José Cánovas
Viajero

Rutas por España en
avión + coche, tren, bus...



Provincia de Málaga

Ruta de cinco días por la provincia de Málaga en coche de alquiler. La realicé en enero, sin el calor extremo que caracteriza esta zona en verano. Aparte de Málaga capital, visité la comarca de Antequera, el Caminito del Rey, Ronda, la sierra de las Nieves, Nerja y la comarca de la Axarquía.



megane
El Torcal de Antequera
malaga3
Málaga desde Gibralfaro


Consejos e información útil

Estas son mis recomendaciones para disfrutar de cinco días en la provincia de Málaga:

  • Málaga está a mil kilómetros de Barcelona. La mejor opción para recorrer la provincia es avión + coche de alquiler.
  • Si vais a estar unos días en Málaga capital, no es necesario que alquiléis un vehículo todos los días. Nosotros lo recogimos en la estación de tren el segundo día de estancia.
  • El interior de la provincia es montañoso y abrupto, con carreteras sinuosas que atraviesan altos puertos de montaña. Por eso os recomiendo que alquiléis un coche potente, de tamaño medio y buen motor.
  • Si aparcáis en Málaga por la noche, deberéis hacerlo fuera del casco antiguo. La zona azul funciona de 9h a 20h. Fuera de la zona azul puede que os encontréis "gorrillas", individuos que reciben propinas por "ayudaros" a aparcar.
  • El aeropuerto está bien comunicado con Málaga. Hay trenes cada veinte minutos. A diferencia de Cataluña (< 5 años), en Andalucía los niños menores de seis años no pagan billete.
  • Las cuevas de Nerja abren a las 9'30. Si sacáis las entradas por Internet para esa hora dos días antes, los 40 primeros entrarán gratis. Y si os presentáis en taquilla, accederán gratis los 20 primeros.
  • El Caminito del Rey es una senda exigente (entre tres y cuatro horas de duración), no apta para cardíacos ni niños pequeños. Nosotros nos conformamos con verla desde la distancia. Eso sí, no os aconsejo que lleguéis a El Chorro desde Antequera. Las carreteras son durillas, estrechas y con muchas curvas.
  • Al Torcal de Antequera sólo se puede llegar en coche (taxi o propio). Existen dos rutas que recorren el parque natural. Nosotros elegimos la más corta (45 min.).
  • La visita a los tres dólmenes de Antequera es gratuita (abren hasta las 17h). Para dos de ellos, los situados más cerca de Antequera, sólo se requiere pasar por el Centro de Interpretación.
  • Probad la gastronomía local allá donde vayáis, en forma de tapas, raciones o menús. Nuestra experiencia fue fabulosa.


Mapa con las rutas del circuito


provinciamalafa



Etapas y rutas del viaje



malaga Málaga 1
Casco Antiguo, Alcazaba, Gibralfaro, La Malagueta...
Primer día

    Málaga es el epicentro de la Costa del Sol y resulta ideal para alojarse y descubrir la provincia. Ese primer día lo dedicamos a visitar los principales enclaves turísticos de la ciudad: casco histórico, Alcazaba, castillo de Gibralfaro y la Malagueta.


    malaga malaga
    Málaga desde la Alcazaba


    Ruta

    • Trayectos:
      - Avión Barcelona-Málaga.
      - Tren Aeropuerto-Málaga Alameda.
    • Alojamiento: Hotel Ibis Centro Málaga.
    • Almuerzo: Restaurante Pepe y Pepa. Menú por 9€.
    • Lo mejor:
      - Recorrer la vieja Alcazaba.
      - Las vistas de Málaga desde el castillo de Gibralfaro.
    • Lo peor:
      - Fuerte subida desde la Alcazaba a Gibralfaro.


    1/ El vuelo

    Tuvimos suerte en el vuelo matutino que nos trasladó de Barcelona a Málaga. La ventanilla nos brindó una buena panorámica de Sierra Nevada, con sus cumbres nevadas tocadas por los primeros rayos de sol que despuntaban al alba. Minutos después, antes de tomar tierra, avistamos la costa de Málaga


    sierranevada
    Sierra Nevada
    avionmalaga
    Costa de Málaga


    2/ Centro histórico

    El hotel Ibis, además de ofrecer un magnífico desayuno, nos gustó por su excelente ubicación, junto al centro histórico. Por calles peatonales que aún conservaban las luces navideñas, llegamos a la plaza de la Constitución, uno de los centros neurálgicos de la ciudad. Allí descubrimos la popular y emblemática calle Larios, que aglutina tiendas exclusivas.

    Al este de la calle Larios vimos plaza del Obispo, y junto a ella la imponente catedral, conocida como "la Manquita" por su torre inacabada, que no visitamos por ser de pago. A pocos pasos, dimos con el teatro Romano y la entrada a la Alcazaba. El teatro se construyó en la época de Augusto, en el siglo I d.C. y como suele ocurrir cuando un pueblo conquista un emplazamiento, los musulmanes utilizaron sillares y columnas para construir su alcazaba. Junto a las taquillas de la Alcazaba había un acceso gratuito a la parte superior de las gradas del teatro.





    3/ La Alcazaba

    Junto al teatro Romano se alza la Alcazaba, un conjunto monumental levantado por los árabes en un cerro donde, probablemente, cartagineses y romanos ya habían edificado previamente algún tipo de construcción defensiva. Compuesto por dos anillos de murallas, uno dentro de otro, antiguamente albergó 110 torres.

    En la taquilla adquirimos una entrada por 5,50€ que también incluía la visita al castillo de Gibralfaro. Una empedrada cuesta que atravesaba la muralla exterior por un par de puertas (la última sostenida por columnas romanas de mármol blanco), nos condujo al interior del complejo. Ascendimos junto a la muralla y superada la puerta del Cristo giramos a la izquierda para detenernos en el patio de Armas, un apacible vergel cuajado de fuentes, jardines y pequeños canales por donde correteaba el agua.

    Una nueva calle que atravesaba la puerta de los Cuartos de Granada, nos situó en lo más alto de la Alcazaba, lugar que acoge el patio de los Surtidores y la zona residencial. Rodeados de altos muros, se localizaban los tres palacios dispuestos paralelamente, separados por sencillos patios, como el de los Naranjos, que inspiraban a la meditación y al retiro espiritual.

    Por último, caminando por el perímetro de la muralla, junto a los palacios, alcanzamos la torre del Homenaje, la más alta del complejo, que brindó buenas vistas de las murallas exteriores y del puerto.





    4/ Castillo de Gibralfaro

    En la anterior ocasión que visité Málaga (en un tórrido mes de julio), subí al castillo de Gibralfaro en el bus 36. Cosas del calor. En esta ocasión, por ser enero, decidimos aventurarnos a pie por la empedrada senda de Gibralfaro, que discurre junto a la muralla sur de la Alcazaba y la Coracha (construcción amurallada que une la Alcazaba con Gibralfaro). El camino serpentea por el cerro brindando excelentes vistas del puerto de Málaga. En algunos tramos la subida era muy pronunciada, lo que nos obligó a abastecernos de un botellín de agua.

    En la parte intermedia del ascenso nos detuvimos en el mirador de Gibralfaro, que ofrecía una excelente panorámica del barrio de la Malagueta, con su plaza de toros acaparando la atención de los allí presentes.

    Empleamos 30 minutos en alcanzar la entrada al castillo de Gibralfaro, fortificación amurallada de carácter defensivo construida por los árabes en el siglo XIV. Caminamos por el perímetro de la muralla, deteniéndonos en altas torres para contemplar a vista de pájaro la ciudad de Málaga, y admirando el jardín-huerto que ocupaba el interior de la fortaleza. También nos detuvimos en el Centro de Interpretación para ver una exposición que reflejaba la vida del castillo como guarnición militar y vigía costero desde 1847.

    El descenso hasta la entrada de la Alcazaba lo realizamos por la misma senda, sólo que esta vez nos ocupó 15 minutos.





    5/ El puerto y la Malagueta

    Por la tarde, tras un rico almuerzo en el restaurante Pepe y Pepa (menú a 9€) recorrimos pausadamente el jardín botánico sito en el paseo del Parque. Al final del mismo, donde se localiza el museo Pompidou, abordamos el comercial y ameno Muelle 1 del puerto (paseo de la Farola).

    Hacia la mitad del paseo de la Farola vimos una pequeña ermita encajada entre tiendas y en la parte final, junto al faro, contemplamos un par de barcos interesantes: una fragata militar y el galeón Andalucía. Al otro lado del faro se abría la playa de la Malagueta, de arena fina, que tenía todos sus chiringuitos cerrados, tan sólo transitada por solitarios paseantes.

    El popular y animado palmeral de las Sorpresas (Muelle 2), recorrido en su mayor parte por una gran pérgola blanca, nos trasladó a la versión más ajetreada y bulliciosa de Málaga, la que se respira en su centro histórico.





    Cerrar Málaga 1


torcal Ruta 1: Comarcas de Antequera y Guadalhorce
El Torcal, Dólmenes, Antequera y Caminito del Rey
Segundo día

    Esta ruta circular, la primera en coche, nos lleva a la comarca de Antequera y al valle del Guadalhorce. En Antequera recorremos el Torcal, una especie de ciudad encantada kárstica, visitamos la ciudad y sus tres dólmenes; y por la tarde nos desplazamos hasta El Chorro, para admirar el impresionante Caminito del Rey.


    antequera torcal
    "El Tornillo" del Torcal


    Ruta

    • Trayectos:
      1/ De Málaga al Torcal de Antequera.
      2/ Del Torcal a los dólmenes de Antequera.
      3/ El Caminito del Rey.
    • Alojamiento: Hotel Ibis Centro Málaga.
    • Almuerzo: Bar Carrera, en Antequera (C/ Carrera, 18). Excelente menú por 9€.
    • Lo mejor:
      - Los paisajes pétreos del Torcal.
      - Los dólmenes de Antequera.
      - Contemplar la entrada sur del Caminito del Rey.
    • Lo peor:
      - El tramo entre Antequera y El Chorro, muy largo y con tramos de carretera estrechos y sinuosos.
      - Faltó tiempo para indagar por el paraje que rodea el Caminito del Rey.


    1/ Torcal de Antequera

    Partimos de Málaga en el Renault Mégane que habíamos alquilado. Fuimos en dirección norte, por la autovía A-45 hasta Casabermeja, y luego, por carreteras comarcales, hasta Villanueva de la Concepción. Al norte de esta villa localizamos la entrada al Paraje Natural Torcal de Antequera.


    Mirador Diego Monea

    A un par de kilómetros de la entrada al Paraje Natural nos detuvimos en el Mirador Diego Monea, una atalaya que nos ofreció una primera panorámica de los altos roquedos del parque y de la campiña malagueña.


    diegomonea
    Mirador Diego Monea
    diegomonea
    Mirador Diego Monea


    Rincones del Paraje Natural

    Situado en el centro de la provincia de Málaga, el Torcal se extiende a lo largo de 1.117 hectáreas. Se trata de un relieve kárstico, donde el agua a disuelto y modelado la roca caliza durante miles de años, hasta otorgarle todo tipo de formas caprichosas.

    TOPÓNIMO: El topónimo de Torcal sería muy antiguo, probablemente los pueblos íberos que transitaban por la zona le dieron nombre. Y ese nombre, como ocurre con casi todos los TOR que pululan por la península Ibérica, tendría que ver con formas retorcidas:
    TOR = "retorcido, quebrado" + KAL/KAR = "calcáreo".
    TORKAL > TORCAL, sin apenas cambios, sería "un conjunto de rocas calcáreas quebradas". Doy fe de ello de que el nombre hace alusión a lo que mi familia y yo vimos en el Paraje Natural: miles de peñascos retorcidos y adoptando infinitas formas.

    Pasado el mirador de Moneo, la carretera describe varias curvas por un paisaje pétreo conocido como Camorro de las Siete Mesas, que con sus 1.336 metros de altitud representa el punto más alto del Paraje Natural. Detuvimos el coche en la cuneta para tomar fotos, y poco después volvimos a detenernos para recorrer a pie El Tornillo del Torcal, una de las áreas más espectaculares del Torcal, que se caracteriza por sus montoneras de piedras redondas con forma de tornillo.




    Senda Verde del Torcal

    La carretera que vertebra el Paraje Natural finaliza en el Centro de Interpretación. En su interior, aparte de conseguir mapas de la zona, podréis ver un pequeño museo. Al inicio del aparcamiento se encuentra el inicio de las sendas que penetran en el Torcal Alto: la amarilla (2,75 km y dificultad media) y la verde, más corta (1,44 km), que realizamos nosotros:

    • Longitud: 1.440 metros, indicados con palos de madera.
    • Dificultad: Baja.
    • Tiempo empleado: 45 minutos.
    • Inicio: Aparcamiento; Final: Centro de Interpretación.

    A lo largo de esta interesante ruta kárstica, una de las más espectaculares de Europa, vimos todo tipo de peñascos: altos, bajos, con forma de tornillo, picudos, aplanados; aislados, agrupados... Admiramos el endémico arce de montpellier, un árbol difícil de ver en la península, y disfrutamos con la esporádica presencia de cabras montesas pastando alegremente. Fue un recorrido sumamente ameno, ideal para realizarlo con niños a partir de cinco años.




    Mirador de Las Ventanillas

    Trescientos metros separan el Centro de Interpretación del mirador de Las Ventanillas, una estupenda atalaya con preciosas vistas de Villanueva de la Concepción, la comarca del río Campanillas y, en días claros (no era el caso), el continente africano. Hacia el este, sobresaliendo por encima de las peñas del Torcal, pudimos avistar los picos nevados de Sierra Nevada.


    ventanillas
    Mirador Las Ventanillas
    ventanillas2
    Mirador Las Ventanillas


    2/ Antequera

    Los restos arqueológicos encontrados en los alrededores de la actual Antequera, incluidos los dólmenes, nos dicen que esta zona ha estado habitada desde hace 4.500 años. Una sucesión de pueblos, desde íbero-vascos, romanos, musulmanes... han aportado a la villa un dilatado y rico conjunto monumental.

    TOPÓNIMO: Los romanos llamaron a la ciudad antikaria, que significaría "Ciudad Antigua", pero me atrevo decir que esto no es cierto. Antequera es una voz más antigua, los romanos apenas la cambiaron, la tomaron de una raíz esukérica tal que:
    ANTZ = "similar, semejante" + K = "plural" + ARRI = "piedra" + A = "artículo euskérico".
    ANTZKARRIA > ANTIKARRIA > ANTEKARIA > ANTEQUERA sería "las piedras o rocas semejantes", en alusión al monte de las dos jorobas que domina la depresión antequerana. A este monte se le conoce hoy día como peña de los Enamorados, y en la antigüedad fue un referente para los pueblos nómadas que se movían por la zona.


    Dólmenes de Antequera

    El Sitio de los Dólmenes de Antequera comprende tres monumentos culturales construidos en la edad de Bronce: los dólmenes de Menga y Viera (próximos a la villa: carretera de Málaga, 5) y el dolmen con forma de tholos de El Romeral, ubicado a tres kilómetros de distancia. (Acceso gratuito a los tres).

    Tras la visita al Torcal, partimos de inmediato hacia Antequera. Atravesamos el municipio por el centro histórico y a las afueras, a unos tres kilómetros de distancia, seguimos las indicaciones oportunas para llegar al dolmen de El Romeral, un sepulcro tipo tholos con dos cámaras de planta circular.

    Para visitar los otros dos dólmenes estacionamos el vehículo en el aparcamiento gratuito del Centro de Interpretación. En su interior adquirimos las entradas gratuitas que daban acceso a los monumentos. Visitamos en primer lugar el dolmen Viera, un sepulcro de corredor formado por un largo pasillo segmentado en dos tramos, al final del cual se ubica una cámara cúbica a la que se accede por una pequeña puerta.

    Y a pocos pasos, con la tumba orientada de este a oeste y la puerta enfocando a la peña de los Enamorados (monte antikarria), accedimos al dolmen de Menga, formado por una galería donde un atrio abierto da paso a un segundo tramo de planta rectangular, sostenido por gruesas columnas, que, a modo de corredor, sirve de acceso a la cámara de planta ovalada.




    Centro histórico de Antequera

    Antequera se encuentra en una depresión, separada de la costa malagueña por los montes del Torcal. Precisamente, viniendo del Torcal (calle Jesús) en coche tuvimos una hermosa perspectiva de la parte alta del casco antiguo, presidido por la Alcazaba, la colegiata de Santa María y la sobria iglesia del Carmen.

    Tras la obligada visita a los dólmenes (no cierran a mediodía), pasamos por la calle Carrera, y en el número 13, almorzamos en el restaurante Carrera (exquisito menú casero por 9€). En lo sucesivo, abordamos el centro histórico por la plaza de las Descalzas, jalonada de un palacio, un convento y una iglesia. Vimos el antiguo Pósito (año 1733) y la amurallada plaza del Carmen. A través del Postigo de la Estrella, un estrecho pasaje, nos aupamos a la parte intermedia de la vieja Antequera. Vimos las Termas Romanas desde abajo y nos asomamos al mirador Niña de Antequera, que ofrecía buenas vistas de la iglesia del Carmen y del monte de los Enamorados.

    Finalmente, nos aupamos hasta la plaza de Santa María, uno de los sitios más importantes de Antequera, pues desde ella se accede a la Alcazaba y a la colegiata, y se contempla la mejor panorámica de las Termas Romanas. En un extremo de la plaza, junto al arco de los Gigantes (año 1585), nos asomamos a otro mirador que nos regaló una sorprendente imagen de la parte nueva de la ciudad. Pusimos fin a la visita antequerana en la plaza de San Sebastián, frente a la iglesia del mismo nombre.





    3/ El Caminito del Rey

    Dos poblaciones, Ardales al norte y Álora al sur, comparten el Caminito del Rey, un estrecho sendero construido para el acceso de los obreros hasta la presa Conde de Guadalhorce. Para llegar hasta él desde Antequera, tuvimos que dirigirnos por una carretera comarcal (en buen estado) hasta Valle de Abajalajís. A partir de aquí fue otro cantar: vial estrecho, con baches, mal señalizado y, en el tramo final, con un pronunciado descenso hasta El Chorro, pedanía de Álora asentada junto al embalse, que cuenta con parada de tren, y que se ha convertido en la puerta de entrada para atacar El Caminito del Rey.

    Queríamos ver el alto puente que salva los roquedos de la garganta de Los Gaitanes, pero un guía nos aconsejó que nos desplazáramos a la otra orilla del embalse por la carretera que va al Centro de Interpretación: "desde allí lo veréis mejor", nos dijo. Y eso hicimos. Cruzamos la presa, remontamos la carretera y detuvimos el coche en la cuneta. Ahora sí, pudimos contemplar desde la distancia el angosto desfiladero de Los Gaitanes, con el río Guadalhorce formando una pequeña cascada al fondo, con el puente del Caminito enclavado entre altos roquedos, y con las vías del tren desapareciendo por un túnel excavado en la roca.

    Esta panorámica puso la guinda a una maravillosa jornada. Oscurecía y no teníamos tiempo para indagar por la zona. Tomamos la estrecha carretera que serpenteaba río Guadalhorce abajo, atravesamos Álora y poco despues, por la autovía A-357, llegamos a Málaga.





    Cerrar Ruta 1


ronda Ruta 2: Sierras de Ronda y de las Nieves
Ardales, Ronda, sierra de las Nieves y Casarabona
Tercer día

    Esta ruta discurre por el centro de la provincia de Málaga, entre la capital y Ronda, una de las ciudades más antiguas de España. De regreso a Málaga procedentes de Ronda, pasamos por la agreste sierra de las Nieves, un sorprendente paraje de alta montaña que esconde pueblos de gran belleza y curiosos nombres de origen euskérico.


    ronda ronda
    Puente Nuevo de Ronda


    Ruta

    • Trayectos:
      1/ De Málaga a Ardales.
      2/ De Ardales a Ronda.
      3/ Sierra de las Nieves.
      4/ Casarabona y regreso a Málaga.
    • Alojamiento: Hotel Ibis Centro Málaga.
    • Almuerzo: Restaurante La Taberna, en la plaza del Socorro de Ronda. Raciones exquisitas.
    • Lo mejor:
      - El alcalde de Ardales me recibió en el Ayuntamiento.
      - El centro histórico de Ronda.
      - El mirador del Guarda Forestal, en la sierra de las Nieves.
    • Lo peor:
      - En Ronda, el camino del Albacar estaba cortado por obras. Tuvimos que descender a la Hoya del Tajo en coche.


    1/ Ardales

    Esta ruta comienza en Málaga, desplazándonos hacia el oeste por la autovía A-357, en busca del cauce del Guadalhorce. Para evitar la abrupta sierra de las Nieves y avanzar a buen ritmo, elegimos llegar a Ronda vía Ardales, pueblo serrano asentado bajo una descomunal roca.

    TOPÓNIMO: En la página de Javier Goitia leí un interesante artículo sobre Ardales de Málaga, cuyo topónimo se atribuye inicialmente al árabe ard allah: jardín de Dios, y que él atribuye a la primitiva lengua euskérica que se hablaba en la península Ibérica hace miles de años. Ardales vendría de:
    AR = "piedra, peñasco" + DA/TA(L) = "modelado por corte" + EIS = "promontorio".
    ARTALEIS > ARDALEIS > ARDALES sería "el cerro de la piedra cortada". En España existen nombres similares, la mayor parte de ellos son terrenos cercanos a peñascos. Incluso el fonema ARTA (como en Artajona), estaría emparentado con esta voz.

    Había extraído de la web el artículo que escribió Goitia sobre Ardales, y al llegar al municipio me dirigí al Ayuntamiento. La empleada que me atendió, en cuanto la puse al corriente del motivo de mi visita, avisó de inmediato a Juan Alberto, el alcalde, con el que a continuación mantuve una interesante charla sobre el topónimo de Ardales.


    ardales
    Ardales y su cerro
    ardales2
    Ayuntamiento de Ardales


    2/ Ronda

    Ronda es una de las ciudades más antiguas de España, así reza el folleto que tomé en la oficina de Turismo de la Junta de Andalucía en Málaga. Por ella han pasado muchos pueblos que han dejado su huella, como romanos, árabes y celtas. Sí, sí, aunque suene a risa, el folleto nos explica que los celtas la bautizaron como Arunda. Y yo les recuerdo a los mandamases de la Junta que los celtas pasaron de puntillas por el norte de la península, que apenas realizaron incursiones más al sur de la Meseta y que, por tanto, no fueron ellos quienes dieron nombre a Ronda.

    TOPÓNIMO: El pueblo íbero-vasco que habitaba la península Ibérica hace miles de años sí que dio nombre a la ciudad, y me atrevo a descifrar dicha voz:
    AR = "piedra" + OND = "profundo, fondo" + A = "artículo euskérico".
    ARONDA > RONDA sería sencillamente "la piedra profunda", en alusión a la garganta de la Hoya del Tajo, excavada durante miles de años por el río Guadalevín. La voz OND ha dado origen en castellano a FONDO y HONDO, con una idea de profundidad.
    El nombre de Ronda apenas ha cambiado en milenios, y en España se repite en lugares tan dispares como Arriondas (Asturias), pueblo ubicado junto a un desfiladero del río Sella. Estoy de acuerdo en que es una voz muy antigua, se la dieron los mismos pueblos que bautizaron Ardales, Antequera, Arriate (Arri=piedra + ate=desfiladero) o la sierra de Alcaparain (al norte de Casarabonela).


    Zona nueva y miradores

    Aparcamos el coche en las inmediaciones de la estación de Renfe, y nos movimos a pie por la peatonal carrera Espinel, una zona comercial de primer orden. Pasamos por las plazas de Carmen Abela, del Socorro y de la Merced. Desde esta última, por la ajardinada alameda del Tajo, nos asomamos al mirador de los Reyes Católicos, atalaya ubicada en lo más alto del gigantesco cerro que dio nombre a la ciudad.

    Recorrimos a pie la frontera que separa Ronda del abismo, asomándonos a miradores, descubriendo la plaza de toros, el paseo Blas Infante y, tras rodear el Parador Nacional, admirando el descomunal Puente Nuevo, de 100 metros de altura, con sus robustos arcos clavados en lo más profundo del angosto desfiladero, excavado por el río Guadalevín.




    Centro histórico y Jardines de Cuenca

    La segunda parte de la visita a Ronda transcurrió por el apretado centro histórico, delimitado por los barrancos, el río Guadalevín y la muralla. Iniciamos el recorrido por la calle Armiñán, principal eje vertebrador, y por la calle Tenorio, de fachadas blancas y floridas ventanas. Vimos iglesias, la casa de San Juan Bosco y la plaza María Auxiliadora, que cuenta con un mirador y con un camino (estaba cortado por obras) que descendía hasta el Arco del Cristo (espléndido mirador del puente Nuevo).

    El centro histórico nos deparó gratas sorpresas: plaza Pedro P. Clotet; plaza Mondragón, que acoge el palacio homónimo; plaza Duquesa Parcent, donde se alza el Ayuntamiento, la iglesia de Sta. María la Mayor y el convento de Santa Isabel... En la parte baja recorrimos varios tramos de la vieja muralla, en la intermedia nos acercamos hasta la Casa del Gigante, nazarí del siglo XIV, y de vuelta al río, admiramos el palacio de los Marqueses de Salvatierra y la puerta de Felipe V.

    Cruzamos el río Guadalevín por el puente Nuevo, que nos brindó nuevas vistas del puente de San Miguel (situado a un nivel más bajo) y de los baños árabes. A partir de aquí iniciamos el ascenso por las escaleras de los Jardines de Cuenca, que de tanto en tanto, nos regalaban hermosas vistas del puente Nuevo y del Tajo. Llegados a la parte nueva de Ronda, almorzamos a base de excelentes raciones en el restaurante La Taberna, sito en la plaza del Socorro.




    Hoya del Tajo y Acueducto Romano

    El camino que conduce al mirador del Arco del Cristo estaba cerrado por obras, así que después de almorzar subimos al coche y descendimos a la Hoya del Tajo por un estrecho camino empedrado que partía de la plaza Ruedo Alameda, en el casco viejo. El camino era de ida y vuelta y en la mayoría de los tramos sólo cabía un coche.

    Llegados al aparcamiento ascendimos a pie por una senda, hasta un improvisado mirador que nos brindó esa imagen idílica del Puente Nuevo y de la pared rocosa, la que aparece en todas las fotos y postales como carta de presentación de Ronda.

    De regreso a la plaza Ruedo Alameda, contemplamos la parte que nos quedaba de la muralla, la que acoge la monumental puerta de Carlos V y la iglesia del Espíritu Santo. Cruzamos Ronda de punta a punta y llegados a las afueras (avenida de Málaga), tomamos la carretera A-366 en dirección a El Burgo. A los pocos kilómetros nos detuvimos en la cuneta para admirar los restos del Acueducto Romano, construcción que hace dos mil años llevaba agua fresca a la ciudad.





    3/ Sierra de las Nieves

    La comarca de la Sierra de las Nieves, compuesta por nueve municipios, se inscribe dentro del Parque Natural del mismo nombre, declarado Reserva de la Biosfera. La carretera A-366 recorre la comarca, en nuestro caso de oeste a oeste.


    Mirador del Guarda Forestal

    La primera parada en la ruta fue en el puerto del Viento, a 1.190 metros de altitud. El descenso del puerto nos permitió observar el paisaje cambiante de la sierra, desforestado en los primeros kilómetros y poblado de impenetrables bosques de pinos posteriormente.

    Fue en la zona forestal, Reserva Natural, cuando alcanzamos el aparcamiento del mirador del Guarda Forestal. Un camino bien señalizado, empedrado y de forma circular, recorría el peñasco-mirador. En la parte más alta se podía ver el manto forestal que cubría las cimas del Parque Natural Sierra de las Nieves, que, pese a hallarnos a primeros de enero, no estaban cubiertas de nieve. A la izquierda avistamos también El Burgo, uno de los pueblos blancos de la ruta.




    Casarabona

    Las distancias entre los pueblos de la sierra ronda los 10 kilómetros: El Burgo->Yunquera->Alozaina->Casarabona. El hecho de circular por una carretera de montaña, con puertos y muchas curvas, ralentizó nuestra llegada al último de ellos, Casarabona. Desparramado a los pies de la sierra Alcaparáin (de ejemplar topónimo euskérico), gracias a su brillante arquitectura de fachadas blancas y calle empedradas, está catalogado como uno de los más bonitos de la sierra.

    Estacionamos el vehículo a la derecha de la carretera (impensable aparcarlo en las estrechas y empinadas callejuelas) e iniciamos la visita a pie, que nos llevó poco más de media hora. En ese tiempo recorrimos bonitas calles adornadas con flores, vimos la ermita de la Vera Cruz; la plaza Mayor o de Casarabona, con sus caños y su iglesia; y el Ayuntamiento, ubicado junto a un mirador. Fue un placer callejear por el pueblo al ocaso. Porque en Málaga, a principios de enero, debemos tener en cuenta que anochece sobre las seis de la tarde. Llegamos a la capital siendo noche cerrada.





    Cerrar Ruta 2


frigiliana Ruta 3: La Axarquía
Cueva de Nerja, Nerja y Frigiliana. Más Motril (Granada)
Cuarto día

    Esta ruta nos lleva al este de la provincia, muy cerca de tierras granadinas. En la costa veremos la cueva de Nerja y el centro de Nerja, villa donde descubriremos vestigios de la mítica serie "Verano Azul". Y a los pies de sierra Tejeda, nos auparemos hasta Frigiliana, uno de los pueblos más hermosos de la Axarquía.


    axarquia frigiliana
    Frigiliana


    Ruta

    • Trayectos:
      1/ De Málaga a la cueva de Nerja y Nerja.
      2/ De Nerja a Frigiliana.
      3/ De Frigiliana a Motril (Granada).
      4/ De Motril a Málaga.
    • Alojamiento: Hotel Ibis Centro Málaga.
    • Almuerzo: Hotel Restaurante Estrella del Mar, en la playa de Motril.
    • Lo mejor:
      - Reunirme con algunos miembros de mi familia granadina.
      - La impresionante cueva de Nerja, donde además, entramos gratis.
      - Frigiliana, uno de los pueblos más bellos de España.
    • Lo peor:
      - Pasé poco tiempo con la familia.


    1/ Nerja

    En el extremo más oriental de la Costa del Sol, asomada al mar Mediterráneo, se encuentra Nerja, villa que se ha hecho famosa por dos motivos: el descubrimiento de la Cueva y la serie Verano Azul. Hoy día, como pudimos comprobar, es un enclave residencial de primer orden para jubilados europeos que huyen de las gélidas temperaturas que asolan el continente en invierno. Cientos de casas agrupadas en urbanizaciones se expanden por las laderas de las montañas, fruto de la especulación inmobiliaria. Es una visión poco grata, que ha inflado los bolsillos de muchos granujas.


    Cueva de Nerja

    La cueva de Nerja alberga uno de los conjuntos de arte rupestre más amplio y antiguo del mundo, pero las visitas al público no llegan a estas salas. El visitante corriente se ha de contentar con recorrer las dos salas de la Galería Turística: la Sala de Belén y la Sala del Cataclismo, suficientes para captar la grandiosidad y la importancia que tuvo este lugar en el pasado.

    Dos días antes de la visita a la cueva, en el hotel, habíamos reservado las entradas a coste cero (por ser de los primeros 40 nos salió gratis). El único requisito radicaba en presentarse en recepción a las 9,30 horas oara iniciar el recorrido en el primer grupo guiado de la mañana; y eso hicimos. Desayunamos pronto en el hotel, montamos en el coche y partimos ipso facto hacia Nerja por la autovía A-7. Llegamos al aparcamiento con media hora de adelanto.

    Junto a la entrada de la cueva vimos el monumento dedicado a los seis chicos que descubrieron la cueva en enero de 1959. Y franqueada la puerta de entrada, una vez descendimos al interior de este majestuoso paisaje subterráneo, admiramos boquiabiertos la belleza del lugar. Recorrimos las pasarelas de la Galería Turística tras los pasos del guía, formando un grupo de unas veinte personas, casi en penumbra, con la cavidad tenuemente iluminada por focos. En la Sala de Belén, la primera que pisamos, comprobé que la cámara del móvil no iba a sacar partido de la belleza que me rodeaba. En la siguiente sala, la del Cataclismo, de proporciones abismales, confirmé este hecho. La cámara réflex resultó ideal para retratar estalactitas, cavidades y hermosos rincones de este mundo subterráneo.




    Centro de Nerja

    Tardamos veinte minutos en llegar al centro de Nerja por la carretera de la costa, un vial que muy pronto se convirtió en divisorio de interminables urbanizaciones repletas de casas y más casas blancas. El boom inmobiliario de Nerja parecía no tener fin. Seguimos las indicaciones oportunas para llegar al Balcón de Europa, principal atractivo de la ciudad, y llegados a la plaza de España, ante la imposibilidad de estacionar el coche en la calle, decidimos dejarlo en el parking subterráneo de dicha plaza.

    Estábamos en el corazón de Nerja. A través del pórtico del Ayuntamiento, con parada obligada en la oficina de turismo, fuimos a parar a la iglesia de El Salvador, del siglo XVII. Junto a ella comenzaba el conocido Balcón de Europa, un largo paseo que se asoma al mar Mediterráneo y que antaño acogiera un castillo del siglo IX (pudimos ver algunos cañones orientados al mar). Desde el mirador contemplamos una impresionante panorámica de la costa y la sierra próxima. Bajo el Balcón, colocado en la playa de Calahonda, vimos la estatua dedicada al personaje de Chanquete, principal protagonista de la serie televisiva "Verano Azul".

    Caminando por calles peatonales y otras que no lo eran tanto, llegamos al parque Verano Azul, que hizo las delicias de mi hija, y donde encontramos a "La Dorada", o el Barco de Chanquete, que también apareciera en la citada serie televisiva. Aquí pusimos punto final a Nerja. Frigiliana, uno de estos pueblos blancos que caracterizan a la Axarquía, nos aguardaba.




    2/ Frigiliana

    TOPÓNIMO DE AXARQUÍA: Nos dicen los libros que Axarquía es palabra árabe, vendría a significar algo así como "el lugar por donde sale el sol". Pero claro, si tenemos en cuenta que al este de esta hermosa comarca se encuentran las provincias de Granada y Almería (situadas todavía más al este), dudo que el topónimo se lo hayan dado los musulmanes. Yo le asignaría un origen euskérico:
    AIX = "roca, peña" + AR = "piedra, pedregoso" + K = "plural" + A = "artículo".
    AIXARKA > AXARKIA (con metátesis a-i) vendría a decir "las montañas con cerros rocosos".
    Si algo caracteriza a esta comarca son las sierras Tejeda-Almijara-Alhama (Parque Natural), altivas, escarpadas, con picos que superan los dos mil metros de altitud. Lo del sol que sale por el este es un cuento chino, o árabe.

    Frigiliana es uno de estos pueblos blancos que tanto se asocian a la Andalucía árabe (aunque su nombre también vendría del íbero-vasco), de pueblos blancos, encalados; de calles impolutas y fachadas repletas de maceteros recargados de flores y plantas. Es uno de los pueblos más bonitos de España. Caminando por sus miradores, callejuelas y callejas pude comprobar que están en lo cierto. La ciudad cuenta con un buen puñado de edificios históricos: los Reales Pósitos, la Casa del Ingenio, la Casa del Apero..., y rincones como la fuente de las Tres Culturas y el callejón de las Ánimas, muy apartados del circuito turístico. Por eso os aconsejo que paséis por la oficina de turismo (Casa del Apero) y os aprovisionéis de un mapa. Allí os marcarán una interesante ruta circular por el pueblo.


    Frigiliana desde la Casa del Apero Casa del Apero Casa del Ingenio (siglo XVI) Reales Pósitos (año 1767) Calle Hernando el Darra Calle Amargura Mirador calle Peñón Calle Alta Calle El Garral Fuente de las Tres Culturas Callejón de las Ánimas Iglesia S. Antonio de Padua Calle Real




    3/ Motril (Granada)

    Este espacio lo dedico a mi familia granadina: a mi tía Paqui, a mi prima Manoli y a mi primo Carlos, personas maravillosas y ejemplares, con los que compartimos un rico y sorprendente almuerzo (mi tía no sabía que iba a verla), además de una apacible tarde en la playa de Motril. Los encuentros esporádicos suscitan alegrías y también tristeza, en función de cuando llegas y cuando marchas. Debemos pensar que las distancias son quebrantables, barreras franqueables; sólo así propiciaremos estos encuentros deseados.

    Los recuerdos del pasado, alegres, entrañables, melancólicos..., nos embriagó a todos y nos recordó que el paso del tiempo es inexorable. Quiero pensar que las distancias son cortas, más de lo que uno imagina, por eso creo en un feliz reencuentro. Aquí o allí. ¡Familia!, desde Barcelona os mando cientos de abrazos y un saco de besos.





    Cerrar Ruta 3


malaga2 Málaga 2 (Pablo Picasso)
Mercado Atarazanas, Museo Picasso y Casa Natal de Picasso
Quinto día

    El último día lo dedicamos nuevamente a recorrer el casco histórico de Málaga. Vimos rincones al oeste de la calle Larios, como el mercado de las Atarazanas, y dos museos al este de dicha calle: el Picasso y el de la Casa Natal del genial pintor, sito en la plaza de la Merced.


    malaga2 malaga2
    Estatua de Pablo Picasso


    Ruta

    • Trayectos:
      1/ Tren: de Málaga-Alameda al aeropuerto.
      2/ Avión: De Málaga a Barcelona El Prat.
    • Alojamiento: Hotel Ibis Centro Málaga.
    • Almuerzo: Taberna Casa Lola, en la calle Granada.
    • Lo mejor:
      - El Museo Picasso, con audioguía.
      - La Casa Natal de Picasso.
      - Casa Lola, genial taberna ubicada en el corazón del centro histórico.
    • Lo peor:
      - No dejaban tomar fotos en el Museo Picasso.


    1/ La Málaga de Picasso

    El último día de viaje lo dedicamos nuevamente a la ciudad de Málaga. En el apretado centro histórico vimos algunos edificios que se nos habían quedado en el tintero, como el mercado de las Atarazanas, con su vidriera multicolor presidiendo una de las entradas, y el bullicio propio de estos lugares en su interior. Pasamos también por la comercial calle Larios, poco concurrida a esas prontas horas de la mañana.

    Pero el plato fuerte del día nos lo servimos en forma de museos y de una genial figura: Pablo Picasso, que si bien nació en Málaga, muy pronto emigró para abrirse camino en su profesión. Barcelona, París, Aviñón, pirineo catalán inspiraron al carismático pintor. A lo largo de su vida fueron pocas las ocasiones en que regresó a su ciudad natal, no obstante, Málaga siempre lo ha acogido como a su hijo pródigo, dedicándole plazas, estatuas y dos museos: el Picasso y el de la Casa Natal, edificios que nosotros visitamos a primera hora de la mañana.





    2/ Regreso a casa

    Por la tarde, tras zamparnos un maravilloso almuerzo a base de exquisitas raciones en otra genial casa de Málaga: taberna Casa Lola (ubicada en la calle Granada), pasamos por el hotel, recogimos los bártulos y marchamos al aeropuerto en el tren de cercanías que recorre la costa. A las seis de la tarde volábamos hacia Barcelona, y desde el aire disfrutamos de una magnífica panorámica de Sierra Nevada, con sus cimas nevadas.


    alameda
    Estación Alameda
    aeropuerto
    Aeropuerto de Málaga
    sierranevada2
    Sierra Nevada



    Cerrar Málaga 2










© www.josecanovas.com