José Cánovas
Viajero

Diccionario etimológico:
Palabras castellanas de origen euskérico








Origen del castellano

En esta sección quiero rendir un tributo al trabajo que realizan diriamente Jon y Javier Goitia Blanco. Originarios de Bermeo, Vizcaya, los hermanos Goitia nos enseñan en sus respectivas webs que el origen de la lengua castellana no es cien por cien latino, como nos quieren hacer ver muchos etimologistas de dudosa reputación. Hace miles de años, antes de que llegaran a la península Ibérica celtas, romanos, visigodos, árabes, etc, un idioma vasco arcaico, o proto-euskera, se extendía por todo el territorio, incluso abarcaba una parte de Francia, Italia y el norte de África. Javier Goitia llama a esta lengua "eukele", que también sería el embrión que evolucionó en el actual idioma euskera o vasco. Javier, que lleva treinta años sacando a la luz voces etimológicas en lengua castellana, está terminando un "Diccionario etimológico crítico del Castellano", una obra integrada en 19 ámbitos de la sociedad, donde se aportan nada menos que 1.975 voces procedentes de la primitiva lengua eukele.

Los hermanos Goitia están seguros de que fue el latín la lengua que tomó préstamos de esa primitiva lengua euskérica, y no al revés, como nos han querido vender los sabios latinisitas a lo largo de los años (el actual vasco sí habría tomado préstamos de otras lenguas para adaptarse a los tiempos). El castellano (y en menor medida las otras lenguas íberas: catalán, gallego y portugués) se ha cimentado en el idioma eukele, que probablemente se asentó en España hace más de cinco mil años. Los topónimos de muchos pueblos, montañas, ríos, valles y demás accidentes geográficos que pululan por el territorio peninsular así lo atestiguan. El latín ha sido la principal lengua que ha enriquecido al castellano, de eso no cabe la menor duda, es la que ha aportado más palabras y la que nos ha permitido ser lo que somos hoy día. Si el eukele es el cimiento, la base del castellano, el latín constituiría los pilares.

Pero regresamos al eukele. No es casualidad que en Mallorca exista un Andratx y en Almería un Andarax. Tampoco es casualidad que en España existan ocho lugares que se llamen Bilbao o que existan varias Barcelonas, Córdobas, Zaharas o Ardales, por poner un ejemplo. Toda la península está repleta de lugares que llevan el topónimo de gallo o gallego, voces que hacen referencia a zonas encharcables próximas al alveo de los ríos. También abundan numerosos cerros o lomas llamados castell, castillo, castellar, etc, donde nunca hubo fortaleza alguna. "cast-aillo" significaría "asentamiento para vigilar". Estos nombres, y otros que añadiré a la lista, tienen un origen euskérico, como lo tienen palabras castellanas relacionadas con insectos: libélula, mariquita, mariposa...; o con estos animales: perro, zorro, conejo, pollo, ballena, delfín...

Añado esta sección a mi web para echarles una mano a los hermanos Goitia, mostrándoos en qué consiste su labor. Quiero elaborar un diccionario que recopile palabras castellanas de origen euskérico, desvirtuando y echando por tierra teorías absurdas que las relacionan con el celta, el latín, el griego, el etrusco, el gótico, o el árabe. Muchos etimologistas, caso de Joan Corominas o Jairo Javier García Sánchez, por desconocimiento de la lengua vasca, han cometido errores de órdago en sus respectivos libros, unos ejemplares que yo mismo he adquirido y que ahora me sirven para comprobar in situ dichas pifias. Estos sabios echan mano de un supuesto latín vulgar para explicarnos la procedencia de muchas voces que les resultan extrañas. En muchas ocasiones, lo único que buscan es una referencia escrita lo más antigua posible, para darla por buena por disparatada que parezca (caso de avellana, fruto que lo relacionan con el pueblo italiano de Abella; porque avellana en latín se dice corylus). En otras ocasiones asignan sonidos onomatopéyicos (caso de perro o gargajo), o un "origen incierto o desconocido" a palabras que no siguen los cánones latinistas.

Las palabras apenas cambian con el paso de los años, mantienen una estructura básica original, con pequeñas alteraciones para hacerlas más fáciles de pronunciar en el habla cotidiana. Lo que no es de recibo es creer que una palabra latina como fistulare: "tocar la flauta", haya derivado en el verbo 'chillar'. Esto no tiene sentido; sin embargo, en el diccionario etimológico de Corominas abundan este tipo de disparates. Los hermanos Goitia nos dicen que el castellano tiene cientos de voces de origen euskérico y para sacarlas a la luz consultan en el vasco. De hecho, el actual euskera rechaza voces que ha tomado el castellano y crea otras alternativas de mucha menor calidad: lukeinki por chorizo, aiztoa por cuchillo...

Algunas de estas pifias nos hablan de Zaragoza y Pamplona, ciudades cuyos topónimos atribuyen a César Augusta y Pompaelo respectivamente. Nadie se ha parado a pensar que Zaragoza tiene un nombre muy vasco, comienza como Zarauz (Guipúzcoa) y acaba como Zangoza (Navarra). Nadie nos dice qué pasa con Zaragoceta, pequeña localidad de Caspe ubicada junto a un meandro del río Guadalope. ¿También pasó por allí César Augusto?, ¿o fue un pariente suyo conocido como César Augusteta? Zaragoza y Zaragoceta tienen algo en común, se fundaron en una zona arenosa de los ríos Ebro y Guadalope respectivamente. ZAR="arenal" (como en Zarauz), BO/GO="bajo", ZA="cortado" y ETA="abundancial". Escrito en la primitiva lengua euskérica, significaría: "el cortado bajo donde abundan los arenales". Y Pamplonas hay unas cuantas en España. Su nombre vendría a significar algo así como "gran atalaya baja y plana".

Mi pasión por la etimología y la toponimia viene de lejos. Conocer casualmente a Jon Goitia me abrió los ojos a un mundo nuevo, sobre todo el relacionado con aquellos lugares de la península que, allende el País Vasco y Navarra, tienen un origen euskérico. Yo estoy convencido de ello. Sin embargo, reconozco que me cuesta mucho hacerles ver a familiares o amigos que no todo es latín en la toponimia ibérica y en la lengua castellana. Algunos se cierran en banda y no admiten otras teorías sobre el origen de los nombres que inundan el país. "Esto es de origen latino, aquello también", me dicen. Y si el pueblo tiene un nombre raro, lo atribuyen a los romanos, griegos, árabes... pero nunca a un idioma euskérico. En una ocasión, rodeado de amigos, comenté que "verano" es una voz euskérica, de BERO="calor" y AN="gran, grande". Traducido al castellano, tendríamos BEROANO > VERANO, o sea, "el gran calor". Todo escrito en lengua euskérica, porque en latín ya tenemos "estío", palabra que también empleamos de vez en cuando. "Verano viene de tempus veranum", me dijo un colega. "¿Y de dónde viene veranum?", le pregunté. No hubo respuesta.

A mí meda da igual lo que digan. Sé que el castellano y muchos nombres de lugares de este país tienen un origen euskérico, voces que apenas se han alterado con el paso del tiempo. Da igual los siglos que hayan pasado o los pueblos que nos hayan invadido. Esos nombres son los originales. Y por poner solo un ejemplo de lugares de origen euskérico que tienen algún tipo de vínculo conmigo, tenemos: Cornellá, Checa, Chequilla, Megina, Judes, Maranchón, Arcos, Chaorna... (encontraréis sus topónimos en los textos de mi web).

De Cornellá (Barcelona), nos dicen que un romano llamado Cornelius pasó por la villa y, a falta de nombre, le puso el suyo. Claro, esto es muy loable. Pero, ¿qué pasa con el resto de las Cornellás que existen en España y Francia, o la Cornellana de Asturias? ¿También pasó dicho romano por esos territorios, bautizándolos todos de igual forma? ¿No es más sensato pensar que estos lugares tienen un accidente geográfico común? ¿Algo parecido a GOR="duro", NA="plano", ELLA/EÑA="peña"? ¿No es más lógico interpretar que donde se asienta el actual castillo de Cornellá (Barcelona) hubo una "roca plana y dura"? Seguro que en las otras Cornellás se da una casuística parecida. Lo del romano que se llamaba Cornelius suena a risa, pero es lo que nos han vendido siempre. Y a ver quién es el guapo que va al Ayuntamiento con una propuesta diferente en la mano. ¿Creéis que os harían caso? Por cierto, ¿qué pinta un cuerno en el escudo de la ciudad? Claro, como en catalán "corn" significa "cuerno", pues ya tenemos el lote completo. Y todos tan felices y contentos.

Para desvelar los topónimos ibéricos, los hermanos Goitia buscan referencias en la geografía del lugar, pues en un alto porcentaje les da la pista a seguir. Las peculiaridades del territorio habrían originado la mayoría de los topónimos y todo se basa en lo que veían nuestros antepasados. Ellos bautizaban un asentamiento, un río, una montaña o una zona costera en función de algo que les llamara la atención. Un ejemplo de ello es Peñíscola, el promontorio rocoso ubicado en la costa castellonense. Los latinistas insisten en que el nombre proviene de Penis Isola = "casi isla"; pero yo no estoy de acuerdo. Si aplicamos la teoría de bautizar lo que vemos, deduzco que Peñíscola es un nombre euskérico cien por cien. Provendría de: AITZA/AÑA="peña", IZK="pedazo, trozo", OL="redondo", A="artículo euskérico". AÑAIZKOLA, con el añadido de la P, que es norma de la casa en el castellano, sería "el trozo de roca redonda". Esto es lo que veían nuestros antepasados y este es el nombre que hemos heredado. Lo de "casi isla" no tiene sentido, no es un nombre lógico.

Tanto en esta sección como en los topónimos que encontraréis en los textos de mis viajes, descubriréis que a veces es difícil interpretar los nombres que acuñaban nuestros antepasados. En ocasiones nos cuesta ver los topónimos. A veces un nombre puede tener varias interpretaciones en función de la geografía del lugar. Otras veces nos encontramos con que la geografía original ha cambiado, o mejor dicho, la hemos transformado con el paso de los siglos. Donde antes había una colina que dio nombre a un pueblo, hoy nos encontramos con manzanas repletas de pisos, por lo que el topónimo original ha desaparecido.

Un ejemplo de interpretación lo tenemos en Gor, voz euskérica que significa "dureza, duro", pero que también podría significar "rojo" (gorria). Es el caso de Almagro, en Ciudad Real. Para Javier Goitia "gor" es una roca dura que probablemente originó el nombre de la ciudad. Para mí, en cambio, "gor" se habría transformado con el paso de los años, por metátesis, en "gro". El terreno que rodea a la ciudad manchega es sumamente rojo, por lo que tendría sentido que Almagro se refiriera a "la roja", a la tierra roja. Si tenemos en cuenta que los árabes fundaron cerca de Almagro una población llamada Alhambra (la roja en árabe), mi teoría sería la acertada.

Muchas voces que tenemos actualmente en castellano se han mantenido inalteradas con el paso de los siglos, es decir, conservan su origen euskérico al cien por cien. El vasco, que se empeña en mantener las distancias con el castellano (por eso de no parecerse), ha buscado nuevas palabras y conceptos que se alejan del original. Los hermanos Goitia, cuando quieren llegar a la raíz de una voz, escarban en el castellano, y a veces encuentran sorpresas. Un ejemplo lo tenemos en Orra, que vendría a significar "afilado, agudo", de ORR+A. Si le añadimos un P tenemos Peorra, o sea, perro, voz que Joan Corominas atribuye a un sonido gutural, de los pastores (prrrr). En fin... Los vascos, por eso de diferenciarse, llaman al perro Txakurra, o sea, "el cánido casero", de TXA="casa" y ORRA="cánido".

En toponimia, en cambio, he corroborado con espanto lo que los hermanos Goitia mencionan tantas veces en sus webs: que el Gobierno vasco, inmerso en una verdadera locura por erradicar cualquier nombre que supuestamente esté relacionado con el castellano, se dedica a cercenar y a cambiar los nombres de pueblos, ciudades y aldeas vascas. Han metido la tijera por doquier, sin pensar en lo que han hecho. Os pondré varios ejemplos: Cestona lo han dejado en Cestoa, Lujua en Loiu, Abadiano en Abadiño, Ochate en Ochati... Pues bien, los nombres originales ya estaban escritos en vasco, es más, son voces que conservan de forma íntegra el topónimo. Las segundas partes no significan nada, pero claro, como algún lumbreras ha dicho que las primeras suenan a castellano, pues las liquidan y sanseacabó.

Este diccionario, mal que les pese a muchos en este país, relaciona y hermana el castellano con el euskera, dos lenguas pertenecientes a un mismo territorio: España, dos lenguas que tienen un pasado común: una lengua proto-euskérica que se habló en la península, parte de Francia, Italia y norte de África, en una época en que los pueblos tenían tradiciones similares y se movían por los territorios sin la necesidad imperiosa de mostrar un pasaporte. Los que piensan que el euskera sólo se ha hablado en los actuales territorios de País Vasco, Navarra y Pirineos, andan muy equivocados. Y los vascos son los primeros en cerrarse en banda, en no ver lo evidente. Y si lo ven, tratan de escurrir el bulto, ni siquiera se encomiendan a la diosa "Coincidencia".

Para acabar, os aclararé algunos conceptos relacionados con la etimología euskérica, así como los diccionarios y libros que me han servido de referente para contrastar términos.

Conceptos:

  • Etimología: parte de la gramática que estudia el origen de las palabras.
  • Toponimia: estudio del origen y significación de los nombres propios de lugar.
  • Topónimo: nombre propio de lugar.
  • Metátesis: cambio de lugar de uno o más sonidos dentro de una palabra.
  • Batúa: es el soporte normativo del euskera escrito. Se basa en los dialectos centrales del euskera, formados básicamente por los dialectos navarro y guipuzcoano. Ellos son los que han creado las grandes deformaciones del euskera: escriben euzkera, euskara, eskuara en lugar del normativo euskera.

Páginas web:

  • Web de Javier Goitia: www.eukele.com
  • Web de Jon Goitia: www.jrgoitiablanco.com

Diccionarios:

  • El ADN del Euskera en 1.500 partículas. Javier Goitia.
  • Breve diccionario etimológico de la lengua castellana. Joan Corominas.
  • Atlas toponímico de España. Jairo Javier García Sánchez.
  • Diccionario ilustrado Latino-Español. Vox.

Libros recomendados:

  • Diccionario etimológico crítico del castellano. Javier Goitia.
  • No venimos del latín. Carme Jiménez Huertas.







Letra A

Abajo: "Un lugar que está más bajo o en la parte baja". En catalán se dice avall, en portugués es para baixo, en gallego abaixo y en francés vers le bas. Corominas dice que procede del latín vulgar bassus, voz que no estaría contrastada, carece de referencias serias. 'Abajo', que en latín se dice infra o subter, tendría un sustrato euskérico:
AB/ABA = "algo que está en un nivel inferior al de referencia" + DJO = "confirmación de un proceso, de una acción".
ABADJO > ABAJO, en un principio describiría un movimiento descendente, hacia un lugar inferior. Actualmente también indica algo que está en un nivel más bajo.


Abarca: "Calzado rústico que sólo cubre la planta de los pies, atada con cuerdas o correas". Se dice igual en gallego, portugués y catalán. Corominas dice que está emparentada con el vasco "abarka"; y ciertamente, se trataría de una voz de origen euskérico:
AB "abajo, parte baja" + ASKA/ARKA = "recipiente, contenedor".
ABARKA > ABARCA definiría "una envoltura con una base".


Abismo: "Precipicio o lugar de gran profundidad en el que no puede verse el fondo". Voz común a las lenguas romances. Corominas dice que procede del griego abissos, una variante derivada de abythós: "sin fondo". El euskera arcaico nos daría otra versión:
AB = "abajo" + ISI = "insistencia" + MU = "como verbo: movimiento".
ABISIMU > ABISMO sería "un descenso muy largo, profundo".


Aborrecer: "Tener aversión a una persona o cosa". El resto de lenguas romances tienen una raíz relacionada con el latín detestare. Los sabios dicen que procede del latín abhorrescere: "alejarse, apartarse", de la misma familia que aburrir. Sin embargo, detestar o aborrecer no es lo mismo que apartarse o alejarse. Desde el euskera arcaico, con el cambio habitual 'm' por 'b', tendríamos un origen más preciso:
AMORR = "vehemencia, furor, sospechas fundadas" + ARAZI = "que causa, que provoca".
AMORRARAZI > ABORRARZI > ABORRERCE > ABORRECER (como verbo) sería "lo que provoca el ímpetu, el furor", lo que causa sospechas o indicios fundados sobre alguien.


Abrigo: "Resguardo contra el frío". Voz común al gallego y al catalán abric. Corominas dice que viene del latín apricare: "calentar con el calor del sol", derivado de apricus: "soleado, que le da el sol". Yo no veo la relación entre algo soleado, que le da el sol, con un resguardo. El euskera arcaico nos daría la solución:
ABRI = "exposición extrema, sin protección, abierto a la inclemencia" + GO = "con el sentido de cubrir, superponer".
ABRIGO (sin quitar ni poner nada) sería "cubrir lo que que está abierto, expuesto", concepto que con el paso de los años derivó en resguardarse o protegerse de algo.


Abrir: "Descubrir o hacer patente lo que está cerrado u oculto". Se dice igual o de forma similar en las lenguas romances. Corominas sólo dice que procede del latín aperire, sin más. El euskera arcaico nos aporta un morfema interesante:
ABR = "exposición extrema, sin protección, abierto a la inclemencia".
ABR > ABRIR (como verbo) expresaría el concepto de algo expuesto a la inclemencia, un espacio sin protección. (Ver abrigo).


Acabar: "Concluir, dar fin a una cosa". Se dice igual en castellano y catalán. Voz muy alejada de las latinas finio, extinguis, concludere... Acabar vendría de:
AKA = "de poco futuro, débil" + BEA = "caída".
AKABEA > AKABA > ACABAR (como verbo), equivaldría a "dar por extinto algo, finiquitarlo".


Acacia: "Árbol leguminoso, de flores olorosas en racimos cuajados de pinchos que cuando son tiernos son devorados por las cabras". Corominas dice que viene del latín acacia, y éste del griego akakia. Es posible. Sin embargo, desde el euskera arcaico tenemos dos morfemas que definirían muy bien a esta especie arbórea:
AKA = "cabra" + ZI = "pincho" + A = "artículo".
AKAZIA > ACACIA definiría literalmente a "las cabras que comen los pinchos de este árbol".


Acelga: "Planta hortense, comestible, de hojas grandes, anchas, lisas y jugosas." Se dice igual en gallego y portugués. En catalán es bleda, en francés bette à carde y en latín beta. Corominas y otros sabios dicen que viene del árabe silqa, hoy día es alsalaq. Pero acelga no es una voz arábiga, vendría de:
AZ = "berza" + ELKA = "soso".
AZELKA > ACELGA sería "una berza sosa".


Acémila: "Mula o macho de carga". La forma peninsular más cercana a la castellana es la catalana atzembla. Corominas sólo dice que viene del árabe zemila, pero en árabe a la mula se la conoce como baghl. Javier Goitia, desde el euskera arcaico, dice que vendría de:
ZAMA = "transporte" + EILA = "desarrollador".
ZAMAEILA > CEMEILA > ACÉMILA (con metátesis), sería "el que transporta, el que lleva la carga". El euskera nos lo resuelve perfectamente.


Acento: "La mayor intensidad con que se pronuncia determinada sílaba de una palabra". Voz común a las lenguas romances. Corominas dice que viene del latín accentus, derivado de canere: "cantar". Jon Goitia nos dice que vendría de:
HITZ/ATZ = "palabra" + SENDO = "intensidad fuerte".
ATZSENDO > ATCENDO > ACENTO sería "una pronunciación fuerte". Estoy de acuerdo con Jon Goitia cuando dice que para acentuar una palabra no es necesario "cantar".


Acero: "Aleación de hierro y carbono, en diferentes proporciones". Voz común a las lenguas romances. Corominas dice que viene del latín acies: "filo", pero no tiene sentido, porque en latín al acero se le conoce como chalybs. Acero vendría de:
AZE = "raer, rascar" + ERO = "frecuente, habitual".
AZERO > ACERO sería el elemento que se utilizaba para desgastar otros materiales más débiles.


Acicalar: "Pulir, bruñir; componerse con esmero". Voz exclusiva del castellano. En catalán se dice empolainar, en gallego es a noivo, en portugués arrumar y en latín orno. Corominas dice que viene del árabe saqal: "pulir". Desde el euskera arcaico tendríamos:
ATZ/ATZI = "dedos" + KARA = "aspecto, traza".
ATZIKARA > ACICALA > ACICALAR (como verbo) equivaldría a "mejorar el aspecto de forma rápida, empleando los dedos de la mano", por ejemplo, para mesarse la barba o arreglarse el cabello.


Adarga: "Escudo de cuero ovalado o acorazonado". Corominas dice que viene del árabe darqa: "escudo". Pero escudo en árabe se dice dire, y paragolpes es alwafir. Si buscamos en el euskera arcaico, tendremos un origen más coherente:
ADAR = "golpe, contusión" + GO = "cubrirse, protegerse".
ADARGO > ADARGA (feminizado), equivaldría a "un paragolpes, un escudo utilizado para protegerse.


Ademán: "Movimiento o actitud del cuerpo que denota algún efecto del ánimo; modales". Voz exclusiva del castellano. En catalán se dice posat, en gallego es xesto, en portugués gesto y en latín motus. Corominas dice que es de origen desconocido. Dos morfemas del euskera arcaico intervienen para desgranar el origen de esta voz:
ADI = "entender" + EMAN = "acción de dar".
ADIEMAN > ADEMAN serían gestos, modales que "dan a entender algo, que sugieren algo".


Adoquín: "Piedra para empredrados de forma rectangular". Voz exclusiva del castellano. Corominas dice que viene del árabe vulgar dukkin (el clásico es dukkan): "banco de piedra", y luego relaciona la forma rectangular del banco con la de un adoquín (¿?). El euskera arcaico nos aportaría otra versión:
ADO = "como verbo: ordenar, aparejar" + KIN = "compuesto, conjunto".
ADOKIN > ADOQUÍN sería "un conjunto de piedras engarzadas".


Adobe: "Masa de barro moldeada en forma de ladrillo y secada al sol". Se dice igual en gallego, portugués y francés. En catalán es tova y en latín crudus later. Corominas dice que viene del árabe vulgar tuba: "ladrillo". Desde el euskera arcaico tendríamos otra aportación:
ADO = "como verbo: ordenar, aparejar" + BAR = "barro (la forma original de bar designaba el fango adherido a las riberas de un río)".
ADOBAR (sin quitar ni poner nada) > ADOBE definiría la acción de "aparejar materiales hechos de barro", con la idea de construir algo: una pared, una cerca...


Afeitar: "Adornar, componer, hermosear". Voz que sólo utilizan las lenguas romances de la península. Corominas dice que viene del latín affectare: "dedicarse a algo", y de su participio affectatus: "afectado, rebuscado". Creo que Corominas y su amado latín no resuelven lo que es afeitarse. ¿Qué tiene que ver un rasurado con dedicarse a algo? Javier Goitia dice que inicialmente no se trataba de un corte radical de la barba, sino de un acicalado, un reordenado. Afeitar vendría de:
ATZ = "dedos" + EITE = "ejecución, manipulación con los dedos".
ATZEITE > AFEITE > AFEITAR (como verbo), sería "acicalar la barba, o el pelo de la cabeza". (Ver aseo).


Agro: "Campo, tierra de labranza". Corominas dice que viene del latín ager, agre: "campo". Sin embargo, existe una raíz euskérica que nos da a entender que este morfema tendría un origen más antiguo:
AGE/AGUER = "diáfano, abierto".
AGUER > AGRE (con metátesis) > AGRO haría referencia a espacios abiertos, a parcelas libres de vegetación; y tendríamos que trasladarnos a una época muy antigua, donde el medio se transformaba con quemas y talas para realizar plantaciones. Es muy probable que el latín tomara prestada esta voz del proto-euskera.


Aguantar: "Reprimir o contener". Voz común a las lenguas romances. Corominas dice que viene del italiano agguantare: "coger, empuñar, detener (una cuerda que se escurre), resistir", y éste derivado de guanto: "guante". Esto debería hacer reír a cualquier analista serio. La versión euskérica lo resuelve así:
AGON/AGU = "mantenerse en pie, no ceder" + ANTA = "orgullo, satisfacción propia".
AGUANTA > AGUANTAR (como verbo), encajaría perfectamente con la idea de contener, de no ceder. ¿O es que habríamos tenido que esperar a tener guantes para sostener una cuerda?


Agudo: "Delgado, sutil". En catalán se dice agut, y en gallego y portugués fiado. Corominas dice que viene del latín acutus, participio de acuere: "aguzar". Desde el euskera arcaico tendríamos otra opción más verosímil:
AKU = "elemento de forma alargada" + DO = "modo, estado".
AKUDO > AGUDO sería "una vara o un palo delgado, alargado". Aguzar y acuere son dos voces muy distintas, no se parecen.


Aguja: "Barrita puntiaguda de metal, hueso o madera, con un ojo por donde se pasa el hilo". En catalán, gallego y portugués se dice agulla y en francés es aiguille. Corominas dice que viene del latín vulgar acucula, diminutivo de acus: "aguja". Pero los agujeros han antecedido en milenios a este útil, al acus latino. Desde el euskera arcaico tenemos otra versión:
AGUN/AGU = "ahuecado" + DJA = "flecha, dardo".
AGUDJA > AGUJA sería un útil (flecha, dardo, o equivalente) ahuecado por un extremo, lo que encajaría perfectamente con el concepto que hoy tenemos de una aguja, voz que en nada se parece a la supuesta acucula latina.


Ahorrar: "Cercenar, reservar parte del gasto como previsión para necesidades futuras". Voz exclusiva del castellano. Las otras lenguas romances emplean estalviar, gardar, salvar, économiser..., y en latín se dice parco perperci. Corominas atribuye a esta voz múltiples significados (librar, poner en libertad, exento, desembarazado...), y la relaciona, con poco éxito, con el árabe horr: "libre, de condición libre, ahorro de trabajos" (¿?). El proto-euskera cuenta con un morfema que nos resolvería su origen:
AURR = "expresión de futuro".
AURR > AURRAR > AHORRAR (como verbo), definiría la idea relacionada con la previsión de futuro.


Aire: "Fluido que forma la atmósfera de la Tierra". Se dice de forma similar en las lenguas romances, y tiene el mismo significado que la latina ventus y la griega eolo. La voz AI significa "corriente" en vasco, aparece en ibai = "río" (de IB = agua + AIZ = corriente). Este último morfema estaría relacionado con el origen de aire:
AIZ = "corriente" + RE = "procedencia".
AIZRE > AIRE sería "el lugar de donde procede la corriente, el viento". En vasco hay muchas formas de decir AIRE. Dos de ellas son AIDE y la propia AIRE.


Ajuar: "Conjunto de muebles, enseres y ropas de uso común en la casa". Voz que hoy día se asocia a los enseres que reciben los recién casados. En catalán se dice aixovar y en portugués enxoval. Corominas la hace derivar del árabe swar, pero en árabe al ajuar se le conoce como zhaz, dhaz, ghaz, o también jihaz, voces alejadas de ajuar. Javier Goitia dice que en euskera existe una voz para denominar a los artículos que se reservan como previsión o prevención, a cosas muy necesarias: "aixo".
AIXO = "lo necesario" + HAR = "acto de recibir, aceptar".
AIXOHAR > AIJOAR > AJUAR serían "las cosas necesarias que recibes". Todo escrito en lengua euskérica.


Alambre: "Hilo de un metal cualquiera". En catalán se dice filferro, en gallego y portugués es fío, en francés fil y en latín filum. Corominas dice que viene del latín tardío aeramen: "objeto de bronce", derivado del latín aeris: "cobre", "bronce". Se trata de una teoría con poca base. Además, Aeris y alambre son dos voces diferentes, no se parecen en nada. El euskera arcaico aportaría una solución más verosímil:
ALAM = "trabajo costoso" + BRE = "fuerte, quebradizo".
ALAMBRE sería la elaboración costosa de un material fuerte, quebradizo, como el cobre o el bronce.


Alarde: "Ostentación que se hace de alguna cosa". En catalán y gallego utilizan presumir, en portugués se dice gabar-se, en francés es se vanter y en latín ostentatio. Corominas, como no puede relacionar ostentatio con alarde, se va al árabe y se saca de la manga la voz ard: "revista de tropas", de la raíz árabe arad: "mostrar". El sabio relaciona una tropa y mostrar con tener alarde. ¡Esto es de locos! Desde el euskera arcaico tendríamos una solución más verosímil:
EIL = "acción, actividad" + ARTE = "tallar, trabajar la piedra".
EILARTE > ALARTE > ALARDE definiría a la persona que se dedica a tallar la piedra, trabajo que desde tiempos remotos han realizado unos pocos talentosos. (Ver arte).


Albacete: Javier Goitia les saca los colores a los arabistas de este país, acostumbrados a relacionar todo lo que comienza con "al" o "az" a una voz arábiga. En el caso de Albacete, los sabios nos dicen que proviene de bazete: "lo extendido". Y claro, como la ciudad se encuentra en una planicie, asunto resuelto. Existe un pero. Si los árabes hubieran querido decir "lo plano", habrían usado la voz sahl. Javier nos da otra propuesta, relacionada con varios acuíferos que subyacen bajo la gran llanura y que hace dos mil años, antes de la intervención agrícola masiva, se manifestaba en centenares de lugares con encharcamientos someros que hacían del entorno una región singular, una "LAM AN TXA", es decir, un gran conjunto de lagunas (ver La Mancha). En este caso, Albacete vendría de:
BASA/BASETA = "lodo y sus variantes".
BASETA > BASETE > ALBACETE, con el añadido de un AL posiblemente árabe, serían las múltiples charcas repletas de lodo que se extendían por la llanura.
En la península tenemos Les Basetes (Huesca); Bacetello (Burgos); Baceta (Játiva); Besseit (Teruel), varios Baseta, Basetes, Basesses en Valencia y Castellón, todos ellos en la confluencia de ríos o en llanos de inundación. En catalán, una basa es una charca.


Alberca: "Depósito artificial de agua formado en tierra". Voz exclusiva del castellano, las otras lengunas romances utilizan derivados de "piscina". Corominas dice que viene del árabe birka, barika: "estanque", lo cual sería parcialmente cierto. Javier Goitia nos cuenta que, posiblemente, derive del euskera arcaico:
U = "agua" + ARKA = "receptáculo".
UARKA > UERKA sería "un lugar donde se recoge agua". Es probable que los árabes, en un proceso muy corriente, hicieran suya la voz añadiendo AL, quedando como ALUERKA > ALBERCA.


Alcalde: "Máxima autoridad política de la administración municipal encargada de presidir y representar al Ayuntamiento". Se dice igual en castellano, catalán y gallego; en portugués es prefeito y en francés maire. Corominas dice que procede del árabe qâdi: "juez", activo de qâda: "resolver", "juzgar". Jon Goitia dice que vendría de:
AL = "como afijo: privativo, negativo" + KATE = "ataduras, cadenas".
ALKATE > ALKADE > ALCALDE sería aquel que no está atado, el que tiene el poder de decidir.


Aldaba: "Pieza de metal en las puertas para llamar o cerrarlas". En catalán se dice balda, en portugués aldrava y en latín pessulus. Corominas dice que viene del árabe dabba: "barra de hierro para cerrar una puerta", "cerradura de madera". El caso es que en árabe, barra de hierro se dice sharit alhadid y cerradura qafl. El euskera arcaico tiene un morfema que encajaría con el origen de esta voz:
ALDABA = "atrio", cobertizo previo de entrada en la casa, en clara referencia a un entorno en el que al visitante le correspondía llamar antes de franquearlo. Llamada que con el paso del tiempo se realizaba golpeando la puerta con la 'aldaba', de donde quedó el nombre.


Alegoría: "Ficción en virtud de la cual una cosa representa o significa otra diferente". Voz común a las lenguas romances. Corominas dice que proviene del griego allégori: "metáfora, alegoría", y de agoreuo: "yo hablo". Y Jon Goitia matiza que alegoría no es hablar de otras cosas. Desde el euskera arcaico nos da otra solución:
AL = "privativo" + EGIRIA = "las verdades".
ALEGIRIA > ALEGORIA sería "decir algo inventado o imaginado".


Alegre: "Júbilo, contento del ánimo". Voz común a las lenguas romances. Corominas dice que viene del latín vulgar alicer, genitivo de alecris (en latín clásico alacer): "vivo, animado". Difícil aproximación, la de alicer a alegre. En euskera arcaico existe una raíz que encajaría con la definición de júbilo:
ALAI = "alegre, divertido" + G = "por prosodia" + ERA = "como sufijo: momento, duración, lapso".
ALAIGERA > ALAIGRE > ALEGRE explicaría "el estado de euforia, de júbilo". La voz ALAI podría tener relación con el hebreo aleluia.


Alforja: "Bolsa doble que suele colocarse sobre animales". Portugueses y gallegos la llaman alforje y alforxa respectivamente, y en catalán se dice sarró, parecido al zurrón castellano. Corominas lo resuelve muy rápido, atribuyendo la voz al árabe hury. Pero bolsa en árabe se dice jarab. Javier Goitia dice que vendría de:
ALBO = "lateral" + BOLTZA = "bolsa".
ALBOLTZA > ALBORXA > ALFORJA sería "una bolsa lateral", y el nombre tiene mucho que ver con su forma de ir en bandolera.


Alijo/alijar: "Hoy en día es un apresamiento de mercancías ilegales por las fuerzas de seguridad". Antiguamente estaba relacionado con el descargue de una nave. Esta voz sólo la tiene el castellano, y Corominas hace esfuerzos para relacionarla con el latín tardío alleviare: "aliviar", derivado de levis: "ligero". Pero ligero no tiene nada que ver con descargar una nave o requisar mercancías. Javier Goitia relaciona alijo con lo escondido, lo no esperado, con la sorpresa de lo encontrado. Alijo vendría de:


ALI = "comida, lo comestible" + DJO = "confirmación de un proceso, de una acción".
ALIDJO > ALIJO se referiría esencialmente al hecho de dar con los pastos frescos y abundantes cuando no eran esperados; sería un suceso feliz que aportaba de repente una riqueza en forma de alimento para los rebaños, lo que era bien recibido en la tribu.


Altar: "Piedra o lugar elevado donde se celebraban ritos religiosos, como ofrendas y sacrificios a los dioses". Se dice igual en las lenguas romances de la península Ibérica. Los expertos la relacionan con el latín altaris, y Jon Goitia dice que vendría de:
ALTU = "elevado" + ARRI = "piedra".
ALTARRI > ALTAR sería "la piedra colocada en posición elevada", y estaría asociado con el hecho de oficiar sortilegios o sacrificios.


Alto: "De gran estatura, de altura considerable". Voz común o parecida a las lenguas romances. Corominas dice que procede del latín altus, y Jon Goitia nos revela que no sería un préstamo del latín, se trataría de una voz euskérica utilizada habitualmente. Vendría de:
ALT = "altura, elevación" + U = "muy".
ALTU > ALTO equivaldría a "mucha altura, mucha elevación".


Alpes: "Cordillera más abrupta y elevada de Europa occidental". Jon Goitia dice que vendría de:
ALP = "nevado, nieve" + EIZ = "montes".
ALPEIZ > ALPES serían "los montes nevados".


Amapola: "Planta con flores rojas y semilla negruzca. Conocida también como ababol". Se dice igual en gallego. En catalán es rosella, en portugués papoula, en francés coquelicot y en latín papaveris. Corominas dice que viene de un engendro árabe-latino tal que: habapaura, degeneración de habb papaver, que significaría algo así como "semilla de adormidera". Javier Goitia nos lo resuelve desde el proto-euskera:
ABA = "boca, cavidad" + GOL/GOR/BOL = "rojo".
ABABOL o AMAPOLA sería "la boca roja", y se referiría al aspecto de la flor madura con su cáliz central y los pétalos rojos rodeándolo, dando un aire de una boca abierta, siendo posiblemente uno de los primeros casos de metáfora.


Amarrar: "Atar y asegurar por medio de cuerdas, maromas, etc.; sujetar" Voz común a las lenguas romances. Corominas dice que viene del francés amarrer, y éste del neerlandés aanmarren: "atar". Desde el euskera arcaico, sin pasar por los Países Bajos, tendríamos otra solución para esta voz:
AM = "atar, unir" + ARRA = "macho, fuerte, firme".
AMARRA > AMARRAR (como verbo) sería "una atadura firme, fuerte". (Ver amor).


Amigo: "Que tiene amistad; de tratamiento afectuoso". Se dice igual en gallego y portugués. En catalán es amic y en francés ami. Los sabios dicen que viene del latín amicus, derivado de amare. Desde el euskera arcaico tendríamos otra opción:
AM = "unión, contacto" + IGO = "elevado, en lo más alto".
AMIGO (sin quitar ni poner nada) sería "el contacto de más rango, el más alto". Y eso es un amigo, la persona o animal con el que tenemos más apego, el que está más arriba de la escala.


Amor: "Pasión y afecto grande que una persona siente por otra". Voz común a todas las lenguas romances. Los sabios dicen que viene del latín amoris, derivado del indoeuropeo am: "madre". No se puede cuestionar el amor que se le profesa a una madre, lo que no está tan claro es eso del indoeuropeo AM. Desde el euskera arcaico existe otra opción para esta voz:
AM = "unión, contacto, atracción" + O = "mucho, grande" + RE = "procedencia".
AMORE > AMOR sería "el contacto, lo que surge entre personas que se quieren, una atracción muy grande". Esto sí define algo genérico, incluida a las madres, por supuesto.


Ampliar: "Hacer más grande y extensa una cosa". Voz común al catalán y gallego. Los sabios dicen que viene del latín ampliare. Existen muchos sinónimos de ampliar que tendrían un origen latino: acrecentar, extender, aumentar, dilatar, expandir...; pero esta voz escondería un sustrato euskérico:
ANP/AMP = "abultado, que se hincha" + ILA = "como sufijo: idea de función, elaboración".
AMPILA > AMPLIA (con metátesis) > AMPLIAR (como verbo) sería "abultar o hinchar algo", o lo que es lo mismo: "hacer más grande una cosa".


Ampolla: "Vejiga formada por la ampliación de la epidermis". Se dice igual en gallego y catalán. En portugués es bolha y en francés cloque. Corominas dice que viene del latín ampulla: "redoma, botellita"; pero no explica de dónde viene la hinchazón o el bulto. Desde el euskera arcaico tendríamos ese origen:
ANP/AMP = "bulto, hinchazón" + BOL = "redondo, esferoidal" + A = "artículo".
AMPBOLA > AMPOLA > AMPOLLA sería "un bulto redondo".


Amuleto: "Objeto que se lleva prendido o guardado y que se espera proteja de amenazas o malas situaciones". En casi todas las lenguas europeas se llama de forma parecida: amuletta, amulette, amuletti..., voces que supuestamente vendrían del latín amollior. Corominas sólo dice que viene del latín amuletum, no aporta nada más. Javier Goitia se pregunta cómo pudo evolucionar amollior a amuletum. Desde el euskera arcaico, tenemos:
AMA = "madre, mamá" + ULÉ = "semejante, duplicado" + TO = "pequeño".
AMAULETO > AMULETO sería "un pedacito de mi madre". Llevar una medalla en el pecho debía reconfortanos, nos debía recordar a nuestras madres, como protectoras. Eso sería antiguamente un amuleto.


Amura: "Parte del barco, o buque, donde comienza a formarse la proa". Se dice igual en las lenguas romances de la península. Corominas sugiere que probablemente venga de 'muro', en el sentido supuesto de 'amurada': "costado del buque por la parte inferior". Y se equivoca comparando un muro con la proa de un barco, y todo porque no encuentra nada parecido en el latín. Amura tendría un origen euskérico:
ABU = "batir, zurrar" + RA = "sufijo direccional o de índice de acción".
ABURA > AMURA (con el habitual cambio 'b' por 'm') sería la parte de la proa de un barco que recibe el azote del mar.


Anciano: "Que tiene una edad avanzada y está en el último período de la vida, que sigue a la madurez". Voz común al catalán ancià. En gallego y portugués se dice vello, en francés vieil y en latín senis. Los expertos la hacen derivar del latín vulgar antianus, voz no contrastada formada a partir de la preposición ante, que significa "delante, antes". Jon Goitia nos lo resuelve desde el euskera arcaico:
AANTZI = "antiguo" + ANO = "grande".
AANTZIANO > ANCIANO equivaldría a decir "muy antiguo". ¿Alguien entiende lo del antes y delante? Yo no.


Andar: "Ir de un lugar a otro dando pasos". Voz común a las lenguas latinas. Corominas dice que viene de una forma romance: amlare, pronunciación descuidada del latín ambulare. Pero claro, una cosa es andar y otra deambular, son dos voces distintas. Desde el euskera arcaico tenemos una opción más creíble:
ANDAR = "movimiento oscilante de un ser con un ritmo lento". Figuradamente se usó para expresar el caminar sin brío. En el actual euskera se ha perdido esta voz.


Andorrero/a: "Amigo de callejear". Corominas se equivoca cuando la hace proceder del árabe gandura: "mujer coqueta, perezosa, amiga de diversiones". Como en el latín no encuentra nada, el sabio relaciona vagar y caminar alegremente con una mujer de vida alegre; y nada menos que en lengua árabe. Decir que esto es un disparate, es quedarse corto. Desde el sustrato euskérico 'andar' tenemos una solución más lógica:
ANDAR = "movimiento oscilante de un ser con un ritmo lento" + ERO = "frecuente, habitual".
ANDORRERO o ANDORRERA "serían aquellas personas amantes de caminar, que tienen la costumbre de moverse de un lado para otro".


Andurrial: "Paraje extraviado, apartado". Corominas la relaciona con 'andorrera': "amiga de callejear". Pero un andurrial vendría de:
ANDA = "camino" + URRI = "escaso" + AL = "aislado".
ANDURRIAL sería "una zona de pocos caminos, o de caminos aislados". Anda es una voz que podemos encontar en muchos topónimos ibéricos; uno de ellos es la propia Andalucía (anda="camino" + luse="largo" + a="artículo"). Andalusea/Andalucía sería "el camino largo", en alusión al largo valle del Guadalquivir.


Ángel: "Espíritu celeste creado por Dios para su ministerio". Voz común a las lenguas romances. Corominas dice que viene del latín angelus, y éste del griego angelos. Y Javier Goitia nos resuelve esta voz desde el euskera arcaico:
ANG = "algo vacío, ligero, sin masa" + ERU = "define el trasiego".
ANGERU > ANGELU coincidiría perfectamente con el concepto que tenemos de los ángeles: espíritus celestes creados con el potencial de ir y venir sin apenas ser percibidos.


Angula: "Cría de la anguila; pez de cuerpo cilíndrico, cubierto de una substancia viscosa". En vasco se llama "aingira", voz que en castellano también designa a la anguila. Corominas dice que procede del latín anguilla, y que el catalán la transformó en "anguila" por abundar en los ríos Ebro, Llobregat, Turia y Júcar. Desde el euskera arcaico, Javier Goitia nos desvela su origen:
ANG/ANGU = "algo vacío, ligero, sin masa" + AULÁ = "expresa algo débil, enclenque".
ANGUULA > ANGULA definiría muy bien a estos insignificantes animalitos: "ligeros, enclenques, sin masa...".


Angustia: "Congoja, aflicción". Voz común a las lenguas romances, menos al rumano. Corominas dice que viene del latín angustus: "estrecho". Pero claro, ¿qué tiene que ver la estrechez con la congoja? Yo no veo la relación. Desde el euskera arcaico tenemos un significado más coherente:
ANG/ANGU = "vacío" + USTI = "pensamiento" + A = "artículo".
ANGUSTIA (sin quitar ni poner nada) sería "una vaciedad de pensamiento".


Antiguo: "Que existe desde hace mucho tiempo; que existió o sucedió en tiempo remoto". Voz común a las lenguas romances. Corominas sólo dice que viene del latín antiquus, no aporta nada más. El euskera arcaico nos daría otra versión:
ANT = "antiguo, pasado" + IKUS = "contacto visual, vistazo".
ANTIKUS > ANTIGUS > ANTIGUO equivaldría a "percibir o admirar lo antiguo, lo pasado". El latín tomó prestada la voz original euskérica.


Añorar: "Recordar con pena a alguien o algo ausente, lejano, perdido o del que se ha sido privado". Se dice de forma parecida en catalán y gallego. Los expertos la relacionan con el latín ignorare: "ignorar (en el sentido de no saber dónde está alguien)". Pero esto no tiene ningún sentido. Jon Goitia dice que vendría de:
AN = "aquel" + ORA = "tiempo".
ANORA > AÑORA > AÑORAR (como verbo), sería "aquel tiempo". El euskera arcaico lo define mejor.


Aquitania: "Región histórica que forma la esquina suroeste de Francia y limita con España y el Atlántico". Los expertos la hacen derivar del latín aquitania, sin explicar nada más, y Javier Goitia relaciona la voz con el euskera arcaico:
AK ITAN I no es más que una forma despectiva de llamar los pastores a un territorio que estaba infestado de garrapatas.


Arandela: "Pieza con forma de anillo o corona empleada en lanzas, candeleros, máquinas...". Se dice igual en gallego. En portugués es arruela y en catalán volandera. Corominas dice que viene del francés rondelle porque designa una serie de piezas. Se trata de una explicación muy pobre, no dice nada. Desde el euskera arcaico tenemos una versión más verosímil:
AR = "grado de fortaleza o apriete" + AND = "róndela, anillo, soporte" + EL = "sujetar, adherir" + A = "artículo".
ARANDELA (sin quitar ni poner nada) sería "un anillo o soporte que aprieta, que sujeta".


Araña: "Animales del orden de los araneidos". Voz común a las lenguas romances. Corominas dice que es una palabra culta de origen griego, de arakhne, pero no revela qué hace una araña. Tampoco lo hace el latín aranea: "sarna", voz que supuestamente relacionan con el griego. Jon Goitia nos da una versión euskérica:
ARI = "hilo" + EIÑA = "actividad; la que lo hace, la hacedora".
ARIEIÑA > ARAÑA sería "la tejedora de hilo para cazar presas". No existe mejor definición.


Arañazo: "Herir ligeramente con las uñas". Se dice igual en portugués. En catalán es esgarrapar, en gallego rascar, en francés gratter y en italiano zero. Corominas duda entre dos voces latinas: arar: "hacer surcos", y aranea: "sarna"; y atina más con la primera. Arañazo vendría de:
ARA = "como sustantivo: rastro, estela, señal, desgarro" + EÑA = "actividad, acción" + ATZ = "dedo".
ARAEÑATZ > ARAÑAZO sería "un desgarro, una marca dejada en la piel con los dedos", en este caso con las uñas.


Arar: "Labrar la tierra con arado". Voz común al portugués y gallego. En catalán de dice llaurar, en francés charrue y en italiano aratro. Corominas sólo dice que viene del latín arare, no aporta nada más. Esta voz euskérica vendría de:
ARA = "como sustantivo: rastro, estela, señal, desgarro".
ARA > ARAR (como verbo) sería la estela, el surco que se abre en la tierra para poder sembrar.


Arca: "Caja, generalmente de madera". Voz común a las lenguas romances. Corominas sólo dice que viene del latín arca, no aporta nada más. Arca vendría de:
ASK/ARK = "como sustantivo: recipiente prismático" + A = "artículo".
ARKA > ARCA indicaría "un recipiente", un objeto prismático de gran capacidad".


Arco iris: "Aquí desgranaremos solamente la voz IRIS, pues la primera parte, ARCO, sí parece ser latina". Voz compartida con el portugués. Jon Goitia dice que vendría de:
IR/UR = "agua" + IZ/IS = "luz".
IRIZ > IRIS sería "la mezcla de luz y agua", o sea, el arco de colores que originan los rayos de sol al contacto con las gotas de agua. Nuestros antepasados describían muy bien lo que veían. (Ver prisma).


Área: "Espacio de tierra que ocupa un edificio, campo, etc.". Los expertos relacionan esta voz con una zona árida, seca, de uso intensivo que pudiera ser el agrícola, el constructivo, etc. Desde el euskera arcaico, Jon Goitia define muy bien lo que es un área, que procedería de:
HAR EA = "porción tomada".
HAR EA > ÁREA haría alusión a una época pasada en la que los terrenos se tomaban para desbrozarlos, quemarlos, limpiarlos..., con el objetivo de utilizarlos para la agricultura o para asentamientos.


Arena: "Conjunto de partículas desagregadas de las rocas". En gallego se dice area, en portugués es areia, en catalán sorra, en francés sable y en latín sabulum. Corominas sólo dice que viene del latín arena, no aporta nada más. SANDA y ZAR son dos voces euskéricas que designan arena o arenales, y a esta lista deberíamos añadir LAA (ver playa):
LAA = "áridos" + R = "por prosodia" + ENA = "la de (genitivo)".
LAAENA > LARENA sería "el lugar donde abundan los áridos". LARE indicaría playa. Esta voz la tenemos en LAREDO (Cantabria).


Arenal (sanda): La voz SANDA/E (que parece inglesa o nórdica) y ZAR indicarían "arenal". En España, SANDE solo aparece en topónimos de ciudades o de lugares como playas, barrancos..., muchas veces transformados en SANT/A (la Iglesia vino mucho después para apropiarse de estas voces, aunque no pudo con todas):
- SANTANDER: de SANDA (arenal) + ANDEL (rodeado, circundado). Serían las playas que rodean la bahía. (Ver Santander). (Algo parecido ocurre en SANTAREM, Portugal).
- SARDINERO (playa de Santander): de SAND (arenal) + DI (abundancial) + NER/NEK (el de). Sería la zona de abundantes arenas.
- SANTOÑA (Cantabria): de SAND (arenal) + OÑA (peña). Sería el arenal del peñón.
- SAN SEBASTIÁN: de SANDEBATZEAN. SANDE (arenal) + BATZ (reunión) + AN (grande). Sería la gran obstrucción de arena. (Ver San Sebastián).
- SANTA POLA (Alicante): de SANDA (arenal) + BOL (redondo) + A (artículo euskérico). Sería la playa con la roca redonda.
ZAR/SAR, como SANDE, también indica que nos enfrentamos a un arenal. En toponimia tenemos ZARAUZ o ZAHARA de los Atunes (grandes playas en ambos casos); y en etimología, tenemos SORRA (tierra en catalán).


Árido: "Material granulado que se utiliza como materia prima en la construcción, principalmente". Corominas lo relaciona con el latín aridus, derivado de arere: "estar seco, quemado". Y Javier Goitia resuelve que no todos los materiales que forman parte de la clase de los áridos son secos; las gravas de las playas y ríos por ejemplo, nacen saturadas y pasan así gran parte de su vida, siendo áridos, porque lo que define su estado no es el calor o la humedad, sino las características de sus partículas que son a la vez sueltas y agregadas y se rigen por leyes cercanas a las hidráulicas, que los físicos llaman "de sistemas de partículas". Árido vendría de:
ARR = "piedra" + I = "abundantes" + DUN = "de la clase, del tipo".
ARRIDUN > ARRIDO > ARIDO (cambio habitual 'u' por 'o'), serían "piedras menudas, tipo grava".


Arista: "Filamento; borde de un sillar, madera, piedra, u otro sólido convenientemente labrado". Voz común al catalán aresta. Corominas dice que viene del latín aresta, con el significado de "espina de pescado" o "arista de espiga". Pero en latín espina se dice spinam, y espiga kardo, por lo que no tendría sentido. Desde el euskera arcaico tendríamos una posible explicación:
AR = "piedra" + IZT = "borde, canto" + A = "artículo".
ARIZTA > ARISTA, en un principio sería "una piedra angular", el canto labrado de una piedra; nombre que muchos años después designó la esquina o borde de un sillar, de una madera...


Armiño: "Mamífero carnívoro de piel muy suave, de color blanca". Corominas dice que probablemente venga del latín armenius mus: "rata de Armenia", porque se importó a Europa desde el mar Negro, aunque luego matiza que procede de tierras rusas y asiáticas, y que Armenia era más conocida. Menudo galimatías. O sea, que no viene de Armenia pero le adjudico armenius porque se parece al nombre del país caucásico. El animalito en cuestión habita bosques del norte de España, del norte de Europa, de Rusia, Mongolia, norte de China..., pero no de Armenia, donde no lo conocen; por eso, la mayor parte de lenguas europeas lo llaman de forma parecida. En latín es arminiae y en vasco "erbiñude". Javier Goitia nos revela su origen:
ERBI = "nombre de los leporinos (como la liebre)" + IÑU/IÑUTU = "nutrirse, mamar, chupar".
ERBIÑU > ERMIÑU > ARMIÑO sería "el mustélido que se nutre de liebres y conejos". No hace falta irse a Armenia para asignarle un nombre.


Arpillera: "Tejido por lo común de estopa muy basta". Se dice igual en catalán y gallego, y de forma similar en portugués: serapilheira. Los latinistas la hacen derivar de scirpea, scirpicûlus: "cesta de mimbre", nombre que no se parece a arpillera. Además, los italianos la llaman tela rurida: "tela áspera". Javier Goitia dice que vendría de:
ARPEL = "descuido, falta de interés por un buen acabado" + ERA = "modalidad, tipología".
ARPELERA > ARPILLERA, sería "una labor tosca", una modalidad de trabajo que no requiere de esmero, de un rematado o acabado perfecto.


Arraigar: "Echar raíces". En portugués se dice enraizar-se, en gallego raíz, en catalán arrelar y en francés prendre racine. Los expertos dicen que viene del latín ad-a: "hacia" + radicare: "raíz"; o lo que es lo mismo: "dirigirse hacia las raíces". Desde el euskera arcaico tendríamos una solución más coherente:
ARRA/ARRAE = "raíz" + IGO/IGAI = "ascender, elevar".
ARRAIGO > ARRAIGAR (como verbo) sería "la raíz que se eleva, que crece". (Ver raíz).


Arramblar o arramplar: "Llevarse codiciosamente cuanto hay en un lugar". Voz similar al catalán arrambar. Los expertos dicen que viene de "rambla", voz relacionada con una gran recogida de agua. Desde el euskera arcaico tendríamos otra solución:
ARRAM = "extraer, arrancar" + BALA = "copioso, abundante".
ARRAMBALA > ARRAMBLA > ARRAMBLAR (como verbo) sería "extraer y llevarse cosas en abundancia, de forma copiosa".


Arrancar: "Sacar de raíz; sacar con violencia una cosa del sitio en que está". Se dice igual en portugués. En catalán es arrencar, en gallego rasgar y en francés arracher. Corominas dice que es de origen incierto, pero luego se va al catalán antiguo renc y al francés ranc: "hilera de tropa", derivados ambos del germánico hring: "romper hileras", "desbandar". Y todo este embrollo le sirve para relacionar la voz con 'separar' y 'desarraigar'. Desde el euskera arcaico tenemos otra versión:
ARRA/ARRAE = "raíz" + ANGA = "trasladar".
ARRANGA > ARRANCA > ARRANCAR (como verbo) sería "una raíz trasladada, transportada", o lo que es lo mismo, una raíz que te puedes llevar contigo.


Arrasar: "Allanar una superficie; destruir". Se dice igual en catalán y portugués. En gallego es razar y en francés raser. Los sabios andan muy perdidos, ya que la adjudican a voces latinas relacionadas con el afeitado: rasitare, rasar. Pero afeitar no es lo mismo que arrasar, voz que vendría de:
ARRAS = "como sustantivo: ausencia de cualquier irregularidad". ARRAS > ARRASAR (como verbo) indicaría la perfección de una superficie o la consecuencia de la destrucción originada por la mano del hombre.


Arrear: "Estimular a las bestias con la voz, o de otra manera, para que anden o aviven el paso". Voz común al catalán arriar, y emparentada con el italiano arretrato. Corominas dice que es una voz de creación expresiva. El proto-euskera nos cuenta otra cosa:
ERRE = "como adverbio: repetición de una acción" + A = "artículo".
ERREA > ARREA > ARREAR (como verbo), sería repetir una acción, por ejemplo, fustigar repetidas veces al mulo o caballo para que avance. La interjección ARRE, dicha repetidas veces, tendría el mismo significado.


Arrebol: "Coloración rojiza del cielo más frecuente en los atardeceres". Nuestros sabios dicen que viene de "arrebolar", por el color rojo de las nubes iluminadas por los rayos del sol; y Jon Goitia nos acerca esta voz al euskera arcaico:
ARRÉ = "turbio, difuso" + GOR/GOL = "rojo".
ARREGOL > ARREBOL sería "un atardecer rojo y difuso".


Arrecife: "Gran masa constituida por organismos calcáreos sedentarios, como algas, corales u otras madréporas, que permanece sumergida durante la pleamar y sobresale ligeramente en la bajamar". Se dice igual en gallego. En portugués es recife, en catalán escull y en francés récif. Corominas dice que viene del árabe rasif: "dique", pero rasif en árabe clásico significa "firme", "calzada". Jon Goitia nos lo resuelve desde el euskera arcaico:
ARRI = "piedras" + TZI = "abundancial" + BE = "bajo".
ARRITZIBE > ARRECIBE > ARRECIFE sería "un conjunto de piedras bajas".


Arresto: "Confinamiento o privación de libertad y movimientos de alguien". Voz común a las lenguas romances, salvo el portugués prender. Los sabios nos dicen que procede del latín ad stare: "estar de pie, sin andar", voz que habría derivado en restare, adrestare, y finalmente en arrestare. Javier Goitia dice que existen versiones parecidas en muchas lenguas, con comienzo en "ares y arres", pero nunca con la 'd'. Arresto vendría de:
ARR = "piedra" + EZI = "cerco" + TU = "sufijo verbificador".
ARREZITU > ARRESTU > ARRESTO sería "un cerco de piedra". La cuestión es que cuando citamos "arresto", la imagen que nos llega es la de un policía y unas esposas, pareciendo remotas otras posibilidades antiguas de confinamiento, como la que debió de usarse durante milenios para hacerse con grandes rumiantes o con amenazantes lobos por medio de cosos o cercos de piedra.


Arriate: "Calzada, camino o paso. Parterre estrecho y alargado, dispuesto junto a una pared de un jardín o patio". Corominas dice que viene del árabe riyad: "jardín", plural de rauda. Y yo me pregunto, ¿en qué se parece riyad a arriate?. Nuestros sabios no han encontrado un símil en el latín y presuponen que algo estrecho y alargado equivale a un jardín. Desde el euskera arcaico, me atrevo a decir que arriate viene de:
ARRI = "piedra" + ATE = "paso, camino".
ARRIATE (sin quitar ni poner nada) sería "un camino o paso empedrado", que sería el tipo de calzada que se empleaba hace miles de años.
En toponimia ibérica tenemos un claro ejemplo de lo que es un arriate. En la provincia de Málaga, el río Guadiaro ha labrado un profundo cañón, muy largo y estrecho (que yo he tenido el placer de ver desde el tren que cubre el trayecto Ronda-Algeciras). A la entrada de este "estrecho desfiladero rocoso" se encuentra Arriate, bonito pueblo cuyo topónimo también hacen derivar erróneamente del árabe riyad.


Arrimar: "Acercar o poner una cosa junto a otra, tocándose". Se dice igual en gallego. En catalán es acostar, apropar. Corominas dice que es de origen incierto, aunque luego intenta en vano relacionarla con "rimar" y "arrumar". Arrimar vendría de:
ARRA = "rozar, deslizar" + EI = "apretar, unir" + MA = "como sufijo: generador, que causa".
ARREIMA > ARRIMA > ARRIMAR (como verbo) equivaldría a "tocarse, rozarse, unirse".


Arrogancia: "Altanería, soberbia". Voz común a las lenguas romances. Corominas dice que viene del latín arrogare: "vanidad", de ad + rogare. Desde el euskera arcaico, con el añadido de una 'g' por prosodia, tendríamos otra solución:
ARRO = "como adjetivo: arrogancia" + ANTZ = "cualidad".
ARROANTZ > ARROGANTZ > ARROGANTE O ARROANCIA sería "una persona soberbia, altanera".


Arroyo: "Corriente de agua de escaso caudal, cauce por donde corre". En catalán se dice rierol, en gallego regato, en portugués riacho, en francés ruisseau y en latín es rivus. Corominas dice que su origen es prerromano, de una voz que se habría latinizado en arrugia: "galería de mina", porque circulaba agua por ellas. Yo creo que sólo acierta en lo de prerromano. Desde el euskera arcaico, me atrevo a decir que arroyo vendría de:
ARRO = "corte excavado por el agua en un terreno, barranco" + OIÚ = "grito, ruido".
ARROIU > ARROYU > ARROYO se referiría al "barranco que grita, que se manifiesta ruidosamente", lógicamente, en alusión al rumor de las aguas cuando se precipitan corriente abajo.


Arruga: "Pliegue o surco en la piel del cuerpo, en la ropa u otra cosa flexible". Se dice igual en castellano y catalán. En gallego es engurras, en portugués enrugar y en francés rides. Corominas sólo dice que viene del latín ruga, no aporta nada más. Desde el euskera arcaico tenemos una solución más concreta:
ARRO/ARRU = "desigualdad, opuesto a llano o liso; barranco" + KAI = "cala, convexo".
ARRUKAI > ARRUGA sería "la parte convexa de la irregularidad". ARRUBA sería el seno.


Arrufar: "Encoger o arquear; voz relacionada con la curvatura de las cubiertas de los buques". Se dice igual en catalán. Nuestros sabios dicen que viene del latín rufus: "pelirrojo (por el aspecto de la piel al arquearse o arrugarse)". Pero esto no tiene ningún sentido. Desde el euskera arcaico tendríamos una solución más verosímil:
ARRO/ARRU = "desigualdad, opuesto a llano o liso, pliegue" + FARR = "risa".
ARRUFAR serían "los pliegues o surcos que aparecen en la cara cuando uno ríe". Muchos años después se utilizó para describir curvaturas.


Arrumar: "Determinar la dirección que sigue una costa; distribuir útiles, apartarlos; estivar una carga". Se dice igual en castellano y catalán. En portugués es estragar, en gallego arruinar y en francés bousiller. Corominas dice que viene del francés arrumer, derivado del germánico rum: "espacio". Pero Rum, (room en inglés) indica un espacio, una habitación, y no aporta nada a esta voz, que tendría un origen euskérico:
RU = "dirección o destino" + MARR = "trazo, raya" + A = "artículo".
RUMARRA > ARRUMAR (con metátesis), describiría "la dirección que sigue un trazo, una raya o la costa", también estaría relacionado con el destino que tendrán las cosas, que habría derivado en cómo distribuirlas.


Arte: "Habilidad para hacer alguna cosa". Voz común a las lenguas romances. Corominas dice que viene del latín ars, artis: "habilidad". Jon Goitia asegura que es una voz euskérica que vendría de:
ARTE = "trabajo de la piedra (talla)".
Posiblemente, el primer tipo de ARTE que se desarrolló consistía en sacar lajas cortantes de un núcleo de sílex, dando lugar a una profesión socialmente ensalzada, comparable a la de los artistas, muy anterior al 'ars' latino. (Ver alarde).


Asco: "Impresión desagradable por algo que repugna". En catalán se dice fàstic, en gallego repugnancia, en portugués nojo, en francés dégout y en latín es tedium, fastidium. Corominas dice que viene del antiguo usgo, emparentado con el portugués osga: "odiar", y éste (cómo no), del latín vulgar osicare, derivado del latín odiosus. ¿Alguien entiende de dónde viene asco? Porque yo no entiendo nada. Desde el euskera arcaico resulta más sencillo:
ASE = "harto, náusea" + KO = "relativo a".
ASEKO > ASCO sería "algo relativo a la náusea", que te la provoca.


Aseo: "Limpieza, curiosidad". En francés se dice propre, en catalán es endreçar, y como en latín no existe nada que englobe a las lenguas romances, Corominas resuelve que viene de un latín vulgar tal que assedare, que equivaldría a "poner cada cosa en su sitio". Javier Goitia dice que vendría de:
ATZ = "dedos" + EO = "amasar, manipular".
ATZEO > ASEO sería "acicalar, peinar los mechones de pelo". Hace miles de años, el aseo no sería una voz relacionada con quitarse cascarrias y suciedad del cuerpo, sino simplemente el tratar de engalanarse, manipulando algo como el cabello. (Ver acicalar y afeitar).


Asfixia: "Sensación y realidad de sofoco, de no poder respirar". Corominas dice que viene del griego asphyxia: "detención del pulso", derivado de sphyzo: "hago un latido". O sea, debemos interpretar que asfixiarse, sofocarse, es lo mismo que hacer un latido o detener el pulso, cuando no es así. Asfixia, según nos cuenta Javier Goitia, vendría de:
AIZ = "aire" + FITX = "nada de nada" + I = "generalizador" + A = "artículo".
AIZFITXIA > ASFIXIA sería "una carencia de aire". El euskera arcaico sí explica lo que es asfixiarse.


Asir: "Tomar, coger con la mano". Voz exclusiva del castellano. Las otras lenguas romances utilizan "agarrar", "agafar"... Corominas dice que viene de "asa", con el sentido inicial de "coger por el asa". Desde el euskera arcaico tendríamos:
ATZ = "dedo, elemento prensil".
ATZ > ATZIR > ASIR (como verbo) equivaldría a "prender, a coger cosas con los dedos de la mano".


Asno: "Mamífero de la familia de los équidos". En catalán se dice ase, en francés es âne y en gallego y portugués emplean "burro". Corominas sólo dice que viene del latín asinus, no aporta nada más. El morfema euskérico "as" explicaría el origen de esta voz:
AS = "como sustantivo: asno" + ANO = "grande".
AS sería "un asno, un borrico", voz que habría adoptado el catalán 'ase'.
ASANO > ASNO definiría "un asno grande", que sería el nombre más común para designar a los burros más grandes de su especie, a los más fuertes y capacitados para transportar cargas. Del 'asano' euskérico al 'asno' castellano, al 'asne' (âne) francés y al 'asinus' latino va un paso.


Asta: "Palo de bandera, lanza". Se dice igual en catalán. Corominas dice que viene del latín hasta: "palo de lanza o pica". Sin embargo, en el euskera arcaico tenemos un morfema similar, aunque con un significado diferente:
ASTA = "rama o tronco ligeramente tallado".
ASTA, para nuestros antepasados, era una rama de árbol que, convenientemente tallada, se convertía en una lanza o en el soporte para construir cabañas y cercas, o para aguantar velas.


Atalaya: "Eminencia o altura". Se dice de forma similar en catalán y gallego (talaia y atalaia). Corominas dice que viene del árabe talayi: "centinela", "avanzada de un ejército". El caso es que en árabe centinela se dice khafir, vigilante es muriq, y lo de 'avanzadilla del ejército' no encaja con el significado de atalaya. Desde el euskera arcaico, resulta más sencillo interpretar esta voz:
ATE = "entrada, paso" + AIL = "vigilante, atento" + A = "artículo".
ATEAILA > ATEALAIA > ATALAYA (con metátesis), sería "el que vigila la entrada o el paso". Podría ser un punto alto que controlara la entrada a un desfiladero, a una villa, a un valle, a un puerto...


Atar: "Unir o sujetar con ligaduras; juntar, relacionar". Se dice igual en gallego. En catalán es lligar, en portugués amarrar, en francés attacher y en latín ligo, religo. Corominas dice que viene del latín aptare: "adaptar, ajustar", derivado de aptus: "apto, apropiado". Pero el ajustar que menciona Corominas no significa amarrar o ligar, sino que algo se adapta bien, se ajusta (p. ejemplo una armadura, o una prenda, al cuerpo). Desde el euskera arcaico tenemos:
ATO = "voz antigua que designa el esparto" + A = "artículo".
ATO/ATA > ATAR (como verbo) serían las cuerdas hechas con trenzas de esparto, que servían para amarrar o unir, y eran adecuadas para ciertos usos. (Ver atocha y zapato).


Aterir: "Pasmarse de frío". Se dice igual en las lenguas romances peninsulares. En francés es terrifier y en latín algidus. Corominas dice que es de origen incierto, aunque luego trata de relacionarla, con poco éxito, con "enterecer", derivado de "entero" (de una pieza). Aterir vendría de:
ATER = "descampado, estado de desprotección atmosférica" + ERI = "perjuicio, enfermedad".
ATERI > ATERIR (como verbo), sería "el daño originado por exponerse a la inclemencia, al frío".

Atisbar: "Observar, mirar con cuidado. Acechar, explorar". Voz exclusiva del castellano. Corominas dice que es de origen incierto, aunque luego sugiere que es una voz jergal, de creación expresiva. Para esclarecer su etimología debemos trasladarnos a una época en que nuestros antepasados acechaban a las presas. En muchas ocasiones se encondían hasta que, llegado el momento ideal, les daban caza. Atisbar vendría de:
ATI/ATIS = "ocasión ideal" + BE = "ojo, raíz del verbo ver".
ATISBE > ATISBAR (como verbo), equivaldría a "observar, esperar el momento oportuno para actuar".


Atizar: "Remover el fuego o añadirle combustible". En catalán se dice atiar, en francés es attiser, en gallego afeccionar, en portugués abanar, en italiano accendi y en latín incentiuis. Los sabios dicen que proviene del latín vulgar attitiare, derivado de titio-titionis: "tizón". Pero en latín no existe nada parecido a titio. Javier Goitia dice que procedería de:
AT = "extraer o sacar" + IZIA = "lumbre".
ATIZIA > ATIZA > ATIZAR (como verbo), definiría "la acción de romper la costra y sacar el fuego, permitiendo la entrada de aire nuevo a las brasas". En vasco existen muchas acepciones relacionadas con el fuego: "su", "izi", "gar", "ke ma"...


Atlántico (océano): Javier Goitia dice que proviene de las voces Atlas y handiko:
1/ Atlas: ATE = "paso, puerta" + AL = "carencia, ausencia" + AITX = "montes agrestes". (Ver Atlas).
2/ HANDIKO = "el de más allá".
ATLAITXHANDIKO > ATLÁNTICO, se podría traducir como "el mar que está más allá del Atlas".


Atlas: "Cordillera del norte de África". Javier Goitia dice que Atlas es una voz que la mitología griega relacionaba con los atlantes, tribu que habitaba el norte de África y que debían hablar una lengua euskérica. Atlas vendría de:
ATE = "paso, puerta" + AL = "carencia, ausencia" + AITX = "montes agrestes".
ATEALAITX > ATLAITX > ATLAS haría alusión a "la cordillera donde escasean los puertos de montaña", como así es.


Atocha: "Esparto". Voz exclusiva del castellano, ni siquiera la comparte con el vasco, que prefiere la forma "espartzu", equivalente al "esparto" de las lenguas romances. Corominas dice que atocha, voz que suena a vasco por los cuatro costados, viene del mozárabe tauca, procedente del prerromano tautia: "mata, matorral". Y claro, de tautia a atocha va un paso. Desde el euskera arcaico tenemos:
ATO = "voz antigua que designa el esparto" + TZA = "sufijo abundancial".
ATOTZA > ATOCHA indicaría "una zona donde abunda el esparto", un atochal.


Atracar: "Arrimar una embarcación a otra o a la costa". Se dice igual en catalán. Corominas y otros sabios dicen que viene del árabe tarraqá: "ascender", que al pasar al dialecto andalusí dio "atraqqa". ¿Y qué tiene que ver elevarse o ascender con atracar? En árabe, atracar un barco se dice qafas alaitiham albank y ascender es saeid. Atracar vendría de:
ARTA = "espacio entre objetos" + KA = "privativo, acción de eliminar el espacio".
ARTAKA > ATRAKA (con metátesis) > ATRACAR (como verbo) sería "eliminar el espacio, acercarse".


Atraco: "Hurto, robo". Voz similar al catalán atracament. Corominas la relaciona con arrimarse a algo, lo cual no tiene sentido. Javier Goitia dice que vendría de:
ATARA = "extraer, sacar, exprimir" + AKO = "objetivo, intención".
ATARAKO > ATRACO sería "la acción de quitarle algo a alguien".


Atracón: "Evento exagerado de ingestión de comida". Voz exclusiva del castellano. Javier Goitia dice que vendría de:
AR/HAR = "expresión de tomar, coger algo" + TO = "minimiza la raíz a la que complementa" + KON = "curvado, doblado".
ARTOKON > ATROKON (con metátesis) > ATRACÓN expresaría la idea de "acabar literalmente doblado debido a una desproporcionada ingesta de comida". (Ver harto).


Atroz: "Enorme, desmesurado". Se dice igual en gallego y catalán. Corominas dice que viene del latín atrox, atrocis, derivado de ater: "negro". O sea, que algo enorme y desmesurado es equivalente al color negro. Atroz vendría de:
ATER = "descampado, estado de desprotección atmosférica" + OTZ = "frío".
ATEROTZ > ATROTZ > ATROZ expresaría "lo más inhóspito del frío". (Ver aterir).


Atusar: "Alisar el pelo o arreglar ligeramente el peinado pasando superficialmente la mano". No existe nada parecido en latín ni en lenguas germánicas y los sabios resuelven que viene del latín attonsus: "pelar, trasquilar", significados que no encajan con la idea de alisar o peinar. Javier Goitia dice que vendría de:
ATU = "ordenar, aparejar" + TZ = "referente al acto, al momento" + A = "artículo".
ATUTZA > ATUSA > ATUSAR (como verbo), definiría "el acto de ordenar, arreglar".


Aupar: "Levantar o subir a una persona". Voz presente en lenguas latinas y germánicas. Los expertos la adjudican al euskera, como así es:
AUPATU = "levantar".
AUPA > AUPAR (como verbo) sería una interjección relacionada con "levantar, ¡arriba!".


Aureola: "Círculo luminoso que suele figurarse detrás de la cabeza de las imágenes de los santos". Se dice igual en catalán y portugués. Los sabios dicen que procede del latín aureola: "dorada". Jon Goitia dice que vendría de:
URRE = "oro" + OL = "redondo" + A = "artículo".
URREOLA > AUREOLA (con metátesis), sería "un disco dorado de forma redonda", un útil que envuelve la cabeza de los santos.


Avanzar: "Ir hacia adelante; progresar o mejorar en alguna cosa". Se dice igual o de forma parecida en las lenguas romances, salvo el latín promotum, processum. Corominas dice que viene del latín vulgar abantiare, derivado de abante: "delante". Pero estar delante no es lo mismo que avanzar, moverse, progresar. El proto-euskera sí nos resuelve el origen:
BA = "idea de marcha errática" + ANTZ = "pericia, capacidad para ser efectivo" + A = "artículo".
BANTZA > ABANTZA > AVANZAR (como verbo), sería "la capacidad de moverse, de progresar erráticamente". Esta idea de movimiento encaja perfectamente con el avance de tropas.


Avellana: "Fruto del avellano". Se dice igual en catalán. En portugués y gallego es avela, en italiano nocciola y en latín corylus, lo que debe despistar a más de un latinista. Corominas dice que procede de 'Abella', pueblo italiano de la Campania donde abundaban. Vaya, en España también existen pueblos con este nombre (hay 564 que contienen ...avell...); en forma de barranco, balsa, barrio, braña, cabeza, can, casa, caseta, cerro, coll, cortijo, ermita, fuente, la, las, los, loma, peña...); no hacía falta irse tan lejos para adjudicarle el nombre. Javier Goitia dice que viene de:
ABEL = "ganado" + IANÁ = "comida".
ABELIANÁ > ABELLANA > AVELLANA sería "comida para ganado". Las avellanas se usarían antiguamente como forraje de los animales, en referencia al pequeño tamaño de estos y al esfuerzo específico que exigía su cascado o pelado en comparación con otros frutos que aportaban más con menos esfuerzo. (Ver bellota).
Por cierto, el CORYLUS latino, del que no hay referencia alguna, también tendría un origen euskérico:
KOR = "duro" + ILOE = "cajón".
KORILOE > KORILU > CORYLUS sería "el fruto de la cáscara dura". Vaya, vaya con el latín.


Avión: "Especie de vencejo". En latín se dice apus. Corominas argumenta que es de origen incierto, pero luego barre para el latín relacionándolo con gavia: "gaviota". ¿Y qué tiene que ver una gaviota con un avión? Desde el euskera arcaico, resulta más sencillo explicar su origen:
ABI = "velocidad, arranque" + OI = "hábito, costumbre".
ABIOI > ABIÓN (con el cambio habitual 'oi' por 'on') sería "un ave rápida", acostumbrada a la velocidad. Ahora sabemos por qué han bautizado así a las modernas aeronaves.


Ávila: La alternancia 'm' x 'b' x 'v' funciona como una sola voz cuando se forman palabras. Por eso no es de extrañar que el topónimo de Ávila fuera en el pasado AMILA. España está llena de nombres con esta voz (1.200) y designan sierras, barrancos, cantiles y cabezos.
Javier Goitia nos dice que Ávila se fundó en torno a un cerro pelado, un mogote granítico que en la lengua prerromana euskérica se conocía como Amil, y vendría de:
AMIL = "precipicio, barranco" + A = "artículo".
AMILA > AVILA sería "el cerro granítico que origina una gran precipicio".


Avisar: "Dar noticia de algún hecho". Se dice igual en castellano y catalán. Gallegos y portugueses utilizan aconsellar y los franceses alerter. Corominas la hace proceder del latín videre, con el significado de "parecer", lo cual no tiene sentido. Desde el euskera arcaico tendríamos:
ABO = "boca" + ITZ = "palabra" + A = "artículo".
ABOITZA > ABITSA > AVISAR (como verbo) sería "decir algo a viva voz, por la boca y sin señas".


Axis: "Nombre de la segunda vértebra cervical, sobre la que gira la cabeza". Se dice igual en catalán. En gallego es eixe, en portugués eixo y en francés axe. Los expertos adjudican la voz al axis latino; sin embargo, existe un morfema en proto-euskera (actualmente perdido) que nos aportaría otra versión:
ATZ = "eje, elemento de simetría".
ATZI > AXI > AXIS sería "el eje sobre el que gira la segunda vértebra". (Ver eje).


Azores (islas): Los portugueses se atribuyen el topónimo porque dicen que había infinidad de azores volando. Javier Goitia, en cambio, nos revela que la toponimia española está llena de azores, azorejos y variantes, en forma de arroyo, barranco, val, cortijo, portilla, río, etc...; y también en forma de poblaciones, como El Azor, Azor, Azordiaga, Azoreiras, Azorejo... En todos estos lugares existe un elemento común, en forma de grandes escarpes de roca o laderas pedregosas muy pendientes, como en Calatañazor (Soria), levantada junto a un farallón rocoso; o en el río Azor (Pontevedra), que desemboca en la ría entre altas peñas; o en la playa de Azohía (Murcia), protegida por un imponente collado rocoso; o en el río Azores (Asturias), que está a la sombra del pedregoso monte Azures. Azores provendría de:
HAITZ/ATX = "rocas, peñas" + OR = "altura, afilado, agudo" + K = "plural".
HAITZOREK > ATZOREK > AZORES serían "entornos con farallones o crestas pétreas", algo tan corriente en la España continental como en las islas Azores.


Azucena: "Planta liliácea de flores blancas, muy olorosas". Voz exclusiva del castellano. El resto de lenguas romances la llaman "lirio, lis, etc.". Corominas dice que procede del árabe susana, vulgarmente sussena, voz que estaría relacionada con el egipcio s ssn: "nenúfar". Pero el flotante nenúfar no se parece en nada a una esbelta azucena. Javier Goitia nos da su versión euskérica:
AS = "eje, crecedera" + ZUZENA = "recto, tieso".
ASZUZENA > AZUCENA definiría al "recto tallo o vástago que hace destacar a la flor por encima de otras".





Letra B

Bajar: "Ir de un lugar a otro que esté más bajo". En catalán y gallego se dice baixar, en portugués es desça, en francés descendre y en italiano andare giù. Corominas dice que procede del latín vulgar bassiare, derivado de bassus: "bajo", voces que no estarían contrastadas, carecen de referencias serias. 'Bajar', que en latín se dice descendo o descensum, tendría un sustrato euskérico:
BAE = "suelo, parte firme, debajo de" + DJO = "confirmación de un proceso, de una acción".
BAEDJO > BAEJO > BAJAR (como berbo), describiría un movimiento descendente, ir hacia un lugar inferior.

Bajo: "Que tiene poca altura; que está en un lugar inferior". En catalán se dice baix, en gallego y portugués es baixo, en francés bas y en italiano basso. Corominas dice que procede del latín vulgar bassus: "gordo y poco alto (voz que sólo se halla en glosas y que es de origen osco". No entiendo lo de osco, pero de 'bassus' no existen referencias contrastadas. En latín, 'de poca altura' se dice parvusamum, parvus: "niño, pequeño", o humilis; 'de poca estatura' se dice brevis o pusillus; 'situado abajo' se dice inferior/ius; y 'el más bajo' se dice infimus. Bajo tendría un origen euskérico:
BE/AB = "suelo, parte firme, debajo de" + TXO = "sufijo diminutivo, muchacho".
AB/BETXO > BATXO > BAXO > BAJO describiría algo de poca altura, que está a ras de suelo o a una persona de poca estatura.un zagal, movimiento descendente, ir hacia un lugar inferior.
Jon Goitia dice que es una voz utilizada habitualmente en el actual vasco y al igual que "altu", también aparece mucho en los topónimos ibéricos.

Balandro/a: "Embarcación pequeña con cubierta, que sólo tiene un palo con cangreja y foque". Corominas dice que resulta de la amalgama de dos voces diferentes: del neerlandés bijlander (embarcación de transporte de fondo plano), y del turco palandra (embarcación para el transporte de tropas). Ostras, esto es sumamente interesante; el neerlandés y el turco, bien juntitos, nos proporcionan el nombre de una barca íbera. Corominas lo ha bordado una vez más. Desde el euskera arcaico tenemos algo muy simple, no hace falta irse tan lejos:
BELA = "vela" + ANDRO = "aparejado, montado" + A = "artículo.
BELANDROA > BALANDRO o BALANDRA sería sencillamente "un montaje con velas"; en este caso de un sólo palo.

Baleares: Jon Goitia nos dice que el nombre de este archipiélago tendría un origen euskérico:
BALEA = "ballena" + RE = "procedencia" + K = "plural".
BALEAREK > BALEARES sería "el lugar de donde proceden las ballenas".
Si tenemos en cuenta el carácter marinero de los primitivos habitantes de la península Ibérica, cuya continuidad ha seguido ejerciendo el pueblo vasco, esta definición no admitiría duda alguna.

Ballena: "Mamífero acuático". En catalán e italiano se dice balena, en gallego es balea, en portugués baleia, en vasco "balea" y en latín, su nombre correcto es cete: "cetáceo". Corominas dice que procede del latín ballaena, y éste del griego phalaina. Sin embargo, es más lógico pensar que nuestros antepasados, marinos vascos, las bautizaran en primer lugar:
BALEA > BALLENA sería el nombre de este enorme mamífero acuático. Además, Phalaina se parece a ballena como un huevo a una castaña.

Barca: "Embarcación pequeña para pescar o navegar". Voz común a las lenguas romances de la península Ibérica. Corominas dice que viene del latín tardío barca, pero luego duda sobre un posible origen hispánico, o sea, prerromano. Javier Goitia nos explica que las primeras barcas debieron ser troncos ahuecados, de ahí vendría su etimología euskérica:
BARR/BARRU = "meollo, interior" + KE = "privativo, interior extirpado".
BARKE > BARCA sería "el tronco ahuecado utilizado para navegar".

Barcelona: Los sabios de este país nos dicen que Barcelona viene de Barkeno, Barcino, Barcinona y Barcelona. Pero ni a los hermanos Goitia ni a mí nos convence este proceso evolutivo. Ni en España, Francia o Italia existe nada parecido a Barkeno o Barcino. Sí existen en cambio varias Barcelonas, como nos cuenta en su web Javier Goitia:
Barcelonne y Barcelonnette (Francia); Barcellona (Italia); Barcelos, Barcelinhos y Barcel (Portugal)...
En España, además de la Barceloneta (barrio de Barcelona), tenemos varios topónimos de Barcelona en forma de accidentes geográficos: barranco Barcelona en Tudela, Casilla Barcelona en Córdoba, un cerro Barcelona en Madrid, La Barcelona en León y también en Castellón, un Mas de Barcelona en Zaragoza y otro en Teruel, una Morra de Barcelona en Murcia, una Punta Barcelona en las Rías Bajas de Pontevedra y una Umbría de Barcelona en Zaragoza.
Cerca de El burgo de Osma, en Soria, tenemos un Barcelás que estaría relacionado con un humedal; en Álava se encuentra el monte Barcelemundo; en Asturias una Barcellina y varios Barcelón; en Carabaña (Madrid) y en Gerona existe un Barcelonés; un Barcelongo en Zaragoza y un Barsillones en Vizcaya.
En España, los nombres que acaban en "lona" suman más de 400. Barcelona es un nombre que se repite en la península Ibérica, y Javier Goitia da tres posibles orígenes euskéricos para el topónimo:

  1. BE ARZ ELO (N) A significaría "el pedregal impracticable de abajo", y podría referirse a una playa de gravas gruesas o grao, inadecuada para varar embarcaciones.
  2. BAR ZEL ONA sería "el buen sel de la barra o ribera". Los seles (antiguos círculos de terreno que alguna autoridad asignaba a personas o grupos para constituirse en los primeros ensayos de agricultura combinada con ganadería y de los que solo quedan muestras en áreas montañosas) comenzaron a ejecutarse en las zonas aluviales de los ríos, en este caso del Llobregat y el Besós. De sel vendría la voz ARANCEL.
  3. BARZE EL ONA significaría "el buen huerto consolidado". BARTZ = "huerto clásico cercano a una fuente de agua + EL = "indica consolidación y estabilidad" + ONA = "adjetivo calificador de excelencia".
Barcelona acuñó su nombre en función de unas peculiares condiciones geográficas, un entorno que hoy día ha cambiado radicalmente. Por eso no resulta sencillo apostar por una traducción prevalente. Lo que está claro es que el topónimo se repite en España y eso significa que Barkeno y Barcino no son las voces originales, no aportan nada al nombre de la ciudad.

Barra: "Pieza de metal u otra materia, de forma generalmente prismática o cilíndrica". Corominas dice que es una voz prerromana común a todas las lenguas romances; como así es. Javier Goitia revela que las primeras barras hacían alusión a lugares de nuestra geografía (ríos, arroyos y estuarios) donde se fosilizaron numerosos fenómenos de deposición:
BARRA = "largos depósitos de gravas y arenas".
Un ejemplo de ello es Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), donde a pesar de la subida del nivel del mar, aún son visibles numerosas barras.
En muchos lugares de la península existen topónimos que llevan la voz BAR/MAR, en alusión a largos roquedos o hileras de piedras dispuestas en paralelo. Es el caso de Maranchón (Guadalajara), con su colina norte repleta de largas filas de piedras en forma de barras.

Barril: "Vasija de madera para conservar y transportar diferentes licores y géneros". Voz común a las lenguas romances de la península. Los expertos se hacen un lío con el origen de esta voz, y Corominas sólo dice que es palabra prerromana. Javier Goitia explica que en muchos lugares de Castilla aún se llama "barrila" a un botijo de notable dimensión. Esta voz vendría de:
BARRA (variante de BASA) = "barro" + EIL = "hecho de".
BARRAEIL > BARRIL sería "un recipiente hecho de barro", porque así eran originalmente estas vasijas.

Bastón: "Palo o vara que sirve para apoyarse". Se dice de forma similar en todas las lenguas romances, menos en latín, que es baculum. Corominas dice que viene de un "dudoso" latín tardío, de bastum, pero bastón tendría un origen euskérico:
BE = "bajo" + ASTA = "rama o tronco ligeramente tallado" + ANO = "tamaño grande".
BEASTANO > BASTANO > BASTÓN (con metátesis), sería una rama grande extraída de la parte baja de árboles como castaños, olivos, avellanos...

Bellota: "Fruto de la encina, del alcornoque, del roble y otros árboles cupulíferos". Corominas dice que viene del árabe belluta, y otros latinistas apuestan por el griego balanos: "prepucio, glande", ya que los nombres de gla, glande, ghianda, glandulae, ghinda; de catalán, francés, italiano, corso y rumano respectivamente, les parecen claramente helenos. El caso es que balanos no se parece a bellota, son nombres muy diferentes. Javier Goitia dice que vendría de:
ABEL = "ganado" + OT = "alimento" + A = "artículo".
ABELOTA > BELOTA > BELLOTA sería "el alimento para el ganado". (Ver avellana).

Berza: "Col, del género de las verduras". Las lenguas romances prefieren los derivados de la col. Corominas dice que viene del latín vulgar (pero muy vulgar) virdia: "cosas verdes, verduras", plural del latín vulgar virdis. Y claro, de virdis a berza va un pequeño paso, muy pequeño. Desde el euskera arcaico tendríamos:
BERA = "blando" + AZ = "col, berza" + A = "artículo".
BERAZA > BERZA sería "la berza blanda".

Berzotas: "Persona ignorante, necia". Voz exclusiva del castellano. Los expertos la relacionan con berzas, pero desconocen la procedencia del sufijo "ota". El euskera arcaico nos lo resuelve así:
BERA = "blando" + AZ = "col, berza" + OT = "alimento, acto de comer" + A = "artículo".
BERAZOTA > BERZOTA > BERZOTAS (plurificado) sería "una persona comedora de berzas". Nuestros antepasados relacionaban a aquellos que comían muchas berzas con la ignorancia, con la necedad, quizá por ser personas flojas, blandengues.

Bi: "Prefijo que significa dos, o dos veces: bicéfalo, bicentenario...". Es el número 2 en vasco, por lo que su etimología sería euskérica y no latina, como nos cuentan nuestros sabios, que la hacen proceder de bis.
En toponimia aparece en multitud de poblaciones españolas, casi siempre sin sentido aparente, de forma que sus despistados habitantes no comprenden su origen. Es el caso de:
BINAROZ, en Castellón: (bin-ar-oz, sería 'la montaña de los dos peñascos', en alusión a la enorme montaña bajo la que se asienta el municipio).
VILLAVICIOSA, en Alicante: (bila-bi-ci-osa, serían 'los dos grandes cortados con forma curva'). Bila es equivalente a OL: algo redondo o curvo.
VIELLA, en el Valle de Arán: (bi-eña, serían 'las dos montañas que rodean el municipio'). Algo parecido ocurre en VILELLA (Tarragona).
VICENTE/TEJO: España (también en Portugal y Córcega) rebosa de San Vicentes en forma de pueblos, cabos, calas y otros accidentes geográficos: (bi-cen-te, serían 'montañas cortadas de forma abrupta').

Bicho: "Cualquier animal pequeño; persona de figura ridícula". Se dice igual en gallego y portugués. Corominas se despacha a lo grande cuando dice que procede del latín bestius: "bestia". ¿Y qué tiene que ver una bestia con un bicho? Además, son dos voces totalmente diferentes. Jon Goitia nos lo resuelve desde el euskera arcaico:
BITXO = "rareza, singularidad, excepción".
BITXO > BICHO sería una expresión que se refiere a la rareza, a la falta de inclusión en norma.

Bilbao: "¿Cuántos Bilbaos hay en España?", le preguntó Javier Goitia a un colega suyo residente en la capital vizcaína. "Sólo uno", respondió él un tanto extrañado. Pues no acertó. Existen ocho Bilbaos, todos en España, en forma de pozos, lagunas, arroyos, caminos, caseríos... Hay un Bilbao cerca de Puertollano y en Pedro Muñoz (Ciudad Real), uno en Cádiz, dos en Sevilla, uno en Almería... Los bautizaron pueblos ibéricos que hablaban una lengua común prerromana, parecida al actual vasco que se habla en Euskadi. ¿Y qué significa Bilbao?:
BIL = "redondo" + BAO = "vado o paso de un cauce de agua".
BAO deriva de BA = "bajo" + U = "agua". Bao es un lugar con poca agua, idóneo para vadear un río. La 'u' ha cambiado a 'o' con el paso de los años.
Bilbao sería un lugar para vadear el río Nervión.

Bizcocho: "Todas las enciclopedias explican que antiguamente el bizcocho se cocía dos veces, primero se horneaba a horno fuerte y luego se volvía a hornear, suave para secarlo". De ahí provendría su nombre latino: bis coctus. Javier Goitia discrepa, nos dice que al parecer ningún panadero le pillaba el punto adecuado, pues lo tenían que cocer dos veces. En latín se dice crustulum y en euskera se le conoce con el nombre de "biskotxa". Bizcocho vendría de:
BITS = "es la forma genérica de llamar a la espuma" + GOXOA = "alimento dulce".
BITSGOXOA > BIZCOCHOA > BIZCOCHO sería "un alimento esponjoso y dulce". El "bis", al que tanto recurren los etimilogistas para asignar una doble cocción, no tendría ningún sentido. Yo he preparado en casa más de un bizcocho, y nunca he necesitado realizar dos cocciones en el horno. Es absurdo.

Bobo: "Con el concepto de tonto". Voz parecida al catalán babau, desconocida para las otras lenguas romances. Corominas dice que viene del latín balbus: "tartamudo". Pero claro, un tartamudo no es una persona tonta, no tiene nada que ver. Desde el euskera arcaico, Javier Goitia nos revela su origen:
BO = "raíz afirmativa".
BOBO, sería aquel que lo asume todo, que no tiene criterio: "sí, sí". Repetido, es el generador del adjetivo-insulto probablemente más usado en castellano.

Boca: "Abertura anterior del tubo digestivo de los animales". Se dice igual o de forma parecida en las lenguas romances. Corominas dice que viene del latín bucca: "mejilla". Y aquí queda la cosa. O sea, que la boca es lo mismo que la mejilla. Pues andamos listos. Jon Goitia remarca que en vasco se dice "aboa". Si le añadimos una 'c', tendríamos:
ABO = "boca" + C (por prosodia) + A = "artículo".
ABOA > ABOCA > BOCA sería el cambio. Aboa también sería el origen de VOZ. (Ver voz).

Boina: "Gorra redonda y chata, hecha de lana". Se dice igual en gallego y portugués. Corominas dice que es una voz tomada recientemente del vasco, emparentada con el bajo latín abonnis (no explica de dónde viene). Para el sabio, hasta la boina es de origen latino, pero su procedencia sería euskérica, sin romanos de por medio:
BOD = "piel entera de animal (como el chivo)" + IÑA = "hecho de".
BODIÑA > BOIÑA > BOINA sería "una gorra hecha de lana de animal", de chivo, de oveja...

Bola: "Cuerpo esférico de cualquier materia". Voz común a las lenguas romances. Corominas dice que procede del occitano bola, derivado del latín bulla: "burbuja". El sabio sólo acertaría en una cosa: que una burbuja es redonda como una bola, pero nada más. El origen de esta voz sería euskérico:
BI = "dos" + OL = "redondo, curvatura" + A = "artículo euskérico".
BIOLA > BOLA sería, simple y llanamente, "dos curvaturas que forman una redonda".
La península Ibérica está repleta de topónimos que contienen la voz OL: Cerdanyola, La Torre del Español, Peñíscola (peña-izk-ola, sería 'un pedazo de roca redonda'), etc. Y siempre haríamos referencia a algún peñasco redondo, mondo y lirondo.

Bolardo: "Elemento de hierro colado, con el extremo superior encorvado, que se coloca junto a la arista de un muelle". Se dice igual en gallego. En catalán es piló, en portugués poste de amarre y en francés borne. Nuestros sabios dicen que probablemente venga del inglés bollard, derivado de bole: "tronco de árbol (por usarse como amarradero)". No hace falta irse tan lejos para bautizar esta voz, que tendría un origen euskérico:
BOL = "redondo, curvatura" + ARDO = "asidero, soporte rígido".
BOLARDO (sin quitar ni poner nada), sería "un elemento rígido curvo", en este caso, hincado en los puertos para amarrar los barcos.

Bolsa: "Recipiente de tela u otra materia flexible para llevar cosas". Voz común al gallego y portugués. En catalán es bossa y en francés sac. Corominas dice que procede del latín burs, y éste del griego byrsa: "cuero, odre". Jon Goitia revela que vendría de:
BOL = "redondo" + ZA = "piel".
BOLZA > BOLSA sería "una piel con forma redonda, de cuenco".
Jon Goitia nos recuerda que cuando alguien tiene bolsas en los ojos, es porque tiene la piel abultada, abombada. Además, la voz OL se emplea en toponimia para indicar que algo es redondo.

Borda: "Edificación temporal". Corominas no trata esta voz en su diccionario, pero cuando habla de burdel, dice que sería un diminutivo de borda: "cabaña", palabra que a su vez procedería del fráncico bord: "tabla". Pero una tabla no es una borda. Javier Goitia dice que los diccionarios vascos aportan más de 20 acepciones para borda, todas ellas relacionadas con edificaciones temporales con usos mixtos, personas y ganado":
BORDA = "cabaña, chamizo, chabola".
Los Pirineos (navarro, aragonés, catalán y francés) están repletos de bordas, con este nombre, sin cambiar una letra. (Ver burdel).

Bostezar: "Abrir la boca por efecto del sueño, el aburrimiento, etc.". Se dice igual en gallego. En catalán es badallar, en portugués bocejo y en francés bâiller. Corominas la relaciona con el latín oscitare: "negligente, perezoso", que con la 'b' agregada por influjo de 'boca', daría boscitare. Desde el euskera arcaico, Jon Goitia dice que la voz ABO habría dado origen a boca. Y de la boca sale el bostezo:
ABO = "boca" + TESA = "estirar".
ABOTESA > BOSTESA > BOSTEZAR (como verbo), equivaldría a "estirar la boca".

Brecha: "Abertura irregular, especialmente en una pared o muro, o en la cabeza". Se dice igual en catalán. Corominas asegura que viene del francés breche, derivado del neerlandés breke y del alemán brechen: "romper". Javier Goitia se queda más cerca para explicarnos este concepto; nos pone el ejemplo de la brecha de Roland, en el Parque Nacional de Ordesa (Huesca), una fractura rocosa abierta en los Pirineos. Brecha vendría de:
BRAE/FRAE = "aspecto fracturado, molido" + ATXA = "roca".
BRAEATXA > BRETXA > BRECHA sería "una fractura en el terreno", voz que el castellano ha extendido a una abertura en la pared o a una herida abierta en la cabeza.

Bronce: "Aleación de cobre y estaño", que con miles de años de antigüedad sigue siendo útil para viejas y nuevas aplicaciones. Común a muchas lenguas: bronce, brons, bronze, bronza, bronzo, bronaza..., salvo el latín aes, aeris. Corominas dice que procede del italiano bronzo, aunque asevera que es de origen incierto y que probablemente proceda del latín aes brundusi: "bronce de Brindisi", por realizarse en esta ciudad italiana. Javier Goitia resuelve esta voz desde el euskera arcaico:
BORRO = "es la propiedad de aplanarse, extenderse" + ONTZE = "equivale a mejorar".
BORRONTZE > BRONTZE > BRONCE sería la mezcla mágica que ha conseguido que el nuevo metal fundido penetre con facilidad y reproduzca los dibujos de un molde.

Bueno: "Concepto intuitivo que indica cuestiones o consecuencias positivas para un ser o un entorno". Se dice igual o de forma similar en otas lenguas: bo, bon, boni, bom, buono, bonum, bun... Corominas asegura que viene del latín bonus, pero no explica nada más. Javier Goitia dice que vendría de:
BO = "raíz afirmativa" + ON = "expresión radical de bueno en euskera".
BOON > BUON > BUENO, que habría dado todas las variantes latinas, equivaldría a "bueno con seguridad; sí que es bueno". (Ver bobo).

Burdel: "Lupanar". Se dice igual o de forma similar en las lenguas romances, salvo en latín, que es lupanar. Corominas dice que viene del catalán bordell o del occitano bordel, diminutivos de borda: "cabaña", voz que a su vez procedería del fráncico bord: "tabla". Menudo lío. Javier Goitia nos revela que los diccionarios vascos aportan más de 20 acepciones para 'borda', todas ellas relacionadas con edificaciones temporales con usos mixtos, personas y ganado. En varias zonas del País Vasco existe el adjetivo "burdelá", tan claro como recurrido, que significa sucio, cochino, dejado. Burdel tendría un origen euskérico:
BURDEL = "lugar sucio, dejado", término que se habría acuñado para designar un lugar donde practicar sexo con prostitutas. (Ver borda).





Letra C

Caballo: "Mamífero doméstico ungulado de la familia de los équidos". Se dice de forma parecida en las lenguas romances, salvo el latín equus. Corominas dice que procede del latín caballus: "caballo castrado", y que el latín vulgar lo dejó en "caballo", pero esto no estaría contrastado. Javier Goitia, desde el euskera arcaico, nos aporta dos opciones para el posible origen de esta voz:
1/ KABALE = "voz nativa que designa un animal doméstico".
2/ KABAHAL, de KA = "prefijo negativo" + BA "verbo circular" + AHAL = "sufijo posibilístico".
KABAHAL > CABALLO definiría "un animal no válido para la marcha". Si pensamos en tribus nómadas que se desplazaban en grupo (niños, mujeres, ancianos, ganado), los caballos no serían aptos para este avance parsimonioso, que sí podrían hacer las yeguas como transporte de carga. (Ver yegua).

Cachorro: "Es la cría del perro". Se dice igual en gallego. Corominas dice que viene del latín vulgar catulus, voz que no se parece a cachorro. Jon Goitia nos lo resuelve desde el euskera arcaico:
KATXO = "pequeño, trozo" + ORR = "perro".
KATXORR > CACHORRO no es más que "un perro pequeño". (Ver perro).

Calamar: "Nombre común que se da a varios moluscos cefalópodos decápodos". Se dice igual en catalán. En francés es calmar. Corominas dice que viene del italiano calamo: "pluma de escribir". Pero no tiene sentido, pues los navegantes vascos ya conocían a este animal antes de que se inventara la pluma. Jon Gotia dice que vendría de:
C = "añadido por prosodia" + ATZ/AL = "dedo" + HAMAR = "diez".
CALHAMAR > CALAMAR sería "el cefalópodo de los diez tentáculos".

Calendario: "Sistema de división del tiempo basado en fenómenos astronómicos". Voz común a las lenguas romances. Corominas sólo dice que viene del latín calendarium, no aporta nada más, y Jon Goitia la hace derivar del proto-euskera, pues estaría relacionada con el índice de las labores a realizar según la época del año:
C = "añadido por prosodia" + AL = "alimento" + END = "viñedo" + ARI = "actividad".
CALENDARI > CALENDARIO (masculinizado), sería "la actividad relacionada con los viñedos". La poda, la recogida, la producción..., marcaban las fechas, y nuestros antepasados se regían por ellas.

Calle: "Vía o camino entre casas en una población". En catalán se dice carrer, en gallego y portugués es rúa, similar al francés rue, en vasco es "kale" y en latín via. Corominas dice que viene del latín callis: "sendero", y Jon Goitia nos desgrana su origen desde el euskera arcaico:
KA = "privativo" + ALE = "grano, semilla".
KALE > CALLE sería "la zona o surco que se deja sin semillas". Hablamos de un huerto, pero el nombre pasó de un sembrado a la calle de un poblado.

Calma: "Estado de quietud de la atmósfera y de la sociedad o de cualquier sistema". Se dice de forma similar en las lenguas latinas: calm, calma, calme, calmu.... Corominas dice que viene del griego kauma: "quemadura, calor", derivado de kaio: "yo quemo". ¿Y qué tiene que ver quemar algo con la calma? Además, los griegos llaman irenia a la calma. Javier Goitia relaciona la voz con el mar y los navegantes, que temían algo malo cuando reinaba la quietud:
KA = "maligno (raíz adjetiva) + AHAL = "indicio de posibilidad" + MA = "generador, causante".
KAHALMA > KALMA > CALMA sería "lo que puede traer el mal", o lo que es lo mismo, "tras la calma viene la tempestad". Nuestros antepasados temían lo que podía ocurrir tras días de ausencia de movimiento del aire.

Calostro: "Líquido denso precursor de la leche materna que aparece como una pérdida después del parto". En catalán y gallego se dice calostre, similar al castellano, y en otras lenguas tenemos kolostru, kolastra.... Corominas sólo dice que procede del latín calostrum, no aporta nada más. Javier Goitia lo resuelve desde el proto-euskera:
GAL = "pérdida, desprendimiento" + OSTERA = "sobrante, exceso".
GALOSTERA > GALOSTRE > CALOSTRO (masculinizado), definiría muy bien a este líquido ligado al comienzo de una vida. (Ver regla).

Canarias: Gracias al eficiente trabajo que realizan los hermanos Goitia, que nos explican en sus respectivas webs el origen euskérico de nombres de ciudades, pueblos, ríos... de España, me atrevo a descifrar un posible origen de la voz Canarias:
KAN = "como adverbio, parte exterior de algo (el cono de un volcán)" + ARRI = "piedras, rocas" + A = "artículo euskérico" + K = "plural".
KANARRIAK > CANARIAS serían "las islas donde abundan los montes cónicos, o sea, los volcanes".
Si tenemos en cuenta que los marinos vascos han frecuentado sus costas desde tiempos inmemoriales y que sus vecinas islas Azores también poseen un nombre euskérico; AITZ = "roca" + OR = "elevado" + K = "plural" (Azorek significaría "altos roquedos"), estaríamos hablando sin lugar a dudas de nombres euskéricos acuñados hace miles de años. Y por supuesto, Canarias no debe su topónimo a los canes ni a los canarios, aves que nunca la habían habitado.

Canica: "Bolitas de barro, cristal u otros minerales, utilizadas para juegos de niños". Sólo el castellano y el euskera la llaman así. Los expertos dicen que procede del neerlandés knikken, cercano al knicken de los alemanes, que significa "aplastar". Las carencias de nuestros sabios les llevan a concluir que las canicas se llaman así porque los niños que juegan con ellas aplastan y destruyen las ajenas cuando el jugador pierde. Suena un poco a risa, porque aplastar una canica no es tarea fácil. Además, es sabido que el que pierde debe entregar su canica, no aplastarla. Javier Goitia dice que vendría de:
KAN = "como adverbio, parte exterior de algo, la envoltura" + IKA = "forma de llamar a una callosidad, a una superficie dura".
KANIKA > CANICA (sin añadir ni quitar nada) sería la descripción del descascarillado, una forma de diferenciación de las bolitas cocidas, con una masa isótropa respecto de las naturales, nacidas a partir de capas superpuestas, como una cebolla.

Cantabria: Los cántrabos eran tribus que habitaban el norte de la península, desde Galicia hasta Euskadi. El paso de continuas civilizaciones por la península Ibérica apenas trastocó sus hábitos y sus costumbres. En lo referente a toponimia, los pueblos cántabros hablaban una lengua prerromana parecida al actual vasco. El nombre de Cantabria se puede traducir en esta lengua:
KANT = "borde, canto" + BRI = "fracturado, quebrado" + A = "artículo determinado".
KANTABRIA > CANTABRIA sería "un borde alto fracturado o quebrado", en alusión a los Picos de Europa.
En España hay muchas Cantabrias, todas hacen referencia a relieves bruscos y recortados: un cerro en Cádiz, un relieve brusco en Palencia y otro en la costa malagueña, los picos de Europa, entre Asturias y Cantabria, la sierra de Cantabria en Álava, un Cantabrás en Gerona, un Cantalbrá en Jaén, una Kantabrana en Navarra y otra Cantabrana en Burgos...; y en todas ocurre un fenómeno geológico parecido.

Capar: "Castrar, inutilizar los órganos genitales". Se dice igual en catalán. Los expertos, como no pueden relacionarla con el latín castro, concluyen que viene de "capón", y éste del latín caponis (¿?), derivado del indoeuropeo skep: "cortar, raspar, tajar". Con el añadido de la 'p', que es norma en el castellano, y sin irnos tan lejos, Jon Goitia nos desgrana esta voz:
KA/KE = "privativo, sin" + P + ARRA = "macho".
KEPARRA > KEPAR > CAPAR equivaldría a "eliminar la posibilidad de reproducirse a un macho".

Carabina: "Arma larga de fuego, que cede longitud de su cañón, tensión de tiro, alcance y precisión, para hacerse manejable". Se dice igual en las lenguas romances. Corominas dice que viene del francés carabine, derivado de carabin: "soldado de caballería ligera armado de carabina". Javier Goitia cree que su nombre original sería:
KALÁ = "acción de penetrar, de profundizar" + BI = "dos, paridad" + ENA = "sufijo genitivo".
KALABIENA > KALABINA > CARABINA sería el nombre acuñado por los artesanos, es decir, "la de los dos cañones".

Carabinero: "Especie de gamba roja de las profundidades del cantil continental". Sólo los portugueses lo llaman con un nombre parecido: carabineiro. Javier Goitia dice que vendría de:
KARRA = "arrastrarse" + ABI = "presteza, velocidad" + N (por prosodia) + ERO = "frecuentativo".
KARRABINERO > CARABINERO definiría a un crustáceo decápodo que sacude su cola con gran celeridad y sonoridad, moviéndose a reacción no solo en el agua, sino en el fondo de la cesta.

Caracol: "Molusco gasterópodo, marino, terrestre o de agua dulce, que tiene la concha enrollada en espiral". Se dice igual en gallego y portugués. En catalán es cargol, en francés escargot y en latín cochlea. Los expertos dicen que su origen es incierto, y lógicamente, descartan emparentarlo con el latín. Y aquí es donde interviene el proto-euskera. El castellano y el actual vasco habrían tomado acepciones diferentes de la primitiva lengua:
1/ En vasco se dice barraskiloa y barekorkola, voz esta última que vendría de:
BARRA = "limaco" + KOR/GOR = "dura" + OL = "redonda" (limaco que habita la casa dura y redonda o en espiral).
2/ En castellano, cambiando únicamente la 'b' por la 'c', tendríamos:
BARRA = "limaco" + KOR/GOR = "dura" + OL = "redonda".
BARRAKOL > CARRACOL > CARACOL sería "el limaco que habita la casa redonda y dura", lo mismo que en vasco pero algo más escueto.

Cárcel: "Edificio destinado para la custodia y seguridad de los presos". Voz castellana tan sólo compartida por el vasco "kartzela", el italiano carcere y una forma cercana en el galés: carchar. Corominas sólo dice que viene del latín carcer, no aporta nada más. Javier Goitia, en cambio, dice que vendría de:
GARR/KARR = "raíz relacionada con el transporte genérico" + ZEL/SEL = "indica caserío, choza, celda".
KARRZEL > CARCEL indicaría un concepto ancestral de "jaula o habitáculo transportable", que era muy probablemente la forma en que llevaban a los reos, a los indeseables. Hoy día, cárcel tiene un concepto diferente.

Carroña: "Carne podrida". Se dice igual en catalán. Corominas dice que viene del italiano carogna, procedente del latín vulgar caronea: "carne putrefacta", derivado a su vez de caro: "carne"; aunque luego dice que vendría del griego kharoneia: "cavernas llenas de vapores mefíticos a la entrada del infierno". Lo único que me ha quedado claro es que hemos llegado al infierno comiendo carroña, una voz que Javier Goitia haría proceder del euskera arcaico, de algo tan sencillo como:
kARRO = "frío, yerto" + ÑA = "alimento, figuradamente pieza".
KARROÑA > CARROÑA (sin quitar ni poner nada), sería "un alimento frío". En un contexto de culturas cazadoras, carroña diferenciaría las piezas encontradas muertas y frías de las abatidas.

Casa: "Edificio para habitar". Voz común al portugués, gallego, catalán, italiano y rumano. En latín se dice domus, domicilium, nombres muy alejados de casa; sin embargo, Corominas dice que viene del latín casa: "choza, cabaña", lo cual no tiene sentido. Javier Goitia explica que TXA es la forma vasca para designar a la casa. Y de la alternancia 'tx', 'z' y 'k' tendríamos:
1/ TXAE OS (casa completa), que habría derivado en TXA EZ > TXEZ > CHEZ (casa en francés).
2/ TXA EZ > KAEZ > KAS + A = "artículo" > KASA (en castellano).
Y hemos adapatado la casa para nombrar a aquello que nos da protección:
- Chamizo (casa cubierta de chamiza).
- Jaula, de "txaula" (caja para encerrar animales).
- Chalé (vivienda unifamiliar).
- Chabola (casita redonda).
- Choza, de "txaosa" (cabaña de estacas cubierta de ramas y paja).
- Chalupa (embarcación pequeña con cubierta).
- Chaqueta (nos protege del frío).
- Chaleco (chaqueta sin mangas).
- Chapela (boina para la cabeza).

Casaca: "Especie de chaqueta muy ceñida al cuerpo". Corominas dice que es de origen incierto, si bien pronostica que viene del francés casaque, voz proveniente supuestamente del ruso kazak, y ésta del turco qazaq (vamos, de los cosacos). Javier Goitia no se va tan lejos, sostiene que es una palabra euskérica que vendría de:
KATX = "pretensión, indicio" + DJAKA = "chaqueta".
KATXDJAKA > KATSAKA > CASACA indicaría algo así como "precursora de la chaqueta", es decir, una prenda con iguales formas esenciales, pero sin la elegancia de la prenda superior de un traje.

Castillo: "Edificio fortificado con murallas, fosos, baluartes, etc.". Se dice de forma parecida en las lenguas romances, salvo el francés château. Corominas dice que viene del latín castellum: "fuerte, reducto", diminutivo de castrum: "fortificación". Estos conceptos englobarían edificios destinados a la defensa de un territorio; sin embargo, el origen de esta voz sería euskérico, de hace miles de años, de una época en la que nuestros antepasados se encaramaban a puntos altos para vigilar el territorio, y así lo manifiesta Javier Goitia con dos posibles acepciones:
1/ C = "añadido por prosodia" + AITZ/ATXA = "peña, roquedo" + AILLO = "lugar prominente, un punto de vigilancia".
CAITZAILLO > CASTAILLO > CASTILLO sería "una peña vigía", un lugar prominente desde el que poder otear el horizonte.
2/ KAS = "casa, chozo protegido del viento" + T (por prosodia) + AILLO = "punto de vigilancia".
KASTAILLO > CASTILLO serían "lugares de observación de grandes cuencas", quizá con objetivos pastoriles, de rebaños.
Al norte de Guadalajara tenemos la sierra de "Ayllón", una perfecta atalaya desde la que se domina una área muy extensa, y en el resto de España existen cientos de enclaves llamados castillo/castell/castellar/castejón/castellón donde nunca hubo fortaleza alguna.

Cataluña: Nombre que los sabios atribuyen a los cátaros, a los castillos..., pero nunca a la primitiva lengua que se hablaba en la península hace miles de años. He aquí una versión euskérica del nombre:
KATE = "en cadena" + AR = "piedra" + UÑA = "montaña".
KATEARUÑA > KATARUÑA > CATALUÑA (con el cambio habitual 'r' por 'l') sería "la montaña de las piedras en cadena".
¿Y de qué montaña estaríamos hablando? Se trataría de un roquedo que domina buena parte de la provincia de Barcelona, de una mole rocosa desde la que se controla el río Llobregat y se avista el mar. Esa montaña debe ser Montserrat, nombre que podríamos traducir como "monte serrado, con aristas".
Esta teoría la comparte mi amigo Jon Goitia. Montserrat destaca groso modo sobre las comarcas catalanas. Es la montaña más fotografiada y visitada, y hace miles de años debió ser punto de referencia para viajeros. Su nombre, Kataruña, ha debido pasar a nosotros de alguna forma. Hoy día es el apelativo de una vasta autonomía, región, país, nación, o como quieran llamarlo. Sin embargo, su topónimo es euskérico. En España existe otra Cataluña, se encuentra en Trubia (Asturias).

Catarro: "Inflamación de las membranas mucosas, con aumento de la secreción habitual de moco". En gallego y portugués se dice frío, en catalán refredat y en francés froid. Corominas dice que viene del latín catarrhus, derivado del griego catarrheei: "líquido que corre de arriba abajo". Pues sí, todos los líquidos suelen caer hacia abajo. Desde el euskera arcaico tenemos otra opción más cercana:
KAT = "gato, gatuno" + ARRO = "toser fuerte".
KATARRO (sin quitar ni poner nada), sería "una tos gatuna", la que se refiere a los primeros síntomas.

Cautivo: "Aprisionado en la guerra; sujeto". En catalán se dice captiu, en gallego y portugués es cativo y en francés captif. Corominas dice que viene del latín captivus: "preso, cautivo", derivado de capere: "coger". Jon Goitia, desde el euskera arcaico, nos da su versión:
KATE/KATI = "cadenas" + BE = "bajo, sometido".
KATIBE > CATIBO > CAUTIVO sería "el que está sometido", el que está bajo cadenas o encadenado.

Cemento: "Aunque con este nombre se suele referir a los cementos de matriz caliza de tipo 'portland', cemento es en general cualquier producto que favorece el endurecimiento de masas inertes". Se dice de forma parecida en las distintas lenguas europeas: tsimentos, seement, simenta, çimento, cement, zement, cemient, ciment, cimentu, cimento... Los latinistas lo hacen derivar de caedere: "destrozo, desgarro" y también "corte en la piedra", que habría originado caedimentum. Desde el euskera arcaico, Javier Goitia dice que vendría de:
ZIM = "deshidratación" + ENDA/ENDÚ = "la consecuencia de".
ZIMENDU > ZIMENDU > CEMENTO sería "el producto que queda en un elemento o preparado cuando el agua desaparece".

Cepa: "Pie de una viña que se mantiene deliberadamente bajo para facilitar la vendimia". Como ocurre en la voz cepillo, los expertos recurren al cippus latino, haciéndola derivar de unos supuestos troncos afilados clavados en torno a los campamentos romanos para dificultar los ataques de los enemigos. Javier Goitia afirma que una cosa son estacas y otra cepas, pero claro, como todo viene supuestamente del latín... Cepa vendría de:
ZEE = "expresión de algo corto, apurado" + PA/BA = "bajo, cercano al suelo".
ZEEPA > CEPA sería "el tipo de poda aplicada al pie de la viña desde sus primeros brotes". Es la forma en que se podan cada año los sarmientos tras haber fructificado y quedar lignificados. No tiene nada que ver con una estaca (el cippus latino). (Ver ceporro).

Cepillo: "Utensilio formado por cerdas y filamentos utilizado para quitar el polvo de la ropa". Voz que sólo utiliza el castellano. En latín no existe nada parecido, y los sabios recurren al cippus latino, haciéndolo derivar de unos supuestos troncos afilados clavados en torno a los campamentos romanos para dificultar los ataques de los enemigos. Javier Goitia dice que vendría de:
SEP/SEPA = "residuo, parte indeseable de algo" + EILLO = "elemento que realiza la acción".
SEPEILLO > SEPILLO > CEPILLO sería la evolución mínima de la voz, dando a entender que los primeros usos de este elemento no fueron para la belleza corporal, sino para eleminar polvo y suciedad. (Ver cepa y separar).

Ceporro: "Cepa que se arranca para la lumbre; persona torpe de entendimiento." Voz exclusiva del castellano. Esta relación, entre una rama corta y una persona corta y torpe, daría sentido a esta voz:
ZEE = "expresión de algo corto, apurado" + PA/BA = "bajo, cercano al suelo".
CEPORRO es el insulto que se hace a aquellas personas que son cortas, que no captan nada de lo extraño a ellas.

Cerca: "Expresión preferente de la proximidad relativa a algo". Corominas dice que procede del latín circa: "alrededor", pero no explica su procedencia. Ninguna lengua latina se asemeja al cerca del castellano, prefiriendo formas como vecino, vicino, prop, proche, preto, vicinu... Javier Goitia dice que vendría de:
ZERR = "ausencia de libertad, cerramiento" + KA (apócope de KAD) = "cadencia, repetición".
ZERKA > CERCA sería "un lugar geométrico configurado por trozos de valla o cerca", un corral, un circo. Se referiría al confinamiento de ganado, evitando que paste en las praderas, lejos (le ez: "animales no manejados"). (Ver lejos).

Cereal: "Planta gramínea de semillas farináceas, como el trigo, el centeno, la cebada, la avena, etc.". Se dice igual o de forma parecida en las lenguas romances. Corominas dice que proviene del latín cerealis (año 1832), y éste del griego ceres: "diosa de la agricultura". ¿Y cómo se llamaba en España al cereal antes de 1832? Si cereal viene de ceres, ¿de dónde sale la voz AL, que casualmente coincide con ALE = "grano, semilla" en lengua euskérica? Jon Goitia nos lo resuelve así:
ZERRE = "cortar, segar" + ALE = "grano, semilla".
ZERREALE > CEREAL serían "los granos que se siegan".

Chabola: "Choza, caseta, vivienda tosca, barraca". Corominas dice que viene del vasco chabola: "barraca", y no contento con ello, divaga para hacerla proceder del francés antiguo jaole: "jaula, cárcel", derivada, cómo no, del latín caveola: "jaulita". Afortunadamente, el proto-euskera nos resuelve perfectamente lo que es una chabola:
TXA = "casa" + BOL = "redonda" + A = "artículo euskérico".
TXABOLA > CHABOLA sería "la casa redonda, con una curvatura". Dejemos cárcel y jaula para otra ocasión.

Chalana: "Embarcación de fondo plano, propia para parajes de poco fondo". Corominas dice que viene del francés chaland, y éste del griego khelandion. El caso es que khelandion no se parece a chalana, no tiene nada que ver. Javier Goitia explica que la voz TXA, aparte de significar "casa", también estaría relacionada con el transporte y la protección de las personas:
TXA = "protección, transporte de personas" + LAUNA = "plano".
TXALAUNA > TXALANA > CHALANA sería "el transporte de fondo plano".

Chalé: "Casa de recreo de pequeñas dimensiones, y con jardín". Voz común a las lenguas romances. Los expertos dicen que viene del francés chalet: "casa de campo". Javier Goitia desvela que un chalé no sería una casa-domicilio, su origen euskérico estaría relacionado con la supuesta alegría que da al que la posee, pues se trata de una vivienda de lujo:
TXA = "casa" + ALAI = "alegre".
TXALAI > TXALÉ > CHALÉ (o CHALET) sería "la casa que proporciona alegría, buen royo".

Chalupa: "Embarcación menor, con cubierta y dos palos para velas". Corominas dice que viene del francés chaloupe, y luego añade que es de origen incierto, probablemente del occitano calup: "cáscara de nuez". Al parecer, una cáscara de nuez se asemejaría a una embarcaión. Javier Goitia explica que la voz TXA, aparte de significar "casa", también estaría relacionada con el transporte y la protección de las personas:
TXA = "protección, transporte de personas" + LOPE = "la mayor de un rango".
TXALOPE > TXALUPE > CHALUPA sería "el transporte de mayor rango".

Chamizo: "Choza techada con chamiza". Corominas, en un alarde de ingenio, dice que es un derivado del portugués chamiça y del gallego chamiza, procedentes a su vez de chama: "llama". Según él, un chamizo sería "un leño medio quemado" y "un tugurio de gente sórdida", soluciones ambas que no resuelven nada. Es más, todo suena a disparate. Desde el euskera arcaico, Javier Goitia da su versión:
TXA = "casa" + MÜS = "algo despreciable" + A = "artículo".
TXAMÜSA > TXAMÜZA > CHAMIZA > CHAMIZO (masculinizado) no sería "una casa en llamas", sino "una chabola con el nivel máximo de humildad en su construcción". La voz Mus aparece en el juego de naipes, nos indica que algunas cartas son despreciables, no nos sirven para ganar la partida (Ver mus).

Chico: "Pequeño o de poco tamaño; niño, muchacho". Voz común al vasco, al catalán (txiquet) y al sardo. En latín y griego no existe nada parecido, y Corominas, en un alarde de ingenio, dice que estaría indirectamente relacionada con el latín ciccum: "membrana que separa los granos de la granada" (¿?). Menudo disparate. El euskera arcaico nos lo resuelve de forma sencilla:
TXI = "adjetivo y sufijo que indica pequeñez" + KO = "sufijo de tamaño".
TXIKO > CHICO (sin quitar ni poner nada), sería "algo de tamaño pequeño".

Chillar: "Dar gritos agudos". Voz que tiene un significado parecido a gritar: 'levantar la voz', sólo que la primera sería de origen euskérico y la segunda latino. En portugués se dice chirlar, en gallego chilar y en latín strideo. Corominas se despacha a gusto cuando dice que procede del latín fistulare: "tocar la flauta" (por onomatopeya). Claro, como no ha encontrado nada que se le parezca... Chillar podría derivar del canto agudo que emiten los jilgueros ("kardantxillo", en vasco), y vendría de:
TXILL = "chillar, trinar".
TXILL > CHILL > CHILLAR (como verbo), no procedería de fístula a través de trece cambios, sino de la aguda voz de esos pajarillos minúsculos que los vascos llaman "txill". (Ver jilguero).

Chirla: "Molusco bivalvo, más pequeño que una almeja". Voz compartida con el vasco, que en su forma 'txirl' se podría traducir como "ondulado", e interviene en palabras como Txirlora (viruta de madera de forma ondulada). Jon Goitia dice que vendría de:
TXIRL = "molusco bivalvo" + A = "artículo euskérico".
TXIRLA > CHIRLA sería la pequeña almeja rosácea.

Chirriar: "Sonido agudo, continuado y desagradable, como el que emiten algunas aves". En catalán se dice grinyolar, en portugués es guinchar, en francés hurler y en latín crepuerunt. Corominas dice que es una onomatopeya (¿?), pero sería una voz euskérica, con el mismo origen que chillar:
TXILL = "chillar, trinar" + RI = "sufijo intencional: lo que".
TXILLRI > CHIRRIAR (como verbo), designaría a "lo que emite o produce un sonido agudo y desagradable", una rueda, un pájaro, una persona gritando...

Chorizo: "Embutido de carne de cerdo". Voz compartida con el gallego, portugués y catalán. En latín se dice farciminis. Corominas dice que es de origen desconocido, pero luego se arranca por bulerías asignándolo, cómo no, a una forma latina parecida a sauricium. Chorizo vendría de:
TXOR = "cuajo de rumiante" + IZO = "relleno, preñado, embutido".
TXORIZO > CHORIZO (sin quitar ni poner nada), sería "cuajo relleno".

Choza: "Cabaña formada por estacas y cubierta de paja o ramas". Voz común al portugués y castellano. En latín se dice tugurium. Corominas, en un alarde de ingenio e imaginación, la hace derivar del latín pluteus: "armazón de tablas, fija o móvil, con que los soldados se guarecían de los tiros del enemigo". Y debemos suponer que la voz pluteus, tras múltiples cambios, derivó en choza. Desde el euskera arcaico, Javier Goitia nos lo resuelve de forma sencilla:
TXA = "casa" + OSA = "completa".
TXAOSA > TXAOZA > CHOZA sería "una cabaña completa", es decir, que tiene puerta. Una choza siempre tiene puerta.

Cicatriz: "Señal que queda después de cerrarse una herida o llaga". Se dice igual en gallego y portugués, en catalán es cicatriu y en francés cicatrice. Corominas dice que viene del latín cicatrix, pero no aporta nada más. Cicatriz sería un nombre euskérico, y vendría de:
SIKU/SIKA = "extreñido, seco" + TAI = "corte" + R (por prosodia) + IZT = "estrecho".
SIKATARIZT > SICATRIZ > CICATRIZ sería "un corte fino ya seco".

Cielo: "Espacio indefinido en el cual se mueven los astros". Se dice igual o de forma parecida en las lenguas romances. Corominas dice que procede del latín caelum, sin dar más explicaciones. Jon Goitia explica que "zeru" es cielo en vasco. Se trataría de una voz muy antigua que vendría del proto-euskera ZERRU = "cierre superior de una cavidad abovedada", y que por tanto, no procedería del latín. Cielo vendría de:
ZERRU > ZERO > ZELO (habitual cambio 'l' por 'r') > CIELO, que equivaldría a decir "la cúpula abovedada".

Cimiento: "Basamento que enlaza edificios y otras construcciones con el terreno, soportando el peso y los esfuerzos que estos transmiten". En el resto de lenguas europeas se le conoce como fonament, fondament, foundation, fondazione, fondatión, fundatii, fundaçoes..., pero nada parecido al cimiento castellano. Corominas roza el ridículo atribuyéndola al latín caementum: "canto de construcción, piedra sin escuadrar", palabra que nada tiene que ver con el arranque de un proceso. Javier Goitia dice que vendría de:
HASI = "comienzo de algo, inico, arranque" + MENDU = "sistema, proceso, estado".
HASIMENDU > ASIMENTU (forma sorda) > SIMENTO > CIMIENTO sería "el comienzo de la obra".

Cisma: "División o separación entre los miembros de un cuerpo o comunidad". Un cisma es lo que produce una división de la unidad en trozos. Se dice de forma similar en las lenguas romances. Los expertos la atribuyen al latín schismatis, pero su origen sería el euskera arcaico:
ZIZ = "muesca, arranque ligero de material" + MA = "el causante".
ZIZMA > CISMA sería "el causante del corte".

Cítola: "Tabla colgada cerca del eje del molino, que es agitada continuamente por una leva en el mismo y que con su movimiento provoca la caída continua y ordenada del grano". Se dice igual en catalán. Nuestros sabios la atribuyen al latín cithara, que era una modalidad de cántico (posiblemente derivado de la khitara griega). Javier Goitia (ni nadie en su sano juicio) ve un parecido entre la melódica cithara y la tabla cítola. Desde el euskera arcaico tendríamos:
ZITO = "reclamar, incitar, provocar" + OLÁ = "madera trabajada". (Ver consola y góndola).
ZITOLA > CÍTOLA (sin quitar ni poner nada), sería "la tablita que llama al trigo a pasar por la piedra".

Cizalla: "Útil para cortar". Se dice igual en gallego. En catalán es cisalla. Los sabios dicen que viene del francés cisailles, plural de ciseau: "tijeras", derivado del latín vulgar cisellus y caesellus, y a su vez de caedere: "cortar". O sea, tenemos que creernos que de caedere, y tras sucesivos y sorprendentes cambios, se transformó en cizalla. Desde el euskera arcaico tendríamos una solución más sencilla:
ZIZ = "muesca, arranque ligero de material" + EILLA = "acción, la que lo hace".
ZIZEILLA > ZIZALLA > CIZALLA sería "el útil o herramienta que realiza muescas o cortes ligeros".

Cizaña: "Planta de semilla venenosa que cunde entre los sembrados y les hace mucho daño". Voz exclusiva del castellano. Corominas la hace proceder del latín tardío zizania, derivada del griego zizánion: "designa la misma planta". Pero en griego a esta planta se la conoce como táres.
Si se mezcla la cizaña con el trigo, la semilla sigue siendo tóxica y produce desarreglos a quien come ese pan. De ahí procedería su nombre euskérico:
SIS = "raíz que define la eventualidad" + AÑÁ = "comida, alimento".
SISAÑA > CIZAÑA sería "un alimento que a veces puede resultar fatal".

Cola: "Pasta para pegar, enganchar". Se dice igual o de forma parecida en las lenguas romances, salvo el latín gluten. Corominas dice que viene del griego kólla: "goma, cola". Jon Goitia menciona que en lengua vasca, cuando un diente está a punto de caer utilizan el término Kilin-kola, que indica "tambaleándose, solo enganchado por la punta". Cola sería una voz muy antigua, de origen euskérico:
KOI/KO = "atenazar, coger" + LA = "sujetar, afianzar".
KOLA > COLA sería "un enlace muy fuerte". 'LA' también interviene en LA-ZO (enlace instantáneo), LA-PO (expectoración pegajosa que cuesta de arrancar) y LA-PA (molusco pegado por abajo).

Colar: "Pasar un líquido por un cedazo, un coladero; introducirse furtivamente (colarse)". Voz común al gallego y portugués. Corominas dice viene del latín colare: "hacer pasar, filtrar", derivado de colum: "coladero". Sin embargo, en el arcaico euskera tenemos un interesante morfema:
KOL = "perforación o hueco que trasciende el material" + A = "artículo".
KOLA > COLAR (como verbo), equivaldría a "un tamiz que deja pasar el material de lado a lado".

Cólico: "Espasmo doloroso del vientre, que se asigna (según su etiología) a diversos órganos y a varias disfunciones". Se dice igual o de forma similar en las lenguas romances. Corominas lo hace proceder del latín colicus (¿?), derivado de colon y del griego kolon: "parte del intestino". El caso es que en latín se dice tormina o abdominalis, y los griegos usan kolikos para designar patas de animales, no un proceso gástrico. Javier Goitia desenreda esta maraña de despropósitos, y desde el euskera arcaico aporta una solución más coherente:
KOL = "pasadizo, coladero, punto de evacuación" + OI = "habitualidad, frecuencia".
KOLOI > KOLON (con el cambio 'oi' por 'on') sería la descripción precisa del órgano evacuador, voz que acabó dando en kolon.
KOLI + KO > CÓLICO sería "lo referente, lo correspondiente a la evacuación", el sistema que fallaba en bueyes, yeguas e incluso en ovejas, y que nuestros antepasados aprendieron a conjurar.

Comarca: "Territorio con unidad geográfica, humana e histórica y límites definidos, más pequeña que una región". Se dice igual en catalán. Gallegos y portugueses la llaman conseillo y en latín es regionem. Nuestros sabios latinistas, como obviamente no la pueden relacionar con región, la hacen derivar de un híbrido entre la marka germánica: "frontera arbitraria", y el com latino: "concentración"; para dar a entender que es un lugar donde coinciden varias fronteras. Desde el euskera arcaico, Javier Goitia nos aporta otra solución:
GOI = "las cimas, las cumbres" + MARR = "secuencia de barras, trazos, señales" + KA = sufijo de tamaño".
GOIMARRKA > GOMARKA > COMARCA definiría una gran cuenca hidrográfica separada por líneas de cumbres, de altas montañas, que es justamente lo que ocurre en la península Ibérica. El híbrido germánico-latino no pinta nada en esta historia.

Cóncavo: "Línea o superficie curvas que tienen su parte más deprimida en el centro". Voz común al portugués, italiano y gallego. En catalán se dice còncau. Corominas la relaciona con el latín concavus, derivado de cavus: "hueco". Javier Goitia dice que vendría de:
KUNK = "joroba, lo que sobresale" + ABO = "ensenada, concavidad".
KUNKABO > KONKABO > CÓNCAVO definiría "la parte hueca de algo que sobresale".

Concha: "Caparazón de moluscos, crustáceos, tortugas, etc.". Se dice igual en portugués. En otras lenguas latinas se dice conchiglia, petxina, coaja, coquille, casca.... Corominas dice que viene del latín tardío conchula, diminutivo de concha, y éste del griego konkhe. El caso es que los griegos llaman konkhe a las cuencas u oquedades, y a las conchas las llaman kelyfos. Pero como konkhe suena a "conche", nuestros sabios dan carpetazo al asunto. Desde el euskera arcaico, Javier Goitia nos revela su posible procedencia:
GONTZ = "cáscara" + A = "artículo".
GONTZA > KONTZA > CONCHA (forma sorda), describiría a las cáscaras de moluscos, crustáceos..., un estuche que guarda la vida dentro.

Conejo: "Mamífero roedor de orejas muy largas, que vive en madrigueras, y es domesticable". En griego se dice kouneli, en catalán es conill, en italiano coniglio, en gallego y portugués coello y en vasco "kui". Corominas dice que viene del latín cuniculus, voz de origen ibérico en latín, con el sentido primitivo de "galería subterránea, madriguera". Sin embargo, este dato no está contrastado. Javier Goitia asegura que esta voz se exportó a Europa desde el euskera. Conejo vendría de:
KUN = "sexo, acto sexual" + EI = "rapidez, celeridad" + DJO = "ejecución de un proceso".
KUNEIDJO > KUNEIJO > CONEJO equivaldría a hablar del "animal que practica el coito instantáneo, rápido". Los conejos realizan un coito brevísimo, rematado por el lanzamiento hacia atrás del macho tras un par de segundos de contacto. Puede que esta acción, un visto y no visto, llamara la atención de nuestros antepasados, que bautizaron así a esta especie.

Consola: "Mesa de adorno arrimada a la pared". Se dice igual en las lenguas romances. Corominas la hace derivar del francés console: "ménsula fija a una pared empleada como sostén de un balcón o cornisa", y éste de consolar, que en la Edad Media se empleó con el sentido de sostener materialmente. Javier Goitia dice que viene de:
GONTZ = "bisagra, plegamiento (en dialecto vizcaíno) + OL = "tabla, madera labrada" + A = "artículo".
GONTZOLA > CONSOLA serían "un par de tablas unidas por el borde", un pesebre que en los conventos servía para dejar comida para que los monjes o los pobres picaran entre horas.

Coraza: "Armadura compuesta de peto y espaldar". Se dice de forma similar en catalán cuirassa y francés cuirasse, y en latín es thoracis y loricam. Los sabios dicen que viene del latín coriacea, forma femenina del adjetivo coriaceus, y éste a su vez de corium: "cuero". Claro, y de corium pasó por arte de magia a coraza. El esukera arcaico nos daría su origen:
GOR = "duro" + AZA = "piel".
GORAZA > CORAZA definiría "una piel dura", voz que con el paso de los años acuñó un parapeto, una protección.

Corbata: "Tira de tela que, como adorno, se anuda en torno al cuello de la camisa. En su origen fue una modalidad de pañuelo". Se dice igual en catalán, mientras que las demás lenguas utilizan las formas cra, kra... (cravatte...). Los sabios cuentan que los franceses usaron el término cravate tratando de reproducir la forma con que los croatas llaman a su país: Hrvatska (suena jervaska). Javier Goitia se pregunta si alguien ve cercanía entre ambas voces. Yo no la veo. Corbata vendría de:
KOR = "nudo decorativo, improvisado" + BATÁ = "unión, unificación de algo separado".
KORBATÁ > CORBATA sería "el nombre de un nudo empleado para cerrar otra prenda".

Córdoba: Javier Goitia nos revela los dos morfemas que conforman la voz Córdoba, escritos en lengua euskérica, lo que echaría por tierra la teoría de que fueron los fenicios quienes fundaron un primer asentamiento junto al Guadalquivir. Los comerciantes fenicios no solían alejarse de sus barcos ni de la costa.
En España existen unas 200 Córdobas en forma de barrancos, cabañas, cabezos, cerros, llanos, lomas, piedras, ramblas, sierra..., repartidos en las provincias de Córdoba, Granada, Almería, Murcia, Málaga, Cádiz, Albacete, Badajoz, Zamora, Jaén, Cuenca, Palencia, Navarra, Burgos, Asturias... También existe La Córdoba, Las Córdobas, Cordovilla, Cordobilla, Cordovero, Cordovín, La Cordobesa...
Si un nombre se repite en la península, no es porque lo fundara la misma persona (200 veces), es porque existe un accidente geográfico común a todos ellos. En el caso de Córdoba hablaríamos de macizos con la presencia de múltiples cárcavas de erosión, a veces muy profundas y creando abanicos, y otras veces zonas más llanas en las que las crestas de rocas aflorantes forman una especie de abrigos que en ocasiones se limitan a unas pocas rocas o paredes testigo (kortas). Córdoba vendría de:
CORD = "barranco o cortas" + OBA = "concentración".
CORDOBA transmite la idea de concentración de barrancos o cortas. En la ciudad andaluza, ese lugar estaría al norte, entre los ríos Guadalmellato y Guadiato, donde se asienta la sierra de Córdoba, paradigma de erosión joven donde se muestra un modelo caótico de barrancos o cortas. Ocurre algo parecido en Cabezo Córdoba (en las Bardenas de Navarra); en Paré de Córdoba (Asturias), y en Piedras Córdoba (Jaén).

Corona: "Aro de ramas, flores o metal precioso que se coloca en la cabeza a algunas personas o en algunas ceremonias; por extensión, coronar es llegar a la cima". Voz común a las lenguas romances y al vasco "koroa". Corominas dice que viene del latín coronam, voz que a su vez fue tomada del nombre de los cuervos en griego: korone. Corona no vendría de cuervo, sino del euskera arcaico:
GO = "lo alto, de forma indefinida" + ORÓ = "totalidad, plenitud" + ENÁ = "genitivo".
GOROENA > COROENA > CORONA sería "un elemento pleno, completo, ubicado en lo alto".
En toponimia española, son muchos los montes corona que denominan a varios volcanes. Yo rodeé el volcán Corona de Lanzarote, una cima oronda, completa.

Correa: "Tira de cuero para diversos usos". En catalán se dice corretja y la otra voz que se acerca al castellano es el rumano curea. Los italianos la llaman cinghia, los franceses laisse y en latin es lorum, voz que no se impuso a la euskérica que se hablaba en la península. Aun y así, Corominas la hace derivar del latín corrigia, sin aportar nada más. Correa vendría de:
GOR/KOR = "duro" + EA = "acción de molturar, mordisquear".
KOREA > CORREA sería la forma genérica de llamar a los materiales como el cuero, que habían sido curtidos con dos objetivos: su duración y la flexibilidad.

Corteza: "Capa exterior de árboles y frutas; parte exterior y dura de ciertas cosas". En gallego se dice cortiza, en catalán es escorça y en latín cortix, voz de la que echan mano los sabios para adjudicarle su origen. Sin embargo, el proto-euskera nos daría otra versión de los hechos:
GOR = "duro" + TA = "madera labrada" + AZA = "superficie exterior".
GORTAZA > CORTEZA sería "la madera labrada extraída de la superficie de los árboles", un material duro con el que poder construir cosas.

Coruña: En toponimia ibérica, la voz esukérica GOR tiene dos significados: "rojo", por metátesis gro/gor, y "duro". En la Coruña gallega, como en su homónima burgalesa Coruña del Conde, probablemente estemos hablando de tierra roja, que en euskera se puede traducir por gorri:
GOR = "rojo" + UÑA = "peña, roquedo".
GORUÑA > CORUÑA serían colinas pedregosas de tonos rojizos, aunque tampoco es descartable que hiciera alusión a una roca de extrema dureza. Los celtas no pintan nada en esta historia.

Cuchara: "Utensilio en forma de palita cóncava con mango, que sirve para llevar a la boca las cosas líquidas, blandas o menudas". En catalán se dice cullera, en gallego y portugués culler, y en francés cuillère. Corominas dice que viene del latín cochlear, pero no aporta nada más. El euskera arcaico sí nos explicaría su origen:
KUTX = "incisión, ahuecar" + ARA = "como adverbio: da fuerza a la acción".
KUTXARA > CUCHARA (sin quitar ni poner nada), sería "el elemento que sirve para ahuecar o excavar". Nuestros antepasados debieron emplear este utensilio para ahuecar elementos, excarvando sobre las superficies. Posteriormente se utilizó para llevarse comida a la boca.

Cuchillo: "Utensilio cortante compuesto de una hoja de acero de un solo corte, y de un mango". En catalán se dice ganivet, en gallego es coitelo, en portugués faca, en francés couteau y en latín culter. Corominas dice que procede del latín cultellus: "cuchillito". Si esto es así, ¿cómo deberíamos traducir un cuchillo grande?, ¿quizá cultellon? El proto-euskera nos daría la solución:
KUTX = "incisión, ahuecar" + EILLO = "lo que (genitivo)".
KUTXEILLO > CUCHILLO sería "el elemento que sirve para realizar incisiones, cortes".

Cuidado: "Voz de atención respecto de un peligro potencial". Sólo los gallegos y portugueses lo dicen de forma parecida al castellano: coidado, cuidado, respectivamente. Las otras lenguas, incluido el latín, utilizan formas diferentes: cura y derivados, o el care de las lenguas germánicas. Corominas asocia la voz cuidar con el latín cogitare: "pensar". ¿Cuidar es pensar? Desde el euskera arcaico, Javier Goitia nos revela su procedencia:
KU = "extremo afilado, puntiagudo de algo" + IDÉ = "percepción o asunción de algo".
KUIDÉ > CUIDA > CUIDAR (como verbo) > CUIDADO (como interjección) vendría a ser "una llamada de atención", por ejemplo ante la presencia de pinchos, cactus, zarzas, ortigas, avispas, mosquitos...





D, E, F

Delfín: "Mamífero acuático". Los etimologistas nos habían enseñado que esta voz procedía del griego delfis o delfus: "matriz, útero" (por la forma en que las hembras parían a sus crías). Javier Goitia, sin embargo, dice que este proceder se repite en otros cetáceos, no es exclusivo de los delfines, y por lo tanto no estaríamos hablando de un apelativo diferenciador. En las principales lenguas europeas existen formas parecidas: delfyn, dofí, dolfijn, dolphin, delfini, dauphin...; y golfiño en portugués y gallego. Desde el euskera arcaico, prestando especial atención a la exclusiva y aguda llamada de los delfines (iii, ui, ui, ui, iii...), tendríamos otra opción:
DEI = "llamada" + FIN = "fina, aguda".
DEIFIN > DELFIN, haría alusión a "la sonora llamada aguda que emiten estos cetáceos". Eso sí es exclusividad, un hecho diferenciador.

Desahuciar: "Quitar toda esperanza de conseguir lo que se desea; despedir a un inquilino". Se dice igual en gallego. Corominas la hace derivar del latín fiducia: "confianza". ¿Y en qué se parece fiducia a desahucio? No coinciden en el sonido ni en el significado. El proto-euskera nos aportaría esta solución:
EZ = "negación" + AUSI = "complacencia" + A = "artículo".
EZAUSIA > DESHAUCIA (con metátesis) > DESAHUCIAR (como verbo), sería "una pérdida de la complacencia", lo que conduciría a perder la esperanza.

Duero: "Río peninsular, que en su tramo final fluye por territorio portugués". Javier Goitia lo explica muy bien en su web. El río Duero no deriva del celta dubr o dwfr. Estaría escrito en lengua euskérica:
U = "agua" + ERO = "repetición, frecuencia (en este caso se refiere a afluentes y cursos de agua)".
UERO > DUERO (la 'd' sería una prótesis añadida, para mejorar su prosodia), sería una presencia muy densa de manifestaciones acuosas (ríos arroyos, fuentes, lagunas, balsas...). El Duero es el río con la mayor y más regular cuenca de recepción de España. En la península abundan los topónimos como tuero y suero, con idéntico o parecido significado.

Ebro: "Río español perteneciente a la cuenca mediterránea". Javier Goitia nos revela el origen del río más caudaloso de España:
IB = "agua" + AE = "corriente, movimiento" + ERO = "habitualidad, frecuencia".
IBAERO > IBERO > EBRO o Íbero, es el río que más agua aporta de todos los que desaguan en el Mediterráneo español, de ahí vendría su nombre: "frecuente corriente de agua".
Es muy probable que IBAERO diera nombre a IBERIA, en principio voz asociada a una comarca y que a la postre denominaría a la península Ibérica.

Eje: "Varilla que atraviesa un cuerpo giratorio y le sirve de sostén en su movimiento". En catalán se dice eix, en gallego es eixe, en portugués eixo y en francés axe. Los expertos adjudican la voz al axis latino; sin embargo, existe un morfema en proto-euskera (actualmente perdido) que nos aportaría otra versión:
ATZ = "eje, elemento de simetría".
ATZE > AXE (como en francés) > EXE > EJE sería "la barra horizontal que gira". Antiguamente se utilizó, sobre todo, para colocar ruedas en los extremos.

Empezar: "Dar principio a una cosa". Verbo que sólo utiliza el castellano, ya que su equivalente en latino sería comenzar, iniciar, principiar, originar...; aun así, Corominas lo relaciona con el latín vulgar comintiare, derivado del latín initiare: "iniciar". Pero initiare no es lo mismo que empezar, no son voces parecidas. Javier Goitia dice que vendría de:
EMP/EMB = "embrollo, atascamiento, desorden..." + EZA = "oposición, situación contraria".
EMPEZA > EMPEZAR (como verbo) indicaría claramente que "algo ya puede ser iniciado", que ha desaparecido la acción o el elemento que impedía la actividad.

Enano: "Persona de gran pequeñez". Se dice igual en gallego. En portugués es anao, en catalán nan, en francés nain y en latín pumilus, pusilus. Corominas dice que viene del latín nanus, y éste del griego nanos, aunque también lo relaciona con el latín vulgar inaptus: "torpe, grosero". Desde el euskera arcaico, Jon Goitia dice que vendría de:
EZ = "no" + ANO = "grande".
EZANO > ENANO sería lo mismo que decir "no grande, pequeño".

Engaño: "Falsedad, error". En catalán se dice engany, y en latín es falacia, fraus, voces que nos hablan de fraude, defraudar, falsear... Corominas dice que viene del desconocido latín vulgar ingannare: "escarnecer, burlarse de alguien", derivado de la onomatopeya latina gannire: "regañar, reñir", propiamente "ladrar, aullar" (¿?). He aquí un disparate tras otro, a cual peor, pero así está recogido en el diccionario de este hombre. Desde el euskera arcaico tendríamos otra solución:
ENG = "traba, algo que engancha, que amarra" + ÑA = "alimento, en este caso, cebo".
ENGAÑA > ENGAÑAR (como verbo) > ENGAÑO (masculinizado), sería muy probablemente las trampas que nuestros antepasados colocaban para obtener presas y comida.

Enjuague: "Aclarar con agua limpia lo jabonado". En portugués y gallego se dice enxuagar, muy parecido al castellano. Corominas dice que vendría del latín vulgar exaquare: "lavar con agua". Pero claro, no es lo mismo quitar el agua que lavar con agua. Javier Goitia nos lo resuelve así:
ENTZ = "lleno, saturado" + UA = "agua" + GE/KE = "quitar, retirar".
ENTZUAKE > ENJUAGUE sería "retirar el agua sobrante", es decir, dar un clareo.

Enraizar: "Arraigar".
(Ver raíz).

Escabeche: "Técnica de la conservación de alimentos que se basa principalmente en la capacidad microbiocida del vinagre de vino". Voz común al catalán y al vasco. Corominas dice que viene del árabe vulgar iskebey, derivado de sikbay: "guiso de carne con vinagre" (aunque luego duda de que esta voz sea autóctona árabe). Y claro, de sikbay a escabeche va un paso, suenan casi igual. El proto-euskera nos resolvería su origen:
ESK/ESKA = "endurecimiento, curtido" + BETZA = "convertir, tornar".
ESKABETZA > ESKABETXA > ESCABECHE equivaldría a "curar carnes, verduras y pescados, tornándolas menos propensas a la pudrición".

Escama: "Cada una de las piezas que cubren la piel de la mayor parte de los peces y de algunos reptiles". Voz exclusiva del castellano. Corominas sólo dice que viene del latín squama, no aporta nada más. Javier Goitia nos resuelve esta voz desde el euskera arcaico:
ESKA = "dureza superficial" + MA = "lo que".
ESKAMA > ESCAMA (sin quitar ni poner nada) sería "lo que endurece o blinda".

Escarcha: "Rocío helado; granizo menudo que cae cuando hace mucho frío". Voz exclusiva del castellano. Corominas dice que es de origen incierto, quizá del vasco "eskarr"; y esta vez acierta en la forma, aunque no en el contenido. Su origen es euskérico, vendría de:
IZ/IS = "agua" + KARRO/U = "helado, frío" + TXA = "tomado como artículo o abundancial".
IZKARROTXA > ISKARTXA > ESCARCHA equivaldría a decir "agua helada" o "abundante agua helada". (En vasco hay muchas formas de decir agua: u, ua, ur, i, ir, iz, ura, ma, ib...).

España: Que España es palabra euskérica, no tengo la menor duda. Toda la península está repleta de nombres que así lo atestiguan. En cuanto a "espa/espo/espu", en Cataluña tenemos el pico Espana y los municipios de La Torre del Español, Espaén, Espà, Esparraguera, Espolla y Espot, entre otros; en Castellón tenemos las sierras de Esparraguera y Espadán; en el parque Posets-Maladeta (Huesca), se alza el pico Espadas; y en Murcia tenemos la sierra de Espuña, con el pico Espuña en su centro. Y en cuanto a "españa", en Asturias se encuentra el río y la playa de España; el municipio de España la Vieja en Alicante, y el de España-Zulueta en Navarra.

Jon Goitia da dos acepciones para el nombre España:

1/ ESP = "picos acabados en punta, con forma de espada" + ATXA/AÑA = "peña".
España se parecería a un monte picudo notorio. Jon cree que ese lugar sería el peñón de Gibraltar, una alta roca acabada en punta, conocida desde hace miles de años por navegantes y por gentes que transitaban entre la península Ibérica y el norte de África. El peñón guiaba a marinos y emigrantes. Por cierto, en Ceuta, ciudad española ubicada en el estrecho de Gibraltar, se encuentra el monte Hacho, una mole rocosa que junto al peñón de Gibraltar configuran las Columnas de Hércules. "Hacho" es un nombre euskérico: AITZ/ATXA = "roca, peña" + O = "grande", o sea, "la gran roca".

2/ ESP = "un tipo de viña" + ATXA/AÑA = "peña".
En este caso, España sería el país montañoso donde crecen los viñedos. Las viñas, como nos quieren hacer creer algunos supuestos estudiosos, no las trajeron los romanos a la península; ya estaban aquí cuando ellos asomaron el hocico por los Pirineos. En euskera existen multitud de voces para nombrar a las viñas: vit, esp, ard, ord, amp, alm... Por cierto, en el norte de África existe un lugar que siempre se ha asociado con viñedos. Se trata del cabo Espartel, otro "Espa".

Espiga: "Conjunto de flores o granos dispuestos a lo largo de la parte terminal de un tallo". Se dice igual o de forma parecida en las lenguas de la península. Corominas nos cuenta que proviene del latín spica, y que su origen sería una raíz no encontrada, aún así echa mano del indoeuropeo para hacerla derivar de spei, que, según él, debió significar "puntiagudo". Pero no es la punta lo que llama la atención de una espiga. Javier Goitia lo atribuye al hecho de que el fruto se muestre en el exterior, arrogante en lo más alto de la planta. El fonema ESP, que se relaciona con viña, con formas triangulares (espada, espátula) y con voces como espanto, especial, especie, también estaría relacionada con lo sorprendente, lo que llama la atención:
ESP = "lo que llama la atención" + IGA = "lo alto, el tracto, la cima".
ESPIGA (sin quitar ni poner nada), sería algo así como "la que destaca en lo alto". Eso es lo que tiene la espiga de especial, que está en lo más alto de la planta.

Espiral: "Con forma de espira". Se dice igual o de forma parecida en las lenguas romances. Los expertos la hacen derivar del latín espiralis. Sin embargo, desde el euskera arcaico tendríamos otra versión:
ESP = "viña" + BIRA = "vuelta, giro, zarcillo".
ESPBIRA > ESPIRA > ESPIRAL sería "la forma revirada de los zarcillos de la vid". Los zarcillos sí que son espirales.

Espíritu: "Hálito inmaterial que anima algo". Se dice igual o de forma parecida en las lenguas romances. Corominas dice que viene del latín spiritus: "soplo". Esto no dice mucho de un espíritu. El euskera arcaico nos abre la puerta a otro significado:
ESP = "viña" + IR = "agua" + URT = "acción de salir al exterior, transformarse".
ESPIRURT > ESPIRITU (con metátesis), sería "la uva transmutada en vino (en agua de la viña)"; y eso es el espíritu del vino, azúcar transformado en etanol y gas carbónico. El vino alegra el cuerpo y el alma.

Estrada: "Camino o vía que resulta de hollar la tierra". En la cordillera cantábrica se emplea más esta voz, al igual que en Italia, y tendría su equivalente en el streetinglés y en el "estarta" vasco. Los expertos la hacen derivar de stratá: "camino pavimentado", cuando el DRAE dice lo contrario, que se trata de tierra pisada, hollada. Javier Goitia dice que vendría de:
ESI = "cierre, contorno físico" + TARTE/TARTA = "pasadizo, pasillo".
ESITARTA > ESTARTA > ESTRATA (con metátesis) > ESTRADA serían "pasadizos entre cercados", apenas unos pasillos que en su tiempo usarían los ganaderos y los feriantes, y que con la sedentarización tomaron un significado más genérico.

Fondo: "Parte inferior de algo hueco; parte distante o sobre la que descansa el agua marina". Se dice igual o de forma similar en las lenguas romances. Corominas dice que probablemente esté sacada de la antigua forma dialectal perfondo, derivada del latín profundus. En proto-euskera existe un morfema que define muy bien lo que es un fondo (mismo origen que hondo):
OND = "profundo" + O = "superlativo".
ONDO > HONDO > FONDO (cambio 'h' por 'f') sería "algo muy distante, profundo".

Fragua: "Fogón para forjar metales". En catalán se dice farga, en gallego forxa, en portugués forjar y en francés forger. Corominas dice que viene del latín fabrica. Pero claro, una fábrica no es una fragua. Con el añadido de una 'f' por prosodia, fragua vendría de:
F + ARRAG = "crisol, recipiente para fundir" + OA = "lecho".
FARRAGOA > FRAGOA (con metátesis) > FRAGUA sería "el lugar donde se coloca el recipiente para fundir los metales".

Francia: Javier Goitia nos revela que las voces "franc, frans" son muy comunes en topónimos portugueses, españoles y franceses. Y una posible explicación para el origen de Francia la encontramos en el euskera arcaico:
BRAE/FRAE = "aspecto fracturado, molido" + ANTZ = "cariz, tener pinta de" + EIZ = "presencia de gravas y productos de fractura". (Ver brecha).
FRANTZEIZ > FRANTZEI > FRANCIA sería "una sierra abrupta, fracturada".
En España tenemos muchos ejemplos de geografía fracturada: riscos de los Franceses (Gredos), peña y sierra de Francia (Salamanca) y diversas peñas de Francia, como en Sacedón (Cuenca), en La Coruña, en Gijón o en Orense. También existen varias peñas del Francés y de Franco, y collados con igual desinencia. En Sierra Nevada (Granada) tenemos los peñones de San Francisco.





G, H, I

Gandul: "Holgazán, vagabundo". Voz común al catalán. Corominas dice que viene del árabe gandur: "joven de clase modesta, que afecta elegancia, procura agradar a las mujeres y vive sin trabajar, tomando fácilmente las armas". Menuda descripción arábiga para describir a un holgazán. Javier Goitia, desde el euskera arcaico, dice que vendría de:
GAN = "superior" + DOIL = "villano, canalla".
GANDOIL > GANDUL sería "un gran villano, un canalla". En vasco utilizan "andoil" para expresar lo mismo.

Ganso: "Ave anátida de tamaño notable y hábito migratorio que pasta hierba y se caracteriza por la dentadura ganchuda de su pico y lengua". Se dice igual en portugués y gallego. Corominas lo hace derivar del alemán gans, pero no explica nada más. Javier Goitia nos lo resuelve desde el euskera arcaico:
GANTX = "ganchudo" + AOA = "boca".
GANTXOA > GANSOA > GANSO sería "el animal con el pico ganchudo". No existe mejor descripción.

Garganta I: "Parte anterior del cuello". Voz común al portugués. En catalán se dice gola, en gallego gorxa, en francés gorge y en latín es faucium. Garganta vendría de:
GAORG = "gaznate" + ANTA/KANTA = "parte encajonada, un paso".
GAORGANTA > GARGANTA sería "el paso estrecho o encajonado del gaznate". En catalán, gallego y francés utilizan expresiones derivadas de "GAORG", voz euskérica que designa el gaznate.

Garganta II: "Angostura de montes o ríos". En catalán se dice congost, en gallego y portugués desfiladeiro, en francés gorge y en latín es angustias, voz muy apartada de Garganta, que vendría de:
AR = "piedra" + ANTA/KANTA = "tramo de río que discurre encajonado, un paso".
ARKANTA > ARGANTA > GARGANTA sería "un tramo de río encajonado que tiene el lecho de piedra".

Garza: "Ave zancuda, de cabeza pequeña con moño largo y gris, que vive a orillas de los ríos y pantanos". Se dice igual en gallego. En catalán es garsa, en portugués garça y en latín es ardea. Corominas dice que puede ser de origen prerromano, quizá del céltico karkia o del bretón kerc-heiz. Y sólo acierta en una cosa, que es de origen prerromano. El euskera arcaico nos daría la solución de forma sencilla:
GAR = "grande" + ZANG = "pierna, muslo, pata".
GARZANG > GARZA sería "el animal de las grandes patas". (Ver zanco).

Germen: "Primera fase vital de un ser orgánico, vegetal o animal". Se dice de forma parecida en las lenguas romances. Corominas lo hace derivar del latín germinis: "yema de planta", y otros sabios dicen que proviene de gen, una raíz indoeuropea que vendría a significar "parir". Desde el euskera arcaico tendríamos otra versión:
GERN = "Flujo que da vida" + MEN = "como sufijo: acto, acción".
GERMEN > sería "lo que da la vida"; podría ser una semilla o un embrión.

Gigante: "Enorme, muy grande". Se dice igual o de forma parecida en las lenguas romances. Corominas dice que viene del latín gigas, gigantis, derivado del griego gigantos, y luego añade que el francés lo tomó por conducto quedando en jayant, (hoy géant). Pues sí que ha dado vueltas una voz que Jon Goitia dice proceder del euskera arcaico:
GI = "hombre" + ANDI = "grande".
GIANDI > GIGANTI (con el habitual cambio 'd' por 't') > GIGANTE sería "un hombre grande".

Gilipollas: "Voz que no recogen muchos diccionarios; define a un individuo “macho” que tiene un comportamiento necio y es propenso a la reincidencia". Empleada profusamente en gallego y castellano, pero desconocida en el resto de idiomas europeos. Corominas sólo habla de gili (tonto), que según él procede del gitano o caló jili: "inocente, cándido", derivado de jil: "fresco" y jilar: "enfriar". Esto no aporta absolutamente nada; además, en caló tonto se dice bombané. Desde el proto-euskera, Javier Goitia nos da su versión:
XIL/GILL/KILL = "expresión arcaica de elementos morfológicos largos y estilizados, como el pene" + JIPOI/YIPOI = "es el ejercicio de sacudir, golpear, machacar, torturar" + A = "artículo".
GILLJIPOIA > GILIPOIA > GILIPOLLA sería alguien que se sacude el pene con tal insistencia, que da la impresión de que se lo machaca, que lo hace con exceso y sin disimulo, casi con exhibición.
Quizá sea esta la razón por la cual los diccionarios censuran esta voz.

Golfo: "Accidente geográfico marino". Se dice igual o de forma parecida en las lenguas latinas. En latín es sinus y Corominas lo hace derivar del griego kolpo: "seno". Sin salir de la península, el euskera arcaico nos revela otra cosa:
GOL = "hondonada" + KO = "sufijo de tamaño: grande".
GOLKO > GOLZO > GOLFO sería "una hondonada en la costa del mar".

Golondrina: "Pájaro fisirrostro, de plumaje negro azulado y blanco por debajo". En catalán se dice oreneta, en francés es hirondelle, en italiano rondino y en gallego y portugués andoriña. Corominas dice que viene del latín hirundo, hirundinis, voz parecida a la francesa hirondelle, pero que no se asemaja en nada a la castellana, por mucho que se esfuerce en tergiversarla y manipularla. Javier Goitia nos lo resuelve desde el euskera arcaico:
GOLO = "papo (parte carnosa del animal, entre la barba y el cuello) + ONDI = "profundo" + ENA = "genitivo".
GOLONDIENA > GOLONDRINA sería la descripción de "un papo receptivo, que puede almacenar material, en este caso, comida".
A la golondrina se la conoce actualmente en euskera como "ainara, enara, enabera, elai, iñara, arrandera...", formas infinitas, pero no la original, que ha sido conservada por el castellano.
¿Y de dónde viene el latín hirundo? Javier nos revela que viene del vasco iruntsi, que significa "tragar, devorar, sorber"; IRUNTSI > IRUNDO sería la capacidad que tienen las golondrinas de acumular insectos en el papo.

Golpe: "Choque resultante de un cuerpo que se une violentamente a otro". Voz que también comparten portugueses y gallegos. En italiano se dice colpo, en francés es coup y en catalán cop (estas últimas seccionadas por la afición que tienen estos idiomas a recortar las voces). En latín se dice ictus, y Corominas la hace derivar del latín colaphus: "puñetazo", que a su vez vendría del griego kolaphos: "bofetón". Pero dar un bofetón no es darse un golpe, que se asocia a algo fortuito. Javier Goitia dice que viene de:
GOI = "de arriba" + PE = "abajo".
GOIPE > GOLPE indicaría "de arriba abajo", un sinónimo de caída. La alteración de 'i' en 'l' es muy frecuente.

Góndola: "Embarcación alargada, movida por un solo remo, usada especialmente en los canales de Venecia". Los habitantes del Véneto desconocen su procedencia y Corominas dice que probablemente venga del griego kondura (de kontós: "pequeño" y urá: "cola, rabo"). ¿Y qué tiene que ver una góndola con un rabo corto? Javier Goitia nos revela un origen euskérico para góndola:
GONTZ = "bisagra, plegamiento (en dialecto vizcaíno) + OL = "tabla, madera labrada" + A = "artículo".
GONTZOLA > GÓNDOLA significaría "la unión de dos o más tablas -en uve-". (Ver consola).

Gorrino: "Cría del cerdo". Voz exclusiva del castellano. El resto de lenguas emplean derivados del latín porcus. Jon Goitia dice que vendría de:
GORRI = "rojo" + ÑO = "pequeño".
GORRIÑO > GORRINO serían "las pequeñas crías del cerdo, que al nacer son de color rojizo".

Gracias: "Expresión con que expresamos nuestra gratitud". Se dice de forma similar en catalán, italiano y gallego. Corominas la atribuye al latín gratus: "agradable", y luego trata de emparentarla con "agradecido", pero agradar no es lo mismo que agradecer. Javier Goitia matiza que para entender el origen de esta voz debemos retroceder al pasado y asomarnos a un grupo humano que decide encender un fuego, un fenómeno que costaba iniciar. Esa primera llama habría originado esta voz:
GARR = "corona de fuego, llama" + ASIA = "como adjetivo: mayor, creciente".
GARRASIA > GRACIA > GRACIAS expresaría "un agradecimiento por la llama que acaba de prender".

Grande: "Cosa o hecho que sobrepasa las dimensiones normales y habituales". Se dice igual en gallego, italiano y portugués. En catalán es gran y en francés grand. Corominas dice que viene del latín grandis: "grandioso", "de edad avanzada". Sin embargo, si echamos un vistazo al proto-euskera veremos que existen varias voces que nos indican que algo es grande, y en lengua castellana aparecen sobre todo en toponimia de lugares: GAR, ANDI, AN, ANO, ANA, O, OSO. Grande vendría de:
GAR = "grande" + ANDI = "grande y abundante".
GARANDI > GRANDI > GRANDE sería como decir "dos veces grande". El latín no aporta nada.
Si a GARANDI le añadimos OSO, tendremos GRANDIOSO, algo muy, muy grande.

Grano: "Semilla de los cereales o de otras plantas". Se dice igual o de forma similar en las lenguas romances y Corominas dice que procede del latín granum. Javier Goitia relaciona la voz con el proceso biológico que lleva a la creación de los granos y de los frutos en general:
GARA = "flor femenina que ha sido fecundada" + UN/UNE = "el interior, la esencia".
GARAUN > GRANU (con metátesis) > GRANO sería "el interior, el producto de la planta". No existe mejor definición para una semilla.

Guadiana: "Río peninsular, fronterizo con Portugal en su tramo final". En España tendemos a asociar la voz "guad" con el árabe, pero no siempre es así. En euskera arcaico, un 'uadi' vendría a significar "aguazal, las aguas", pero sin ser un río. Con la 'g' añadida por prosodia, tendríamos el origen de guadiana:
G + UADI = "aguazal" + ANA = "grande".
GUADIANA (sin quitar ni poner nada), sería "una gran reunión de agua, un aguazal". Ese lugar podría ser las Tablas de Daimiel, un conjunto de lagunas ubicadas en la cabecera del río.
Otras palabras euskéricas relacionadas con UA (agua) son: uadera (nutria), ualde (ribera), ualte (diluvio), uarte (isla)...

Guante: "Prenda en la que se introduce la mano para protegerla del frío, de otros daños, o simplemente por estética". Corominas dice que viene del germánico wanta, pero no aporta nada más. Javier Goitia explica que wanta no se emplea en ninguna lengua, no hay registros de ella. Las lenguas nórdicas utilizan glove, handschuh... Guante, voz que se dice de forma similar en catalán, francés e italiano, vendría de:
ESKU = "cuero" + ANDE = "es el efecto de envolver".
ESKUANDE > KUANDE > GUANTE sería "una envoltura de cuero", que se colocaría en la mano.
En los puertos pesqueros vascos llamaban "atz ande el" a una especie de fundas elásticas de piel, que se ajustaban a algunos dedos y los protegían del desgaste y los cortes que provocaban las largas líneas de lino de los aparejos de pesca que había que jalar continuamente con su carga de pescado.

Guapo: "Bien parecido". Voz común al gallego. En catalán se dice maco (aunque también se acepta guapo), en portugués es bonito, en francés beau/belle, en italiano bello y, como en latín se dice decorum, Corominas resuelve que viene del latín vappa: "granuja, bribón, rufián". ¿Y qué tiene que ver la guapura con ser un bribón o un rufián? Yo no veo la similitud. Desde el euskera arcaico Javier Goitia nos da otra solución:
UG = "agua" + APO = "sapo".
UGAPO > GUAPO (con metátesis), equivaldría a compararnos con la belleza de un sapo. Hoy día, este batracio se toma como paradigma de la fealdad; sin embargo, para nuestros antepasados implicaba la idea opuesta, es decir, la belleza.

Guijarro: "Piedra erosionada por las corrientes de agua". Voz exclusiva del castellano. Corominas la hace derivar del latín petra aquilea: "piedra aguda", que se parece a guijarro como un huevo a una castaña. Desde el proto-euskera tendríamos un posible origen:
GUIS = "caliza, de origen calizo" + ARRI = "piedra".
GUISARRI > GUIXARRI > GUIJARRO sería "la piedra de origen calizo, fácilmente erosionable". "Guis" sería el origen de la tiza catalana (guix).

Haber: "Poseer, tener una cosa". Verbo común a las lenguas latinas: haver, avere, avoir.... Corominas dice que viene del latín habere: "tener, poseer", pero no estaría contrastado. El euskera arcaico sí parece dar en el clavo:
ABER/ABERE = "voz relacionada con el ganado, con los animales domesticados".
ABER > HABER vendría de una época en que nuestros antepasados asociaban la idea de riqueza en función de las cabezas de ganado que tenían. Ese "aber" relacionado con lo contable, pudo ser el origen del HABERE latino.

Hacha: "Herramienta cortante compuesta por una pala que tiene filo y un ojo para enastarla". Corominas dice que procede del francés hache, y éste del fráncico happja, derivado a su vez del alemán happa/heppe: "podadera". Menudo lío para explicar el origen de una palabra que estaría relacionada con el proto-euskera:
ATXA = "roca, piedra".
ATXA > HACHA haría referencia a "una piedra tallada". Más tarde se le añadiría un palo para dar mejores golpes.
En toponimia tenemos rocas y peñones en el monte Hacho (Ceuta) o en el valle de Hecho (Huesca); en centenares de pueblos que contienen la voz CHE/CHU/CHA (Chequilla, Checa, Chumillas); en inicios de palabras como en AS/AZ (Azpeitia, Azcoitia...); en morfemas acabados en AZA, como en Riaza; o en CH/TX, caso de Ifach, Montjuich, Reixach, Andaratx, Andratx, etc, etc.
AITZ/ATXA también ha derivado en AÑA, EÑA, IÑA, ÑO, UÑA... Y siempre estaríamos hablando de roquedos. En castellano, con el añadido de la 'p' (norma de la casa), tenemos PEÑA.

¡Hala!: "Interjección utilizada para animar o apremiar a alguien a que realice una acción". Voz de uso español. Corominas dice que es una voz de creación expresiva; sin embargo, yo la relaciono con la comida:
ALA = "alimento afianzado, recogido y transportable".
ALA > ¡HALA!, si nos trasladamos al pasado, podría ser la expresión de júbilo que manifestaban los cazadores al acarrear las presas recién capturadas. Vendría a decir: "tenemos comida".

Halar: "Tirar de un cabo, de una lona o de un remo en el acto de bogar". Se dice igual en catalán. Corominas dice que viene del francés haler: "tirar de algo por medio de un cabo", derivado del germánico halon: "tirar, atraer". Lo más curioso de este galimatías franco-alemán, es que en euskera arcaico existe un morfema que nos resuelve esta voz sin irnos tan lejos:
ALÁ = "tirar de un cabo, recoger".
ALÁ > HALAR (como verbo), equivaldría a "tirar de un cabo, a recogerlo".

Halagar: "Dar a uno muestras de afecto con palabras o acciones que pueden serle gratas". En catalán se dice afalagar y en portugués afagar. Corominas dice que procede del árabe halaq: "tratar bondadosamente", propiamente "alisar, aplastar, pulir". O sea, hemos de interpretar que el hecho de alisar o aplastar algo es lo mismo que tratarlo con bondad. Desde el euskera arcaico, tendríamos un propuesta más coherente:
AL = "facultad, poder" + GALA = "distinción".
ALGALA > ALAGA (con metátesis) > HALAGAR (como verbo), serían "personas distinguidas, que de alguna manera destacan por sus palabras o sus acciones".

Harina: "Polvo resultante de la molienda del trigo y otros granos". Se dice de forma parecida en las lenguas latinas. Corominas sólo dice que viene del latín farina. Y Jon Goitia, centrándose en el proceso de fabricación, nos dice que vendría de:
ARI = "piedra" + EIÑA = "el producto, lo que sale".
ARIEÑA > HARINA sería "el resultado de moler el grano en la piedra".

Harto: "Saciado de comer o beber". Voz compartida por las lenguas romances de la península. La versión latinista dice que vendría de una modalidad culinaria romana que consistía en rellenar las piezas de caza fartus, y de ahí habría pasado a la lengua común como un estado de rechazo de la comida. Es posible, aunque en latín, estar harto se dice infirmum. Javier Goitia nos aporta una versión euskérica:
AR/HAR = "expresión de tomar, coger algo" + TO = "minimiza la raíz a la que complementa".
ARTO > HARTO expresaría la idea de "basta de tomar".

Hazaña: "Hecho extraordinario, singular, heroico". Voz común al portugués façanha. Corominas dice que es de origen incierto, pero luego inclina la balanza al latín, para hacerla derivar de facere: "hacer". Pero esto aporta poco, o nada. Desde el euskera arcaico, doy otra versión:
AZAR = "conseguir" + EIÑA = "ejecución".
AZAEIÑA > AZAÑA > HAZAÑA sería "aquel que ha conseguido o logrado algo"; equivaldría a decir "objetivo cumplido".

Hebra: "Porción elemental de hilo con la que se acomete una costura, hilván o cordón". No existe una voz parecida en el resto de Europa. Corominas dice que viene del latín fibra: "filamento de las plantas". Javier Goitia nos desgrana la voz desde el proto-euskera:
EB = "es la raíz del corte siguiendo la generatriz (no el corte axial)" + BER = "es la parte con menor cohesión, lo que menos cuesta separar" + A = "artículo".
EBRA > HEBRA se utilizaría para desarmar los tallos de lino y cáñamo, y extraer de ellos las madejas de fibras.

Herrera/o: En toponimia hispana, para 8 nombres de lugar llamados Herrero existen 27 que se llaman Herrera, para 19 El Herrero hay 47 La Herrera y para 95 Ferrero existen 178 Ferrera. En nombres de lugar largo hay más de 600 que contienen la voz herrero por 500 herrera. Existe una palabra castellana que es herreñal, escrita con 'h' pero que en origen fue erreñal, que estaría relacionada con pastos que se quemaron y que acabaron sembrándose en la Prehistoria en áreas no cerradas:
ERRE = "acto de incendiar" + EÑ/EIN = "actividad o intervención" + ALE = "grano, la simiente"
ERREÑEALE > ERREÑAL sería "el acto de incendiar para cultivar grano", y se daría siempre en zonas de transición entre labrantíos y monte, no dándose en las zonas francas de cultivo, donde ya se aplicaba la agricultura intensiva. Por eso España está repleta de Herreras y Herreros.
En Madrid tenemos Herren del Pardillo, en Ávila Errenaga y Errenes de la Sala.

Hielo: "Agua solidificada por el frío". En catalán se dice gel, en gallego xeo, en portugués gelo y en francés glace. Corominas dice que viene del latín gelu, glacies, pero no aporta nada más. Javier Goitia nos dice que vendría de algo tan sencillo como:
I = "agua" + EL = "gélido".
IEL > HIELO no es más que "agua gélida". Por cierto, en lengua euskérica hay muchas formas de decir agua: u, ua, ur, i, ir, iz, ura, ma, ib...

Hirsuto: "Dicho del pelo duro y tieso en personas y animales". Voz común en lenguas latinas y germánicas, pero poco utilizada en castellano. Corominas dice que procede del latín hirsutus, pero no aporta nada más. Hirsuto vendría de:
IL = "pelo" + ZUT = "en pie, levantado, erguido".
ILZUT > IRZUT > IRSUTO > HIRSUTO seria "pelo tieso, levantado". El añadido de la 'h' sería para darle un aspecto latino, bueno, los italianos escriben irsuto.

Hogaza: "Pieza grande de pan". Voz compartida con el catalán fogassa. Nuestros sabios dicen que viene del latín focacius: "pan cocido bajo la ceniza del fuego", derivado de foculus: "hogar". Y claro, de foculus pasó a hogaza tras un mínimo cambio, son dos voces casi idénticas. El euskera arcaico nos daría otra versión:
OGI = "pan" + GAZA = "dulce".
OGIGAZA > OGAZA > HOGAZA sería "pan sin sal". O al menos, así lo conocían nuestros antepasados hace cientos de años.

Hondo: "De mucha profundidad; la parte más baja de un terreno". Corominas dice que viene del antiguo fondo, voz probablemente sacada de la antigua forma dialectal perfondo, derivada del latín profundus. En euskera arcaico existe un morfema que define muy bien lo que es hondo:
OND = "profundo" + O = "superlativo".
ONDO > HONDO sería "algo muy profundo".

Hora: "Tiempo oportuno y determinado para algo". Se dice de forma similar en griego, inglés y en las lenguas romances, salvo el rumano timp, que deriva del latín tempus. Corominas dice que viene del latín hora, derivado del griego ora: "rato". El caso es que en euskera arcaico existe un morfema que estaría relacionado con el tiempo:
ARO/ORA = "tiempo, momento, ocasión".
ORA > HORA (con el añadido de la 'h') sería "un tiempo preciso, un momento".

Horizontal: "Paralelo al plano del horizonte". Se dice igual o de forma similar en las lengunas romances. Corominas dice que vendría del griego horos: "límite", de donde derivaría horizo, que junto al griego opter: "el que mira", daría horizopter: "el límite del que mira". Esto parece un rompecabezas. Desde el euskera arcaico, Javier Goitia nos desgrana esta voz:
UR = "agua" + I = "pluralizador" + ZONTAI = "define el soporte".
URIZONTAI > ORIZONTAI > HORIZONTAL (con el cambio frecuente 'i' por 'l'), equivaldría a "buscar un plano, una línea paralela o un soporte que nuestros antepasados ubicaban en el mar".

Horizonte: "Línea aparente que separa la tierra del cielo". Se dice igual o de forma similar en las lengunas romances. Corominas dice que procede del latín horizontis, derivado del griego horizon/-ontos, participio de horizo: "yo delimito". Javier Goitia relaciona esta línea imaginaria con el agua, dice que para percibir la horizontalidad hay que mirar al mar o a algún gran lago, y para revelarnos el origen de la voz echa mano del corso urizzonti:
UR = "agua" + I = "pluralizador" + ZONTAI = "define el soporte".
URIZONTAI > ORIZONTAI > HORIZONTE sería una mezcla de practicidad y poesía que valdría para que las poblaciones antiguas que miraran hacia el mar, se imaginaran al fondo un madero, una presa que sujetara el agua y le impidiera caer al abismo.

Hórreo: "Edificio ideado para orear los alimentos y evitar la entrada de roedores y de hongos". Se dice igual en gallego. Nuestros sabios lo hacen proceder del latín farreum (no estaría contrastado); del latín hordeum: "cebada"; o también del indoeuropeo gher: "coger, echar mano" (y claro, de guer a hórreo solo hay un paso, dirán algunos). Javier Goitia nos revela su procedencia euskérica:
ORR = "elevación, altillo" + EA = "árido fino, producto de molienda".
ORREA > HÓRREO (masculinizado) sería "el edificio alto, elevado, donde se guarda el grano".

Hoz I: "Angostura de un valle profundo, o la que forma un río que corre entre dos sierras". En catalán se dice congost, en gallego y portugués es desfiladeiro, en francés gorge y en latín angustiarum. Corominas se hace un lío, y tras un interesante proceso, la relaciona con hocino y con foz: "angostura", derivado del latín faux, faucis: "garganta", que dio fauces y su derivado faucal. ¿Alguien entiende algo? ¿De dónde viene hoz?, ¿de faucal? Javier Goitia nos lo soluciona así:
OSK = "hueco, melladura".
OSK > HOZK > HOZ sería "un gran corte o hueco en el terreno", equivalente a un desfiladero.

Hoz II: "Instrumento corvo y dentado utilizado para segar". En catalán se dice falç, en portugués es foice, en gallego fouce y en francés faucille. Corominas dice que viene del latín falx, falcis: "garganta", y Javier Goitia nos da su versión desde el euskera arcaico:
OSK = "hueco, melladura".
OSK > HOZK > HOZ serían "huecos o cortes en la pieza", unas melladuras que le proporcionan a esta herramienta metálica su eficacia en la siega.

Humedad: "Presencia de agua precipitada en los objetos o a punto de estarlo por estar la atmósfera en que se hallan saturada de vapor de agua". Se dice de forma parecida en las lenguas romances, escrito con 'h' y sin ella, como en el italiano umiditá y en el portugués umidade. Corominas dice que viene del latín umidus, derivado de umere: "estar húmedo", y recalca que el añadido de la 'h' se debería a una confusión con la palabra latina humus: "tierra". Javier Goitia nos da una versión euskérica:
U = "agua" + MET/A = "acumulación".
UMETÁ > UMEDÁ > HUMEDAD significaría "acumulación de agua". Por cierto, en lengua euskérica hay muchas formas de decir agua: u, ua, ur, i, ir, iz, ura, ma, ib...

Hueco: "Depresión o ausencia de material en una masa u objeto". Voz exclusiva del castellano. En catalán se dice buit, en francés es creux, en italiano cavo, en inglés hole y, curiosamente, en latín se dice cavas. Corominas la asocia a algo mullido y esponjoso, y dice que vendría del verbo ocar: "volver esponjoso", derivado del latín occare: "rastrillar la tierra para que quede mullida o hueca". Ocar y algo esponjoso carecen de fundamento, no guardan relación con esta voz. Javier Goitia le da un origen euskérico a hueco:
U = "forma arcaica del agua (actualmente es UR)" + EGO/EKO = "raíz de la permanencia, de lo estable".
UEKO > HUEKO > HUECO vendría a decir "recoge agua". El uso de la lógica sugiere pensar que los primeros huecos en denominarse harían alusión a depresiones originadas en superficies horizontales en los cuales se quedaban los depósitos que el aire o la lluvia llevaban, pero que siempre que estaban expuestos a la intemperie resultaban llenos de agua, caso de troncos o superficies rocosas.

Iberia: "Nombre asociado a la península Ibérica. Territorio que comprende los actuales territorios de Andorra, España y Portugal.
(Ver Ebro).

Ibón: "Lago de montaña". Voz común al vasco, desconocida en el resto de lenguas. Los sabios dicen que viene del euskera ibai: "río". Y se equivocan. Ibai significa "río", pero no habría derivado en ibón, voz euskérica cuyo origen sería:
I = "agua" + BON = "retención".
IBÓN sería "una retención de agua", y en el Pirineo aragonés se utiliza para designar una laguna de origen glaciar. Por cierto, en lengua euskérica hay muchas formas de decir agua: u, ua, ur, i, ir, iz, ura, ma, ib...

Ídolo: "Figura de una divinidad a la que se rinde adoración". Se dice igual o de forma similar en las lenguas romances. Corominas dice que viene del latín idolum, tomado del griego eidolon (de la raíz de eidon: "obra"). Desde el euskera arcaico, sin irnos tan lejos, Javier Goitia explica el origen de esta voz:
ID = "aspecto, representación" + OL = "madera labrada".
IDOL > ÍDOLO sería "una tabla con una representación, con una imagen".

Iglesia: "Templo cristiano". En catalán se dice església, en gallego es igrexa, en portugués igreja y en francés église. Corominas dice que viene del latín vulgar ecclesia, aunque a estos edificios se les conoce en latín como templum. Javier Goitia da una explicación diferente para esta voz que casi todos asociamos al clero, al evangelio, a los curas...:
I = "agua" + EZIA = "estero".
IEZIA > IGLEZIA > IGLESIA haría referencia a "un cerco de ranas, a un estero". No es de extrañar que las primeras iglesias se levantaran junto a pantanales o zonas planas con drenaje imperfecto. El ecclesia del latín vulgar no estaría contrastado.

Iluvial: "Iluviación es el proceso de acumulación en el suelo de elementos procedentes de otro, muchas veces se trata del arrastre de materiales". No confundir con aluvial. Voz exclusiva del castellano. Javier Goitia dice que vendría de:
I = "agua" + LUB = "tierra" + A = "artículo".
ILUBA > ILUBIAL serían "los arrastres de un río".

Inundar: "Cubrir el agua los terrenos y a veces las poblaciones". Se dice de forma parecida en las lenguas romances. Los expertos dicen que viene del latín inundare (del sufijo in + onda, ola): "llenar algo de olas". Esto debería hacer reír a cualquier persona seria que lo lea; sin embargo, así está reflejado en textos, webs... Javier Goitia nos revela su procedencia euskérica:
I = "agua" + UNDA = "estropear".
IUNDA > INUNDA > INUNDAR (como verbo), serían "terrenos estropeados por el agua"; así de sencillo.

Izquierda: "Que está a mano izquierda; torcido". Voz común a las lenguas íberas: eskerra en catalán, esquerda en portugués y gallego, y "ezkerra" en vasco. Corominas dice que viene de un híbrido vasco-celta y que posteriormente los visigodos extendieron la voz por España. Pero esto no tiene ningún sentido. Jon Goitia afirma que el idioma "eukele" se hablaba en toda la península Ibérica hace miles de años y que los visigodos no popularizaron una palabra de sobras conocida. Izquierda, esquerda, eskerra y ezkerra vendrían de:
ESK = "mano" + ERR/A = "la que falla, la que yerra".
ESKERRA > EZKERDA > IZQUIERDA sería "la mano mala, la que falla". Al parecer, la manía y la obsesión popular de llamar a los zurdos "siniestros, malos, torcidos...", sumado a las expresiones de fatalidad asociadas con el hecho de realizar cosas con la mano izquierda, vendría de lejos, de muy, muy lejos.





J, L, M

Jabalí: "Mamífero paquidermo semejante al cerdo". Se dice de forma parecida en portugués y gallego. Otras lenguas latinas utilizan senglar, cinghiali, cinghiale, sanglier, y el latín se despacha con un aper, apri. Corominas lo hace proceder del árabe jebel: "monte, montaña"; y como jabalí le suena a jebelí, y aún sabiendo que a este animal en esa lengua se le llama khinzirbry, decide que los españoles carecían de nombre para el cerdo de monte y se saca de la manga un 'mix' para llamarle algo así como "montañero". Javier Goitia, desde el euskera arcaico, dice que vendría de:
XAB = "desbroce, desmantelado" + ARÍ = "como afijo: indica a qué se dedica cada uno".
XABARÍ (casi exacto a como lo dicen los gallegos) > JABARÍ > JABALÍ sería "el animal que se dedica a voltear el suelo con su hocico en busca de alimento". Este es el hecho diferenciador del jabalí, o cerdo de monte, que es como se denominó antiguamente.

Jalar: "Tirar, atraer; comer con mucho apetito". Vox exclusiva del castellano. Con pronunciación ligeramente aspirada, vendría de:
ALÁ = "tirar de un cabo, pescar, enganchar".
ALÁ > HALAR > JALAR (como verbo), equivaldría a "tirar, atraer, capturar". También define a aquellas personas que acaparan comida sin parar".

Jaula: "Caja para encerrar animales". En catalán se dice gàvia, en gallego y portugués es gaiola, en francés cage y en latín cavea, claustrum. Corominas, como no encuentra nada parecido, la hace proceder del francés jaole (hoy géole): "calabozo", derivado del latín caveola, diminutivo de cavea: "jaula". Y claro, nos tenemos que creer que cavea se ha convertido en jaula de un día para otro. Javier Goitia nos da una versión contundente desde el euskera arcaico:
TXA = "casa, construcción" + AUL = "flojedad, algo no rematado" + A = "artículo".
TXAULA > XAULA > JAULA (con el cambio habitual 'x' por 'j'), sería "una construcción que guarda o protege algo", pero sería incompleta porque no están cubiertas sus paredes o alzados.

Jara: "Arbusto de ramas pardo rojizas, hojas alargadas, olorosas y pegajosas". Se dice igual en gallego. En catalán es estepa y en latín frutex, fruticis. Corominas dice que viene del árabe vulgar sara: "matorral, mata, bosquecillo". Pero matorral o mata en árabe se dice ghaba, y bosque es alghaba. Jara vendría de:
XAR = "arbusto, monte bajo" + A = "artículo".
XARA > JARA (con el cambio habitual 'x' por 'j'), definiría "un arbusto", planta que se ramifica a poca altura.

Jilguero: "Pájaro cantor, de plumaje pardo y manchas de diversos colores". En vasco se llama "kardantxillo", en catalán cadernera, en francés chardonneret, en italiano cardellino, en portugués pintasilgo, y la forma más parecida al castellano es el gallego xílgaro. Corominas dice que viene del latín sirgo: "paño de seda ( porque sus colores recuerdan los de los paños antiguos de este tejido)". Pero esto no tiene sentido. El caso es que sirgo se parece a jilguero como un huevo a una castaña. Javier Goitia resuelve esta voz desde el euskera arcaico:
TXILL = "chillar, trinar" + ERO = "habitual, característico".
TXILLERO > XILGERO > JILGUERO (con la introducción de una gutural entre la palatal 'll' y la vocal 'e', para mejorar la dicción), definiría al "pajarillo trinador, cantor". El castellano es la única lengua que describe perfectamente lo que hace un jilguero: trinar, cantar. (Ver chillar).

Jinete: "El que cabalga". Se dice de forma similar en catalán (genet) y en gallego (xinete). Corominas dice que viene del árabe zeneti: "individo de Zeneta; tribu bereber, famosa por su caballería ligera"(¿?). Javier Goitia nos lo relaciona con el proto-euskera:
DJIN = "verbo relacionado con el ir y venir, con la movilidad" + ETA = "pluralización".
DJINETA > JINETE (masculinizado) sería "el que se dedica a llevar encargos, el recadero", voz que resultaba adecuada a los que lo hacían montando a caballo.

Joya: "Elemento generalmente menudo e inicialmente artesanal, que combinando materiales nobles, bellos, duraderos y escasos, se exhibía sobre cuerpo o prendas y servía para denotar el nivel social de las personas". En catalán y portugués se dice joia, en gallego es xoia, en francés bijou y en latín gemma. Corominas dice que procede del francés joie: "alegría", derivado del latín iocus: "juego"(¿?). ¿Y qué tienen que ver la alegría y el juego con una joya? Javier Goitia, desde el euskera arcaico, nos daría la solución:
DXO = "define algo contundente" + EIA = "participio de hacer".
DXOEIA > XOIA > JOYA define algo contundente, explica que el objeto en cuestión se ha hecho mediante talla, porque "eia" es el participio de hacer.

Lago: "Masa de agua permanente depositada en la hondonada de un terreno". Se dice igual o de forma parecida en las lenguas romances, y también en inglés. Corominas dice que procede del indoeuropeo laku, voz que no estaría contrastada. Javier Goitia hace proceder esta voz del proto-euskera, de donde la habría tomado el latín con la forma lacus:
LA = "contener, sujetar" + U = "agua".
LAU > LAKU (con la oclusiva 'k' entre vocales para mejorar la dicción) > LAGO sería "una retención de agua".
En la toponimia hídrica peninsular abundan voces relacionadas con LAG, como GALL, GAL y GAY; y siempre estaríamos hablando de lagos o ríos:
- Gallo: afluente del río Tajo; Gállego: río aragonés que nace en el Pirineo.
- Gallocanta: laguna próxima a Daroca (Zaragoza); Gallecs: laguna próxima a Mollet (Barcelona).
- Gayangos, pueblo de Burgos ubicado junto a dos grandes lagunas.
- Las Gayadas, montaña media asturiana ubicada en prados que corresponden con antiguas lagunas.

La Gomera: Esta isla canaria ya fue bautizada hace miles de años por navegantes vascos. Javier Goitia nos dice que su nombre se repite en la península en forma de arroyos, barrancos, casillas, cortijos, fuentes, peñas y hasta una laguna mínima en Ciudad Real. Lagomera (escrito todo junto) vendría de:
LAKO = "lago endorreico" + MER/MERA = "presencia estimada, apreciada".
LAKOMERA > LAGOMERA > LA GOMERA indicaría la existencia de una pequeña laguna en la cumbre, un lugar muy apreciado que retendría el agua de la niebla (laurisilva) y de la lluvia.
Dicha laguna se encuentra en el Parque Nacional de Garajonay, en la cota más alta de la isla. Yo la fotografié sin agua en una visita que realicé hace años.

Lama: "Cieno que se deposita en el fondo de una corriente de agua o de un lugar en el que hay agua acumulada". Voz exclusiva del castellano, asociada a lagunas someras de poca profundidad que permiten ver el lodo que se acumula en el fondo, o que sin ser profundas se secan en verano debido a la escasez de lluvias:
LAM = "lámina de agua somera" + A = "artículo".
LAMA (sin quitar ni poner nada), sería "una laguna somera". En toponimia ibérica, esta voz aparece en La Mancha o en La Manga (Mar Menor).

La Mancha: Región histórica correspondiente a la meseta sur de la península. Al parecer, su nombre estaría escrito en lengua euskérica. Javier Goitia nos revela su origen:
LAM = "lagos someros" + AN = "grande" + TZA = "sufijo abundancial genérico".
LAMANTZA > LAMANCHA > LA MANCHA significaría: "zona de abundantes lagunas". Si algo caracteriza, o caracterizaba, a La Mancha son precisamente su abundancia de lagunas (hace miles de años debían ser muchas más): en Ruidera hay muchas, pero en las Tablas de Daimiel los acuíferos irrigaban decenas de lagunas que, antes de la agricultura avasalladora, dominaban un extenso horizonte, algo parecido a lo que ocurría en Albacete (ver Albacete).
Por cierto, el Canal de La Mancha (llamado así por franceses y castellanos) también haría alusión a un conjunto de lagunas someras. Hace 6.500 años el océano Atlántico comenzó a erosionar las costas francesa y británica del canal, permitiendo que las orillas se ensancharan y que los pequeños lagos existentes fueran abosorvidos por la subida del nivel del mar.

Lana: "Pelo de las ovejas y los carneros que se usa como materia textil". En catalán se dice llana, en portugués y gallego es la y en francés laine. Corominas sólo dice que viene del latín lana, no aporta nada más. Javier Goitia matiza que hoy día relacionamos la lana con el pelo que se extrae de las ovejas. Este pelo es ideal para formar hilos con los que confeccionar tejidos. La voz es muy antigua, vendría de:
LA = "adherencia, afianzar" + ENA = "la que".
LAENA > LANA sería "la que se enlaza, la que forma hilos". "LA" (enganchar) interviene en KO-LA (enlace fuerte), LA-PO (expectoración pegajosa que cuesta de arrancar), LA-ZO (enlace instantáneo)...

Landa: "También conocida como aulagar, es una formación vegetal cerrada a todos los niveles, a menudo espinosa y pobre en especies, propia de zonas húmedas". Los expertos dicen que los vascos tomaron la voz del galo y este del céltico, con significado de país, territorio. Javier Goitia nos revela que su origen es euskérico. Vendría de:
LAUN = "llanura, planicie" + TA = "extensivo".
LAUNTA > LAUNDA > LANDA sería una voz asociada a grandes extensiones planas con un desagüe deficiente y que solían permanecer largos periodos encharcadas.
En el suroeste de Francia existe un lugar que reúne dichas características: Las Landas, una extensa región llana e insalubre repleta de charcas.
La voz landa fue tomada por diversos pueblos de Europa central para designar zonas llanas repletas de agua, un claro ejemplo es Holanda.

Lancha: "Bote grande de vela y remo, o de motor, que se usa para transportar carga y pasajeros". Se dice igual en portugués y gallego. En catalán es llanxa y en latín naviculam. Corominas dice que viene del portugués lanchara, derivado del malayo láncar: "rápido, ágil"(¿?). Javier Goitia explica que la voz TXA, aparte de significar "casa", estaría relacionada con el transporte y la protección de las personas. Lancha vendría de:
LAN = "trabajo" + TXA = "transporte".
LANTXA > LANCHA (sin quitar ni añadir nada), sería "una embarcación para trabajar, de servicio".

Lapa: "Molusco marino". Voz exclusiva del castellano. En latín se dice mitulus, y Corominas, como no puede relacionarla con lapa, proclama que es de origen incierto, aunque luego da muchas vueltas para hacerla derivar del mozárabe lappa, sin explicar nada más. Jon Goitia dice que vendría de:
LA = "pegar, afianzar" + PE/BE = "abajo".
LAPE > LAPA sería "el molusco que está pegado por abajo".

Larva: "Fase por la que pasan determinadas especies de animales antes de alcanzar el estadio adulto". Voz común a las lenguas romances. Corominas, en un alarde de imaginación único, relaciona esta voz con el latín larva: "espectro, fantasma". O sea, debemos pensar que la primera forma que toman los animales sujetos a metamorfosis es la de un fantasma. Larva, desde el euskera arcaico, vendría de:
LAR = "arrastrar" + ARBA = "pupa, gusano".
LARBA > LARVA sería "un gusano que se arrastra".

Lastre: "Peso que se pone en una embarcación para darle estabilidad". Se dice igual en gallego. En portugués es lastro, en catalán es llast, en francés ballast y en latín saburram. Corominas, como no la puede asociar al latín, dice que sería de origen germánico, probablemente del neerlandés last: "peso", y nosotros la habríamos tomado prestada del francés. Jon Goitia dice que vendría de:
LAA = "árido, arena" + ASTUN = "peso".
LASTUN > LASTRE sería "un peso de arena o grava", en este caso utilizado para bajar el centro de gravedad de la embarcación.

Látigo: "Azote largo, delgado y flexible utilizado para avivar y castigar a las caballerías especialmente". En gallego y portugés se dice látego, en catalán es fuet, en francés fouet y en latín flagellum. Corominas dice que es de origen incierto, probablemente del gótico laittug, equivalente al anglosajón latteh: "dogal, correa para conducir" (de laitan: "conducir" y tihuan: "tirar de algo"). Buuf, pues sí que ha dado vueltas la palabra antes de convertirse en látigo. Desde el euskera arcaico tendríamos esta solución:
L = "añadido por prosodia" + ATIZ/ATIG = "restallido, sacudida" + O = "grande".
LÁTIGO sería "un azote, un restallido efectuado con una tira de piel o con cualquier otro material".

Laurel: "Árbol mediterráneo de porte medio, hojas perennes olorosas y flores tetra pétalas, las únicas entre los árboles". Se dice de forma parecida en las lenguas romances. Corominas dice que viene del occitano laurier, derivado del latín laurus, voz relacionada con "coronaciones". Javier Goitia nos revela su origen desde el euskera arcaico:
LAUR = "cuatro" + EN = "genitivo".
LAUREN > LAUREL ('en' evoluciona generalmente a 'el'), sería "el de cuatro", en alusión a su flor tetrapetalia. Javier no se explica por qué los vascos han olvidado este nombre preciso para el árbol y han elegido nombres alternativos e insustanciales como "ereiñotz" o "erremu".

Lazo: "Atadura o nudo de cintas que sirve de adorno". En portugués se dice laço, en catalán es llaç y en latín arcum. Corominas dice que viene del latín laqueus: "lazo, nudo escurridizo", voz que derivó en el desconocido laceus(¿?). Pero laqueus no se parece a lazo, palabra que tendría un origen euskérico:
LA = "sujetar" + DJO = "confirmación de un proceso, de una acción".
LADJO > LAZO sería "la acción de sujetar", un enlace instantáneo. "LA" también interviene en KO-LA (enlace fuerte), LA-PO (expectoración pegajosa que cuesta de arrancar) y LA-PA (molusco pegado por abajo).

Lejos: "Concepto difuso que en lo físico se refiere a lugares no accesibles fácil ni inmediatamente". Corominas dice que procede del latín laxius: "más dispersamente, más separadamente", adverbio comparativo de laxus: "amplio, relajado". El caso es que ninguna lengua latina utiliza el 'lejos' del castellano, prefiriendo formas como lluny, luntanu, lontano, loin, lonxe, embora... Javier Goitia dice que vendría de:
LE = "voz relacionada con el dominio, control" + EZ = "negación" + O = "superlativo" + S = "generalización, indefinición".
LEEZOS > LEXOS > LEJOS serían "territorios no familiares, no frecuentados o que no formaban parte de los itinerarios habituales". (Ver cerca).

Libélula: "Género de insectos dotados de cuatro alas membranosas". Se dice igual o de forma parecida en las lenguas romances, salvo el latín draco musca, que curiosamente acierta en llamarla mosca, voz que ya recoge el euskera arcaico:
L = "añadido por prosodia" + IB = "agua" + EULIA = "mosca".
LIBEULIA > LIBELULA no es más que "la mosca del agua", así de sencillo. En lengua euskérica hay muchas formas de decir agua: u, ua, ur, i, ir, iz, ura, ma, ib...

Lidiar: "Luchar, combatir; torear". Voz compartida con el portugués lidar. En latín es pugna. Corominas dice que viene del latín litigare: "disputar, pelear con palabras". Pero rebatirle a alguien algo a viva voz no es lo mismo que luchar, pugnar o lidiar. Además, al toro en vasco se le llama "idia", lo cual ya nos da una pista. Jon Goitia nos da la versión euskérica de lidiar:
ILL/IL = "matar" + IDIA = "toro".
ILLIDIA > LIDIA > LIDIAR (como verbo), sería "darle capotazos a un toro, a diestro y siniestro".

Liebre: "Mamífero roedor, algo mayor que el conejo". Se dice igual en gallego. En catalán es llebre, en portugués lebre, en francés lièvre y en vasco "erbi". Corominas dice que viene del latín lepus-oris. Pero si nos fijamos en el proto-euskera, tendremos la pista para esclarecer su origen:
LEP = "loma, colina" + ERB/ERBI = "escurridizo, ágil".
LEPERBI > LIEPBER > LIEBRE (con metátesis), sería el roedor escurridizo que se oculta en las lomas, colinas...". El latín lepus también procedería de esta voz.

Linterna: "Elemento utilizado para alumbrar en la oscuridad". Voz común al catalán y al gallego. Algunos expertos dicen que viene del griego lampein: "antorcha", que se alteró en lampter, y Corominas la hacer derivar del latín lanterna, que por estar encerrada (interna), derivó en linterna (¿?). Javier Goitia nos da una versión euskérica:
LANDER = "rebajar, mitigar" + ERN/ERNA = "vivo, activo, despierto".
LANDERNA > LANTERNA > LINTERNA sería "una luz activa, viva, pero de baja intensidad". Las primitivas linternas eran de vejiga de cerdo o de intestino curado y tenso de vaca, camello o de otros herbívoros, que se tensaban y se colocaban sobre marcos formando un farol.

Logroño: El nombre de la capital de La Rioja sería claramente euskérico. En la costa del País Vasco existe una voz parecida: "Ogoño", una gran colina que se asoma al mar. El topónimo del Logroño riojano también tiene que ver con una colina, en este caso, roja:
LOI/LO = "detritos fluviales" + GOR/GRO = "rojo" + OÑO = "colina grande".
LOGORÑO > LOGROÑO (con metátesis), sería "la gran colina roja con restos fluviales". Se trataría de la colina conocida como monte Cantabria, en la orilla izquierda del Ebro, que se muestra especialmente roja cuando el sol está en determinadas posiciones.

Lugar: "Espacio ocupado o que puede ser ocupado; sitio, paraje". Los expertos dudan sobre si procede del localis latino o de una forma vulgar previa: lucus (un claro en el bosque). Si fuera lucus, se entendería que en catalán conserven lloc y en rumano loc, voces parecidas al latín. Corominas dice que los vascos tomaron prestada la voz lucus y la transformaron en "leku". Pero no tiene sentido, porque el euskera ya se hablaba en España antes de que Augusto y compañía asomaran el hocico por los Pirineos. Javier Goitia dice que vendría de:
LEKU = "lugar".
LEKU > LUKE (con metátesis) > LUGUE > LUGAR sería "un espacio, un paraje...".

Luna: "Satélite natural de la Tierra, en torno de la cual gira". Se dice igual en italiano. En catalán es lluna, en portugués y gallego lua y en francés lune. Corominas sólo dice que procede del latín luna, no aporta nada más. Jon Goitia asegura que el latín la tomó prestada del proto-euskera. Luna vendría de:
ILUN = "oscuridad" + NA = "la de".
ILUNA > LUNA, para nuestros antepasados, sería "la de la noche, la esfera que sale de noche".

Lunar: "Pequeña mancha en la piel". Voz exclusiva del castellano. Los expertos relacionan la voz con el latín lunarem, y lo atribuyen a la aparición de manchas en la luna. El caso es que ninguna otra lengua se asemeja al castellano, y lunarem no estaría contrastado. Echando mano del proto-euskera, tendríamos el origen de esta voz:
ILUN/LUN = "oscuro" + NAT = "imperfección, peca, mancha".
LUNAT > LUNAR sería "una mancha oscura", podría ser en la piel, en el ojo, en la luna...".

Lupanar: "Prostíbulo". Se dice igual en gallego, portugués y francés. Corominas, en un principio dice que vendría del latín lupanar/-aris, derivado de lupa: "loba" (lo cual no tiene ningún sentido), y luego añade que su origen sería incierto en el latín (¿?). Javier Goitia nos revela un posible origen euskérico:
ALÚ = "forma canónica de llamar a la vulva en vasco" + PANÁ = "pan, tortitas".
ALUPANÁ > LUPANAR vendría a significar "tortitas a los coños". Probablemente, los romanos tomaron prestada esta voz sin tener conciencia de ello. Ellos nunca habrían asociado un prostíbulo con la venerada e idolatrada "loba" (lupa), fundadora de la todopoderosa y eterna Roma.

Madroño: "Árbol mediterráneo de hoja perenne, madera y corteza oscura, que da unos frutos sabrosos". Se dice igual en castellano y portugués. Corominas dice que es de origen incierto, quizá prerromano, emparentado con la voz morotonu, que designa la fresa o el arándano en idioma leonés: meruéndano. Pero una fresa no se parece a un madroño, como tampoco se parece meruéndano a madroño. Javier Goitia, desde el euskera arcaico, resuelve su posible origen:
MARDO = "suave, de consistencia casi pastosa" + ÑA = "alimento".
MARDOÑA > MADROÑA (con metátesis) > MADROÑO (masculinizado), sería "el futo de textura suave", como el que da este árbol.

Malecón: "Muro para defenderse del agua, dique con paseo". El más famoso es el de La Habana, en Cuba. Voz exclusiva del castellano. Los expertos lo hacen derivar de Cerdeña y Calabria, donde a los peñascos marinos los llaman maragoni, y como suena a latino, asunto resuelto. Javier Goitia nos revela que esta voz provendría de:
MALDA = "designa una cuesta o un resalto natural" + GOI = "lo alto".
MALDAGOI > MALAGON > MALECÓN sería "un resalto natural o recrecido para protegerse del agua o de amenazas de animales o enemigos". La elisión de la 'd' es muy corriente, así como lo es la transformación 'oi' en 'on' (bastoi-bastón, botoi-botón, avioi-avión, lehoi-león...).

Manzana: "Fruto del manzano". Voz que nuestros sabios no aciertan a descifrar. En gallego se dice mazá y en portugués maça. Corominas dice que viene del latín mattiana, abreviación de mala mattiana, en memoria de un tal Caius Matius, tratadista de agricultura (¿?). El caso es que manzana en latín se dice malum, echando por tierra su teoría. Javier Goitia dice que esta fruta estaría asociada con el poder maléfico, como objeto de engaño para inducir al mal:
MALTZ = "engaño, insidia, provocación" + ENA = "la que".
MALTZENA > MANTZENA (cambio habitual 'l' por 'n') > MANZANA sería "la que engaña".

Mar: "Masa de agua salada que cubre la mayor parte de la superficie de la Tierra". Se dice igual o de forma parecida en las lenguas romances. Corominas sólo dice que viene del latín mare, no aporta nada más. Jon Goitia explica que "MA" es una voz euskérica muy antigua que estaría asociada a un líquido. La relaciona con las mamas de las hembras, pues de ellas sale el líquido para amamantar. Las voces castellana "mama" y vasca "ama" estarían asociadas al líquido, en este caso, a la leche. Mar vendría de:
MA = "líquido, agua" + RE = "procedencia".
MARE > MAR sería "el lugar de donde procede el agua"; el agua va al mar y vuelve a la tierra en forma de nubes que descargan lluvia. El latín no explica nada, la habría tomado prestada del proto-euskera. Por cierto, en el euskera arcaico hay muchas formas de decir agua: u, ua, ur, i, ir, iz, ura, ma, ib...

Marfil: "Sustancia ósea que se obtiene de los incisivos de animales como el elefante o la morsa". Voz común al gallego. En portugués se dice marfim, en catalán ívori, en francés ivoire y en italiano avorio. Corominas dice que viene del árabe azm al-fil: "hueso del elefante". Y Javier Goitia nos da otra versión desde el euskera arcaico:
MARR = "vetas, líneas" + FIN = "finas, estrechas".
MARFIN > MARFIL sería "el material finamente rayado". Si se mira el marfil a la lupa, se ven al momento las marcas características, las 'vetas' inconfundibles de este material. El portugués marfim se acerca más a la primitiva voz.

Marido: "Hombre casado con respecto a su esposa". Se dice igual o de forma parecida en las lenguas romances. Corominas dice que viene del latín maritus, derivado de mas, maris: "macho, varón". Jon Goitia nos da una versión euskérica:
MA = "determinante de la generación, de la producción" + ARI = "dedicación" + DUN = "encargado, poseedor".
MARIDUN > MARIDO sería "el que se dedica a la reproducción", el encargado de dar continuidad a una generación.

Mariposa: "Insecto lepidóptero con cuatro alas". Voz exclusiva del castellano. Los sabios se hacen un lío y escriben auténticos disparates sobre su origen, como relacionarla con el apócope de maría y 'posa' (verbo posar): "María, pósate" sería su traducción. Y esta ignorancia se debe a que nadie, absolutamente nadie, se ha molestado en echarle un vistazo a la lengua vasca. En sus diccionarios se explica que mari no es otra cosa que un insecto. Los hermanos Goitia dan dos versiones euskéricas para esta voz, la primera es de Jon y la segunda de Javier:

  1. MARI = "insecto" + POZ = "presumido, contento" + A = "artículo euskérico".
    MARIPOZA > MARIPOSA sería "el insecto presumido", el de vuelo alegre y danzarín.
  2. MARI = "insecto" + POX = "destrozo" + A = "artículo euskérico".
    MARIPOXA > MARIPOSA sería "el insecto que destroza y descuartiza", quizá en alusión a las hojas que devoran las larvas cuando salen de la puesta.

Mariquita: "Pequeño insecto volador de color rojo con manchas negras y forma redondeada". Voz común al castellano y al gallego; en catalán se dice marieta. Nuestros sabios, grandes donde los haya, relacionan esta voz como "marica" y con el diminutivo "ita". Y ahí queda la cosa. Pero el origen del nombre de este pequeño insecto moteado sería euskérico:
MARI = "insecto" + IZKI = "marca" + ITA = "pequeña".
MARIZKITA > MARIQUITA sería "el insecto de las marcas pequeñas", en referencia a los lunares negros.

Mastelero: "Palo menor que se pone sobre cada uno de los mayores, en los barcos de vela redonda". En gallego se dice "mástil", en portugués mastro y en francés tête de mât. Corominas dice que viene del francés antiguo mastereau, diminutivo de mast: "mastelerillo". Y claro, debemos pensar que de mast surgió el mastelero. Desde el euskera arcaico tendríamos otra versión:
MA = "dimensión mayor" + ASTA = "tronco ligeramente tallado" + ERO = "función habitual".
MASTAERO > MASTELERO sería "un palo de grandes dimensiones que tendría una función específica"; una de ellas podría ser la de aguantar la vela de un bote.

Mástil: "Árbol, palo de un buque". Voz común al catalán y gallego. En portugués se dice mastro y en francés mât. Corominas dice que viene del francés antiguo mast (hoy mât), voz que derivó en el castellano "mástel" por influjo de árbol. O sea, que gracias al árbol tenemos el mástil. El euskera arcaico nos dice otra cosa:
MA = "dimensión mayor" + ASTA = "tronco ligeramente tallado" + EIL = "hecho de".
MASTAEIL > MASTIL sería "un palo de grandes dimensiones tallado del tronco de un árbol".

Mesta: "Junta de pastores y de dueños de ganado". Corominas dice que procede del latín animalia mixta: "reses mezcladas"; y Javier Goitia cree que antiguamente el concepto se refería a la protección de las estepas, las garrigas, los montes bajos y altos, para que el ganado puediera transitar alimentándose y cumpliendo su destino ambiental y económico. Según esta directriz, mesta vendría de:
MES = "raíz que proyecta protección, favor" + TA = "participio del verbo antecesor".
MESTA (sin quitar ni poner nada), sería "lo que está protegido".

Meter: "Poner o introducir una cosa dentro de otra". Se dice de forma parecida en francés e italiano. Corominas dice que viene del latín mittere: "enviar, soltar, arrojar, lanzar". Este no es el concepto de meter. Javier Goitia da su versión euskérica:
MET = "acción de amontonar, acopiar".
MET > METER (como verbo), sería "hacer acopio, llevar a un destino", y que con la civilización y sus cajones se asimiló a introducir, a colocar.

Mezquino: "Ávaro, miserable; pequeño, diminuto", aunque también tiene el significado de pobre, indigente. Se dice de forma parecida en catalán (mesquí). Corominas, agarrándose a la definición de indigente, la hace derivar del árabe miskin: "pobre, indigente". Y Javier Goitia, desde el proto-euskera, dice que viene de:
MIZK = "gula, capricho" + EINO = "el que practica (genitivo).
MIZKEINO > MEZKINO (con metátesis) > MEZQUINO sería "el que practica esa forma de egoísmo".

Moco: "Humor espeso y viscoso segregado por las mucosas, en especial las de la nariz". Corominas dice que viene del latín mucus, y claro, como en las lenguas romances y en algunas germánicas y célticas usan algo parecido, pues asunto resuelto. Javier Goitia se va al euskera arcaico, a una época pasada. Lo relaciona con los arreadores de ganado que iban siempre a la zaga tras los rebaños, tragándose polvo y efluvios, viendo salir los mocos de sus fosas nasales:
MU = "expresa idea de movimiento" + UKO = "es la expresión radical de negación del verbo tratado".
MUUKO > MUKO > MOCO sería "lo que retiene el movimiento". Goitia nos dice que nuestros antepasados sabían que el polvo, las partículas de heces, el polen y otras minucias que flotan en el aire, eran retenidas por el moco de fosas, senos y tráquea, y podían ser expulsados del cuerpo en un movimiento sencillo.

Molino: "Máquina compuesta de una muela, una solera y los mecanismos para regularizar la fuerza motriz, que sirve para moler". Se dice de forma parecida en las lenguas romances. Corominas sólo dice que proviene del latín tardío molinum, sin pensar que hace milenios nuestros antepasados íberos ya molían semillas con bolas de piedra y placas ahoyadas. El concepto de molino de muelas gigantes movidas por los ríos o el viento es más reciente. La forma genuina de llamar al molino en vasco es "bolu", de bi+ola (dos curvaturas), en alusión a las placas ahoyadas con forma curva donde se molían las semillas:
BOLU = "dos curvaturas" + EIÑO = "el producto, lo que sale".
BOLUEIÑO > MOLUEIÑO > MOLIÑO > MOLINO sería "el producto que sale de la bola, de la molienda".

Montaña: "Monte (gran elevación de terreno); territorio erizado y cubierto de montes". Se dice igual o de forma parecida en las lenguas romances, incluido el inglés, y en vasco es "mendi". Corominas dice que viene del latín: mons, montis: "monte, montaña". O sea, debemos pensar que los romanos llegaron a uno de los países más montañosos de Europa y nos explicaron en qué consistía un monte, una sierra... El proto-euskera nos dice otra cosa:
MEN = "como verbo: concentración, densificación" + TA = "corte, recortado" + AÑA = "roquedo, promontorio".
MENTAÑA > MONTAÑA sería "una densificación de montes erizados, recortados". La propia voz monte, que atribuyen alegremente al latín sin explicar su procedencia, estaría hermanada con la vasca "mendi".

Murcia: La Región de Murcia está repleta de nombres de tendrían un origen euskérico (Lorca, Totana, Cieza, Espuña...); y Murcia, su capital, también lo tendría, o así se puede interpretar si nos fijamos en la zona donde se levantó la primitiva ciudad. Murcia vendría de:
MUR = "zona pantanosa" + GI/ZI = "zona de juncos" + A = "artículo euskérico".
MURGIA > MURCIA, que se encuentra en una hoya irrigada por el río Segura (donde en más de una ocasión el cauce se ha desbordado originando grandes lodazales), sería "una zona pantanosa con juncos".
Tenemos casos similares en Vizcaya: en Murguia o Murgia, y en Murueta, en la ría de Guernika; y en Cataluña: en el delta del Llobregat se encuentra la laguna de la Murtra, un lugar de por sí pantanoso; y también en Venecia (la de los canales): la isla de Murano se localiza en un gran pantanal (MUR = "pantanal" + AN = "grande"). Sobran palabras.

Mus: "Juego de naipes que se juega con baraja española". Los expertos coinciden en asignarle un origen vasco-navarro (lo cual sería parcialmente cierto), salvo Corominas, que en un principio dice que viene del vasco "mux (o mus), y luego se decanta por el francés mouche: "mosca". Y se equivoca. El mus, sin cambiar una letra, tendría un origen euskérico:
MÜS = "algo despreciable".
MUS, trasladado al juego de naipes, nos indica que algunas cartas no nos sirven para ganar la partida, debes prescindir de ellas echándolas sobre el tapete.





N, Ñ, O, P

Ñam, ñam: "Interjección familiar que indica comida en el lenguaje de los niños; expresión de placer ante una comida suculenta". En catalán se dice igual, escrito nyam, nyam. Vendría de:
ÑA/AÑA = "alimento sin concretar y sin recolectar".
ÑA > ÑAM expresaría comida, el placer que se siente tras degustar algo delicioso.

Óbito: "Fallecimiento de una persona". Se dice de forma similar en catalán (òbit). Corominas dice que viene del latín obitus, derivado de obire: "fallecer", y éste de ire: "ir". Pero 'ir' no significa fallecer. Javier Goitia, desde el euskera arcaico, nos aporta esta sencilla explicación:
OBI = "fosa, grieta, sima" + TÚ = "es la ejecución verbal del sustantivo previo; en este caso: lanzar, depositar".
OBITÚ > OBITO sería "depositar algo en el fondo de una fosa; enterrar algo".

Obelisco: "Piedra larga tallada de una pieza que se coloca enhiesta para señalar un lugar". Voz común a las lenguas occidentales. Corominas dice que viene del griego obeliskos, diminutivo de obelos: "asador" (por comparación con los pinchos de asar). Curiosa comparación, sí señor. Javier Goitia, desde el euskera arcaico, nos da otra versión:
OBI = "cantera" + LIZ = "condición de planicidad" + KO = "pertenencia, correspondencia completa".
OBILIZKO > OBILISCO > OBELISCO sería "lo que sale de la cantera plana". Probablemente, hace cientos de años, para nuestros antepasados era más importante saber cómo se había obtenido la pieza, que el contenido de su propaganda.

Ojalá: "Denota vivo deseo de que ocurra una cosa". Voz exclusiva del castellano. La versión árabe, de la que echan mano Corominas y compañía, dice que proviene de wa sä iláh: "y quiera Dios" (voz que ni siquiera ellos usan), pronunciado vulgarmente wosallá. El proto-euskera nos proporcionaría otra versión:
ODJ = "súplica" + ALA = "adverbio de modo: así sea".
ODJALA > OJALA equivaldría a "que se cumpla la súplica". En vasco existen muchas palabras que contienen el morfema "ala": Bezala (como sea), ekarriala (cuanto se pueda traer), alabada (así pues), alaere (así y todo), alantze (así mismo); etc.

Ola: "Onda de gran amplitud formada en la superficie de las aguas". En catalán se dice ona, en gallego onda, en portugués fola, en francés houle y en latín es fluctus. Corominas, como obviamente no consigue hacerla derivar del latín, se va al árabe haula: "remolino", y haul: "tormenta". Pero en árabe, remolino se dice dawwama, y tormenta aleasifa. Ola vendría de un sencillo sustrato euskérico:
OL = "redonda" + A = "artículo euskérico".
OLA sería "la redonda, la redondeada", por la forma redonda de las olas del mar. Además, la península Ibérica está repleta de topónimos que contienen la voz OL: Peñíscola (peña-izk-ola, sería 'un pedazo de roca redonda'), Cerdanyola o La Torre del Español son otros ejemplos. Y siempre haríamos referencia a algún peñasco redondo, mondo y lirondo.

Oportuno: "Que sucede o se desarrolla en el momento adecuado". Se dice igual o de forma similar en las lenguas romances. Nuestros sabios la asocian al latín ob portum: "barco que se encamina correctamente a un puerto". Javier Goitia se pregunta si era necesario que un barco se acercara a un puerto para inventar este adjetivo. Él nos aporta esta solución euskérica:
OB = "partícula que representa la mejora" + ORDU = "momento, tiempo concreto".
OBORDU > OPORTU > OPORTUNO sería "en el mejor momento".

Osadía: "Audacia, intrepidez, atrevimiento". Voz común al portugués ousado y al francés oser. Los gallegos emplean "atrevido", en catalán se dice gosadia y en latín audacia, temeritas. Corominas la relaciona con el latín audere: "audaz". Pero audacia y osadía son dos expresiones diferentes. Osadía vendría de:
OXA = "desafío, provocación" + TIA = "propensión".
OXATIA > OSADÍA describiría a aquella persona que es "propensa a desafiar, a provocar".

Otero: "Pequeña elevación del terreno que domina visualmente una zona amplia". Voz compartida con el gallego outeiro. El resto de lenguas usan derivados de 'colina', excepto el catalán que lo llama turó, pujol. Corominas dice que procede de autero, derivado a su vez de oto, que sería la forma que el adjetivo 'alto' tomó en la lengua arcaica. Otros sabios dicen que procede del latín altarium, de donde vendría altus y altar. Mucho lío para explicar el origen de una voz que Javier Goitia adjudica al euskera arcaico:
OTÉ = "lugar donde se posan las aves" + ERO = "frecuente, efectivo, habitual".
OTEERO > OTERO sería "un mirador", lugares desde los que se observa casi todo.

Otoño: "Estación del año relacionada con la caída de la hoja". Existen una veintena de nombres relacionados con otoño, desde los caer, cair, cascá de gallego, portugués y corso, hasta los tardor, titim de catalán e irlandés, pasando por el fall inglés y los más parecidos al castellano: autunno, automne de italiano y francés. Corominas dice que viene del latín augere: "aumentar", y annus: "año", maquinando que auctus annus (algo así como el año marcha) se transformó en autumnus, y éste en otoño. Hoy día relacionamos esta estación con la caída de la hoja, pero, como nos cuenta Javier Goitia, antaño estaría relacionada con la abundancia, con el tiempo de aprovisionarse y llenar la despensa antes de la llegada del crudo invierno. Otoño vendría de:
OTO = "raíz que designa comida, almacén o alacena donde se guarda" + OHIN/OÑ = "situación, ocasión, temporada".
OTOHIN/OTOÑ > OTOÑO sería el momento de comer a dos carrillos y de guardar lo que fuera perdurable. Eso sí era importante para los grupos humanos, y no la caída de la hoja.

Ovación: "Reconocimiento público del mérito de un suceso o acto que no llega a ser digno de apoteosis". Se suele plasmar en aclamación sonora con aplausos y griterío. Se dice igual o de forma parecida en las lenguas romances". Corominas dice que viene del latín ovatio: "triunfo menor que concedían los romanos a un jefe o general por una victoria de no mucha consideración"; y javier Goitia le da un origen euskérico a esta voz:
OBA = "mejorable" + ZIO = "es un asignativo causal".
OBAZIO > OVACIÓN significaría "por la mejora, por lo que has logrado". En euskera dicen "obagarri" cuando algo es mejorable.

País: "Región, reino, provincia o territorio". Se dice igual o de forma parecida en las lenguas romances, salvo el rumano tara y el propio latín: patriam. Corominas la hace derivar del latín pagus: "habitante de una aldea", y de su derivada pagensis; y Javier Goitia dice que vendría de una época neolítica, cuando los grupos humanos acompañaban al ganado en sus migraciones estacionales, un ganado que se movía con decisión hacia sus lugares de descanso:
BA = "marcha" + ISI = "empeño, insistencia".
BAISI > PAISI (con el habitual cambio 'b' por 'p') > PAÍS podría ser la determinación con que los animales seguían la ruta. Algo parecido al "herri" vasco, que no solo es tierra firme, sino el destino al que un grupo se dirige.

Pala: "Utensilio formado por una lámina de madera o metal adapatado a un mango". Se dice igual o de forma similar en las lenguas romances. Corominas dice que viene del latín pala, pero no aporta nada más, salvo que estaría relacionado con 'azada' (voz de origen gitano índico)(¿?). Pala vendría de:
PALA = "como adejetivo: plano, fino".
PALA (sin quitar ni añadir nada), sería "un utensilio de forma plana".

Palanca: "Utensilio que sirve para remover o levantar pesos". Se dice igual en catalán y gallego. Corominas dice que viene del latín palanga, y éste del griego phalanx, phalangos: "rodillo, garrote". Desde el euskera arcaico tendríamos esta versión:
PALA = "como adejetivo: plano, fino" + ANK = "pieza larga, manejable y fuerte" + A = "artículo".
PALANKA (sin quitar ni añadir nada), sería "una pieza fuerte, larga y plana"; podría ser de metal o de madera.

Palangana: "Jofaina; recipiente poco profundo, plano, destinado al transporte de agua u objetos". Voz común al gallego y catalán. Corominas dice que es de origen incierto, pero luego la relaciona con un latín hispánico tal que palagana: "batea empleada por buscadores de oro", derivada a su vez del ibérico palaga: "pepita de oro". Corominas sólo acierta en la procedencia ibérica de la palangana, que tendría un sustrato euskérico:
PALA = "como adejetivo: plano, fino" + ANGA = "montaje para transportar algo".
PALANGA > PALANGANA, para nuestros antepasados, no era más que un utensilio de forma plana, de barro o madera, utilizado para transportar agua u objetos.

Paloma: "Ave generalmente doméstica, de cabeza pequeña, pico corto y dedos libres". Sólo se dice así en castellano, aunque en albanés se llama pellumb. En muchas lenguas latinas se la conoce como colom, colomba, columba, colombe.... Los latinistas la relacionan con palumbes, una forma desconocida que relacionaría la voz 'pel' con una supuesta raíz indoeuropea que debería significar "gris", por el color de la paloma. Pero, como nos cuenta Javier Goitia, las palomas son blancas, grises, azuladas, canelas... Lo que realmente caracteriza a una paloma es el sonido que producen sus alas al palmearlas. Echando mano del euskera arcaico, tenemos:
PAL = "choque de elementos planos" + O = "grande, de magnitud" + MA = "sufijo de generación".
PALOMA (sin quitar ni poner nada), sería "el ave que da grandes palmadas". En algunas zonas del País Vasco, aparte de las formas "correctas": usó, urzó, urxó, zurita, también usan paloma.

Pamplona: Javier Goitia nos da un origen euskérico para Pamplona, la capital de Navarra. Vendría de:
BE = "bajo" + AMBEL = "balcón, atalaya" + O = "gran" + NA = "plano".
BEAMPLEONA > PEAMPLEONA > PAMPLONA sería "una gran atalaya baja, o balcón plano", en este caso utilizado posiblemente como despeñadero de animales.
Javier nos explica que, posiblemente, el casco viejo era utilizado para correr animales que luego dejaban despeñarse al vacío, en este caso sobre la cuenca del río Arga, 40 metros por debajo del actual casco viejo.
En España existen tres Pamplonas más: Salinas de Pamplona (Navarra); Pamplona, a orillas del Jalón (Zaragoza), y Dehesa de Pamplona, cerca de Muel (Zaragoza). También existen nombres parecidos: Pampalona, Pamplana, Pampana, Camplona, Momblona, balsa Pamplonica en Teruel...
Pamplona no proviene de Pompeio. Se trataría de una atalaya o balcón plano.

Pan: "Alimento hecho con harina amasada". Se dice igual o de forma similar en las lenguas romances. Corominas lo hace derivar del panis latino, pero no aporta nada más. Jon Goitia dice que, con el añadido de la 'p' (es norma en el castellano), pan vendría de:
P + NA = "plano".
PNA > PAN (con metátesis), sería la esencia de lo plano, unas sencillas obleas tostadas sobre una piedra caliente. Así se ha hecho durante milenios y así se le ha seguido llamando cuando se ha fabricado en forma de barra o de hogaza. El actual vasco ha optado por llamarlo "ogi/oki".

Paraje: "Un paraje es un lugar hermoso, soñado, digno de cuentos y fábulas", pero los expertos relacionan esta voz con un lugar donde paraban las diligencias para cambiar el tiro o para que mearan los viajeros. Paraje, voz que solo usa el catalán en su forma paratge, vendría de:
BARA = "huerto, terreno húmedo" + AXE = "elegante, primoroso".
BARAXE > PARAXE > PARAJE sería un espacio cuidado para conseguir la harmonía de plantas, aves, insectos y agua, en lo que podríamos denominar "una naturaleza ideal".

Parlar: "Hablar, expresar las ideas por medio del lenguaje". Resulta curioso que en castellano coexistan voces como hablar, parlar, charlar, conversar, dialogar..., que prácticamente expresan lo mismo. Los expertos dicen que hablar viene del latín fabula, mientras que parlar, unos lo relacionan con el provenzal parlar: "hablar", y otros con el latín vulgar paraulare, derivado del latín medieval parabolare: "discurrir". Este baile de letras no nos conduce al meollo de la cuestión. El euskera arcaico, con el habitual añadido de una 'p', sí parecería resolverlo:
P + ARL = "tema, asunto".
PARL > PARLAR (como verbo), sería "conversar, tratar temas o asuntos varios". De aquí vendría parlotear, parlanchín...

Pato: "Ave palmípeda de pico ancho y tarsos cortos". Se dice igual en gallego y portugués. En catalán es ànec, en francés canard y en latín anas. Corominas relaciona la voz con 'pata', por el andar pesado de este animal. Con la 'p' añadida, que es norma en el castellano, tendríamos una solución euskérica:
P + ATA = "cualquiera de las aves pertenecientes al género de las anátidas".
PATA > PATO (masculinizado), explicaría su procedencia.

Pelo: "Filamento cilíndrico de naturaleza córnea que nace entre los poros de la piel de casi todos los mamíferos". Se dice igual en gallego. En catalán es pèl, en portugués cabelo y en francés cheveux. Corominas dice que viene del latín pilus, pero no aporta nada más. Jon Goitia dice que ILE y ULE son dos formas de llamar al pelo en vasco. Si le añadimos una 'p', norma de la casa en el castellano, tendríamos:
P + ILE = "pelo".
PILE > PILO > PELO sería el probable cambio.

Peña: "Piedra grande sin labrar". Se dice igual en catalán. Corominas dice que viene del latín pinna: "almena", y resuelve que "las rocas que erizan la cresta de un monte peñascoso se comparan con las almenas de una fortaleza". Este es uno de los disparates más alucinantes que he leído de Corominas. En todo caso sería al revés, una almena se parece a una peña. Esta voz euskérica es de las que más abundan en la península, y vendría de:
AITZ/ATXA = "roca, roquedo".
ATXA > AÑA se transformó con el paso de los años en EÑA, IÑA, ÑO, UÑA..., nombres relacionados con lugares, pueblos, regiones de España donde aparecen formaciones rocosas que llamaban la atención a nuestros antepasados.
Así pues, con el añadido de la 'p' (norma de la casa en el castellano), tendríamos:
P + EÑA = "roca". Una PEÑA no es más que una roca, un roquedo; se trata de un nombre arraigado a la península Ibérica, y no tiene nada que ver con una almena.

Perdiz: "Ave gallinácea de cuerpo grueso, cuello corto y cabeza pequeña". Se dice igual en gallego y portugués. En catalán es perdiu y en francés perdrix. Corominas sólo dice que procede del latín perdix, pero no aporta nada más. Desde el euskera arcaico tendríamos una interesante versión:
EPER = "perdiz en vasco" + D (por prosodia) + EIZ = "montería, caza, monte".
EPERDEIZ > PERDIZ equivaldría al "ave que se le da caza en monterías".

Perro: "Mamífero doméstico cánido". Corominas dice que es exclusivo del castellano, de origen incierto, probablemente de creación expresiva, quizá fundada en la voz 'prrr', 'brrr', con que los pastores incitan al perro. Esto suena a disparate, uno más del sabio. Con la 'p' añadida, que es norma en el castellano, Jon Goitia nos aporta una solución más verosímil:
P + ORR = "afilado, agudo".
PEORR > PERRO (con metátesis), equivaldría a decir "el de los colmillos afilados".
Aquí no existe ningún sonido gutural "prrrr", como aventura Corominas. En vasco se dice "txakurra"; quizá provenga de perro casero (TXA = "casa" + ORRA/URRA = "agudos, afilados -en referencia a los dientes-"). En realidad, ambos conceptos, vasco y castellano, tienen un pasado euskérico común. (Ver cachorro, rabia, y zorro).

Persiana: "Especie de celosía formada de tablillas fijas o móviles que dejan pasar el aire pero no el sol". Se dice igual en catalán. Corominas dice que probablemente venga del francés persienne, derivado del persa persien. Claro, como persiana se parece a 'persa', asunto resuelto, ya tenemos el origen de persiana. Desde el euskera arcaico, con el añadido de 'p', que es norma en el castellano, Jon Goitia lo resuelve así:
P + ERTZI = "cerrar" + ANA = "la cerradora".
PERTZIANA > PERSIANA significaría "la que cierra un espacio". Las antiguas eran unas tiras colgando de un dintel.

Piojo: "Insecto que vive parásito sobre los mamíferos". En gallego y portugués se dice piollo, en catalán es poll y en francés pou. Corominas dice que viene del latín vulgar peduculus, diminutivo de pedis: "pie". O sea, que un piojo es lo mismo que un pie, y se asemeja a peduculus como dos gotas de agua. Esto es de locos, pero así está recogido en los diccionarios de este país. El euskera arcaico nos aclara esta voz emparentada con las lenguas romances:
PIO = "hez, excremento, residuo" + UL = "pelo, cabello".
PIOUL > PIOLL > PIOJO sería "el bicho que te deja el pelo lleno de heces, o sea, de repugnantes liendres". Aunque también podría ser "el bicho asociado al pelo sucio". En cualquier caso, la imagen del piojo siempre ha estado ligada a la repugnancia, a la suciedad. El latín peduculus no pinta nada en esta historia.

Piojoso: "Que tiene muchos piojos; miserable". (Ver piojo). La parte final, "so", nos indica algo grande, abundante:
PIO = "hez, excremento, residuo" + UL = "pelo, cabello" + SO = "extensión superlativa".
PIOULOSO > PIOLLOSO > PIOJOSO sería "un cabello excesivamente sucio y asqueroso", ideal para que se congreguen cientos de bichitos.

Pizarra: "Roca sedimentaria de color negro azulado, que se divide fácilmente en hojas planas". Corominas dice que es de origen vasco, aunque luego duda de su etimología, y resuelve que viene del latín lapideus: "piedra, pétreo", (o de su primitivo lapis). O sea, él interpreta que es de origen vasco pero con un aporte de latín. El sabio se lía porque siempre trata de inclinar la balanza hacia la lengua latina. Y aquí se vuelve a equivocar. Los lapiceros no tienen nada que ver con una pizarra, voz euskérica que vendría de:
PITX = "exfoliable, que se parte en lajas" + ARRIA = "piedra".
PITXARRIA > PIZARRA sería "la piedra exfoliable y fina", ideal para pintar sobre ella. Esta voz también la encontramos en topónimos ibéricos, como en Pizarra, pueblo de la provincia de Málaga.

Playa: "Extensión plana y cubierta de arena o guijarros, a orillas del mar o de un río". En griego se dice paralia, en italiano spiaggia y en catalán es platja, parecido al castellano. Corominas dice que viene del latín tardío plagia, y éste del griego plagia: "lados, costados"; y luego añade que de la voz 'lados' se pasó a 'ladera' y a 'costa marítima'. ¿Y qué tiene que ver la costa marítima, una ladera, un lado y un costado con una playa? Desde el euskera arcaico, con el añadido de una 'p' (que es norma en el castellano), Jon Goitia dice que vendría de:
P + LAA = "arena, árido" + I (abundancial) + A = "artículo euskérico".
PLAAIA > PLAYA sería "el lugar donde abunda la arena". Jon matiza que en vasco utilizan playa tanto o más que Ondartza.

Plaza: "Lugar espacioso dentro de una población". Se dice igual o de forma parecida en las lenguas románicas, y también en alemán. Utilizada con el sentido de fortaleza o reducto militar, los expertos dicen que procede del latín platea, que era la forma de llamar a las avenidas, a las calles centrales. "¿Y que tiene que ver esta expresión latina con una plaza?", se pregunta Javier Goitia. Plaza sería una voz euskérica y vendría de:
PALA = "explanada, plano" + TZA = "abundancial".
PALATZA > PLAZA indicaría la presencia de varias explanadas o lugares susceptibles de acoger campamentos u otras instalaciones, por ejemplo en las riberas de los ríos, lugares ideales para acoger asentamientos temporales.

Polea: "Rodete acanalado con un eje central, sobre cuyo canal corre una cuerda". Se dice de forma similar en las lenguas romances. Los ingleses la llaman pulley, y desconocen su procedencia. Corominas dice que viene del latín vulgar polidia, plural del griego polidion, diminutivo de polos: "eje"; y no contento con esto, el sabio relaciona el griego poleo: "yo doy vueltas" con empolizo: "hago girar en torno a un eje". El caso es que en griego polea se dice trochalia. Javier Goitia resuelve este entuerto desde el euskera arcaico:
BOL = "impulso de empuje o tracción" + EIA = "es la ejecución, la aplicación".
BOLEIA > POLEIA > POLEA equivaldría a decir "la que tira, lo que transmite la cuerda".

Pollo I: "Gallo joven". En gallego y portugués se dice galiña, en catalán es pollastre y en francés poulet. Nuestros sabios dicen que viene del latín pullus: "pollo", pero no explican su procedencia. Con la 'p' añadida, que es norma en el castellano, el euskera arcaico nos daría otra versión:
P + OLLO = "gallina en vasco".
POLLO sería "un gallo joven". En el actual vasco, "olloarra" significa gallo (arra equivale a macho).

Pollo II (pollito): "Cría que sacan de cada huevo las aves y particularmente las gallinas". En gallego se dice pito, en portugués es pintinho, en catalán pollet y en francés poussin. Los expertos lo atribuyen al latín pullus: "polluelo, pollo", pero no aportan nada más. Con la 'p' añadida, que es norma en el castellano, tendríamos:
P + OLLO = "pollo"; en este caso estaríamos hablando de un polluelo, que con el añadido de la voz euskéria ito: "pequeño", se transformaría en POLLITO.
Jon Goitia, en cambio, nos da otra versión para esta voz:
PO/BO = "redondo" + ÑO = "pequeño".
POÑO > POLLO (con el habitual cambio 'ñ' por 'll') sería "el pequeño redondo", en alusión a los pollitos.

Posterior: "Que está en la parte de atrás". Se dice igual o de forma similar en las lenguas latinas. Los expertos no dudan en atribuirlo al latín posterius, si bien no explican su procedencia. Con el añadido de una 'p', que es norma de la casa en el castellano (y también en el latín), tendríamos esta solución:
P + OST = "atrás, tanto en el tiempo como en el espacio" + ERA = "como sufijo: momento, duración".
POSTERA > POSTERIOR (masculinizado), sería "mirar hacia atrás en el tiempo". El latín lo tomó prestado del "eukele".

Prepucio: "Anillo de piel que rodea el glande; pliegue mucoso formado por los labios menores que cubren el clítoris". Se llama de forma similar en todas las lenguas latinas y germánicas, salvo el inglés foreskin. En griego es phimos, que recuerda a "fimosis". Corominas sólo dice que viene del latín praeputium, no aporta nada más. Javier Goitia nos resuelve la voz desde el euskera arcaico:
PRE/PERRE = "raíz que se refiere a la compresión" + PUZZI = "postilla, aneurisma, un elemento que se hincha y aumenta de tamaño".
PREPUZZI > PREPUCIO sería "algo que presiona, que ahoga al elemento que aumenta de tamaño". Un glande o un clítoris se adaptan perfectamente al concepto. Se trata de una explicación física y precisa, lejos de fantasías morales, de pecados y suciedades.

Primavera: "Estación del año asociada con el resurgir de la vida y con los primeros calores". Se dice igual o de forma parecida en las lenguas romances, salvo el francés printemps. Nuestros sabios dicen que la primera parte viene del latín prima: "primer"; y la segunda del proto-indoeuropeo wesr: "primavera". Echando mano del euskera arcaico tendríamos dos acepciones para esta voz:

  1. Vendría de un híbrido entre el latín y el euskera arcaico:
    PRIMA = "primer" + BERO = "calor (voz euskérica) " + A = "artículo euskérico".
    PRIMABEROA > PRIMAVERA sería "el primer calor".
  2. Vendría de tres palabras euskéricas:
    BERA = "blando, suave" + BERO = "calor" + A = "artículo euskérico".
    BERABEROA > BREABERA > PREMAVERA > PRIMAVERA haría alusión a "un calor suave", que es precisamente lo que caracteriza a esta estación.

Prisma: "Cuerpo transparente limitado por dos caras que se cortan y que sirve para producir la reflexión, la refracción y la descomposición de la luz". Se dice igual o de forma parecida en las lenguas romances. Corominas lo atribuye al griego prisma: "serrín de madera", derivado de prio: "yo asierro" (¿?). ¿Y qué tiene que ver la descomposición de la luz con el serrín de la madera? El euskera arcaico nos revelaría el origen de esta voz:
BE/PE = "suelo" + IR = "agua" + IZ/IS = "luz" + MA = "generador".
PEIRISMA > PRISMA sería "lo que genera la luz sobre el suelo", el reflejo de la luz cuando choca contra los objetos. Nuestros antepasados describían perfectamente lo que ocurría en su entorno. No es necesario echar mano de una voz griega que no resuelve absolutamente nada. (Ver arco iris).





Q, R, S

Quinta: "Los expertos asocian esta voz a las granjas, llamadas quintas porque en ellas los colonos pagaban con una quinta parte de los productos obtenidos". Javier Goitia nos aporta una solución euskérica, más acorde con lo que sería una quinta:
KIN = "conjunción del euskera a efectos de asociaciones de personas" + TA = "pluralizador".
KINTA > QUINTA sería "una agrupación organizada y plural de personas que se complementan para realizar diversas labores", algo así como una cooperativa.

Raba: "Cebo que emplean los pescadores, hecho con huevas de pescado". Corominas (abróchense los cinturones) dice que viene del francés rabes, raves, y éste del germánico rogue, que a su vez derivaría del escandinavo antiguo hrogn y del alemán antiguo rogo; y luego añade que rabes sería una forma del dialecto gascón, donde un antiguo roves derivó en el vasco "arbi". (¡Hala!, ya podéis desabrocharos). Yo no veo el parecido entre rogo y raba, por mucho que los franceses medien en el conflicto. Aquí tendríamos claramente un sustrato euskérico:
ARB = "ovario" + A = "artículo".
ARBA > RABA (con metátesis) serían "los ovarios del pescado". "Arb" tambíen ha originado el arbi vasco.

Rábano: "Planta de raíz carnosa, casi redonda". Se dice igual en castellano y gallego, y parecido en portugués (rabanete). En catalán es rave y en francés radis. Corominas dice que viene del latín rafanus, y éste del griego rapanos, rapanaki. Desde el euskera arcaico tendríamos otra versión:
ARRA/ARRAE = "raíz" + BAB = "bulto redondeado" + ANO = "grande".
ARRABABANO > RÁBANO sería "la raíz que contiene un gran bulto redondeado, cilíndrico". No existe mejor definición para este tubérculo.

Rabia: "Enfermedad infecciosa, provocada por un virus que se produce en animales como el perro y que se transmite por mordedura a otros animales o al ser humano". Se dice igual en catalán y gallego. Corominas dice que viene del latín rabies, vulgarmente rabia, pero no aporta nada más. En vasco se dice "Orrabiatu", y Jon Goitia nos revela que vendría de:
ORRA = "perro" + BIATU = "volverse, transformarse".
ORRABIATU > RABIA equivaldría a "volverse como el perro". Aquel que se contagia de la rabia se vuelve como el perro.

Racimo: "Porción de uvas o granos que produce la vid". En catalán se dice raïm, y las otras lenguas utilizan formas muy diferentes. Los expertos no encuentran antecedentes en el indoeuropeo y Corominas la hace derivar del latín racemus, que a través de un dudoso latín vulgar dio racimus, si bien duda de su ascendencia latina, y finalmente se rinde ante el hecho de que provendría de una lengua prerromana. Javier Goitia, lógicamente, la atribuye al proto-euskera:
ERR/ERRE = "repetición, insistencia" + ZIM = "raíz que interviene en el proceso de secado".
ERREZIM > REZIM > RACIMO serían los manojos de uvas deshidratados al sol tras voltearlos varias jornadas sobre piedras calientes, según la secuencia "ZIM ERR E ZIM".

Raer: "Quitar vello u otra cosa de una superficie raspándola". En catalán se dice raure, en gallego friaxe, en portugués briga, en francés effilocher y en latín es abrade. A Corominas no le encaja 'abrade', y resuelve que viene del latín radere: "afeitar". Y se equivoca, porque afeitar no equivale a raspar o fresar una superficie. Desde el euskera arcaico tendríamos esta solución:
ARRAE = "raspar, fresar, deslizar".
ARRAE > ARRAER > RAER (como verbo), equivaldría a "raspar una superficie deslizando un utensilio".

Raíz: "Órgano de las plantas que se desarrolla bajo tierra". Se dice igual en gallego y portugués. En catalán es arrel y en francés racine. Corominas dice que viene del latín radix, radicis, pero no aporta nada más. Existe un morfema euskérico, parecido al arrel del catalán, que nos resolvería el origen de esta voz:
ARRA/ARRAE = "raíz; hendir" + ISE = "rabo, rama, isopo".
ARRAISE > RAIS > RAÍZ sería "el isopo o la rama que se ramifica, que se hunde en la tierra". Como verbo, tenemos enraizar, que encajaría con esta definición. (Ver arraigar).

Rambla: "Lecho natural de las aguas de lluvia cuando caen copiosamente". Se dice igual en catalán. Corominas dice que viene del árabe ramla: "arenal", pero arena o arenal en árabe estaría relacionado con las voces rimal, ramel. Desde el euskera arcaico tendríamos este origen para rambla:
ARRAM = "erosión" + BELA = "blando".
ARRAMBELA > RAMBELA > RAMBLA sería "un terreno blando, fácilmente erosionable debido al aporte de aguas pluviales".

Raposa: "En castellano, a la zorra también se la conoce como raposa". Gallegos y portugueses lo llaman igual, y en catalán es guineu. Corominas dice que viene de rabosa, derivado de rabo, por lo gordo y característico de esta parte del cuerpo (¿?). Jon Goitia dice que vendría de:
ER/AR = "garra, uña de animal" + BE/PE = "bajo" + OSA = "grande".
ARPEOSA > RAPEOSA (con metátesis) > RAPOSA, haría referencia a "bajo la garra", o sea, a las garras de los animales y a cómo se llevaban a sus presas.

Rasar: "Igualar una superficie o la altura de las cosas". Se dice igual en catalán. Nuestros sabios sólo dicen que viene del adjetivo raso, no aportan nada más. Desde el euskera arcaico tendríamos este origen:
ARRAS = "como sustantivo adjetival indica la ausencia de cualquier irregularidad".
ARRAS > ARRASAR (como verbo), equivaldría a "igualar una superficie, a la perfección superficial".

Rascar: "Refregar o frotar con fuerza la piel con una cosa áspera o con las uñas". Se dice igual en gallego. En catalán es grapar, en portugués arranhar y en francés gratter. Corominas dice que viene del latín rasicare, derivado de radere: "afeitar". El sabio confunde afeitarse con rascarse; y claro, no es lo mismo. Desde el euskera arcaico tendríamos esta solución:
ARRASKA = "rozar, frotar, arañar".
ARRASKA > RASKA > RASCAR (como verbo), equivaldría a "rozar, frotar". El latín no aporta nada a esta voz.

Rata: "Mamífero roedor de cabeza pequeña, hocico puntiagudo y cola delgada". Voz común a las lenguas romances y germánicas. Corominas dice que es de origen incierto, quizá onomatopéyico por el ruido que hace al comer (¿?). Rata vendría de:
ARRA = "hendir, morder, roer" + TAI = "cortar".
ARRATAI > RATA sería "el animal que roe, que muerde y corta cualquier cosa con la boca", como así es.

Ratón: "Mamífero parecido a la rata, pero más pequeño". En catalán se dice ratolí, en portugués y gallego rato, en francés souris y en latín es mus, que ha originado el inglés mouse. Los sabios desconocen su origen, sólo dicen que es una voz reciente derivada de rata. Desde el euskera arcaico tendríamos:
ARRA = "hendir, roer" + TAI = "cortar" + OI = "hábito".
ARRATOI > RATAOI > RATÓN (con el cambio habitual 'oi' por 'on'), sería "el animal que tiene el hábito o la costumbre de roer y cortar cosas con la boca". Parecido a la rata.

Rayo: "Línea que parte del punto en que se produce una determinada forma de energía". Se dice igual en gallego y portugués (raio), en catalán es llamp y en francés éclair. Corominas dice que viene del latín radius: "varita, rayo de carro". (¿?). Pero esto no aporta absolutamente nada al origen de la voz. Jon Goitia dice que es un préstamo de "arrajo", voz euskérica que vendría de:
ARR-A = "piedra" + DJO = "confirmación de un proceso, de una acción".
ARRADJO > RADJO > RAYO sería algo así como "la luz que cae del cielo en forma de piedra".

Raza: "Casta o calidad del linaje". Voz común al catalán raça, al italiano razza, al francés y al inglés race, al alemán rasse, etc., menos al latín, que se dice gens, genus, generis. Corominas lo borda, no encuentra nada parecido a raza y adjudica la voz al latín vulgar ratiu: "cálculo, cuenta (en el sentido de modalidad, especie). Esto no tiene ningún sentido, es un disparate como una casa. Dos morfemas euskéricos serían el origen de esta voz:
ARR = "macho" + ASA = "origen, linaje".
ARRASA > RASA > RAZA describiría "el linaje varonil". Y tiene mucho sentido, porque en el mundo machista que hemos heredado, la casta siempre se ha asociado al varón, al macho.

Regalar: "Con el sinónimo de derretir, gotear". Voz que aún se emplea con este significado en muchos pueblos de España. En catalán se dice regalimar. Los sabios, entre ellos Corominas, no resuelven este concepto, sólo hablan de realizar un presente, voz que adjudican al francés y a otras lenguas europeas. Regalar (de gotear) vendría de:
ERRE = "como adverbio: repetición de una acción" + GAL = "pérdida, desprendimiento" + A = "artículo".
ERREGALA > REGALA > REGALAR (como verbo), sería "un desprendimiento o goteo constante", una acción que podríamos asociar con el goteo de la nieve que se derrite o con el goteo de los carámbanos de hielo que penden de los tejados.

Regla (la): "Menstruación de la mujer". Se dice igual en catalán. en gallego y pertugués es regra y en francés règle. Corominas dice que viene del latín regula: "barra de metal o madera", pero no menciona nada de la menstruación. La regla son dos fonemas que van de la mano, no puedes decir que tienes regla. El artículo 'la' formaría un todo, quedando 'larregla' como una palabra única. Javier Goitia nos lo aclara así:
LAR/LARRE = "exceso, demasía" + GAL = "pérdida, desprendimiento".
LARREGAL > LARREGLA (con metátesis), explicaría por sí solo en qué consite la menstruación: "un exceso de pérdida", en este caso de sangre.

Reliquia: "Parte del cuerpo de un santo u otro objeto digno de veneración". Se dice igual o de forma parecida en las lenguas romances. Corominas dice que viene del latín reliquiae: "restos, residuos", derivado de reliquus: "restante", y éste de relinquere: "dejar". Jon Goitia cree que procedería de la época en que se comenzó a incinerar los cuerpos de los difuntos:
ERRE = "como verbo: quemar" + ILL = "muerto" + KI = "resto" + A = "artículo vasco".
ERREILLKIA > REILKIA > RELIKIA (con metátesis), serían "los restos de quemar un cadáver".

Reloj: "Máquina dotada de movimiento uniforme y que sirve para medir el tiempo". En catalán se dice rellotge, en gallego es reloxo, en portugués relógio, en francés horloge. Corominas relaciona la voz con el catalán y el latín horologium: "reloj de sol o de arena", derivado del griego horologion (de hora: "tiempo" y lego: "yo cuento"). Pero dejémonos de cuentos griegos. Sin irnos tan lejos, el euskera arcaico nos da otra versión:
ERE = "repetición" + ELA = "arena + DJO = "confirmación de un proceso, de una acción".
ERELADJO > RELODJE (con metátesis) > RELOJ sería "el proceso repetitivo, o uniforme, de dar la hora sobre la arena", el sol marca la hora sobre la arena. El catalán "relotje" sería la voz que más se aproxima al original.

Remo: "Instrumento de madera, a modo de pala larga y estrecha, que sirve para impulsar la embarcación". Se dice igual en gallego y portugués. En catalán es rem. Corominas sólo dice que viene del latín remus, no aporta nada más. Desde el euskera arcaico tendríamos este origen:
ARRAE = "penetrar a través de algo deslizando" + MO = "corto".
ARRAEMO > REMO sería "un utensilio corto que penetra en el agua".

Rescoldo: "Extremo incandescente (no necesariamente humeante) de algún leño no totalmente consumido". Voz propia del castellano, desconocida en otras lenguas latinas, que lo llaman pruna (latín), caliu, brucelli, braises, brasas, brace, taciuni.... Corominas dice que viene del latín caldo: "caliente", pero no dice nada del morfema RES. Rescoldo vendría de:
ERRE = "como verbo: lo quemado, combustión" + EZ = "negación" + ONDO = "lo inmediato".
ERREZKONDO > REZKONDO > RESCOLDO sería "lo que no se quema de forma inmediata", la brasa que perdura en el leño cuando ya no hay fuego.

Reverencia: "Inclinación más o menos contundente de una persona como muestra de respeto o veneración por otra persona o símbolo". En casi todas las lenguas latinas se llama de igual forma, por lo que los latinistas se adjudican la voz. Sin embargo, Javier Goitia nos aporta otra perspectiva desde el euskera arcaico:
ERRE = "como adverbio: repetición de una acción" + BEHER ENTZI = "abajo" + A = "artículo".
ERREBEHERENTZIA > REBERENZIA > REVERENCIA sería la descripción del "doble agachamiento", que es la expresión física y postural de la veneración.

Rey: "Monarca o príncipe soberano de un reino". Se dice de forma parecida en las lenguas romances, y en vasco es "Errege". Corominas sólo dice que viene del latín rex-regis, pero no aporta nada más. Jon Goitia cree que procedería de:
ERRE/ERRETU = "como sustantivo: errar, equivocarse" + GE/KE = "privativo".
ERREGE > REGE > REY debía ser el que no se equivocaba, aquel al que la tribu delegaba las decisiones a tomar.

Rielar: "Brillar con luz trémula". Nuestros sabios, como no han encontrado nada relacionado, dicen que proviene del latín refilare, derivado de filum: "torcer el hilo, hilar demasiado o torcer mucho lo que se hila"(¿?). ¿Y qué tiene que ver brillar con luz trémula con torcer un hilo? Rielar vendría de:
ARGI = "luz artificial" + EL = "frágil".
ARGIEL > RIEGLAR (con metátesis) > RIELAR sería "una luz frágil, trémula".

Rincón: "Ángulo entrante formado por el encuentro de dos superficies". Nuestros sabios lo hacen proceder del árabe vulgar rukan: "esquina", pero no explican cómo pasó de rukan a rincón. Además, en árabe clásico rincón se dice zawieton. Hoy día asociamos rincón a un lugar apartado, a una esquina. Javier Goitia nos revela que antiguamente esta voz estaba ligada a particiones de terreno basadas en una compleja red de mojones. Los montes de España están repletos de apartados mojones hincados en tierra. Rincón vendría de:
ARRI = "piedra" + INK = "incada" + OI = "hábito, ley".
ARRINCOI > ARRINCON > RINCON sería "la función o hábito de la piedra hincada", en referencia a los mojones que cuarteaban el territorio. El cambio 'oi' por 'on' es muy habitual en voces castellanas procedentes del euskera arcaico: camioi-camión, botoi-botón, bastoi-bastón, arpoi-arpón, aragoi-aragón...

Río: "Corriente natural y continua de agua que va a desembocar en otra o en el mar". Se dice igual en gallego y portugués. En catalán es riu y en latín flumine. Corominas lo hace derivar del latín rivus: "arroyo, canal", voz que derivó en el francés rivière y en rivera, pero no en río, morfema que el proto-euskera sí resolvería: UR = "agua" + I = "abundancial". URI > RIU > RÍO, con el baile de letras, sería "agua en abundancia". El catalán "riu" sería la voz que más se aproxima al original. Por cierto, en lengua euskérica hay muchas formas de decir agua: u, ua, ur, ir, iz, ura, ma, ib...

Roca: "Piedra muy dura y sólida". Se dice igual o de forma parecida en las lenguas germánicas y romances, salvo el latín saxum, rupes. Corominas lo tiene muy claro: "voz tardía en el castellano, sin duda tomada del catalán o el occitano; de origen incierto, seguramente prerromana, tal vez céltica, aunque es ajena a las lenguas modernas de esta familia". Es un pana que no consultara con el euskera arcaico. Roca vendría de:
ARR = "piedra" + OKÁ = "enteriza, firme, monolítica".
ARROKA > ROCA sería "una piedra dura, firme".

Roer: "Descantillar, cortar muy menudamente con los dientes parte de una cosa dura". Se dice igual en portugués y gallego. En catalán es rosegar y en frances ronger. Corominas dice que viene del latín rodere, pero no aporta nada más. Desde el euskera arcaico tendríamos:
ARRAE = "hendir, morder".
ARRAER > ROER (como verbo), equivaldría a "morder, atravesar, cortar".

Rojo: "Encarnado muy vivo". Corominas dice que viene del latín russeus: "rojo subido", que habría derivado en el italiano rosso y en el portugués roxo, pero no en el ruouge francés ni en el roig catalán. En vasco se dice "gorri", y según nos cuenta Jon Goitia, por metátesis habría pasado a roig, y de éste al rojo del castellano:
GORRI > ROIG > ROGI > ROJO, y aquí no habría nada de latín.
En toponimia ibérica, encontramos el color rojo en los morfemas GOL, GRO, BOL, GLO:
- GOR: peña Gornosa, en Badajoz (de rocas rojizas).
- GOR: Gormaz, en Soria, y Umbrías de Gor, en Granada (tierra de tonos rojizos).
- GRO: Almagro, Ciudad Real (villa rodeada de tierra sumamente roja) y Logroño (peña roja).
- GOL: Peña Golosa, en Castellón, Lugo y León (sus rocas dan un precioso tono rojizo veteado).
- GOL: Golosalvo, en Albacete (rocas rojizas junto al embalse); El Goloso, en Madrid (arcillas rojas).
- GLO: Mallos de Riglos, en Huesca (grandes moles rocosas de tonos rojizos).
Y también en el nombre de una flor:
- BOL: Amapola, o ababol, como también se la conoce (flor roja).

Roña: "Suciedad pegada fuertemente". Se dice igual en catalán. En gallego es sarna, en portugués crosta, en francés gale y en latín iterum lepra. Corominas la relaciona con el latín tardío aranea: "sarna", y con los influjos latinos rubea: "roya" y robigo: "herrumbre". En euskera arcaico, "Arr" es el genérico de piedra, pero también hace referencia a 'palmo' y a 'suciedad'. Esta última acepción intervendría en el origen de roña:
ARR = "suciedad" + OIN/OÑ = "pie" + A = "artículo".
ARROÑA > ROÑA sería "la suciedad pegada en el pie", zona del cuerpo donde nuestros antepasados nómadas acumulaban más polvo, mugre y mal olor. Hoy día, roña designa suciedad adherida a la piel.

Rosario: "Conjunto de oraciones dedicado a la virgen, donde se la compara muchas veces con una rosa". Se dice igual en gallego, italiano y portugués. Corominas dice que viene del latín rosarium y Jon Goitia la relaciona con el proto-euskera:
ERROSA = "la rosa" + ARI = "hilo".
ERROSARI > ROSARIO serían "rosas ensartadas en un hilo". Lo de la virgen vino mucho después.

Rosca: "Máquina que consta de tornillo y tuerca (macho y hembra); cualquier cosa redonda y rolliza que al cerrarse toma forma circular u oval". Se dice igual en catalán. En gallego y portugués es fío, en francés fil, en italiano filetto y en latín filo subtegminis. Corominas dice que es de origen incierto, quizá prerromano, pero luego se va al indoeuropeo rothsko: "el que corre rápido", derivado de rotha: "rueda" y retho: "yo corro". (¿?). El sabio confunde correr con enroscar algo, y en lo único que acierta es en su origen prerromano. Rosca vendría de:
ARRO = "desigualdad, lo opuesto" + KA = "sufijo modal".
ARROSKA > ROSCA sería "una pieza con mecanismo helicoidal gravado en sendos macho y hembra"; La voz 'arro' describe esta desigualdad, lo opuesto.

Rotar: "Es lo mismo que rodar". Se dice igual en castellano y catalán. En latín es volvo, volvilutum, voz muy alejada de rotar y rodar. Los expertos dicen que viene del latín rotare: "dar vueltas", y de rota: "rueda", pero no estaría contrastado. En vasco, rueda de molino se dice "errotari". Jon Goitia cree que rotar vendría de esta voz:
ERROTARRI > ROTARI > ROTAR (como verbo), equivaldría a girar, a dar vueltas.

Rótulo: "Escrito de tamaño y formas destacados, que advierte de una localización o servicio". Nuestros sabios dicen que deriva del latín tardío rotulus: "ruedecita", o de rolulus: "rollo de papel o rollo de papel doblado". En lenguas cercanas lo llaman label, etiqueta, tikketta, signo, signum..., y sólo el catalán se parece al castellano con su rètol. Javier Goitia cree que el catalán conserva el original euskérico:
ERRE = "como verbo: quemado" + T (para mejorar la dicción) + OL = "madera labrada".
ERRETOL > RETOL > RÓTULO se referiría a la técnica de grabar madera con mensajes o fantasías artísticas, que en este caso se llamaban "id ol", tablas con imagen: Los ídolos. (Ver ídolo).

Rozar: Entre sus muchos significados tenemos: "limpiar las tierras de malezas; cortar los animales la hierba con los dientes; raer la superficie de una cosa; pasar una cosa tocando o frotando la superficie de otra". En catalán se dice fregar, en latín es frico, en portugués y gallego tocar y en francés toucher. Corominas dice que viene del latín vulgar ruptiare, derivado de rumpere: "romper". O sea, que rozar es lo mismo que romper, serían dos expresiones casi iguales. Desde el euskera arcaico revelo un origen más verosímil:
ARRAE = "raer, fresar, deslizar, destrozar" + AZA = "superficie exterior, piel, corteza".
ARRAEZA > ARROZA > ROZAR (como verbo), equivaldría a "cortar la hierba, a raer superficies, a limpiarlas o a deslizarse entre ellas o entre pieles". Todo esto sería rozar, y no ruptiare, voz latina que no aporta nada.

Salamanca: Nuestros sabios dicen que proviene del griego helmántica, y Javier Goitia nos recuerda que no existe nada en griego que comience con 'helma'. Es más, los griegos no asomaron nunca el hocico por la Meseta. Sí existen otras Salamancas en la península (12), además de Salamanco, Salamando, Salamingorri, Salamino, Talamanca...; en formas de vado, vallejo, refugio, peñas, hoya, hoyo, cordel, cerro..., por lo que se hace difícil fijar un determinante físico para el nombre. Una opción sería:
ZALA/TALA = "observatorio, atalaya" + MAN = "dominante, prioritario" + K = "añadido por prosodia" + A = "artículo".
TZALAMANKA > SALAMANCA sería "una atalaya importante"; probablemente se refiera al cerro donde se levanta actualmente el casco histórico, que años atrás debió ser un punto alto desde el que se podía controlar el paso por el río Tormes.

Salario: "Pago por el trabajo realizado en un periodo por una persona". Se dice igual o de forma similar en las lenguas romances cercanas. Los sabios dicen que viene del latín salarium, por equipararlo a la paga de algunos soldados que cuidaban las rutas de la sal a las grandes ciudades. Pero en italiano y en latín se dice stipendio, lo que despista a más de un latinista. Desde el euskera arcaico, Javier Goitia nos da su versión:
SAL = "venta física y/o moral" + ARI = "implica dedicación, a qué te dedicas" + A = "artículo".
SALARIA > SALARIO (masculinizado), serían "personas que venden su actividad y que reciben a cambio un bien, un dinero...".

San Sebastián: Como ocurre con Santander, Santarem (Portugal), Santurce, Santurde o Santoña, el topónimo de San Sebastián haría alusión a un gran arenal (ver arenal):
SANDE = "arenal" + BATZ = "reunión" + AN = "grande".
SANDEBATZAN > SANDEBASTAN > SAN SEBASTIAN sería "una gran concentración de arena".
Javier Goitia lo explica muy bien en su web Eukele. Y yo lo corroboro. Lo vi recientemente en un audiovisual que proyectaron en el castillo del monte Urgull. El río Urumea, a lo largo de varios siglos, saturó de arena su desembocadura y absorvió al monte Urgull, que hasta entonces era una isla. En el actual casco histórico se formó un istmo y esa gran saturación/unión de arena se conoció como SANDE BATZ AN.

Santander: El topónimo de Santander, como el de Santoña y el de la playa del Sardinero (Sandinek), haría alusión a grandes arenales. Javier Goitia acerca la voz al euskera arcaico:
SANDA = "arenal" + ANDEL = "circundado, rodeado".
SANDANDEL > SANTANDER serían los arenales que rodean a la península de la Magdalena. Así lo atestiguan sus playas.

Sapo: "Batracio del género de los anfibios". Voz común al vasco, gallego y portugués. En catalán se dice gripau, en francés crapaud, en italiano crospo y en latín es bufonem, de donde imagino surgió el término 'bufón'. Corominas dice que es de origen incierto, quizá prerromano; aunque luego lo atribuye a una formación onomatopéyica que imitaría el ruido del animal. (¿?). Sapo sería una voz euskérica, y vendría de:
APO = "sapo".
APO > SAPO sería el batracio que hoy día se toma como paradigma de la fealdad, pero que para nuestros antepasados implicaba la idea opuesta, es decir, la belleza. De APO vendría la voz guapo. (Ver guapo).

Segar: "Cortar lo que sobresale". Se dice igual en catalán y gallego. En latín es meto, demeto, demessui; y claro, como no encaja con segar, Corominas y otros sabios la atribuyen al latín secare: "cortar". En el euskera arcaico tenemos este sencillo morfema:
SEC = "cortado, corte" + A = "artículo euskérico".
SECA > SEGAR (como verbo), sería "un corte, cortar lo que sobresale".

Segovia: La obsesión por atribuir topónimos al latín en este país no tiene límites. Algunos sabios dicen que Segovia viene de Secum-covia, donde covia sería la montaña a cuyos pies se localiza la villa. Pero España está repleta de Segovias: una loma en Jaén, un puerto cerca de Alcolea (Guadalajara), una colina en Valderaduey (León), una aldea en Lugo; otra en la unión de los ríos Gállego y Ebro, en Zaragoza; cerca de Alba de Tormes, en Salamanca...
El topónimo haría alusión a un gran corte en el terreno y vendría de:
SEC = "cortado, corte" + OBI = "fosa, zona profunda" + A = "artículo euskérico".
SECOBIA > SEGOVIA sería "un corte profundo y largo en el terreno". Si os asomáis a los torreones del Alcázar por la parte de atrás veréis con vuestros propios ojos la SEKOBIA de la que os hablo.

Semen: "Esperma; fluido segregado por las glándulas genitales masculinas que contiene los protozoos". Se dice igual en catalán. En portugués y gallego es cum, en francés jouir y en italiano sperma. Los sabios dicen que viene del latín seminis: "semilla", y Jon Goitia lo asocia al euskera arcaico:
SEME = "hijo" + NA = "el de".
SEMENA > SEMEN sería "el de los hijos", el fluido que sirve para engendrar hijos.

Semejanza/jante: "Que semeja o parece a una persona o cosa; prójimo". En catalán se dice semblança/blant. Corominas dice que viene del latín similis, voz que sí habría originado el 'similar' del castellano y de otras lenguas romances. Pero semejante o semejanza, con el añadido de una gutural (j), tendría un origen euskérico:
SEME = "hijo" + ANTZ = "semejanza, similaridad" + A = "artículo".
SEMEANTZA > SEMEJANZA o SEMEJANTE sería "el hijo querido, amado; el que se asemeja al padre". El morfema ANTZ lo encontramos en topónimos de municipios españoles: Maranchón (mar-antz-oñ sería 'la colina con barras similares'), Antequera (antz-k-arri-a sería 'las piedras similares', en alusión al monte de los Enamorados)...

Semilla: "Parte del fruto que da origen a una nueva planta". En catalán es llavor, en portugués y gallego semente y en francés graine. Corominas lo atribuye al mozárabe y luego al latín seminium. Jon Goitia dice que provendría de:
SEME = "hijo" + ÑA = "pequeño".
SEMEÑA > SEMELLA (con el habitual cambio 'ñ' por 'll') > SEMILLA sería "el hijo, el fruto pequeño"; en este caso sería el fruto que origina una nueva planta.

Separar: "Poner a una cosa o persona fuera del contacto o proximidad de otra". Se dice igual en las lenguas romances. Corominas lo hace derivar del latín separare, derivado de parare: "disponer". A mi entender, esta explicación no es coherente. Disponer no es separar. Javier Goitia, desde el euskera arcaico, nos dice que vendría de:
SEP/SEPA = "residuo, parte indeseable de algo" + ARÁ = "adverbio que equivale a más allá".
SEPAARÁ > SEPARAR (como verbo), indica "la acción de retirar lo inútil", apartarlo más allá. (Ver cepillo).

Sereno: "En el sentido de ambiente de ciertas noches límpidas, o sea, un cielo sin nubes y un aire quieto". Se dice igual o de forma similar en las lenguas romances. Corominas dice que viene del latín serenus: "sin nubes, apacible", pero no explica su procedencia. Javier Goitia relaciona este concepto con las precauciones que se debían tomar al permanecer a la intemperie, al sereno, sin protección alguna, para no pillar resfriados o insolaciones:
ZER = "esencia, vector" + ENÁ = "algo sucio, pútrido".
ZERENA > SERENA > SERENO (masculinizado), sería un concepto parecido a la idea de patógeno, de algo que comporta riesgo para la salud. Ená, aparece en voces como "enagua" o "gangrena".

Serio: "Contrapuesto a jocoso". Se dice igual en portugués. En catalán es seriós y en francés sérieux. Corominas sólo dice que viene del latín serius, no aporta nada más. Jon Goitia dice que vendría de:
EZ = "no" + IRRI = "reír, sonrisa".
EZIRRI > ESIRI > SERIO (con metátesis), sería "el que no ríe".

Sierra: "Voz que designa una herramienta de cortar y un conjunto de montañas". Nuestros sabios asignan herramienta al latín serra y las montañas al latín perpetui. Sin embargo, ambos significados (más el verbo cerrar), irían de la mano, como nos explica Javier Goitia. En la península y en Baleares, las sierras abundan entre llanuras y planicies, son un cierre natural, un espacio que se cierra. En euskera, "zerratu" se considera un préstamo del latín serra: "línea de montañas", pero Javier no lo cree así. El catalán serra se asemeja más a zerra, zerratu. Sierra vendría de:
ZERRA > SIERRA dando a siginificar un efecto de "pared, de contención". Las sierras delimitaban espacios, tanto para el ganado como para las comunidades que se establecían en las planicies. Y las crestas picudas de las montañas habrían designado también a las sierras de los carpinteros.

Silencio: "Abstención de hablar". Se dice igual o de forma parecida en las lenguas romances. Corominas lo atribuye al latín silentium, derivado de silere: "callar". Jon Goitia nos explica que en vasco existen varias voces que hacen referencia a silencio o callar: isiltasun, isilarazo..., y todas estarían relacionadas con el morfema isil:
ISIL = "silencio" + ANTZ = "capacidad, saber estar" + A = "artículo".
ISILANTZA > SILANTZA > SILENCIO (masculinizado), equivaldría a "tener la capacidad, el aguante de estar callado", bien sea de motus propio o porque alguien nos obligue.

Sitio: "Lugar". Se dice igual en gallego. En portugués, inglés y francés es site y en catalán lloc. Corominas dice que es de origen incierto, pero da muchos rodeos para asignarlo a dudosas voces latinas. Otros expertos dudan de su procedencia, pero se agarran al latín para asignarlo al verbo sinere: "dejar alguna ocupación, liberarse"; concepto que nada tiene que ver con un espacio abierto. Jon Goitia dice que vendría de:
ESI TU = "expresión que define un entorno cercado".
ESITU > SETIU (con metátesis) > SITIO sería "un lugar acotado que abarca desde un corral hasta un coso o una ciudad amurallada".

Sobaco: "Concavidad que forma el arranque del brazo con el cuerpo". Voz común al portugués y gascón. Corominas dice que es de origen incierto, pero se arrima al latín para explicar que quizá provenga de un cruce entre subala y subhircus, que significan lo mismo que sobaco. Pero esta teoría no estaría contrastada. Jon Goitia dice que se trataría de una voz euskérica. Vendría de:
BESO = "brazo" + BEKO = "debajo".
BESOBAKO > SOBACO equivaldría a decir "debajo del brazo". No existe mejor definición.

Sol: "Estrella más próxima a la Tierra". Se dice igual o de forma parecida en las lenguas romances. Corominas sólo menciona que viene del latín solis, no aporta nada más. El castellano está repleto de palabras de origen euskérico que contienen la voz OL, que significaría "redondo". El Astro Sol es un claro ejemplo, como nos revela Jon Goitia:
IZ/IS = "luz" + OL = "redondo".
IZOL > ISOL > SOL sería "la luz que emite el astro redondo". Es lo que veían nuestros antepasados, y así lo bautizaron. No se andaban con rodeos.

Solsticio de verano: Se trata de una tradición pagana que siempre se ha celebrado con grandes fuegos, y que hemos conservado desde hace miles de años. El euskera arcaico nos revela que:
SU = "fuego" + AN = "grande" + A = "artículo vasco" + K = "plural" (equivalente a la 's' castellana).
SUANAK > JUANAK significaría "los grandes fuegos". Pero un buen día llegó la Iglesia, hizo coincidir el nacimiento de Juan Bautista con el 24 de junio, e hizo suya la tradición; transformó la fiesta pagana en un festejo religioso. Pues eso, que con la Iglesia hemos topado.

Sortija: "Anillo de metal que se pone en el dedo como adorno". El equivalente en latín sería annulus, de donde vendría el anillo del castellano, el anell del catalán, el anel del portugués y gallego, y el anneau del francés. Jon Goitia explica que "zori" es una forma de decir suerte en vasco. De ahí vendría 'sort' en catalán y 'suerte' en castellano (el sors y el sortis latinos serían préstamos del euskera arcaico). Sortija vendría de:
ZOR/SORT = "suerte" + IGA = "la que trae, la que conduce".
ZORTIGA > SORTIGA > SORTIJA equivaldría a decir "la que trae la suerte". (Ver suerte).

Sudar: "Expeler sudor por los poros de la piel". Los italianos lo llaman sudore, portugueses y gallegos suor y en catalán es suar. Corominas dice que viene del latín sudare, y éste de sudarium: "pañuelo". Pero esto no explica qué es sudar. El euskera arcaico sí lo haría; y así nos lo revela Jon Goitia, que asevera que en castellano está tal y como debe ser:

  • En castellano: ZA = "piel" + D (añadida) + UR = "agua".
    ZADUR > ZUDAR (con metátesis) > SUDAR (como verbo).
  • En Euskera: I = "abundante" + ZA = "piel" + ERDE = "secreción".
    IZAERDE > IZERDI sería el cambio.
En ambos casos hablamos de "el agua que sale de la piel".

Suelo: "Superficie de la tierra". En catalán se llama sòl, similar al francés sol. Corominas dice que viene del latín solum: "base, fondo". Sin embargo, en el latín clásico al suelo se le llamaba pavimentum. Javier Goitia matiza que para entender el origen de esta voz debemos retroceder al pasado y asomarnos a un grupo humano que decide quemar un terreno para que aparezca tierra desnuda.
SU = "fuego" + EL = "lo conseguido, lo afianzado".
SUEL > SUELO sería "lo conseguido gracias al fuego"; y haría alusión a terrenos que se han quemado y son aptos para esteblecerse o para la agricultura.

Suerte: "Encadenamiento fortuito o casual de sucesos". En catalán se dice sort, en portugués es sortudo, en gallego afortunado, en italiano fortuna y en francés chanceux. Corominas dice que viene del latín sors, sortis: "campo de tierra de labor", lo cual despista a más de un experto. Es curioso que fuera de la peínsula Ibérica no conozcan las voces sort-sortis, como también resulta curioso que en latín a la suerte se le llame fortuna. Jon Goitia explica que "zori" es una forma de decir suerte en vasco. De ahí vendría 'sort' en catalán y 'suerte' en castellano (el sors y el sortis latinos serían préstamos del euskera arcaico). "Zorionak" es desear felicidad y también suerte en vasco. Suerte vendría de:
ZORI = "suerte" + TE = "sufijo de una acción".
ZORITE > ZORTE > SORTE > SUERTE equivaldría a "desear fortuna, suerte".





T, U, V

Tábano: "Díptero de gran tamaño y mordedura dolorosa". En catalán se dice tàvec, en italiano tafano y en francés taon. Corominas la hace proceder del latín tabanus, voz que tomó prestada de un idioma no indoeuropeo. Pues eso, que la tomó prestada del euskera arcaico. Jon Goitia dice que vendría de:
TA = "corte, que corta" + ABO = "boca" + ANO = "grande".
TABOANO > TABANO sería "el insecto de boca grande que corta, que te abre una herida".

Tajo: "Río más largo de la península Ibérica". Los romanos lo llamaron Tagus y esto nos hace pensar que "Tajo" deriva de ahí. Javier Goitia explica que España y Portugal están repletas de nombres de barrancos, collados y arroyos que contienen las voces Tajo y Tejo. Tagu, en cambio, no aparece por ningún lado, por lo que habría que buscar una explicación en el euskera arcaico:
TA = "cortado" + DJO = "confirmación de un proceso, de una acción".
TADJO > TAJO sería "el río que corta paredes verticales", un proceso que se da en la España de perfil abrupto, a diferencia de otros países de perfiles aplanados. Y este proceso erosivo se da, sobre todo, en la cabecera del río (Parque Natural del Alto Tajo).
Por cierto, hacerse un "tajo" ya indica de por sí que te has hecho un corte.

Tarugo: "Pieza de madera ligeramente tallada que se usa para obturar o frenar algo". En catalán se dice talòs, y el resto de lenguas utilizan otras formas. Corominas da palos de ciego. En un principio dice que es de origen prerromano, pero luego lo relaciona con el galo tarinca y con el céltico taratrum, voz que derivó, según él, en taladro y tarugo. Aunque también dice que procedería del céltico tarucon: "clavija". Pues eso, palos de ciego. Javier Goitia nos lo resuelve desde el proto-euskera:
DAR/TAR = "vibración, holgura" + UKÓ/UGÓ = "privación activa".
TARUGO (sin quitar ni poner nada), sería "privación de un espacio", y haría alusión a la función, al hecho de que un tarugo tranca una puerta o aprieta la carga que va en un carro o en la bodega de un barco.

Tatuaje: "Grabación de dibujos indelebles en el cuerpo humano introduciendo materias colorantes bajo la piel por medio de punciones". Se dice de forma similar en las lenguas romances. Corominas asocia 'tatuar' con el inglés tatoo, voz que deriva del polinesio tatau. Javier Goitia nos cuenta que el tatuaje o el escarificado ya eran corrientes en Europa terciado el Neolítico: El "Hombre de Otzi" ya llevaba tatuajes hace seis mil años, como lo atestigua su momia. Y desde el primitivo euskera nos revela una posible opción para tatuaje:
TA = "incisión, corte" + TU = "la ejecución de la acción" + AXE = "es la calificación para algo elegante, distinguido".
TATUAXE > TATUAJE describiría "la práctica de hacer cortes elegantes".

Tenaza: "Instrumento de metal compuesto por dos brazos móviles trabados por un eje". (Se usa más en plural). En catalán se dice tenalla, en francés es tenaille, gallegos y portugueses emplean "pinza" y en latín es forceps. Los sabios dicen que viene del latín tenaces, tanacium: "algo que sujeta", y el euskera arcaico nos daría otra versión:
TEN = "tirar, tensión, estabilidad" + ATZA = "los dedos".
TENATZA > TENAZA serían "los dedos que estabilizan algo o que tiran de algo".

Toledo: Javier Goitia nos revela que Toledo ya era conocida con este nombre hace dos mil años. Tito Livio la mencionó como Toletum en versión latina, pero su topónimo perduró como Toledo, nombre que se repite diez veces en España. También existen Toledos en forma de arroyos, barrancos, caminos, cantón, casa, cerros, charca, cid, coma, fuente, garganta, hoya, hoyo, loma, pared, llano, plano, puerto...; y formas como Toledana, Toledano, Toledán, la Toleda...
Nuestros sabios nos dicen que Toledo proviene de los verbos latinos tolere: "llevar, sostener", y tollo: "levantar, izar"; o también del celta telos: "deidad, lugar de decisión".
Tampoco está clara una vinculación con el euskera, si bien hay una raíz verbal "tolé" que estaría relacionada con el hecho de arrancar, modelar, retorcer, doblar... un material, un espacio o el terreno. Tole sería equivalente a la voz TOR = "retorcer". En este caso Toledo vendría de:
TOLE = "retorcido" + EDA = "extenso, generalizado".
TOLEDA > TOLEDO sería el "extenso quiebro del río Tajo", que en ese punto describe una curva de herradura. El paso de EDA a EDO se justificaría en el hecho de "masculinizar" los relieves, si bien aún perduran topónimos en femenino: Toleda, Toledán, la Toledana...

Tomar: "Coger o asir una cosa". Voz común al portugués. Corominas dice que es de origen incierto, pero luego trata, con poco éxito, de relacionarla con el latín autumare: "afirmar", concepto que nada tiene que ver con tomar. El resto de lenguas romances (en castellano casi ha desaparecido) utilizan pendre, prendre, prendere, derivadas del latín prendere: "coger, asir". Tomar vendría de:
TOR = "coger, asir" + M (por prosodia).
TOMAR (como verbo), nos hablaría de un sustrato euskérico muy antiguo, lógicamente, desconocido para la mayoría de etimologistas.

Toro: "Mamífero rumiante de cabeza gruesa armada de cuernos". En gallego y portugués se dice touro, en francés es taureau y en catalán bou. Corominas dice que viene del latín taurus, pero no aporta nada más. Sin embargo, el gran astado que es vapuleado hasta la muerte en las plazas de este país, tendría un origen euskérico:
TOLE/TOR = "retorcido, doblado" + O = "grande".
TORO sería "el de los grandes cuernos retorcidos". (Ver lidia).
La voz "tor" abunda en la península Ibérica en forma de elemento geográfico o hídrico que se retuerce. Toro (Zamora), por ejemplo, sería la gran curva que describe el río Duero bajo la colina. Y si hablamos de etimología, el castellano cuenta con muchas palabras que contienen la voz TOR, y algunas dan a entender que algo se retuerce o gira: TORCER, TORNEAR, TORNIQUETE, TORNO, TORNILLO, TORNADO, TORBELLINO, TORTURA (no es más que retorcer el cuerpo), TORMENTA, etc.

Traje: "Vestido". Voz común al traxe gallego. En catalán se dice vestit, en portugués terno, en francés costume y en latín vestis. Corominas dice que viene del portugués trager (hoy trazer): "llevar un vestido o adorno", y luego le da el mismo origen que el 'traer' del castellano (¿?), una explicación que no se entiende. Menos mal que el proto-euskera nos lo resuelve así:
TRA = "tejido elaborado" + AXE = "elegante, de prestancia".
TRAXE > TRAJE sería "una prenda elegante", ideal para llevarla en ocasiones especiales.

Tren: "Ferrocarril". Se dice igual o de forma parecida en las lenguas románicas, incluido el inglés train (que se asemejaría más al original euskérico). Javier Goitia dice que los franceses se atribuyen esta voz, que la harían proceder de trainer, verbo que designa el arrastre. Pero "traina" procede de "trainera", embarcación que tiene su origen en el Cantábrico oriental. En este caso, tren procedería de:
TRAINA = "arrastre, barrido".
TRAINA > TREN sería "lo que se arrastra", en este caso hablaríamos del ferrocarril.
La voz DRA/TRA = "arrastrar", podemos relacionarla con numerosos aspectos de la actividad humana, desde el transporte al dragado y desde tragarse algo al tren.
En cuanto a la toponimia ibérica, existen muchos pueblos que contienen la voz TRA: Traid (Guadalajara), ubicado en la unión de tres barrancos que recogen sedimentos de arrastre; Tragacete (Cuenca), junto al cauce del río Júcar...

Trigo: "Planta gramínea cuya espiga produce un grano utilizado especialmente para fabricar harina y pan". Voz común a portugueses y gallegos. El resto de lenguas latinas utilizan grano, granu, graú, blat, ble... Los sabios sólo nos cuentan que procede del latín triticum, voz poco usada y conocida, porque su denominación latina, vulgar y refinada, siempre fue frumentum. Javier Goitia dice que vendría de:
TRIKÚ = "compacto, apretado".
TRIKÚ > TRIGU > TRIGO sería "el compacto", dado el asombroso empaquetamiento que presentan las espigas (más de 50 granos).

Trueque: "Intercambio de bienes y servicios sin mediar dinero". En catalán se dice truca, en gallego es troco y en francés troc. Los expertos dicen que viene de "trocar": "tomar una cosa por otra", pero no explican su origen. Las latinas cambio, intercambio y canje no han podido desvancar al trueque, que, según Javier Goitia, tendría un origen euskérico. Vendría de:
TRUK/TRUKE = "cambio, canje".
TRUKE > TRUEQUE sería "un intercambio, un canje". Se trataría de una voz muy antigua, tan antigua como el propio intercambio de objetos, comida, bienes... que realizaban pueblos nómadas que se movían por la península.

Turbio: "Revuelto, confuso, poco claro". En catalán se dice tèrbol, en portugués es turva y en italiano torbido. Corominas dice que viene del latín turbidus: "difuso, agitado, violento". Y Jon Goitia, desde el proto-euskera, nos habla de TOR, el morfema que nos indica que algo se retuerce, se revuelve:
TOR = "revuelto, agitado" + IB = "agua" + A = "artículo".
TORIBA > TORBIA (con metátesis) > TURBIO (masculinizado), sería "agua revuelta".

Turquesa: "En el sentido de gema, de piedra preciosa". Se dice igual o de forma parecida en las lenguas romances. Corominas nos cuenta que se llama así por ser una piedra originaria de Turquía. (¿?). Javier Goitia nos revela su posible origen euskérico:
TRUKE = "cambio, intercambio" + EZA = "negación".
TRUKEZA > TURKESA > TURQUESA sería "la que no se intercambia". Nuestros antepasados debían tener estas gemas como amuletos, y no eran motivo de trueque. (Ver trueque y amuleto).

Uva: "Fruto de la vid". Voz compartida por todas las lenguas latinas, a excepción del catalán raïm, del francés raisin y del rumano strugure. Así pues, dudosa es su procedendia latina (uva). Javier Goitia da dos opciones euskéricas:

  1. UGA = "mama, teta"; paradigma de alimento básico.
    En este caso, UGA > UVA sería una baya que se caracteriza por su riqueza en azúcares y agua, y por presentarse en forma múltiple, masiva y generosa, condiciones todas que engloban una uva.
  2. UPA = "con el significado de barrica".
    UPA > UVA sería el recipiente o contenedor que tiene su interior íntegro aprovechable.

Vado: "Lugar de un río, poco profundo, por donde se puede cruzar". Se dice igual en gallego. En portugués es vau y en italiano guado. Corominas sólo dice que viene del latín vadum, no aporta nada más. Javier Goitia, en cambio, nos pone el ejemplo de Bilbao y las Batuecas: río y comarca de Extremadura, nombres asociados al fonema BAE/BAO. Vado vendría de:
BA = "bajo" + U = "agua".
BAU > BADU (con el añadido de la 'd' por dicción) > VADO sería "un lugar bajo para cruzar un río". El portugués "vau" sería como el original euskérico.

Vaina: "Funda de ciertas armas o instrumentos". Se dice igual en gallego, y en catalán es beina. Corominas sólo dice que proviene del latín vagina, no aporta nada más. Javier Goitia nos resuelve esta voz desde el proto-euskera, de forma sencilla:
BAHI = "el acto de ser atrapado, retenido" + INA = "es la práctica, el proceso de la acción".
BAHINA > VAINA sería "el conducto que aprieta, sujeta, rodea con presión algo, lo enfunda".

Vagina: "Conducto principal del órgano sexual femenino en los mamíferos". Se dice igual o de forma parecida en las lenguas romances. Corominas sólo dice que proviene del latín vagina, no explica nada más. Javier Goitia asocia vagina a una vaina, a una funda:
BAHI = "el acto de ser atrapado, retenido" + INA = "es la práctica, el proceso de la acción".
BAHINA (con 'h' aspirada) > VAGINA sería "el conducto que aprieta, sujeta, rodea con presión algo...".

Valencia: La península Ibérica está repleta de poblaciones que se llaman Valencia: la del Turia, la de Alcántara, la de Aneu, la del Miño (Portugal); y de otras localidades que tienen nombres similares, caso de Palencia.
Javier Goitia nos dice que BAEL es una voz que en proto-vasco significa "fango".
Así pues, las Vaelencias, Paelencias y la Baelaguer de Lérida estarían relacionadas con lugares donde se acumula el fango, el lodo, y se localizarían en entornos de ríos, como efectivamente así es.

Valladolid: España está repleta de pueblos que contienen la voz "Vallad": Valladares, Vallado, Valladera, Valladrid, Valladrón...; incluso existe un Valladolises en Murcia, y todos tendrían un origen euskérico. Valladolid vendría de:
BA = "bajo" + ÑA = "roca" + (DOB = "toba, roca de agua" o TOL = "con dobleces") + IS = "estrecho".
BAÑATOLIS o BAÑADOBIS > BALLATOLIS/BALLADOBIS > VALLADOLID sería "la estrecha roca baja con pliegues".

Vapor: "Fluido aeriforme en que, por la acción del calor, se convierten ciertos cuerpos, generalmente los líquidos". Se dice igual o de forma parecida en las lenguas romances. Corominas dice que proviene del latín vaporis (hacia 1440), secundariamente "barco de vapor". Javier Goitia lo resuelve de forma sencilla desde el proto-euskera:
U = "forma arcaica de llamar al agua" + APÓ = "inflado".
UAPÓ > VAPÓ > VAPOR equivaldría a decir "agua inflada", que es de un periodo posterior, pero un nombre asignado con plena conciencia del proceso físico de la evaporación.

Vasija: "Jarra, búcaro o cualquier recipiente de forma y material diverso que sirva para contener algo o para adorno". La forma más parecida al castellano es la catalana vas. Corominas sólo nos cuenta que viene del latín vasis. Jon Goitia explica que en vasco se dice "basiña", y procedería de:
BASA = "barro" + IÑA/EGIÑA = "lo hecho, lo elaborado".
BASIÑA > BASIJA > VASIJA sería "lo hecho con barro".

Vendimia: "Recolección de la uva". Ninguna lengua latina tiene esta voz y Corominas la hace derivar de una metátesis de la vindemia, creada a partir de la viña, y no de la uva o el racimo (que estarían más asociadas con el significado de vendimia). Javier Goitia nos dice que provendría de:
BE = "bajo, suelo" + ENDE = "fruto" + MIA = "búsqueda".
BEENDEMIA > BENDIMIA > VENDIMIA expresaría que para el vino sólo se recogían inicialmente los racimos y granos desprendidos a causa de su madurez.

Ventana: "Hueco dejado en una pared para dar paso a la luz y al aire". En portugués se dice janela, y el resto de lenguas latinas usan formas parecidas al latín fenestram. Corominas no lo tiene claro; primero dice que viene del portugués antiguo ventaa: "respiradero", y luego la hace derivar de "viento", wind en lenguas germánicas. Javier Goitia explica que hoy día se utilizan las ventanas con el concepto de una apertura de los paramentos de los edificios para procurar ventilación y luz, pero que antaño debía ser diferente, se utilizaban con el fin de poder ver el exterior desde el interior de la casa. Escrito en euskérico, ventana vendría de:
BE = "raíz de la visión (be egi es el que ve)" + ENDÁ = "finalidad, objetivo" + ENA = "la que (genitivo)".
BENDAENA > BENTAENA > VENTANA (escrito con 'v' para que nos recuerde al viento), sería "la destinada a ver". Ni ventilación ni luz eran los factores principales hace miles de años.

Verano: "Estación más calurosa del año". En gallego se dice verán, en portugués es verao, y el resto de lenguas romances, incluido el castellano "estío", utilizan formas parecidas al latín estatis, estivus. Corominas dice que viene del latín tempus veranum, pero veranum no estaría contrastado. Dos morfemas euskéricos serían el origen de esta voz:
BERO = "calor" + ANO = "grande".
BEROANO > VERANO sería "el gran calor".

Villa: "Designación que tienen algunas poblaciones, tanto pequeñas como grandes". Voz que se repite en inglés, francés, catalán..., y que los expertos hacen derivar de un engendro indoeuropeo llamado weik. Javier Goitia no se explica que de weik surgiera el villam latino que daría lugar a todas las villas. Desde el esukera arcaico tendríamos:
BIL A = "concentración, acumulación".
BILA > VILLA (si nos trasladamos en el pasado cientos de años), serían las concentraciones de chozas o de simples vivacs que formarían núcleos poblacionales estables.

Vino: "Producto que se obtiene de la fermentación alcohólica, total o parcial, de la uva". Voz que comparten lenguas latinas y germánicas, no habiendo hasta ahora una sugerencia concreta para el origen de su nombre. Nuestros sabios (Corominas entre ellos) aseguran que procede del latín vinum, y Javier Goitia nos da una versión euskérica:
BIN = "la viña (la alterna, la pareada)" + U = "agua".
BINU > BINO > VINO sería "el agua, el zumo procedente de la viña".

Viña: "Terreno plantado de vides". Se dice igual o de forma parecida en las lenguas romances. Corominas sólo dice que viene del latín vinea, no aporta nada más, y Javier Goitia nos revela que vendría de:
BIN A = "la alterna, es decir, la pareada"
BINA > BIÑA > VIÑA sería una condición matemática de simetría que asigna el arranque de pámpanos ( y de toda la estructura vegetal) de una forma radicalmente alternada.

Voz: "Sonido producido por el aire que expelen los pulmones al hacer vibrar las cuerdas vocales". Se dice igual o de forma parecida en las lenguas romances. Corominas dice que viene del latín vox, vocis, pero no aclara nada. Jon Goitia, desde el euskera arcaico, nos explica que vendría de:
ABO = "boca" + OS = "ruido, sonido".
ABOS > BOS > VOZ equivaldría a decir "el sonido que sale de la boca".





X, Y, Z

Yegua: "Hembra del caballo". En catalán se dice euga, en gallego y portugués es égua y en francés jument. Corominas dice que viene del latín equa, femenino de equus: "caballo". Desde el euskera arcaico, Javier Goitia nos da otra solución:
IE = "deslizarse, moverse" + KUA = "relativo a".
IEKUA > YEKUA > YEGUA designaría "un animal ideal para el trayecto". Si pensamos en tribus nómadas que se desplazaban en grupo (niños, mujeres, ancianos, ganado), en un avance parsimonioso, la yegua sería ideal como transporte de carga, a diferencia del caballo, empleado como avanzadilla. (Ver caballo).

Zaga: "Parte posterior de una cosa, retaguardia". Voz común al catalán saga. Corominas dice que viene del árabe saqa: "retaguardia de un ejército", derivado de la raíz saq: "rebaño", "conducir un rebaño". El caso es que en árabe retaguardia se dice khalfi, jalfi, y lo del rebaño no tiene sentido. Javier Goitia dice que vendría de la voz euskérica:
SAKA = "empujar por detrás".
SAKA > ZAKA > ZAGA equivaldría a "empujar por detrás".

Zagal: "Muchacho que ha llegado a la adolescencia". Voz exclusiva del castellano. Corominas dice que viene del árabe vulgar zagall: "valiente, fuerte", que a veces toma el sentido de "muchacho robusto". Y Javier Goitia nos explica que vendría de:
SAKA = "empujar por detrás" + EIL = "desarrollador".
SAKAEIL > ZAKAEIL > ZAGAL serían jóvenes meritorios del menor rango, que se dedicaban a 'arrear' a los rebaños marchando tras ellos, tragándose todo el polvo y pisando las heces que los animales dejaban. Por eso era una voz despectiva.

Zamora: Los lingüistas andan muy perdidos con el topónimo de Zamora. Que si proviene de la samura árabe, que si es romana, quizá visigoda... Su nombre estaría escrito en dos grandes rocas negras localizadas a las afueras de la ciudad, y sería euskérico:
TZA = "cortado" + MOR = "oscuro" + A = "artículo euskérico".
ZAMORA sería "la piedra recortada y oscura" que destaca en el llano.
España está llena de pueblos que contienen la voz MOR y en ningún caso hay que asociarlos con un origen musulmán: MORA, MORON, MORELLA, AMOREBIETA, MORATA... En todos estos casos la población creció en terrenos o junto a peñascos de tonos oscuros.

Zaragoza: Jon Goitia nos lo deja bien claro en su web. Zaragoza no la fundó César Augusto. Su topónimo vendría de:
ZAR = "arenal" (como en Zarauz) + BO/GO = "bajo" + ZA = "cortado".
ZARABOZA > ZARAGOZA significaría "el cortado de poca altura donde abundan los arenales". Este lugar debió localizarse en una curva del río Ebro, cerca del actual casco viejo.
Y en un meandro del río Guadalope, en Caspe, tenemos Zaragoceta, pequeña localidad que creció junto a otro arenal del río.

Zamarra: "Chaleco hecho con piel de carnero con su lana". En catalán usan una voz parecida: samarreta. Corominas dice que probablemente venga del vasco 'zamar': "vellón del ganado lanar", y Jon Goitia lo corrobora; explica que "za" es una voz euskérica que significa "piel", y que hoy día se usa como AZA, AZAL, AZALA:
ZA = "piel" + MARRA = "macho de la oveja".
ZAMARRA (sin quitar ni poner nada), sería la piel del macho de la oveja adaptada para su uso.

Zanco: "Cada uno de los dos palos altos con travesaños en que se afirman los pies, para andar con ellos". En catalán usan una voz parecida: xanca. Corominas dice que procede del latín zanca, tzanga: "especie de calzado", pero no estaría contrastado. El euskera arcaico sí nos daría la solución:
ZANG = "pierna, muslo" + O = "grande".
ZANGO > ZANCO "sería una gran pata", seguramente hecha con madera, que colocada en los pies permitía andar a gran altura y poder sortear el agua, el barro...

Zapato: "Calzado que cubre el pie hasta el tobillo". Se dice igual en gallego, en portugués es sapato y en catalán sabata, voces todas muy diferentes del latín calceus. Corominas dice que es de origen incierto, y trata de emparentarlo, con nulo éxito, con lenguas de medio mundo, incluido el vasco. Sin embargo, el euskera arcaico nos daría la solución de forma sencilla:
ZAP/SAB = "aplanado" + ATO = "esparto".
ZAPATO (sin quitar ni poner nada), sería "el calzado plano hecho de esparto". (Ver esparto).

Zarria: "Pingajo, harapo". Voz utilizada solamente por el castellano. Los expertos dicen que viene del vasco txar: "defectuoso, débil", pero esta traducción no se ajusta a una zarria, voz euskérica que vendría de:
ZAR = "algo viejo, no útil".
ZARRIA es una voz que se utiliza en muchos pueblos castellanos con el sentido de "objetos inútiles, viejos". "Tira esas zarrias", le decía a mi mujer su padre cuando era niña.

Zarza: "Arbusto rosáceo de tallos largos y flexibles, provistos de espinas curvadas". Se dice igual en gallego. En catalán es esbarzer, en portugués sarça, en francés ronce y en latín rubus. Corominas arranca diciendo que es de origen incierto, luego la relaciona con el vasco "sartzi", continúa emparentándola con el mozárabe arça: "zarza", y concluye como empezó, anunciando que no se puede determinar su origen. El euskera arcaico sí nos daría la solución:
ZARA = "jara, jaral" + ZAL = "flexible".
ZARAZAL > ZARZAL sería "el arbusto de ramas cimbreantes", así de sencillo, sin dar rodeos. Hoy día, un zarzal es un conjunto de zarzas.

Zorro: "Mamífero carnívoro de tamaño medio, hocico puntiagudo y pelaje tupido". En catalán se dice guineu, en gallego es raposo, en portugués raposa, en francés renard y en latín vulpes masculus. Corominas se pierde por los cerros de Úbeda al definirlo en su diccionario. Desde el euskera arcaico, tendríamos varias opciones para determinar su posible origen:

  1. AZE = "rascar, rozar" + ORRA = "afilado, agudo".
    AZEORRA > ZORRA/O sería "el perro (dientes agudos) que excarva las madrigueras de sus presas".
  2. ZURR = "atento, listo" + O = "superlativo".
    ZURRO > ZORRO sería "el animal listo, que está muy atento a lo que le rodea".
  3. OS = "acto de mirar, merodear (en euskera arcaico)" + ORRA = "afilado, agudo".
    OSORRA > OZORRA > ZORRA/O sería "el perro o cánido que merodea".
  4. Es la menos probable, y estaría emparentada con IZURRI, una de las muchas voces con que se conoce al zorro en vasco, que podríamos traducir como peste, mal olor. En este caso, zorro podría venir de:
    IZURRI > ZURRI > ZORRO, "el animal repudiado, apestado", el que los ganaderos no querrían ver por sus granjas ni en pintura.
(Ver raposo).

Zurrón: "Bolsa grande de pellejo que usan los pastores". En catalán se dice sarró, en portugués es surrao y en vasco "zorro", por lo que los expertos no dudan en adjudicar la voz al euskera. Zurrón vendría de:
ZORRO = "saco, costal".
ZORRO > ZURRÓN sería "una bolsa o saco".






© www.josecanovas.com