mundo
JOSECANOVAS.COM


Grandes viajes - Pirineos
Mis libros sobre Interrail
Diccionario etimológico
Ciudad de Málaga   Enero 2020
ETAPA 1: Centro histórico I Alcazaba I Gibralfaro I La Malagueta I Museo Picasso

Málaga es el epicentro de la Costa del Sol y resulta ideal para alojarse y descubrir la provincia. Dos días fueron suficientes para conocerla a fondo. El primer día lo dedicamos a visitar los principales enclaves turísticos de la ciudad: casco histórico, Alcazaba, castillo de Gibralfaro y la Malagueta; y el último lo dedicamos al Museo Picasso y al Museo de la Casa Natal del genial pintor.


malaga malaga
Málaga desde la Alcazaba


Consejos e información útil

megane
El Torcal de Antequera
  • Trayectos:
    - Avión Barcelona-Málaga.
    - Tren Aeropuerto-Málaga Alameda.
  • Alojamiento: Hotel Ibis Centro Málaga.
  • Almuerzo: Restaurante Pepe y Pepa. Menú por 9€.
  • Lo mejor:
    - Recorrer la vieja Alcazaba.
    - Las vistas de Málaga desde el castillo de Gibralfaro.
  • Lo peor:
    - Fuerte subida desde la Alcazaba a Gibralfaro.



Primer día

1. Vuelo de ida

Tuvimos suerte en el vuelo matutino que nos trasladó de Barcelona a Málaga. La ventanilla nos brindó una buena panorámica de Sierra Nevada, con sus cumbres nevadas tocadas por los primeros rayos de sol que despuntaban al alba. Minutos después, antes de tomar tierra, avistamos la costa de Málaga


avionmalaga
Costa de Málaga


2. Centro histórico

El hotel Ibis, además de ofrecer un magnífico desayuno, nos gustó por su excelente ubicación, junto al centro histórico. Por calles peatonales que aún conservaban las luces navideñas, llegamos a la plaza de la Constitución, uno de los centros neurálgicos de la ciudad. Allí descubrimos la popular y emblemática calle Larios, que aglutina tiendas exclusivas.

Al este de la calle Larios vimos plaza del Obispo, y junto a ella la imponente catedral, conocida como "la Manquita" por su torre inacabada, que no visitamos por ser de pago. A pocos pasos, dimos con el teatro Romano y la entrada a la Alcazaba. El teatro se construyó en la época de Augusto, en el siglo I d.C. y como suele ocurrir cuando un pueblo conquista un emplazamiento, los musulmanes utilizaron sillares y columnas para construir su alcazaba. Junto a las taquillas de la Alcazaba había un acceso gratuito a la parte superior de las gradas del teatro.





3. La Alcazaba

Junto al teatro Romano se alza la Alcazaba, un conjunto monumental levantado por los árabes en un cerro donde, probablemente, cartagineses y romanos ya habían edificado previamente algún tipo de construcción defensiva. Compuesto por dos anillos de murallas, uno dentro de otro, antiguamente albergó 110 torres.

En la taquilla adquirimos una entrada por 5,50€ que también incluía la visita al castillo de Gibralfaro. Una empedrada cuesta que atravesaba la muralla exterior por un par de puertas (la última sostenida por columnas romanas de mármol blanco), nos condujo al interior del complejo. Ascendimos junto a la muralla y superada la puerta del Cristo giramos a la izquierda para detenernos en el patio de Armas, un apacible vergel cuajado de fuentes, jardines y pequeños canales por donde correteaba el agua.

Una nueva calle que atravesaba la puerta de los Cuartos de Granada, nos situó en lo más alto de la Alcazaba, lugar que acoge el patio de los Surtidores y la zona residencial. Rodeados de altos muros, se localizaban los tres palacios dispuestos paralelamente, separados por sencillos patios, como el de los Naranjos, que inspiraban a la meditación y al retiro espiritual.

Por último, caminando por el perímetro de la muralla, junto a los palacios, alcanzamos la torre del Homenaje, la más alta del complejo, que brindó buenas vistas de las murallas exteriores y del puerto.





4. Castillo de Gibralfaro

En la anterior ocasión que visité Málaga (en un tórrido mes de julio), subí al castillo de Gibralfaro en el bus 36. Cosas del calor. En esta ocasión, por ser enero, decidimos aventurarnos a pie por la empedrada senda de Gibralfaro, que discurre junto a la muralla sur de la Alcazaba y la Coracha (construcción amurallada que une la Alcazaba con Gibralfaro). El camino serpentea por el cerro brindando excelentes vistas del puerto de Málaga. En algunos tramos la subida era muy pronunciada, lo que nos obligó a abastecernos de un botellín de agua.

En la parte intermedia del ascenso nos detuvimos en el mirador de Gibralfaro, que ofrecía una excelente panorámica del barrio de la Malagueta, con su plaza de toros acaparando la atención de los allí presentes.

Empleamos 30 minutos en alcanzar la entrada al castillo de Gibralfaro, fortificación amurallada de carácter defensivo construida por los árabes en el siglo XIV. Caminamos por el perímetro de la muralla, deteniéndonos en altas torres para contemplar a vista de pájaro la ciudad de Málaga, y admirando el jardín-huerto que ocupaba el interior de la fortaleza. También nos detuvimos en el Centro de Interpretación para ver una exposición que reflejaba la vida del castillo como guarnición militar y vigía costero desde 1847.

El descenso hasta la entrada de la Alcazaba lo realizamos por la misma senda, sólo que esta vez nos ocupó 15 minutos.





5. El puerto y la Malagueta

Por la tarde, tras un rico almuerzo en el restaurante Pepe y Pepa (menú a 9€) recorrimos pausadamente el jardín botánico sito en el paseo del Parque. Al final del mismo, donde se localiza el museo Pompidou, abordamos el comercial y ameno Muelle 1 del puerto (paseo de la Farola).

Hacia la mitad del paseo de la Farola vimos una pequeña ermita encajada entre tiendas y en la parte final, junto al faro, contemplamos un par de barcos interesantes: una fragata militar y el galeón Andalucía. Al otro lado del faro se abría la playa de la Malagueta, de arena fina, que tenía todos sus chiringuitos cerrados, tan sólo transitada por solitarios paseantes.

El popular y animado palmeral de las Sorpresas (Muelle 2), recorrido en su mayor parte por una gran pérgola blanca, nos trasladó a la versión más ajetreada y bulliciosa de Málaga, la que se respira en su centro histórico.





Último día

malaga2 malaga2
Estatua de Pablo Picasso

  • Trayectos:
    1/ Tren: de Málaga-Alameda al aeropuerto.
    2/ Avión: De Málaga a Barcelona El Prat.
  • Alojamiento: Hotel Ibis Centro Málaga.
  • Almuerzo: Taberna Casa Lola, en la calle Granada.
  • Lo mejor:
    - El Museo Picasso, con audioguía.
    - La Casa Natal de Picasso.
    - Casa Lola, genial taberna ubicada en el corazón del centro histórico.
  • Lo peor:
    - No dejaban tomar fotos en el Museo Picasso.


1. La Málaga de Picasso

El último día de viaje lo dedicamos nuevamente a la ciudad de Málaga. En el apretado centro histórico vimos algunos edificios que se nos habían quedado en el tintero, como el mercado de las Atarazanas, con su vidriera multicolor presidiendo una de las entradas, y el bullicio propio de estos lugares en su interior. Pasamos también por la comercial calle Larios, poco concurrida a esas prontas horas de la mañana.

Pero el plato fuerte del día nos lo servimos en forma de museos y de una genial figura: Pablo Picasso, que si bien nació en Málaga, muy pronto emigró para abrirse camino en su profesión. Barcelona, París, Aviñón, pirineo catalán inspiraron al carismático pintor. A lo largo de su vida fueron pocas las ocasiones en que regresó a su ciudad natal, no obstante, Málaga siempre lo ha acogido como a su hijo pródigo, dedicándole plazas, estatuas y dos museos: el Picasso y el de la Casa Natal, edificios que nosotros visitamos a primera hora de la mañana.





2. Vuelo de regreso

Por la tarde, tras zamparnos un maravilloso almuerzo a base de exquisitas raciones en otra genial casa de Málaga: taberna Casa Lola (ubicada en la calle Granada), pasamos por el hotel, recogimos los bártulos y marchamos al aeropuerto en el tren de cercanías que recorre la costa. A las seis de la tarde volábamos hacia Barcelona, y desde el aire disfrutamos de una magnífica panorámica de Sierra Nevada, con sus cimas nevadas.


alameda
Estación Alameda
aeropuerto
Aeropuerto de Málaga
sierranevada2
Sierra Nevada


∧ Volver arriba


andalucia


ANDALUCÍA



viajesgold


DESTINOS