José Cánovas
Viajero











(Publicidad)


Los Pirineos


Escapadas por


Va de trenes



Publicidad
Si quieres publicitarte en mi web ponte en contacto conmigo.




Rutas en coche por
el norte de España



Guipúzcoa (+ Navarra)

A finales de agosto me saqué de la manga un fenomenal viaje de seis días a la provincia de Guipúzcoa, con alojamiento en San Sebastián y visitas a la costa (Zarauz, Guetaria, Zumaia, Deba...); al valle del Urola más Oñati/Oñate; a Hondarribia/Fuenterrabia y Hendaya (Francia); a Tolosa y al valle de Leiza. En Navarra realicé la ruta jacobea: Viana y Estella.


sansebastian
San Sebastián desde el monte Urgull
pinchos
De pinchos en Guetaria


Consejos e información útil

Aquí tenéis algunos datos que os serán útiles:

  • El coche particular fue el medio de transporte que utilizamos para recorrer Guipúzcoa de arriba abajo. Echamos mano de un GPS, de otra forma habría sido muy complicado alcanzar los destinos.
  • Nos alojamos a las afueras de San Sebastián, en la pensión Ametzagaña, que no nos acabó de convencer: acceso al complejo complicado, chinches en la habitación...
  • En San Sebastián no hay aparcamiento gratuito. Nosotros dejamos el coche en un aparcamiento subterráneo todo el día, por unos 21€. Eso sí, por detrás del monte Urgull podéis estacionar gratis a partir de las 20 horas (lunes-sábado) y a última hora del domingo.
  • Los pinchos y las raciones son religión en San Sebastián. En el casco antiguo encontraréis decenas de tascas. Yo os aconsejo el bar Bartolo.
  • Los precios de menús, raciones y pinchos son muy caros en País Vasco y Navarra. Vigilad el tema de los pinchos, son exquisitos manjares a precios un tanto elevados.
  • Si visitáis Guipúzcoa en verano y el tiempo acompaña, echad unos bañadores en la mochila y aprovechad las buenas playas que abundan por la costa. Algunas, como la de Zumaia, os encantarán. Lo único malo es estacionar el coche, pues casi siempre hay que pagar.
  • El interior de Guipúzcoa esconde encantadores valles. Nosotors recorrimos los de Urola, Deba y Leiza. También debéis visitar Oñati/Oñate, uno de los pueblos más bonitos de la provincia.
  • Las carreteras vascas suelen estar atestadas de ciclistas. Llevad cuidado al adelanarles.
  • Si visitáis Hondarribia/Fuenterrabia, acercaos al faro y a la playa. Y al otro lado de la bahía, si el denso tráfico os lo permite, podéis visitar Hendaya (Francia).
  • No olvidéis echar el paraguas o un chubasquero. En el País Vasco es imprescindible.
  • Muchos vascos, por auténtico desconocimiento (palabras textuales de mi amigo Jon Goitia), creen que su pequeño territorio (junto a Navarra) es el único de España que posee nombres euskéricos. Pero esto no es así. Toda la península cuenta con topónimos de origen vasco-ibérico que nos conducen a un mismo origen, a un pasado en común. Por eso no entiendo el tema independentista. Lo vasco es español y lo español es vasco. Jon proyecta escribir un libro que llevará por nombre "España es palabra vasca". En su web, y en la de su hermano Javier (Eukele.com), encontraréis más información sobre etimología y topónimos euskéricos.


Mapa del circuito


guipuzcoa2



Rutas del viaje



viana Ruta 1: Ruta Jacobea (Navarra)

La Rioja, Viana, Estella y San Sebastián
Primer día

    La primera ruta del viaje fue larga, atravesamos cuatro autonomías (Castilla y León, La Rioja, Navarra y País Vasco) antes de llegar a San Sebastián procedentes de Judes (Soria). Cruzamos La Rioja de sur a norte por la Ibérica, nos detuvimos en Viana y Estella y a media tarde arribamos a San Sebastián.


    vianayestella viana
    Plaza de los Fueros. Viana


    Ruta

    • Trayectos:
      1/ De Judes (Soria) a Viana (Navarra) por La Rioja.
      2/ De Viana a Estella.
      3/ De Estella a San Sebastián por Pamplona.
    • Alojamiento: Hotel Ametzagaña, en San Sebastián.
    • - Pros: Su ubicación, a las afueras de San Sebastián resultó ideal para realizar excursiones en coche; buen servicio y buena comida (desayuno y cena); instalaciones rodeadas de verde; aparcamiento gratuito.
      - Contras: El acceso al hotel era complicado, había que sortear un nudo de carreteras; había chinches en la habitación (nos dieron otra).
    • Lo mejor:
      - Atravesar La Rioja de norte a sur por el puerto de Piqueras.
      - Pasear por los centros históricos de Viana y Estella.
      - El almuerzo a base de raciones que tomamos en el bar Estación de Estella.
      - Cena a base de pinchos en San Sebastián (bar Bartolo), después de pasear por el puerto.
    • Lo peor:
      - El calor del mediodía, en Viana y Estella.


    1/ Soria y La Rioja

    Esta ruta comienza de buena mañana, partiendo de Judes (sur de Soria) y tomando la A-15 en dirección a la capital soriana. Superado el puerto de Piqueras (1.710 m) por el túnel accedimos a La Rioja. Tras un vertiginoso descenso por los valles del río Piqueras e Iregua, ambos salpicados de numerosos espacios naturales de gran belleza (como los roquedos de Castañares de las Cuevas), llegamos a Logroño, la capital riojana.


    castanares
    Castañares de las Cuevas
    castanares2
    Castañares de las Cuevas


    2/ Viana (Navarra)

    Seis kilómetros separan Logroño de Viana por la autovía A-13 y la N-111. Encaramada en lo alto de una loma, Viana constituye una parada obligada en el Camino de Santiago, vía que atraviesa el casco viejo por la calle Mayor.

    De Viana me sorprendió su escudo, que contiene las cuatro barras del reino de Aragón. Y de su casco viejo me encandiló la plaza de los Fueros, ubicada entre el Ayuntamiento y la principal iglesia de la villa, Santa María de la Asunción. También me gustó pasear por la calle Mayor hasta las ruinas de la iglesia de San Pedro y los jardines de Serrat, dedicados al genial cantautor, que suponen un magnífico mirador de la campiña.





    3/ Estella (Navarra)

    Tardamos unos veinte minutos en llegar a Estella por la A-13. Era domingo y la zona azul no funcionaba, así que estacionamos el vehículo cerca de la antigua estación de ferrocarril, reconvertida en estación de autobuses. En el bar de la estación almorzamos ricas raciones a buen precio, bueno a precios de Navarra.

    TOPÓNIMO: España está repleta de nombres de pueblos, montes, ríos... que contienen la voz ELLA: Corella, Cella, Sella, Morella...; y Cataluña, en concreto, es donde más abundan: Calella, Panadella, Malavella, Cornellá (varios), Torrellas... Una ELLA, en toponimia, no es más que una peña. El nombre provendría de AITZA > AÑA > EÑA > ELLA. Estella es un nombre muy antiguo y estaría escrito en lengua euskérica:
    EST = "estrecho, paso angosto" + ELLA = "peña".
    Este sería el cambio mínimo: ESTEÑA > ESTELLA
    Estella podría ser en origen la lengua de tierra (actual calle Mayor de San Pedro) que se abre entre el río Ega y la peña rocosa. Estaría escrito en lengua vasca.
    Estella no procede de "estrella", no tiene nada que ver con cuerpos celestes que pululan por el espacio exterior. Y lógicamente, Lizarra (estrella en vasco) no tiene sentido. Lizarra es una mala traducción de una voz que ya está escrita en vasco: ESTELLA.
    Por cierto, en España tenemos Estell (Lérida), Estella del Marqués (Cádiz), Estellencs (Baleares), Estivella (Valencia)... y en todas aparecen hermosas peñas.

    La peña que dio nombre a Estella se encuentra, con toda certeza, en un meandro del río Ega, cerca del primitivo emplazamiento de la ciudad: calle Mayor de San Pedro. Desde un puente que salva el río Ega tomé una foto del promontorio rocoso. A sus pies, en torno a la plaza de San Martín y a la calle Mayor de San Pedro, vimos la iglesia de San Pedro, el viejo Ayuntamiento, el palacio de los Reyes de Navarra y el palacio de los San Cristóbal.

    El puente de la Cárcel, reconstruido a finales del siglo XIX, une los barrios de San Martín o San Pedro y San Miguel. Ofrece buenas vistas de ambos burgos, del río Ega y del convento de Santo Domingo. En San Miguel paseamos por la calle Mayor para admirar el palacio de los Eguía y el Chapitel (zona que albergó altas torres y que en la actualidad acoge la iglesia de San Miguel). Concluimos la visita a Estella en la plaza de los Fueros y en la porticada plaza de Santiago.





    4/ San Sebastián

    Visto Estella, continuamos nuestro periplo hacia San Sebastián, primeramente por la A-13 en dirección a Pamplona, y posteriormente por la A-15 en dirección norte. Pasada una hora, gracias a la inestimable ayuda del navegador, dimos con la pensión Amatzagaña, un complejo hotelero de dos estrellas ubicado al sur de San Sebastián. Agazapado en una verde colina y rodeado de un nudo de carreteras, Amatzagaña debía acogernos cinco noches sólo en régimen de alojamiento.

    TOPÓNIMO: Como ocurre con Santander, Santarem (Portugal), Santurce, Santurde, Santoña o San Vicente de la Barquera, el topónimo de San Sebastián estaría escrito en una lengua prerromana que se hablaba en la península Ibérica hace miles de años y de la cual derivan el euskera y buena parte del castellano.
    SANDE = "arenal" + BATZ = "reunión" + AN = "gran".
    Este sería el cambio: SANDEBATZAN > SANDEBASTAN > SANSEBASTIAN.
    Javier Goitia lo explica muy bien en su web Eukele. Y yo lo corroboro. Lo vi en un audiovisual que proyectaron en el castillo del monte Urgull. El río Urumea, a lo largo de varios siglos, saturó de arena su desembocadura y absorvió al monte Urgull, que hasta entonces era una isla. En el actual casco histórico se formó un istmo y esa gran saturación/unión de arena se conoció como SANDE BATZ AN.
    Donosti es el nombre vascuence con el que se conoce a la ciudad (DONE significa "san/santo"), pero San Sebastián es el nombre original, y está escrito es protoesukera. Lo único que ha hecho el castellano es adaptarlo a una voz conocida, ha santificado el nombre. En España, los topónimos de buena parte de los pueblos que contienen las voces SAN/SANTA/SANTO no tienen nada que ver con el santoral. La Iglesia se encargó de lavarles la cara.

    Esa misma tarde, una vez nos instalamos en el hotel, volvimos al vehículo y marchamos prestos hacia San Sebastián. Aparcamos por la parte de atrás del monte Urgull (paseo Nuevo), pues sabíamos que a última hora del domingo el estacionamiento era gratuito. Y aquí comenzó un interesante recorrido que nos condujo desde el paseo hasta el puerto pesquero. Al otro lado comenzaba la playa de la Concha y el centro histórico, plagado de tascas, bares y tabernas donde se exhibían exquisitos pinchos. En el bar Bartolo degustamos algunos de estos pequeños manjares, por supuesto, regados con txacolí, el vino vasco por excelencia.

    TOPÓNIMO: Observando el monte Urgull desde La Concha me di cuenta de lo vigoroso y alto que es. Su nombre casi coincide con Urgell, voz que da nombre a un par de comarcas y a diversos pueblos de Cataluña. En la sección "Pirineo catalán" expliqué que URGELL es una voz euskérica y en origen debió ser algo parecido a ORGAÑA, nombre de un pueblo del Pirineo leridano.
    ORGAÑA significaría: "peña elevada, orgullosa".
    El cambio para Urgell sería: ORGAÑA > ORGEÑA > ORGELLA (cambio Ñ x LL) > ORGELL
    En Cataluña las oes átonas se pronuncian 'u'; así tenemos: 'tutal' para la voz total, 'mument' para moment, etc. Por eso no es de extrañar que la voz Orgell pasara a escribirse "Urgell". Este sería el origen del topónimo de toda una comarca.

    Y con el monte URGULL ocurre algo parecido. En origen debió ser algo parecido a ORGUÑA, con indéntico significado que URGELL: "peña orgullosa".
    El cambio sería: ORGUÑA > ORGULLA > ORGULL
    En euskera también es habitual intercambiar oes por ues, caso de Motrico > Mutriku; por tanto, de ORGULL se pasó a URGULL.





    Cerrar Ruta 1


sansebastian2 Ruta 2: San Sebastián

Centro histórico, La Concha, Ondarreta, Igueldo y monte Urgull
Segundo día

    El segundo día lo dedicamos por entero a San Sebastián. La recorrimos de punta a punta por la playa de la Concha, en trenecito y a pie, desde el río Urumea hasta Ondarreta y el monte Igueldo; y de vuelta al centro histórico nos aupamos a lo más alto del monte Urgull, presidido por el castillo, que ofrece las mejores vistas de la ciudad y la bahía. (Podéis ver su topónimo clicando en la ruta 1)


    San Sebastián sansebastian2
    Palacio Miramar


    Estancia

    • Trayectos a pie:
      1/ Centro histórico a pie y circuito en trenecito.
      2/ De la Concha a Ondarreta.
      3/ El Peine de los Vientos (Igueldo).
      4/ Monte Urgull.
    • Alojamiento: Hotel Ametzagaña, en San Sebastián.
    • Lo mejor:
      - El almuerzo en la bodega Donostiarra, calle Matia, 36, en Ondarreta.
      - Un magnífico baño en la playa de la Concha.
      - Las vistas de San Sebastián desde el palacio Miramar y desde el Castillo de la Mota(monte Urgull).
    • Lo peor:
      - La cena a base de pinchos en la taberna Vergara, en el centro histórico. No estuvo a la altura.


    1/ Centro histórico

    Existen varios aparcamientos vigilados en San Sebastián, todos con precios muy altos (más de 20 euros las doce horas), y nosotros lo estacionamos bajo la catedral del Buen Pastor. Desde aquí inicamos la visita a la ciudad y comenzamos por el río Urumea y sus puentes. Antes de llegar al centro histórico, cerca de la plaza de Oquendo, adquirimos tres billetes para realizar un recorrido turístico en trenecito por todo San Sebastián. La experiencia fue grata.

    A continuación accedimos al centro histórico, salpicado de calles peatonales jalonadas de tascas y tabernas. Vimos las plazas del Mercado y de la Constitución (de corte neoclásico) y las iglesias de San Vicente y Santa María. Salimos del entramado de calles yendo a parar al Ayuntamiento, que también es el origen de la playa de la Concha, la más popular y concurrida de San Sebastián.





    2/ Ondarreta e Igueldo

    Era mediodía cuando iniciamos la caminata por el paseo de la Concha hacia Ondarreta, barrio donostiarra que posee una bonita playa. En el centro de la bahía, compartiendo escenario con las playas y con los montes Igueldo y Urgull, destacaba la boscosa isla de Santa Clara, abordada por esporádicos turistas. En Ondarreta nos falló el restaurante que habíamos elegido para comer, pero en la comercial calle Matía dimos con la pequeña y familiar bodega Donostiarra, cuya especialidad eran las tortillas de patata. Por cierto, están exquisitas.

    Al final de la playa de Ondarreta, en el lugar donde el monte Igueldo se da la mano con el mar, vimos el Peine del Viento, tres esculturas de hierro modeladas por el genial Eduadro Chillida. A continuación, de regreso al centro histórico de San Sebastián, nos detuvimos en los jardines del palacio de Miramar. El edificio, de estilo inglés, fue mandado construir por la reina María Cristina. Finalmente, pusimos la guinda al pastel tomando refrescantes baños en la playa de la Concha, de aguas sorprendentemente limpias y no muy frías. Quién nos lo iba a decir.





    3/ Monte Urgull

    A media tarde, tras el reconfortante baño en la playa de la Concha y un breve paso por el muelle, iniciamos el ascenso al monte Urgull, en lo que debía ser un paseo tranquilo y diáfano. Pero Urgull esconde muchas sorpresas: un cementerio inglés, varias zonas de baterías, miradores y, en lo más alto del cerro, un castillo coronado por una enorme figura religiosa.

    Un pequeño autobús de línea, el 39, rodea el monte Urgull desde el boulevard hasta la explanada del castillo. Es ideal para personas mayores, impedidas o para aquellos que le tienen pánico a las pendientes. No era nuestro caso. Y en poco más de una hora, tras visitar el cementerio inglés y algunas baterías, llegamos a los pies del castillo de la Mota, en cuyo interior localizamos un centro de interpretación. Las vistas de San Sebastián desde lo más alto del edificio fueron maravillosas, sobre todo en un día como aquél, despejado y sin brumas.





    Cerrar Ruta 2


guetaria Ruta 3: Costa Guipuzcoana

Orio, Guetaria, Zarauz, Zumaia y Deba
Tercer día

    La costa guipuzcoana es recortada y montañosa. Aglutina un buen puñado de encantadoras villas marineras, como Guetaria, Zarauz y Zumaia, que a su vez cuentan con interesantes playas. Y en agosto, cuando el calor aprieta, este es un detalle a tener en cuenta.


    costaguipuzcoana guetaria
    El Ratón de Guetaria


    Ruta

    • Trayectos:
      1/ De San Sebastián a Oria y Zarauz.
      2/ De Zarauz a Guetaria.
      3/ De Guetaria a Zumaia.
      4/ De Zumaia a Deba.
    • Alojamiento: Hotel Ametzagaña, en San Sebastián.
    • Almuerzo: Elaborados pinchos en una taberna del centro de Guetaria.
    • Lo mejor:
      - La playa Hondarzun de Zumaia, que forma parte del Geoparque.
      - El casco antiguo de Guetaria.
      - Dar un garbeo por el restaurante del genial Karlos Arguiñano, en Zarauz.


    1/ Orio

    La pensión Ametzagaña tenía algo bueno, su situación en un nudo de carreteras. Precisamente, por las GI-40 y GI-20 fuimos a parar a Usurbil sin pagar peaje. Desde esta población, descendiendo junto al río Oria por una vía de doble sentido, llegamos a Orio, localidad pesquera ubicada en la desembocadura del Oria. Aparcamos momentáneamente en la plaza Herriko, junto a la ría, y echamos un rápido vistazo al Ayuntamiento, a la iglesia y a algunas casonas. Seguidamente reanudamos la marcha hacia Zarauz.





    2/ Zarauz

    Tardamos diez minutos en alcanzar las afueras de Zarauz, villa que se ha hecho famosa gracias a su amplia playa (de larga tradición surfista) y por ser la patria chica de Karlos Arguiñano, genial cocinero que cuenta con un peculiar restaurante ubicado a pie de arena. Una estatua de bronce da la bienvenida a aquellos que se acercan al local.

    Estacionamos el coche al sur de la carretera, en una zona libre de pago. Primeramente nos acercamos al centro de la villa, para ver el conjunto monumental, catalogado Bien Cultural. De su amplio catálago arquitectónico destacan torreones, casonas, ermitas, conventos, el mercado y palacios como el de Sanz Enea o el de los Narros, ubicado junto a la playa.

    Topónimo: Jon Goitia lo explica muy bien en su página web. Zarauz debe su nombre a su playa de arena fina, la más grande de Guipúzcoa con 2.500 metros de longitud.
    "Sande" es una voz de origen euskerico que significa "arena, arenal". Muchas villas de la cornisa cantábrica la contienen: Sandandel (Santander), Sandoña (Santoña), Sandurce (Santurce), Sandebatzan (San Sebastián)... Sande, con el paso de los siglos, se ha convertido en "sar/zar" = "arena". Y Zarauz es, eso, un enorme arenal:
    SAR/ZAR = "arena" + A = "artículo" + UZ/OZ = "montaña".
    Este sería el probable cambio: SARAOZ > ZARAOZ > ZARAUZ.
    Zarauz es el gran arenal ubicado entre dos colinas.





    3/ Guetaria

    Cuatro kilómetros separan Zarauz de Guetaria. Se pueden cubrir a pie por una acera que bordea la costa o por carretera, en cinco minutos, como fue nuestro caso. De Guetaria sabía una cosa, que de allí era oruindo Juan Sebastián Elcano, el primer navegante que dio la vuelta al mundo, glorificando así a la marina española. Gracias a él, y al bueno de Magallanes, España se consolidó como una potencia naval, sembró de colonias medio planeta y difundió el castellano por estos territorios.

    Lo que no sabía es que Guetaria, un núcleo pequeño ubicado junto a un peñón (monte San Antón o "Ratón"), contaba con dos estatuas y un monumento erigidos en honor a Elcano. En el centro histórico, estatuas aparte, paseamos por la calle Mayor (comimos pinchos elaborados en una taberna) y vimos la iglesia de San Salvador, templo gótico con dos torres y una planta irregular que se adapta al terreno. Para los amantes de la moda, Guetaria alberga el museo de Cristóbal Balenciaga, que acoge muchas de sus geniales creaciones.





    4/ Zumaia

    La siguiente población que apareció en escena, al oeste de Guetaria, fue Zumaia. Primeramente aparcamos de forma gratuita en un aparcamiento ubicado a las afueras del pueblo, al otro lado del río Urola, pero esto nos obligaba a caminar de lo lindo para alcanzar el centro histórico, y decidimos subir al coche y estacionarlo en zona de pago próxima al centro.

    Visitamos los principales puntos de interés de la villa (antigua estación, puerto, iglesia de San Pedro), y luego nos dirigimos a pie (diez minutos) a Izurun, espectacular playa integrada en el parque Natural del Geoparque. El Geoparque (patrimonio de la UNESCO) guarda un tesoro excepcional, el Flysh, una curiosa formación de capas de roca que a lo largo de 13 km de acantilados y playas muestra, a modo de enciclopedia, más de 60 millones de años de la historia de la Tierra.





    5/ Itziar y Deba

    Teníamos la intención de finalizar esta ruta costera en Motriku, pero no lo hicimos por dos motivos: porque la carretera que la unía con Deba estaba en obras y porque se nos echó la tarde encima; además, la niña estaba cansada de ver pueblos. Deba, villa que cuenta con una agradable playa, supuso el punto final. Deba destaca también por su iglesia dedicada a Santa María la Real y por los acantilados del Flysh, que forman parte del Geoparque.

    Previamente, en la carretera de Zumaia a Deba, nos habíamos detenido unos minutos en el alto de Itziar, que alberga el santuario homónimo. El pueblo era insignificante, con un par de calles y un bar; y el santuario, pues eso, un enorme templo que estaba cerrado al público.





    Cerrar Ruta 3


loyola Ruta 4: Los tres templos

Cestona, Azpeitia, Loyola, Akoitia, Urretxu, La Antigua, Aranzazu, Oñate...
Cuarto día

    Esta interesante ruta penetra en el corazón de Guipúzcoa, resigue el valle del río Urola desde Cestona hasta Zumárraga, pasa por Oñate y concluye en Bergara, en el valle del Deba. Los tres templos o santuarios (Loyola, La Antigua y Aranzazu) es sólo el pretexto para conocer villas y paisajes cargados de belleza y espiritualidad.


    trestemplos loyola
    Santuario de Loyola


    Ruta

    • Trayectos:
      1/ De San Sebastián a Cestona.
      2/ De Cestona a Apeitia y Loyola.
      3/ De Azpeitia a Azkoitia.
      4/ Urretxu y La Antigua.
      5/ Aranzazu y Oñate.
      6/ Bergara.
    • Alojamiento: Hotel Ametzagaña, en San Sebastián.
    • Almuerzo: Taberna Galipan, en Azkoitia.
    • Lo mejor:
      - Remontar el frondoso valle del Urola por la carretera comarcal.
      - El casco antiguo de Oñate.
      - El puerto de Udana, entre Zumarraga y Oñate.
      - Contemplar en P. Nat. Aizkorri desde Aranzazu.
    • Lo peor:
      - Carretera plagada de ciclistas, lo que nos obligaba a circular muy lentos.


    1/ Cestona

    Salimos desayunados de buena mañana del hotel Ametzagaña. Tomamos la autopista A-8 en dirección a Bilbao, hasta Zumaia, punto donde enlazamos con la comarcal GI-631, que remonta el valle del río Urola hasta Zumarraga. La primera parada en la ruta fue en Cestona, o Zestoa, nombre que el gobierno vasco ha decidido acuñar sin ton ni son (palabras textuales de Jon Goitia).

    Topónimo: Jon Goitia lo deja muy claro en su web: Cestona está escrito en euskera y Zestoa no significa nada, en una cagada de órdago del gobierno vasco, que ha encargado a supuestos expertos la tarea de vasconizar topónimos. Goitia nos dice que Cestona es el nombre primigenio, el que no ha variado con el paso de los siglos. ¿Y qué significa?:
    CES/CER = "cortado" + TO = "superior" + NA = "plano".
    Este sería el probable cambio: CERTONA > CESTONA.
    Cestona haría alusión a las suaves colinas que se levantan en el valle del río Urola. Su parte superior es plana (TONA), y se recorta sobre el río.
    ZESTOA, en cambio, no significa nada.
    Cestona no está escrito en castellano. Eso es una estupidez. Que acabe en ONA no quiere decir nada. En Ona acaban también Artajona, Lejona, Pamplona...; y siempre estaríamos hablando de topónimos euskéricos. Para vasconizarla más sería suficiente con escribirla así: ZESTONA.

    ¿Qué hay que ver en Cestona?, villa que se ha hecho famosa gracias a un balneario. Primeramente, hay que llegar hasta la plaza Mayor para ver el Ayuntamiento y casonas como la del licenciado Juan Martínez (s. XVI). Luego hay que descender hasta el río Urola por un ascensor, cruzarlo por un bonito puente con lavadero, y pasear por la orilla opuesta hasta el bello palacio de Lili, del siglo XV.





    2/ Azpeitia y Loyola

    Tras breves minutos de rodar río Urola arriba por la GI-631 llegamos a Azpeitia, villa industrial que cuenta con un coqueto casco viejo, y que destaca por albegrar el Museo Vasco del Ferrocarril y el santuario de Loyola.


    Museo Vasco del Ferrocarril

    Ubicado en las viejas instalaciones del desaparecido ferrocarril del Urola, el museo nos traslada a un pasado cargado de esplendor. En su antigua estación descansan locomotoras de vapor, vagones, tranvías..., que comparten escenario con diversas salas donde se exhibe maquinaria, maquetas, audiovisuales... A las 12 horas un tren realizaba un corto recorrido turístico de seis kilómetros hasta una población próxima, pero como íbamos justos de tiempo, no lo tomamos.




    Casco viejo de Azpeitia

    El río Urola y el macizo de Izarraiz otorgan a Azpeitia su peculiar razón de ser. El centro histórico, levantado junto al río, aglutina un buen puñado de casonas, entre las que destaca Casa Altuna (s. XVI), el palacio Basazabal, la Casa torre de Enparan y el Ayuntamiento. Otros edificios que sobresalen del resto son la parroquia de San Sebastián de Soreasu, con sus grandes columnas y, junto a ella, la Casa-palacio del músico Antxieta, de estilo mudéjar.




    Santuario de Loyola

    A un par de kilómetros al sur de Azpeitia, en una explanada situada junto al río Urola, se levanta el santuario de Loyola, compuesto por una serie de edificios que se han ido erigiendo en torno a la casa torre medieval. En el centro sobresale con fuerza la basílica de Loyola, dominada por una cúpula y precedida por un amplio pórtico decorado en estilo churrigueresco, modalidad exuberante del barraco español.


    loyola2
    Basílica de Loyola
    loyola3
    Basílica de Loyola
    loyola4
    Basílica de Loyola


    3/ Azkoitia

    Ascendiendo por el valle del Urola, a unos cinco o seis kilómetros del santuario de Loyola, llegamos a Azkoitia, conocida como la "villa de los caballeritos", si bien yo la habría rebautizado como la "villa de las fuentes de agua". Mientras recorríamos a pie el casco viejo, a la vez que relizábamos una visita exprés, tratamos de localizar un restaurante donde almorzar.

    La visita a Azkoitia fue rápida, eficiente para el primer cometido, el turístico: palacio Iribe, calle Mayor, iglesia de Santa María la Real, Casa Negra, mercado, plaza Herriko, Ayuntamiento...; y un tanto infructuosa para el segundo, pues sólo vimos un restaurante abierto en todo el pueblo, la taberna Galipan, sita en la plaza Balda (buenos platos a precios de Euskadi. Por cierto, sobraban algunos carteles reivindicativos).





    4/ Urretxu y La Antigua (Zumarraga)

    En la comarca del Alto Urola, donde finaliza la carretera GI-631, se encuentran Zumarraga y Urretxu, villas rodeadas de altas montañas que han visto multiplicar su población gracias a la industria y a la llegada del ferrocarril.


    Urretxu

    Podríamos decir que la carretera GI-631 divide en dos los núcleos de Zumarraga y Urretxu o Villanueva de Urrechua. Nos tuvimos que desviar hacia la derecha para encarar la calle mayor de Urretxu, que nos condujo a la plaza de Iparraguirre. La plaza aglutina los principales atractivos de la ciudad: el monumento a José María Iparraguirre (compuso el Árbol de Guernika), la iglesia de Santa María de Tours (siglos XVI-XIX) y el palacio Ipeñarrieta-Corral, del siglo XVII.

    Topónimo: Al parecer, los etimologistas no se ponen de acuerdo sobre el origen del topónimo de Urretxua. Unos dicen que proviene de "avellanedo" (URREITZ = "avellano" + TSU = "abundancial" + A = "artículo"). Otros dicen que podría venir de UR = "agua" o URRE = "oro".
    Otra opción, la que yo propongo, haría alusión a la geografía. En este caso, Urretxua vendría de:
    OR/ORR = "alto" + AITZ/AIX = "roca o montaña" + O = "grande" + A = "artículo euskerico".
    Este sería el cambio con el paso de los siglos: ORRAITZO > ORREITZO > URREITXU (con el habitual cambio O/U en euskera).
    URRETXU debe ser la montaña grande y eleveda que se alza, poderosa, sobre el valle del Urola. Lo de las avellanas suena un poco a risa, sin embargo es la descripción que encontraremos en Wikipedia.

    urretxu
    Santa María de Tours
    urretxu2
    Monumento a Iparraguirre
    urretxu3
    Palacio Ipeñarrieta


    Santuario de La Antigua

    No fue fácil encontrar la ermita. Desde Urretxu seguimos las indicaciones y fuimos a parar a las afueras de Zumarraga, la villa natal de Miguel López de Legazpi, conquistador de Filipinas. El GPS y algunos carteles nos condujeron a una estrecha carretera que serpenteaba montaña arriba. Dos kilómetros después, la vía finalizó en el aparcamiento, o mejor dicho, en un fascinante balcón-mirador.

    El lugar era maravilloso, rodeado de montañas y con el valle del Urola a nuestros pies. No me extraña que erigieran allí el santuario románico de Santa María, más conocido como La Antigua, un pequeño templo construido en madera, allá por el año 1366, que me impresionó por su extrema belleza. Por cierto, en el entremado de vigas de madera se esconde la figura de un pequeño dragón. ¿Sabríais verlo?





    5/ Oñate y Aranzazu

    Más allá del Alto Urola, donde Guipúzcoa y Álava se dan la mano, se encuentra el Parque Natural Aizkorri-Aratz, que cobija altas cimas, verdes prados y profundos valles. Oñate y el santuario de Aranzazu son la puerta de entrada a este magnífico espacio natural.


    Puerto de Udana

    Partimos de Zumarraga por una nueva carretera, la GI-2630, que en poco más de veinte minutos nos catapultó hasta el puerto de Udana, a 521 metros de altitud. Atrás quedó el valle del Urola, ahora nos recibía un nuevo río, el Olaran, que desagua en el valle del Deba. El puerto nos brindó una fantástica panorámica del Parque Natural de Aizkorri-Aratz.


    udana
    Puerto de Udana
    udana2
    Puerto de Udana


    Santuario de Aranzazu

    El descenso del puerto, por el valle del río Olaran, concluyó en Oñate/Oñati, villa monumental que decidimos visitar a nuestro regreso de Aranzazu. Para llegar al santuario tuvimos que tomar una nueva carretera local, que en nueve kilómetros de continua subida nos depositó frente al estrambótico y descomunal templo.

    Podríamos catalogar de chiflados a los que decidieron erigir Aranzazu en el entorno del Parque Natural Aizkorri-Aratz. Un lugar tan bello, verde y agreste no encaja con un templo de corte moderno, transgresor y hasta futurista. No digamos el aparcamiento, demasiado voluminoso y recargado de cemento, que tampoco lidia con ese desbordante entorno natural. De Aranzazu me quedo con el paisaje. El templo se lo dejo a los devotos.


    aranzazu
    Santuario de Aranzazu
    aranzazu2
    Santuario de Aranzazu
    aranzazu3
    Entorno de Aranzazu


    Oñate/Oñati

    A nuestro regreso de Aranzazu realizamos una parada obligada en Oñate/Oñati, ciudad que fue un señorío independiente hasta mediados del siglo XIX. En esta villa monumental vimos ejemplos arquitectónicos que van desde el gótico de la iglesia de San Miguel al bellísimo renacentismo de la universidad de Sancti Spiritus. De la iglesia, lo que má me impactó fue que estaba asentada sobre el cauce del río Olaran. Oñate cuenta con abundantes casas-torre y palacios, además de una vieja estación que ya no presta servicio. Junto al edificio ferroviario admiré una robusta locomotora de vapor.

    Topónimo: En la oficina de turismo de Oyarzun, un joven empleado me explicó que algunas villas vascas tenían doble nomenclatura, en vasco y en castellano. "Oñate está escrito en castellano y Oñati en vasco", me dijo. Y yo le respondí que en el caso de Oñati, ambas voces estaban escritas en vasco. Es más, Oñati no significa nada. Oñate es nombre antiguo, el que figura en la estación de tren y el que, atendiendo a la geografía, tiene una explicación:
    OÑA = "peña, montaña" + ATE = "desfiladero, paso".
    No hay que añadir ni quitar una letra. OÑATE sería "un paso entre montañas".
    De hecho, la villa se encuentra entre los valles del Urola y el Deba, en una zona de tránsito. OÑATI, no significa nada, pero el gobierno vasco la vuelve a pifiar pensando que el nombre original está escrito en castellano. Y claro, todo lo que suene a castellano en euskadi...





    6/ Bergara

    Partimos de Oñate pasadas las siete, en dirección al valle del Deba. Llegamos pronto a Bergara, que tiene un núcleo largo y disperso a lo largo del río. En torno a la plaza San Martín se agrupan sus edificios más emblemáticos, pero los vimos de pasada mientras tratábamos de estacionar el vehículo, en vano. Previamente, nos habíamos detenido unos minutos para admirar el palacio de Ozaeta, perteneciente a una de las familias más antiguas y de mayor abolengo de Guipúzcoa. Situado al sur del municipio, junto al río Deba, el actual palacio comenzó a construirse a mediados del siglo XVI y se caracteriza por tener un cuerpo rectangular.

    La ruta de los tres templos debía acabar en el valle del Deba, visitando Bergara y Elgoibar antes de alcanzar la costa y regresar a San Sebastián. Pero no pudo ser. Habíamos estirado la jornada al máximo, deteniéndonos en diversos pueblos del valle del Urola, en Oñate y en tres santuarios. Tampoco pudimos cenar en Bergara por no hallar aparcamiento. Como suelo decir, "nunca se puede ver todo de una vez". Ya habrá otra ocasión.

    bergara2
    Palacio Ozaeta
    bergara3
    Palacio Ozaeta y río Deba
    bergara
    Puente sobre río Deba



    Cerrar Ruta 4


hondarribia Ruta 5: Comarca del Bidasoa

Pasajes, Oyarzun, Hondarribia y Hendaya (Francia)
Quinto día

    Al este de Guipúzcoa se extiende la comarca del Bidasoa-Txingudi, fronteriza con la vecina Francia. Hondarribia y Hendaya, levantadas como plazas fuertes en la bahía de Txingudi, controlan la desembocadura del Bidasoa. Completamos esta interesante excursión con las visitas a Pasajes y Oyarzun.


    trestemplos hondarribia
    Ciudad vieja de Hondarribia


    Ruta

    • Trayectos:
      1/ De San Sebastián a Pasajes/Pasaia.
      2/ De Pasajes a Oyarzun.
      3/ De Oyarzun a Hondarribia.
      4/ De Hondarribia a Hendaya (Francia).
    • Alojamiento: Hotel Ametzagaña, en San Sebastián.
    • Almuerzo: Restaurante Honda, en Hondarribia.
    • Lo mejor:
      - El faro de Hondarribia, en el cabo Higuer, allí comienza la ruta transpirenaica GR-11.
      - El casco antiguo de Hondarribia.
      - La bahía de Pasajes.
    • Lo peor:
      - Tráfico intenso, con caravana incluida, entre Hondarribia y Hendaya.


    1/ Pasajes/Pasaia

    La pensión Ametzagaña fue el punto de partida de esta excursión por el este de Guipúzcoa. En diez minutos, prestando atención a los carteles, llegamos a la bahía de Pasajes/Pasaia. Pasajes está dividida en tres núcleos: San Pedro, San Juan o Donibane y Ancho. Mi guía de viajes aconsejaba visitar los dos primeros barrios.

    Estacionamos el coche en el puerto de Pasaia San Pedro, a la altura de la iglesa y la cofradía de pescadores. A continuación caminamos hasta el final de la carretera (plaza Torreko). Nos hallábamos en el punto más angosto de la bahía, donde el río Oyarzun se une al mar. En el embarcadero, una barquita unía San Pedro con San Juan, barrio que pudimos avistar sin problemas. Decidimos quedarnos en la plaza y contemplar ese bonito enclave marinero.





    2/ Oyarzun

    Tomamos un tramo de la autopista AP-8 para no liarnos y tratar de llegar cuanto antes a Oyarzun, típico pueblo rural vasco integrado en la comarca del Bidasoa, si bien se encuentra a orillas del río homónimo, el Oiarzun.

    Oyarzun posee un coqueto casco antiguo presididos por la iglesia de San Esteban, de estilo visigodo en su origen, y la plaza del Ayuntamiento, un edificio barroco porticado del siglo XVII que, cosa extraña, estaba preparado para jugar a frontón. Los funcionarios curraban mientras oían los golpes de pelota en el exterior. No había visto nunca nada parecido. Junto a ellos vimos la biblioteca, ubicada en un elegante edificio renacentista del siglo XVI, la capilla de San Juan Bautista.





    3/ Hondarribia

    La tercera visita de la jornada nos condujo a Hondarribia, en la desembocadura del río Bidasoa, uno de los lugares más atractivos del litoral guipuzcoano. La villa, declarada monumento histórico artístico, fue fundada a principios del siglo XII, cuando el rey Alfonso VIII de Castilla le concedió la carta puebla. Tres barrios configuran su trazado urbanístico y nosotros visitamos dos: el casco antiguo y la Marina.


    Casco antiguo

    Encaramado en lo alto de un cerro que domina la bahía de Txingudi y la desembocadura del Bidasoa, el amurallao casco antiguo brilla con luz propia. Una vez aparcamos el coche en la parte baja, junto a la bahía, tomamos un ascensor para penetrar en el entramado de callejuelas paralelas trazadas en torno a la plaza de Armas, donde se alza el imponente castillo de Carlos V, reconvertido en Parador Nacional de Turismo.

    Por la calle Mayor, salpicada de casas señoriales y palacios, fuimos a parar a la puerta de Santa María, que fuera entrada principal al centro histórico. Paseamos po la plaza del Obispo, una de las más antiguas de la ciudad (acoge la Casa Palencia, del año 1502), y por la plaza de Guipúzcoa, de construcción más reciente. Hondarribia, ese conjunto único de palacios y casas blasonadas, nos dejó impactados.




    La Marina

    Situada extramuros, en paralelo al río Bidasoa, la Marina es el barrio típico de pescadores. Está recorrido por la calle de San Pedro, principal arteria que acoge comercios y pintorescas casitas. Junto al puerto se encuentra la cofradía de pescadores (año 1361) y el paseo Butrón.




    Cabo Higuer

    Al norte de Hondarribia se encuentra la montaña de Jaizkibel, punto geográfico donde finaliza España. Allí, en el cabo Higuer, concluye la línea de costa del cantábrico (senda Talaia o GR-121) y allí también finaliza la línea transpirenaica que la une con el cabo de Creus, en Gerona, línea que coincide con la senda GR-11. En el cabo se encuentra el faro de Higuer y el castillo de San Telmo, de propiedad privada.


    farohiguer
    Faro Higuer

    cabohiguer
    Cabo Higuer
    farohiguer2
    Inicio Gr-11
    farohiguer3
    Faro Higuer


    Playa de Hondarribia

    Tras la visita al faro de Higuer realizamos una parada en la playa de Hondarribia, ubicada junto al puerto. De arena fina y aguas un tanto agitadas, la playa nos aportó ese anhelado descanso que tanto necesitábamos después de una extenuante jornada.

    playahondarribia
    Playa de Hondarribia
    playahondarribia2
    Playa de Hondarribia
    playahondarribia3
    Playa de Hondarribia


    4/ Hendaya (Francia)

    La bahía de Txingudi está compartida por Hondarribia y Hendaya. El río Bidasoa desemboca en ella y durante varios kilómetros hace de frontera natural entre España y Francia. Las dos ciudades han sido plazas fuertes, con castillos y murallas que han soportado continuos asedios y conquistas.

    Hendaya cuenta con varios núcleos urbanos dispersos, además de una larga playa y un castillo. No teníamos tiempo de verlo todo. Tras el baño en la playa de Hondarribia, tomamos la carretera de la costa y, sumidos en una pequeña caravana, logramos estacionar junto a la estación de tren. Vimos el edificio ferroviario y luego marchamos a pie por el bulevar General de Gaulle hasta el centro histórico, que aún conserva buenas casonas vascas. Vimos el Ayuntamiento (mairie), la iglesia, la coqueta plaza Caneta, que se asoma a la bahía Txingudi, y sanseacabó. Cruzamos el puente internacional, nos incorporamos a la autopista AP-8 y vuelta a San Sebastián.





    Cerrar Ruta 5


tolosa Ruta 6: Comarca de Tolosaldea

Hernani, Tolosa, Elduain y Berastegui (+ Huesca)
Sexto día

    El día de nuestro regreso a Barcelona había llegado, pero nos resistíamos a abandonar Guipúzkoa por las buenas. Esa mañana nos adentramos en el valle del Oria, vía Hernani, para descubrir la comarca de Tolosaldea. Tolosa, su capital, puso el colofón a seis maravillosos días en Euskadi.


    tolosaldea tolosa
    Río Oria. Tolosa


    Ruta

    • Trayectos:
      1/ De San Sebastián a Hernani.
      2/ De Hernani a Tolosa.
      3/ Valle de Elduarain: Elduayen/Elduain y Berastegui.
      4/ Embalse de la Peña y Mallos de Riglos (Huesca).
    • Alojamiento: Hotel Ametzagaña, en San Sebastián.
    • Lo mejor:
      - El centro histórico de Tolosa.
      - La carretera de montaña que discurría entre Tolosa y Berastegui.
      - Volver a Barcelona por el interior de la provincia de Huesca, al margen de autopistas.
    • Lo peor:
      - Una prueba ciclista en Tolosa nos demoró varios minutos.


    1/ Hernani

    No teníamos prisa en llegar a Tolosa. La autovía A-15 y, posteriormente la A-1, nos permitirían movernos con soltura y rapidez entre los valles del Urumea y el Oria. Hernani, situada a unos pocos kilómetros al sur de San Sebastián, nos recibió de buena mañana, una vez tomamos el póstumo desayuno en el hotel.

    Estacionamos de forma gratuita en los alrededores del centro histórico, conformado por un entramado de calles longitudinales trazadas en paralelo a la calle Mayor o Nagusia. Accedimos a la calle Mayor por la plaza de Agustindarren, lugar donde se alza el convento de San Agustín, y a continuación caminamos hasta el otro extremo de la calle para contemplar el Ayuntamiento y la iglesia de San Juan Bautista, principales edificios de la ciudad. Hernani constituye uno de los conjuntos de interés histórico-artístico de Euskadi, pero, todo hay que decirlo, a nosotros no nos entusiasmó.

    Nota: En el centro de la plaza Agustindarre (convento de San Agustín) ondeaban dos banderitas: una vasca y otra "estelada", o sea, una bandera catalana, o aragonesa, o valenciana, o mallorquina, o de Viana... con el añadido de una estrellita en un extremo. De la bandera vasca no tengo nada que objetar, pero sí de la otra, puesto que yo soy catalán. No entiendo por qué ondea en un mástil de Hernani (Euskadi) un trozo de trapo que no nos representa a la mayoría de los catalanes. No es necesario que algunos vascos, repito, algunos vascos metan las narices en asuntos que no les conciernen. El tema catalán, es eso, un tema catalán.
    Por cierto, también vi banderas con la mencionada estrellita colgando de balcones y ventanas, pero bueno, cada uno es libre de colocar en su casa lo que quiera. Mientras no moleste al vecino. En la foto que tomé de la plaza Agustindarre apliqué photoshop, así que en esta web no veréis la bandera indepe.





    2/ Tolosa

    Fue un paseo llegar a Tolosa por la autovía A-1. Situada a orillas del río Oria, esta ciudad, a diferencia de Hernani, cuenta con un extenso e interesante casco viejo, no en vano fue capital de Guipúzcoa en el siglo XIX.

    Estacionamos el vehículo entre el convento de Santa Clara y el río Oria, en una zona azul habilitada al otro lado del casco viejo. A través del puente de Navarra (s. XIII) accedimos al centro histórico, yendo a parar de bruces al mercado del Tinglado y a la plaza del Ayuntamiento.

    Nota: Por cierto, leed la plaquita que han colocado al pie del mástil que preside la plaza del Ayuntamiento. La mitad derecha, cosa extraña, está escrita en castellano, y en pocas palabras viene a decir cuán doloroso les resulta a los tolosanos que ondee la bandera española en el balcón de la Casa Consistorial. Sin embargo, del pastizal que les ha costado colocar el mástil y la placa en mitad de la plaza, nadie se queja.

    Vimos la parroquia de Santa Ana y a continuación fuimos callejeando para descubrir diversas casas y palacios de interés: palacio Idiakez (x. XVII), palacio Aranburu (s. XVII), palacio de Atodo (s. XVI), Casa Lapaza (s. XVIII), palacio Iturriza (XVI)... También desfilamos por tres plazas singulares: Nueva (Berria), Verdura y la porticada Euskal Herria. Tolosa fue un gran descubrimiento.





    3/ Valle de Elduarain

    Tolosa es la puerta de entrada al Goierri, la comarca guipuzcoana situada a mayor altitud. Pero no pudimos ir por falta de tiempo. Pueblos como Segura, Idiazabal o Beasain quedaron en el tintero. Nuestra vía de escape a Barcelona, vía Huesca, comenzó a mediodía, partiendo de Tolosa por el valle de Elduarain, un fantástico vergel irrigado por el río Zelai.

    elduayen
    Valle de Elduarain
    elduayen2
    Ayuntamiento de Elduayen
    elduayen3
    Iglesia de Elduayen

    El color verde intenso de los prados y de las masas forestales sustituyó de inmediato al gris de Tolosa. La comarcal GI-2130 ascendía paulatinamente por un hermoso valle salpicado de ovejas y de pequeñas aldeas como Ibarra o Berrobi. Nos detuvimos brevemente en Elduayen/Elduain, pueblo que da nombre al valle, y luego hicimos lo propio en la encantadora Berastegui. Desde la céntrica plaza Mayor avistamos la gran pradera por la que se deslizaba el joven río Zelai.

    berastegui
    Berastegui
    berastegui2
    Ayuntamiento de Berastegui
    berastegui3
    Plaza Mayor de Berastegui


    4/ Provincia de Huesca

    A las afueras de Berastegui nos incorporamos a la autovía A-15, dando así por finiquitado el viaje por tierras guipuzcoanas. Pasados veinte minutos ya circulábamos por tierras navarras. Abonamos un pequeño peaje correspondiente a un tramo de la autopista AP-15 y luego rodeamos Pamplona de forma gratuita por la ronda sur, hasta el inicio de la A-21, autovía de nueva factura que une Pamplona con Huesca (si bien en la provincia de Huesca existen tramos sin construir).

    Almorzamos en Noain, en un restaurante ubicado al inicio de la A-21, y luego proseguimos hacia el este, al encuentro del embalse de Yesa, que en su mayor parte se extiende por la provincia de Zaragoza. Llegados a Puente la Reina de Jaca (Huesca), y ante la ausencia de autovía, tomamos la A-132, comarcal que serpentea por entre un tupido bosque de pinos. Por el valle del río Asabón fuimos a parar al embalse de la Peña, con el río Gállego como principal aporte de agua, y con un estrecho y curioso puente metálico uniendo ambas orillas.

    embalsepena
    Embalse de la Peña
    embalsepena2
    Puente sobre embalse
    embalsepena3
    Puente sobre embalse

    Proseguimos por la A-132, cruzando el estrecho puente y descendiendo junto al cauce del poderoso río Gállego. Breves minutos después nos deteníamos en los miradores ubicados junto al río. A mano izquierda aparecieron, soberbias, las moles rocosas de los Mallos de Riglos. Con el sol de la tarde, los roquedos lucían majestuosos en el horizonte. El correntoso río Gállego puso la guinda al pastel.

    TOPÓNIMO: ¿De dónde viene la voz gallo? Para algunos, podría derivar de un poderoso gallo que, años ha, se dedicaba a canturrear de buena mañana, despertando a los sorprendidos lugareños de las aldeas por las que discurría el río. Y según la teoría de los hermanos Goitia, Gallo provendría de una primitiva voz euskérica, emparentada con el actual vasco.
    UGA = "masa de agua" + ÑO = "pequeño".
    UGAÑO > GAÑO > GALLO sería el cambio.
    Para otros, la voz Gállego provendría de "el río que viene de las Galias". Pero claro, el Gállego no nace en Francia, nace en la provincia de Huesca, en una zona del Pirineo saturada de pequeños lagos.
    Este concepto explicaría por qué España está llena de lagos y ríos que llevan la voz gallo o baño: laguna de Bañolas en Gerona, lago Gallecs en Mollet del Vallés, río Gallo en Guadalajara... Y también de picos gallineros, gallina..., donde siempre estaríamos hablando de montañas rodeadas de lagos.


    mallos
    Mallos de Riglos
    mallos2
    Mallos de Riglos
    mallos3
    Río Gállego

    En los Mallos de Riglos se fraguó la última parada en la ruta. En algo menos de tres horas, vía Huesca y Lérida, nos plantamos en Cornellá (Barcelona).



    Cerrar Ruta 6










© www.josecanovas.com