Venecia en primavera.
      - Contemplar la ciudad y la laguna desde lo alto del Campanile.
    • Lo peor:
      - Fue una jornada extenuante. LLegamos hechos caldo al hotel.

    Los trenes italianos son muy eficientes y rápidos. Son muchos los convoyes que unen las principales ciudades a primera hora de la mañana. Milán y Venecia, por ejemplo, están unidas por ferrocarril y, de media, se tardan tres horas en cubrir el trayecto. La perfecta ubicación del hotel Gonzaga, junto a la estación Centrale, propició que, tras tomar un delicioso desayuno en el hotel, partiéramos de Milán en el tren de las ocho. Tres horas más tarde ya nos encontrábamos en la estación de Santa Lucía, en plena laguna de Venecia.

    Es la primera vez que Isabel pisa Venecia, la tercera en mi caso, por eso ejerzo de eficiente guía. El Gran Canal es la gran arteria que seguimos para llegar hasta el puente de Rialto, el más famoso de la ciudad. En la plaza de San Marcos visitamos la basílica, subimos a lo alto del campanario (ofrece unas vistas espectaculares de toda la ciudad y la laguna) y también nos acercamos a ver el puente de los Suspiros, de visita obligada.

    Almorzar en Venecia resulta muy caro, pero si te alejas de la plaza de San Marcos puedes encontrar tratorías a buen precio, como nos ocurrió a nosotros. Tras el almuerzo, nos acercamos hasta el tercer puente que salva las aguas del Gran Canal, el Ponte de la Academia. Más tarde, tras un nuevo paso por el puente de Rialto, penetramos en el barrio de Santa Cruz, más tranquilo que sus vecinos, y a las seis y media abordamos nuevamente la estación de Santa Lucía. A las siete en punto partimos de la ciudad de los canales, exhaustos, en un moderno Intercity que cubrió la ruta hasta Milán en poco más de dos horas y media.





    Cerrar segundo día


verona Ruta 3: Llanura del Po

Verona, Brescia y Bérgamo
Tercer día

    La llanura del Po es una vasta planicie que se extiende al sur de los Alpes italianos, desde los grandes lagos (Adige, Maggiore y Como) hasta el río Po. Abarca Milán y su extrarradio, Brescia, Verona y Bérgamo, entre otras ciudades, y está irrigada por los ríos Adda y Adige.


    verona verona
    Arena de Verona


    Ruta

    • Trayectos:
      1/ Tren Milán-Verona.
      2/ Tren Verona-Brescia-Bérgamo.
      3/ Tren Bérgamo-Milán.
    • Alojamiento: Hotel Gonzaga de Milán.
    • Lo mejor:
      - Los trenes italianos: llegan a todas partes, son rápidos, eficientes y baratos.
      - La plaza Erbe de Verona.
      - La plaza Vieja de Bérgamo; tiene un aire a la plaza Mayor de Sigüenza.
    • Lo peor:
      - Caminamos mucho y, por segundo día consecutivo, llegamos al hotel extenuados.

    1/ Verona

    Como ya hiciéramos el día anterior en nuestro desplazamiento a Venecia, esa mañana, tras tomar el desayuno en el hotel, partimos en uno de los primeros trenes que unían Milán con Verona, y en una hora y media alcanzamos nuestro destino, a orillas del río Adige.

    La hermosa ciudad de Verona era para mí una vieja conocida. Recorrimos todo el centro histórico a pie, sin perder detalle de su legado romano: Anfiteatro, puente de piedra, Arco de Gavi y plaza Erbe, con su mercado de frutas, lugar que elegimos para tomar un tentempié.

    Precisamente, hacia la una del mediodía, cuando los turistas hacían un alto para almorzar, aprovechamos la ocasión para visitar, con más calma y sin colas, la Casa de Julieta, cuya estatua sobamos en pro de mantener viva una tradición: encontrar el amor verdadero, aunque en nuestro caso, lo hicimos con la idea de que ese amor no se desvaneciera nunca. El patio de la casa, que un día debió ser lugar de encuentro de trobadores y de algún que otro despistado enamoradizo, se suele llenar de jovenzuelos incívicos que han ideado una estúpida costumbre: pegar chicles mascados en una de las paredes, vamos, toda una guarrada.

    Por la tarde, antes de partir en tren hacia Bérgamo, nos acercamos al río Ádige con el fin de realizar una pequeña excursión: auparnos hasta el mirador ubicado en la colina sobre la que descansa el Teatro romano. Las vistas de la ciudad desde allí arriba fueron maravillosas. Poco después, río abajo, admiramos el Castelvecchio, castillo unido a la ciudad por el original puente de Scaligero.




    2/ Bérgamo

    Bérgamo posee un legado arquitectónico influenciado por Venecia, que la gobernó desde el siglo XV hasta finales del XVIII. La ciudad está dividida en dos: Bérgamo Alta coronando la colina y el más moderno Bérgamo Bassa, en la parte baja, que es donde se encuentra la estación de tren.

    La ruta comienza en Verona, a bordo de un tren regional cuyo destino final es Brescia, la segunda ciudad de Lombardía. Sólo disponemos de media hora por delante antes de partir en un nuevo convoy, tiempo insuficiente para recorrer este municipio que cuenta con un rico legado artístico del que sobresalen algunos templos romanos.

    El nuevo tren nos aproxima a Bérgamo en poco más de media hora. Nuestro objetivo, el casco antiguo, ya se puede vislumbrar desde la estación, en lo alto de una colina. Tardamos quince minutos en llegar hasta el pie del moderno funicular, rápido medio de transporte que utilizamos nosotros para auparnos hasta la parte más antigua de la ciudad (Bérgamo Alta).

    En la parte alta, que nos sorprendió por su belleza y elegancia, destaca la plaza Vieja, con uno de los conjuntos arquitectónicos más bellos de la región. Incluye la torre del Comune (siglo XII), con un reloj y una campana que toca dodos los días a las 10, la Biblioteca Cívica (siglo XVI) y el Palacio de la Ragione, del siglo XII, adornado con una estatua del león de Venecia. Los porches de este palacio conducen al Duomo o catedral de Santa María la Mayor y a la capilla Colleoni, del año 1476, obra maestra del Renacimiento, que destaca por su fenomenal fachada con diseños de mármol.

    Poco antes de que anocheciera, descendimos a la parte baja de Bérgamo haciendo uso del funicular, y minutos más tarde regresamos, en un nuevo tren regional, a la milanesa estación Centrale.





    Cerrar tercer día


lagocomo Ruta 4: Lago Como

Como, crucero por el lago y Bellagio
Cuarto día

    El estrecho lago Como, esculpido por la acción glacial, se encuentra al noroeste de Lombardía, encajonado entre altas montañas que hacen de frontera con la vecina Suiza. Está formado por tres brazos, siendo los dos meridionales los más angostos. La ciudad de Como, que da nombre al lago, es el origen de una interesante travesía.


    como como
    Laglio desde el barco. Lago Como


    Ruta
    • Tayectos:
      1/ Tren Milán-Como.
      2/ Crucero de Como a Bellagio (i/v).
      3/ Tren Como-Milán.
    • Alojamiento: Hotel Gonzaga de Milán.
    • Lo mejor:
      - La travesía por el lago.
      - El encantador pueblo de Bellagio.
    • Lo peor:
      - Larga espera en la estación de Como para tomar el tren de regreso a Milán.

    La excursión al lago Como comienza en la milanesa estación ferroviaria (FS) de Porta Garibaldi. Un tren regional nos deja en la ciudad de Como, una hora y pico después. En nuestro afán por alcanzar el lago cuanto antes descubrimos una compañía naviera que fleta excursiones en embarcaciones de recreo. Una de ellas, la más larga, une Como con Bellagio, población establecida en la intersección de los tres brazos del lago. Decidimos contratarla.

    Zarpamos de Como a las once, en una embarcación de dos plantas que tenía toda la parte superior repleta de asientos de plástico. Realizamos algunas paradas en la ruta, siempre en la orilla occidental. Una de estas paradas fue en Villa Carlotta, Tremezzo, una casa construida en el siglo XVIII, famosa por sus jardines.

    A las dos horas de travesía arribamos a Bellagio, hermosa población que, como he mencionado antes, está emplazada en la intersección de los tres brazos del lago, y que se ha hecho mundialmente famosa gracias al actor George Clooney, que posee una monumental casa con embarcadero en las afueras. Bellagio es un centro turístico que, como pudimos comprobar, cuenta con elegantes paseos y cafés, además de una de las mejores vistas del lago.

    El trayecto de vuelta a Como lo pasamos en el interior del barco, porque en el exterior soplaba un aire helado. Una vez atracamos en el muelle, visitamos el casco antiguo de Como, presidido por el Duomo (siglo XIV). Vimos también el Ayuntamiento y la torre del Comune, ambos del siglo XIII, y justo al anochecer tomamos el tren de la compañía Ferrovia Statale (FS) para llegar de nuevo a Milán Porta Garibaldi.





    Cerrar cuarto día









Escapadas Europa



Praga

Dos veces he estado en Praga, una de las ciudades más hermosas de Europa. La primera vez fue en el transcurso de mi primer Interrail, cuando era la capital de Checoslavaquia. La segunda aconteció dieciséis años más tarde, siendo capital de Chequia. En ambas ocasiones quedé asombrado con la belleza de esta urbe, que vive de cara al presente sin renunciar a su esplendoroso pasado.


praga
Puente Carlos y río Moldava
plazavieja
Plaza Vieja de noche

Este circuito por Praga lo realizamos en dos jornadas completas, equivalentes a tres días. La corta estancia fue suficiente para ver lo mejor de la ciudad: Stare Mesto (Ciudad Vieja), Malá Strana (Ciudad Pequeña) y castillo, que alberga la catedral, el palacio Real y la Callejuela de Oro. Nos faltó un día para realizar una excursión por los alrededores.


billete castillo
Billete del castillo de Praga

Consejos e información útil

Estas son mis recomendaciones para disfrutar de tres días en Praga:

  • La fórmula avión + bus y metro fue la que empleamos para desplazarnos de Barcelona a Praga y movernos posteriormente por la ciudad.
  • El albergue de juventud Old Prague Hostel no estuvo a la altura. Ruidos y desayuno escaso desequilibraron una balanza que debió inclinarse hacia su buena situación, cerca de la Plaza Vieja.
  • Si vais a estar dos días completos en Praga, os recomiendo que dediquéis uno a cada barrio: Stare Mesto por un lado y castillo y Malá Strana por otro.
  • Para subir al castillo os aconsejo que toméis el tranvía en la parada próxima a Wenceslao. Luego, por la puerta baja del castillo, llegaréis a pie a Malá Strana sin necesidad de coger tranvías.
  • Cuando lleguéis al castillo podéis adquirir una entrada que incluya todas las visitas: catedral de San Vito, callejuela de Oro, Palacio Real y basílica de San Jorge. En la catedral, os aconsejo que subáis los interminables escalones que culminan en la azotea. Las vistas de Praga son impresionantes.
  • A las horas en punto suele ponerse en marcha el Reloj Astronómico del Ayuntamiento, en la plaza Vieja. No debéis perdéroslo.
  • Praga cuenta con buenas tabernas donde mover el bigote y probar buena cerveza Pilsen. En Stare Mesto, cerca de la comercial calle Real, hay muchas. Y en Malá Strana, frente al río Moldava y el puente Carlos, se encuentra el restaurante Vojanuv Dvur, donde podréis degustar comida típica a buen precio.
  • De entre los souvenirs que podéis traeros, existe la opción de adquirir buen cristal de Bohemia en forma de copas, jarrones, vasos, etc.

Mapa de situación


chequia


Circuito praguense



praga Praga 1

Stare Mesto (Ciudad Vieja)
Primer día

    Stare Mesto o Ciudad Vieja se encuentra en el margen derecho del río Moldava. Alberga los principales monumentos de la ciudad: Ayuntamiento y basílica de Tyn, en la plaza Vieja, y la calle Real, que confluye en el Puente Carlos, uno de los más bonitos de Europa.


    praga
    Basílica de Tyn
    Praga
    Músicos en el Puente Carlos


    Estancia

    • Trayectos:
      1/ Avión Barcelona-Praga.
      2/ Autobús y metro entre el aeropuerto y Praga.
    • Alojamiento: Old Praga hostel.
    • - Pros: Céntrico, cerca de la plaza Vieja.
      - Contras: No admitían pago con tarjeta. Desayuno escaso y mucho ruido por la noche.
    • Cena: Restaurante Vojanuv Dvur, en Malá Strana. Comida típica a buen precio.
    • Lo mejor:
      - El puente Carlos y la plaza Vieja.
      - La cena en el restaurante Vojanuv Dvur, junto al río Moldava y el puente Carlos.
    • Lo peor:
      - El alojamiento.

    El primer día, tras aterrizar en el aeropuerto, tomamos el autobús y el metro para dirigirnos al corazón de la ciudad. Nos apeamos en Mustek, estación ubicada bajo la céntrica plaza de Wenceslao. Estábamos en Stare Mesto o Ciudad Vieja y la prioridad era localizar cuanto antes el albergue juvenil. De camino, nos cruzamos con la majestuosa Torre de la Pólvora, construcción gótica del año 1495, aunque fue remodelada posteriormente.

    Nos alojamos en el Old Prague Hostel y después de almorzar unas pizzas en un moderno resataurante, iniciamos la visita a Stare Mesto. Comenzamos por el barrio Judío, para admirar la Sinagoga Vieja-Nueva, templo gótico temprano construido en el siglo XIII, considerado como el monumento más importante del gueto praguense. En sus cercanías contemplamos el cementerio Viejo Judío, con tumbas góticas, renacentistas y barrocas.

    Cruzamos el río Moldava por el puente Manesuv y, desde Malá Strana, aparte de descubrir un restaurante donde cenar esa noche, obtuvimos una magnífica panorámica del Puente Carlos, que une los dos barrios más antiguos de la ciudad: Malá Strana y Stare Mesto desde 1357, año en que fue fundado por Carlos IV. Poco después, atravesamos el puente más hermoso de Europa, custodiado por altas torres medievales de los siglos XIV y XV y flanqueado por estatuas y grupos escultóricos barrocos.

    A través de la peatonal calle Real alcanzamos otro tesoro de la ciudad, la plaza Vieja, que acoge interesantes edificios. El primero que admiramos fue el Ayuntamiento, fundado en 1338, cuya torre aloja un Reloj Astronómico de principios del siglo XV. En la parte superior, al dar las horas en punto aparecen los doce apóstoles, y en la inferior hay doce medallones con signos zodiacales. Al otro lado la plaza, sobresaliendo por encima de los tejados, nos deleitamos con la visión de las altas torres de la iglesia de Tyn, una de las construcciones góticas más destacadas de Praga.

    Por la noche acudimos a cenar al restaurante Vojanuv Dvur, en Malá Strana. El local, ubicado junto al río Moldava y el puente Carlos, fue de lo mejorcito de la jornada. Buena comida, excelente servicio y maravillosas vistas.





    Cerrar primer día


praga2 Praga 2

Castillo y Malá Strana (Ciudad Pequeña)
Segundo día

    El castillo de Praga es el centro político y espiritual de Praga y Chequia. Fue la sede de los monarcas checos hace más de mil años. Alberga la catedral de San Vito, el palacio Real, otras iglesias y, en la parte inferior, la Callejuela de Oro, jalonada de bucólicas casitas de colores. A los pies del castillo se levanta Malá Strana o Ciudad Pequeña, encantador barrio que visitamos al caer la tarde.


    Praga
    Praga desde el castillo
    praga
    Calle Mostecká. Malá Strana


    Estancia

    • Transportes:
      - Tranvía entre Stare Mesto y el castillo.
    • Alojamiento: Old Praga hostel.
    • - Pros: Céntrico, cerca de la plaza Vieja.
      - Contras: No admitían pago con tarjeta. Desayuno escaso y mucho ruido por la noche.
    • Cena: Taberna en Stare Mesto, cerca de la plaza Vieja.
    • Lo mejor:
      - Las vistas de Praga desde la torre de la catedral de San Vito.
      - Las tabernas y, por supuesto, la cerveza checa.
    • Lo peor:
      - El alojamiento.

    1/ Castillo de Praga

    La segunda jornada, también muy previsible, consistió en subir en tranvía hasta el castillo de Praga. Fundado en el siglo IX, se trata de uno de los recintos fortificados más extensos de Europa. Tan grande es, que estuvimos toda la mañana visitando museos, iglesias, palacios, la Callejuela de Oro y las mazmorras.

    En la catedral, aparte de admirar su nave central y las azuladas vidrieras, ascendimos una barbaridad de escalones para asomarnos a la azotea. Desde arriba obtuvimos las mejores vistas de Praga, con el puente Carlos en primer término y las altas agujas de la iglesia de Tyn al fondo. Sin duda alguna, este acontecimiento fue de lo mejorcito de este viaje.

    La Callejuela de Oro fue otro de los recintos destacados que más nos gustó. Las casas de colores, que un día fueran hogar del escritor Franz Kafka, albergaban un museo medieval. Otras se habían convertido en tiendas de souvenirs. Tras visitar las mazmorras del castillo, abandonamos el castillo a pie por la puerta inferior. En un corto intervalo de tiempo nos presentamos en Malá Strana o Ciudad Pequeña.




    2/ Malá Strana (Ciudad Pequeña)

    Por la tarde estuvimos paseando por la calles de Malá Strana o Ciudad Pequeña. Iniciamos el recorrido junto al puente Carlos, bajo la torre de la Ciudad Pequeña, del siglo XV. Allí, justo donde comienza la calle Mostecká, tomamos un rápido tentempié a base de hamburguesas y Coca-Cola aguada.

    La calle Mostecká une el puente Carlos con la plaza de la Ciudad Pequeña, que aloja otra joya de Praga: el templo de San Nicolás (1755), la obra de mayor importancia de estilo barroco que posee la ciudad. A partir de la plaza tomamos la calle Nerudova, que en continuo ascenso, vertebra Malá Strana. En la parte intermedia contemplamos maravillosas casonas centenarias y en la parte superior pusimos fin al interesante recorrido acercándonos hasta el templo de Loreto, lugar de peregrinaje mariano, famoso por su campanario musical y por albergar la iglesia del Nacimiento.

    Por la noche cenamos en una acogedora taberna de Stare Mesto, de las muchas que abundan en torno a la calle Real. El menú, salchichas checas acompañadas de cerveza local Pilse, fue muy aclamado entre todos.





    Cerrar segundo día


staremesto Praga 3

Stare Mesto (Ciudad Vieja) y aeropuerto
Tercer día

    El tercer y último día no daba para mucho. Disponíamos de unas horas antes de iniciar el regreso al aeropuerto a mediodía. Nos quedamos en Stare Mesto, recorriendo algunas calles y realizando compras de última hora.


    chequia2 stare mesto
    Calle Dlouhá



    Ruta

    • Trayectos:
      1/ Bus y metro de Praga al aeropuerto.
      2/ Vuelo Praga-Barcelona El Prat.
    • Alojamiento: Old Praga hostel.
    • Lo mejor:
      - Adquirir algunas piezas de cristal de bohemia en Stare Mesto.

    El tercer día, antes de marchar hacia el aeropuerto, aún tuvimos tiempo de realizar algunas compras por las inmediaciones de la plaza Wenceslao, constatando que la escasez y austeridad que yo encontré en la Praga de 1991 había pasado definitivamente a la historia. La globalización y el consumismo desaforado también formaban parte de la Praga del siglo XXI.


    staremesto
    Iglesia de Tyn
    staremesto
    Torre de la Pólvora

    staremesto
    Calle Siroká
    staremesto
    Centro de Stare Mesto


    Cerrar tercer día









Escapadas Europa



Malta

Malta es uno de los estados más pequeños de Europa. Está ubicado al sur de Sicilia (Italia), muy cerca de Túnez, y está compuesto por tres islas: Malta, que acoge la capital, Gozo y, la más pequeña de todas, Comino.

El viaje a Malta tiene su punto de partida en Pozzalo, Sicilia, isla italiana que recorrí durante una semana con una mochila a la espalda utilizando diversos medios de transporte: coche de alquiler, tren y autobús. El séptimo día de periplo embarqué en un moderno navío hacia La Valeta, la capital del pequeño país maltés.


ruta a Malta Malta


Ruta
  • Transporte:
    - Barco Pozzalo (Sicilia)-La Valeta (i/v).
    - Autobús La Valeta-Mdina-Mellieha-La Valeta.
  • Alojamiento: Hotel Grand Harbour, en La Valeta.
  • - Pros: Céntrico, en pleno casco viejo de la ciudad.
    - Contras: No admitían pago con tarjeta. Desayuno escaso.
  • Lo mejor:
    - El trayecto en ferry entre Sicilia y Malta: rápido y cómodo.
    - El puerto de La Valeta desde los jardines Upper Barrakka.
    - El centro histórico de La Valeta.
    - Las murallas de Mdina.
  • Lo peor:
    - Autobuses atestados y muy caros.
    - Muchos guiris de origen británico en Mellieha.

Primer día: La Valeta

El barco atracó en el Gran Puerto de La Valeta poco antes de las once. Cerca del muelle, en la parte alta de la capital, localizamos el hotel Grand Harbour, que se convirtiría en nuestra residencia en Malta. El precio de una habitación era razonable, aunque no incluía el desayuno. Una vez dejamos las mochilas en consigna, partimos a descubrir el alargado y amurallado casco histórico bajo un sol asfixiante.

La capital de Malta es una ciudad singular. Fue levantada por caballeros de la Orden de San Juan y este hecho le ha otorgado su actual fisonomía, con calles y edificios que apenas han cambiado desde el siglo XVII. Su edificio más emblemático, que admiramos con devoción, es la catedral de San Juan (1578), cuyo interior aloja capillas dedicadas a diferentes lenguas europeas (divisiones basadas en la nacionalidad): Alemania, Aragón, Castilla y Portugal, Provenza, Francia, Italia y de las Reliquias sagradas (idioma inglés). Asimismo, repartidos por el casco histórico, se encuentran edificios monumentales (albergues) que un día representaron a los principales países europeos. Me impresionó mucho ver que España esté representada por dos albergues: el de Castilla y el de Aragón. Muy cerca del albergue de Castilla se encuentran los jardines Upper Barrakka un magnífico mirador que se asoma al Gran Puerto de La Valeta, quizá el puerto natural más impresionante del mundo, rodeado de infranqueables murallas.

Por la tarde, desde otro de los jardines que se asoman al Gran Puerto, el Lower Barrakka, contemplamos atónitos la entrada en el puerto, lenta y tediosa, de un portaaviones estadounidense que apenas sí podía maniobrar entre los muelles. Fue espectacular.




Segundo día: Mdina y Mellieha

El segundo día lo dedicamos a explorar la parte central y norte de la isla. Por la mañana tomamos un autobús de línea y nos dirigimos a Mdina, la antigua capital de Malta, ubicada más o menos en el corazón de la isla. Se trata de una localidad amurallada cuajada de iglesias, museos y que acoge la otra catedral de Malta, San Pablo. Realizamos un paseo por sus callejuelas, admirando edificios plagados de exquisitos detalles arquitectónicos, sorteando también a las bandadas de guiris que se movían como robots tras sus guías.


medina
Puerta de Mdina
medina
Catedral San Pablo. Medina

A mediodía tomamos un par de autobuses (con transbordo en Mosta incluido) para alcanzar Mellieha, la playa que nos recomendó el empleado del hotel. Ubicada en la bahía del mismo nombre, la ciudad se levanta en lo alto de una loma, al margen de los muchos hoteles turísticos que han invadido la costa. Nos costó localizar huecos donde extender la toalla, de entre las cientos de tumbonas repletas de guiris británicos que ocupaban toda la playa. Al menos pudimos tomar varios baños en las cristalinas aguas de la cala, que acoge la playa de arena más larga y popular de las islas maltesas.


mellieha
Playa de Mellieha

Por la tarde, un nuevo autobús nos llevó de vuelta a La Valeta, a tiempo de pasar por el hotel para recoger las mochilas y marchar al Gran Puerto en busca de nuestro ferry. A las siete partimos de Malta en dirección al puerto siciliano de Pozzalo. Sentados cómodamente en las butacas, vimos la película de Shreck. Los cinco primeros minutos la emitieron en castellano, pero tras las airadas protestas de una parte del pasaje, cambiaron el audio al idioma italiano. En fin.





Escapadas Europa



Múnich

En algunas ocasiones, para volar a un destino es necesario realizar una escala aérea en una tercera ciudad. Por norma general, para que el precio de los billetes no se incremente, las escalas han de durar menos de 24h. En los vuelos de ida y vuelta que tomé a la Riviera Maya (México), hice escala en Madrid y aproveché las seis horas del enlace para visitar la ciudad. Lo mismo me pasó en Sevilla cuando volé a Lanzarote. En Europa, por el momento, he realizado visitas exprés a Londres y Múnich.

En otoño de 1999, a mi regreso de California, prolongué mi llegada a Barcelona haciendo noche en Múnich. Como fue una escala inferior a 24 horas no tuve que abonar ningún suplemento aéreo; sin embargo, la estancia en la capital bávara apenas dio de sí.


Mapa de Alemania Múnich
Múnich


Estancia
  • Transportes:
    - Avión de San Francisco a Múnich.
    - Tren aeropuerto-Múnich (i/v).
    - Avión de Múnich a Barcelona.
  • Alojamiento: Youth hostel de Múnich.
  • Lo mejor:
    - Pasear por el centro de Múnich.
    - Cenar salchichas con cerveza bávara, toda una exquisitez.
  • Lo peor:
    - El youth hostel no aceptaba pago con tarjeta.
    - El fastidioso cambio de moneda, pues el euro todavía no se había implantado.
    - En comparación con California, en Múnich hacía un frío del carajo.
    - A mitad de noviembre anochece muy pronto en Múnich.

Conocí Múnich a principios de los noventa, gracias a mi primer Interrail; y como en aquella ocasión, el tren fue el medio de transporte ideal para conducirnos a Isidoro y a mí a la estación central Hauptbanhnof desde el aeropuerto. Era mediodía y, por tanto, tuvimos tiempo suficiente para coger el metro hasta Rotkreuzplatz y presentarnos en el albergue juvenil antes de que anocheciera.


Hauptbahnhof
Estación Hauptbahnhof
Kaufinger
Calle Kaufinger

El albergue no aceptaba pago con tarjeta, ni por supesto dólares americanos, así que nos vimos obligados a comprar marcos alemanes en un banco, con la correspondiente y elevada comisión, y la consiguiente desesperación nuestra. Una vez nos instalamos, marchamos al centro de la ciudad. El mes de noviembre, frío y con pocas horas de luz solar, no es el mejor mes para recorrer el centro de Múnich, aun así, visitamos Marienplatz, vimos el Ayuntamiento y cenamos un plato muy alemán: salchichas con cerveza.


Marienplatz
Marienplatz
Marienplatz
Marienplatz

Al día siguiente, a primera hora, montamos en el tren y partimos hacia el aeropuerto de Múnich. Al poco de despegar y de superar la espesa capa de nubes que cubría el sur de Alemania, apareció la cordillera de los Alpes. Por fortuna, las nubes se esfumaron y pude contemplar las cimas alpinas nevadas, tal y como muestran las fotos que tomé.


Los Alpes
Los Alpes desde el avión
Los Alpes
Los Alpes desde el avión




Escapadas Europa



Londres

En algunas ocasiones, para volar a un destino es necesario realizar una escala aérea en una tercera ciudad. Por norma general, para que el precio de los billetes no se incremente, las escalas han de durar menos de 24h. En los vuelos de ida y vuelta que tomé a la Riviera Maya (México), hice escala en Madrid y aproveché las seis horas del enlace para visitar la ciudad. Lo mismo me pasó en Sevilla cuando volé a Lanzarote. En Europa, por el momento, he realizado visitas exprés a Londres y Múnich.

En mi tercer Interrail recalé en Londres, fueron tres días discontinuos en los que tuve la oportunidad de ver lo mejor de la ciudad, British Museum incluido. Esta vez, a mi regreso de Nueva York, Isidoro y yo sólo disponíamos de seis horas para ver la ciudad. Ése era el tiempo que teníamos para cambiar de avión y proseguir hacia Barcelona y no nos tembló el pulso a la hora de realizar una visita exprés de cuatro horas a la capital británica.


Mapa de Londres Londres
Londres


Estancia
  • Transportes:
    - Avión de Nueva York a Londres Gatwick.
    - Tren exprés Gatwick-Londres (i/v).
    - Avión de Londres a Barcelona.
  • Lo mejor:
    - Pasear cuatro horas por Londres un domingo por la mañana, sin apenas tráfico y ruidos.
    - No fue necesario adquirir libras; utilicé tarjeta de débito.
  • Lo peor:
    - El excesivo suplemento que nos cobraron en el interior del tren exprés.
    - Era muy pronto y los locales para desayunar aún no habían abierto.

Nada más aterrizar de madrugada en el aeropuerto de Gatwick, Isidoro y yo nos apresuramos en coger el tren y partir raudos hacia Londres. No nos dimos cuenta y montamos en un convoy especial que no efectuaba paradas intermedias, por lo que el revisor nos reclamó un suplemento que no habíamos sacado. No teníamos libras, mas el hombre desenfundó su datáfono y nos desplumó las tarjetas de crédito.


londres
Tren de Gatwick
londres
Victoria Street

¿Qué se puede ver o hacer en Londres en cuatro horas? La ruta que hicimos nosotros, siempre a pie, tuvo su origen en la emblemática estación de Victoria, sita en la calle del mismo nombre. Al final de esta emblemática avenida nos dimos de bruces con la abadía de Westminster y, cruzando brevemente el río Támesis, contemplamos la mejor panorámica del Parlamento y el Big Ben. A continuación paseamos por la calle Whitehall.


londres
Parlamento y Big Ben
londres
Whitehall Street

A partir de Trafalgar Square penetramos en el corazón de la ciudad. Pasamos por Piccadilly Circus, la plaza más concurrida y luminosa de Londres y, a través de la calle Regent fuimos a parar a Oxford Street, la principal vía comercial de la ciudad.


londres
Piccadilly Circus
londres
Regent Street

Después de desayunar en el único local que vimos abierto y que aceptara pago con tarjeta, un McDonald's de la calle Oxford, paseamos por el otoñal y desolado Hyde Park, cubierto de un manto de hojas. Regresamos a la estación Victoria a tiempo de tomar otro tren rápido. Nos presentamos en el aeropuerto de Gatwick con el tiempo justo para embarcar y volar a Barcelona. Uno de los empleados que controlaba la puerta de embarque nos preguntó si queríamos que nuestras maletas fueran cargadas en el avión. ¿Cómo pudo saber que nos habíamos ausentado del aeropuerto por unas horas para visitar Londres? Por supuesto, le dijimos que sí. No volaríamos a Barcelona sin nuestro equipaje.


londres
Hyde Park
gatwick
Aeropuerto de Gatwick







© www.josecanovas.com