José Cánovas
Viajero








(Publicidad)

Cantábrico occid.

Menú Noroeste

GALICIA

Rías Bajas Coruña y Santiago Explorerail

ASTURIAS

Asturias oriental España en bus

Rutas por España

Periodo 2010-2019

Galicia
Rías Bajas
Coruña y Santiago

Asturias
Asturias oriental

Cantabria
Rutas por Cantabria
Sur de Cantabria

Castilla y León
Ciudad de Soria
Norte de Soria
Salamanca y Gredos
Picos de Europa
Aguilar de Campoo
Sur del Duero

Aragón
Ciudad de Teruel
Albarracín II
Valle del Jalón
Ruta del Vero

Cataluña
El Priorat
Tarragona
Centro de Osona
Pla del Estany
Baix Empordà
Costa Brava sur
Mont-rebei
Este de Osona
Delta del Ebro

Extremadura
De Gredos a Mérida

Com. de Madrid
Aranjuez y Chinchón
Alcalá de Henares

Castilla-La Mancha
Sierra Guadalajara
Alto Tajo
Las Serranías
Toledo y provincia
Riópar (Albacete)
Guadalajara
Ruta del Quijote

Com. Valenciana
Prov. Castellón
Peñíscola
Elche y Villena

Región de Murcia
Rutas por Murcia

Baleares
Mallorca III
Ibiza

Andalucía
Sierra de Cazorla

Periodo 2000-2009

País Vasco
Costa vizcaína
Vitoria y Rioja alavesa

Navarra
Norte de Navarra

La Rioja
Rutas por La Rioja

Castilla y León
El Bierzo y CyL norte
Segovia y Ávila
Atapuerca y Burgos
Sanabria y el Duero

Aragón
Matarraña
Sos del Rey Católico
Teruel y Cella
Monasterio de Piedra
Albarracín
Alquézar y Loarre

Cataluña
Ruta de Dalí
Castillos de Lérida

Com. de Madrid
Madrid Exprés

Castilla-La Mancha
Cuenca y Serranía

Com. Valenciana
Morella
Costa valenciana

Baleares
Menorca
Mallorca II

Andalucía
Prov. de Granada
Sevilla Exprés

Canarias
Lanzarote
La Gomera
Tenerife

Periodo 1990-1999

Sur de Navarra San Sebastián Mallorca. El Arenal



(Publicidad)

Los Pirineos


Escapadas por


Va de trenes



Galicia



Rías Bajas

Las Rías Bajas o Baixas son exclusivas del suroeste de Galicia. Comienzan en la provincia de A Coruña: ría de Corcubión, ría de Muros y costa norte de la ría de Arousa, y prosiguen por el litoral de Pontevedra (sur de Arousa, ría de Pontevedra y ría de Vigo), finalizando en el estuario del Miño, río que en su parte final hace frontera con Portugal.


Pontevedra
Ría de Pontevedra
gaviota
Bateas de O Grove

Consejos e información útil

Estas son mis recomendaciones para disfrutar de cuatro días en las Rías Bajas:

  • La fórmula avión + coche de alquiler es ideal si se quiere explorar la región con comodidad.
  • Si viajáis en temporada baja, como fue mi caso, ganaréis tiempo en las visitas, porque no encontraréis turistas. En Tui, por ejemplo, visitamos la catedral-fortaleza en solitario y en los molinos del Folón sólo nos topamos con dos senderistas.
  • Pontevedra es ideal para alojaros, emplazada en el corazón de las Rías Bajas, muy cerca del aeropuerto de Vigo.
  • Si vais con niños pequeños, pensad que podréis alquilar la sillita para el coche a un precio razonable (a nosotros nos costó 50€ los cuatro días).
  • En función de los días que dispongáis, visitad una ría por jornada.
  • Si queréis realizar una excursión en barco a una batea, que incluya vino y mejillones a destajo, acercaos a O Grove, en la ría de Arousa. Si viajáis fuera de temporada, planificad la excursión para el fin de semana y presentaos en el puerto antes de las doce.
  • Si queréis probar buenas ostras, tenéis que ir a Arcade, en la ría de Vigo.
  • La senda de los molinos de Meis, junto al río Armenteira, es apta para realizarla con cochecitos de bebé, incluso hay aseos limpios en la ruta.
  • Si sois creyentes, encomendaos al apostol Santiago para que ahuyente los temporales, y si no lo sois, buscad un trébol de cuatro hojas para que os dé suerte.
  • No olvidéis el paraguas. En Galicia es imprescindible.

Mapa completo de las Rías Bajas


rias bajas


Etapas y rutas del viaje



riavigo Ruta 1: Ría de Vigo

Vigo, Cangas de Morrazo y Baiona
Primer día

    La ría de Vigo tiene una longitud de treinta kilómetros y es la más septentrional de las rías pontevedresas. Como sus vecinas del norte, se estira de suroeste a noreste, desde Baiona hasta la ensenada de San Simón. Sus poblaciones más importantes son Vigo, Baiona, Cangas de Morrazo, Moaña y Redondela.


    Ría de Vigo cangas
    Cangas de Morrazo



    Ruta

    • Trayectos: Avión Barcelona-Vigo (i/v) y coche de alquiler.
      1/ Del aeropuerto a Vigo.
      2/ Travesía en barco entre Vigo y Cangas (i/v).
      3/ De Vigo a Baiona.
      4/ De Baiona a Pontevedra.
    • Alojamiento: Hotel Room de Pontevedra.
    • Lo mejor:
      - Navegar por la ría de Vigo.
      - El restaurante La Codorniz, en el puerto de Vigo. Buena relación calidad-precio.
      - Baiona: el parador y el casco antiguo.
    • Lo peor:
      - Aparcar en Vigo. El párking subterráneo nos costó más de 9€.

    1/ Vigo y Cangas

    Este viaje de cuatro días comienza en el aeropuerto Peinador de Vigo. De buena mañana, tras montar en el coche de alquiler que habíamos reservado, partimos hacia Vigo, la ciudad más grande de Galicia, por delante de A Coruña. En el centro histórico es muy complicado estacionar, por lo que os recomiendo que dejéis el coche en un aparcamiento subterráneo. Nosotros lo aparcamos al inicio de la rúa Príncipe, avenida peatonal próxima al centro histórico.


    Vuelo
    Vuelo Barcelona-Vigo

    Caminando por la calle Príncipe enfilamos hacia la céntrica plaza del Sol, la antigua puerta de la muralla. Admiramos algunos edificios emblemáticos y luego penetramos en el casco viejo para contemplar la plaza de la Constitución. A través de calles peatonales descendimos hasta el puerto deportivo y a las doce y media cruzamos en ferry la ría de Vigo hasta la vecina Cangas.

    Nota: El barco une Vigo con Cangas (y viceversa) cada media hora. El trayecto dura unos veinte minutos, cuesta 2,5€ y regala exquisitas vistas de la ría, con el puente colgante de Rande al este y las islas Cíes al oeste. A finales de invierno, aunque luzca el sol, es conveniente portar ropa de abrigo para combatir el aire frío que se cuela por el centro de la ría.

    Atracamos en el puerto de Cangas tras la fantástica travesía y, sin perder un segundo, recorrimos a pie este bonito pueblo de la comarca del Morrazo. ¿Qué debéis ver en el casco histórico de Cangas? La plaza de abastos, la capilla del Hospital (año 1711), la excolegiata de Santiago..., aunque lo mejor fue caminar sin prisa por el paseo marítimo. Regresamos a Vigo en un nuevo ferry, a tiempo de almorzar en un restaurante del puerto, La Codorniz (buena relación calidad-precio).




    2/ Baiona

    Esa tarde, tras la visita a Vigo y Cangas, partimos hacia Baiona por la carretera de la costa. Estacionamos el vehículo en el paseo marítimo, vía que recorrimos a pie para alcanzar la fortaleza de Monterreal, una impresionante fortificación, con tres kilómetros de muralla, situada en la cima de un monte que abarca varias épocas, desde la medieval hasta el renacimiento, y que en la actualidad acoge un Parador Nacional.

    Junto a la fortaleza, por una senda que parte de un parque infantil, podréis ver la tumba del primer indígena americano fallecido en Europa. Hacia la bahía, en la playa Ribeira, avistaréis una réplica de la carabela "La Pinta" y si rodeáis el monte, podéis pasear junto al mar por la senda Monte Boi, que os proporcionará buenas sensaciones.

    Otro foco de interés que no debéis perderos se encuentra en el centro histórico, al cual se accede desde el paseo marítimo. A través de estrechas calles empedradas descubriréis numerosas casas señoriales y templos como la ex colegiata de Santa María, del siglo XIII, o la capilla de la Misericordia (s. XVII).

    A última hora de la tarde abandonamos Baiona por la autopista AG-57 (de pago) y en media hora, tras incorporarnos a la AP-9 (de pago) y cruzar la ría de Vigo por el puente de Rande, arribamos a Pontevedra, a tiempo de instalarnos en el hotel Room.





    Cerrar Ría de Vigo


riapontevedra Ruta 2: Ría de Pontevedra

Pontevedra, Combarro, Poio, Armenteira y molinos de Meis
Segundo día

    La ría de Pontevedra, ubicada entre las rías de Vigo y Arousa, destaca por la playas de Sansenxo, por los hórreos de Combarro, uno de los pueblos marineros más bonitos de Galicia, y por supuesto, por la entrañable y acogedora ciudad de Pontevedra, erigida al final de la ría, donde el río Lérez se funde con el mar.


    Ría de Pontevedra A Granxa
    Mirador de A Granxa



    Ruta

    • Trayectos:
      1/ Ciudad de Pontevedra.
      2/ De Pontevedra a Combarro, mirador de A Granxa y mirador de Samieira.
      3/ Meis: Armenteira y molinos de Meis.
    • Alojamiento: Hotel Room de Pontevedra.
    • Lo mejor:
      - El casco histórico de Pontevedra.
      - Los hórreos de Combarro.
      - La ruta de la Piedra y el Agua, junto al río Armenteira.
    • Lo peor:
      - Mañana lluviosa y desapacible en Pontevedra.

    1/ Pontevedra

    La entrañable Pontevedra nos acogió durante cuatro noches. La proximidad del hotel al casco histórico nos permitió cenar en lugares maravillosos, probando la rica gastronomía gallega: buena carne de ternera en el Pepita Burguer, exquisito pulpo y vieira asada en el restaurante O Pulpeiro, pulpo a Feira en el restaurante Carabela...

    El casco viejo de Pontevedra se recorre en una mañana de forma pausada. A nosotros nos acompañó una lluvia fina que no llegó ser molesta. Comenzamos en la plaza de la Ferraría, que acoge la iglesia de San Francisco y el santuario de la virgen Peregrina, y a través de estrechas callejuelas fuimos conociendo el rico patrimonio artístico de la ciudad: las ruinas de Santo Domingo, la basílica de Santa María, el palacio de los Mendoza (oficina de turismo), la casa donde vivió el novelista Ramón del Valle-Inclán... Visitamos también el mercado de Abastos, junto al río Lérez, y las plazas de Teucro, Curros Enríquez, Méndez Núñez y de la Leña, quizá la más bonita de la ciudad.




    2/ Ría de Pontevedra

    Por la tarde, tras el almuerzo hamburguesero a base de rica ternera gallega en Pontevedra, partimos hacia Poio bordeando la costa norte de la ría por la PO-308. Nos detuvimos en el monasterio de Poio, un conjunto arquitectónico de gran belleza iniciado en el año 942 y a continuación, en el mismo municipio, nos acercamos a la ría para recorrer a pie Combarro, aldea de raíces marineras sembrada de curiosos hórreos (más de 30) que se asoman al mar. El pueblo contiene pequeñas plazas con encanto y humildes casas marineras con balcones de gusto barroco, inspiradas en la arquitectura de los pazos.

    Continuando por la carretera PO-308 en dirección a Sanxenxo, se encuentra el mirador de A Granxa, que ofrece un vista privilegiada de la ría de Pontevedra, con las bateas en primer término, y por la carretera que conduce a Armenteira existe otro brillante mirador, el de Samieira, que ofrece la mejor vista de la ría, de las bateas y la isla de Tambo. El mirador cuenta con un arco románico proveniente de las ruinas de una antigua ermita.



    3/ Armenteira y molinos de Meis

    La última visita de la tarde la dedicamos al concejo de Meis, e iniciamos la ruta por el monasterio de Sta. María de Armenteira, fundado en el siglo XII en un bello entorno dominado por el agua. El monasterio forma parte de la ruta de la Piedra y el Agua, un sendero (PR-G170) que sigue el curso del río Armenteira hasta su unión con el río Umia.

    En la parte intermedia del sendero PR-G170, junto a la rotonda de Barrantes (autovía VRG-4.1), se encuentra el parking que da acceso a la ruta de los Molinos de Meis. La senda, apta para realizarla con cochecitos de bebé, discurre junto al río Armenteira y nos muestra una serie de antiguos molinos de piedra. Pasaréis junto a acequias, veréis lavaderos y cruzaréis puentes de madera para alcanzar la aldea Labrega, un merendero con zona de juegos donde podréis iniciar el camino de vuelta.





    Cerrar Ría Pontevedra


ria arousa Ruta 3: Ría de Arousa

O Grove, Cambados, isla de Arousa y ruta de río Umia
Tercer día

    La ría de Arousa es la más amplia de cuantas componen las Rías Bajas. Está dividida entre las provincias de A Coruña, al norte, y Pontevedra, al sur. En este viaje describiré algunos rincones del litoral pontevedrés, que tienen como plato fuerte O Grove, Cambados y una ruta a pie por el río Munia.


    Ría de Arousa Batea
    Batea en O Grove



    Ruta

    • Trayectos:
      1/ De Pontevedra a playa Major.
      2/ O Grove y batea por la ría.
      3/ Cambados e isla de Arousa.
      4/ Ruta del río Umia.
    • Alojamiento: Hotel Room de Pontevedra.
    • Lo mejor:
      - La solitaria playa Major.
      - Mejillones a destajo y buen vino albariño en la excursión a la batea.
      - Agradable paseo junto al río Umia.
      - Exquisita cena en el restaurante O Pulpeiro de Pontevedra.

    1/ O Grove y las bateas

    Dedicamos el tercer día de viaje a la ría de Arousa. Para llegar hasta ella desde Pontevedra seguimos la costa norte de la ría de Pontevedra por la carretera PO-308. A la altura de la isla de Ons hicimos un alto en el camino para asomarnos a la amplia playa Major, cuya arena, blanca y fina, está protegida por un bosquete de pinos.

    Continuamos por la PO-308 hasta el istmo de O Grove y a partir de este punto penetramos en la península homónima por la PO-316. Al norte, frente a la isla de A Toxa (La Toja), alcanzamos O Grove, pueblo pesquero que se asoma a la ría de Arousa. A las doce del mediodía salía una excursión a las bateas de la ría y pudimos embarcar a tiempo. El catamarán circunnavegó la isla de A Toxa en una hora y cuarto. Durante la travesía, aparte de atiborrarnos de mejillones al vapor, refrescos y vino albariño, tuvimos la oportunidad de ver de cerca una batea de cultivos marinos, principalmente de mejillones y ostras.




    2/ Cambados, isla de Arousa y ruta del río Umia

    Tras el festín mejillonero en O Grove, continuamos la excursión por la ría de Arousa. A través de la autovía VRG-4.1 llegamos a Cambados, villa marinera famosa por sus pazos y sus casas señoriales de los siglos XVII y XVIII. Un paseo por el pueblo debe incluir la iglesia de Santa María y la plaza de Fefiñans, que acoge el bonito pazo del mismo nombre.

    La siguiente parada del día nos condujo hasta el corazón de la ría, lugar que ocupa la isla de Arousa. Llegamos a ella a través de un largo puente. En la isla no hay mucho que ver, al menos en invierno, porque en verano sí es aconsejable disfrutar de playas como las que visitamos: Cabodeiro.

    La última etapa del día, más tranquila y sosegada, nos llevó tierra adentro, hasta el cauce del río Umia en Ponte Arnelas. Estacionamos el vehículo muy cerca del puente e iniciamos la ruta por el margen derecho del río, por un tramo llano y apto para cochecitos de bebé. Aquí no encontraremos molinos, ni lavaderos, ni cascadas, pero os aseguro que hallaréis mucha paz paseando junto a las mansas aguas del río, que cuenta con buenas playas.





    Cerrar Ría Arousa


Tui Ruta 4: Bajo Miño

Tui, Valença do Minho, Molinos del Folón y A Guarda
Cuarto día

    El Bajo Miño ocupa un área muy bien definida, abarca desde el estuario (desembocadura) hasta la provincia de Orense. La orilla norte pertenece a la provincia de Pontevedra y la sur a la vecina Portugal.


    Bajo Miño Tui
    Tui desde Portugal



    Ruta

    • Trayectos:
      1/ De Pontevedra a Tui.
      2/ Valença do Minho (Portugal).
      3/ Ruta de los molinos del Folón y del Picón (O Rosal).
      4/ Monte Santa Trega (A guarda).
    • Alojamiento: Hotel Room de Pontevedra.
    • Lo mejor:
      - La catedral de Tui.
      - La fortaleza de Valença.
      - La excursión a los molinos del Folón.
      - Las vistas de Portuagal y el río Miño desde el monte de Santa Trega.
    • Lo peor:
      - Era lunes por la mañana y la oficina de turismo de Tui estaba cerrada ¿?.
      - Camino muy tortuoso para llegar a los molinos del Folón.

    1/ Tui y Valença do Minho

    Esta ruta también comienza en Pontevedra. Avanzamos siempore en dirección sur, primeramente por la autopista de peaje AP-9 y, a partir de Vigo, de forma gratuita por la A-55, autovía que concluye en Tui. Tui se encuentra en la orilla norte del Miño, junto a la frontera portuguesa, y está declarada Conjunto Histórico-Artístico. Estacionamos el vehículo muy cerca del centro, lo que nos permitió realizar la visita al casco viejo con total comodidad. Visitamos en solitario la catedral-fortaleza, una construcción de estilo románico, que nos brindó una bella panorámica de la ciudad, el río Miño y Valença do Minho. A continuación callejeamos algremente para descubrir antiguas sinagogas, conventos, capillas y los restos de la muralla Fernandina.

    A mediodía, partimos de Tui por el puente internacional de hierro para penetrar en Valença do Minho (Portugal). Si queréis saber más sobre el puente y Valença, clicad aquí.




    2/ Ruta de los molinos del Folón

    No fue sencillo dar con el aparcamiento de los molinos, en el municipio de O Rosal. Desde Tui seguimos el río Miño hacia su desembocadura por la carretera PO-552 y en O Rosal, tuvimos que zigzaguear por una estrecha carretera que ascendía por la montaña, entre cruceiros y casas desperdigadas por aquí y por allá.

    Los molinos del Folón y Picón, declarados Bien de Interés Cultural, son un conjunto etnográfico de más de sesenta molinos. Una senda circular, la PR-G94, de dificultad baja, une las dos vertientes de la montaña que alojan los molinos. Yo únicamente realicé la parte correspondiente al valle del río Folón (45 minutos ida y vuelta), lo que me permitió contemplar la mitad de los molinos. En la parte más alta del recorrido, de gran belleza paisajística, disfrutaréis con la visión de los molinos, rodeados de espumosos torrentes y cascadas, así como del estuario del Miño. Si tenéis tiempo os recomiendo que completéis el circuito para ver los molinos del Picón.




    3/ Monte Santa Trega (A Guarda)

    Tras la excursión a los molinos del Folón, reanudamos nuestro circuito por el Bajo Miño cubriendo en coche los seis kilómetros que nos separaban de A Guarda, la población más meridional de la pronvincia de Pontevedra.

    A tres kilómetros de A Guarda, iniciamos el ascenso al monte de Santa Trega (Tecla), que acoge el castro homónimo, uno de los sitios arqueológicos más importantes de Galicia. La ciudad fue habitada en el siglo VI por un pueblo céltico, si bien, años después, los romanos también recalaran en ella.

    En lo alto del monte, a más de 300 metros de altitud, existe uno de los miradores más sorprendentes de Galicia. Mereció la pena auparnos hasta él con el coche para disfrutar de una fenomenal vista del estuario del Miño. En la orilla sur del río, perteneciente a Portugal, avistamos Caminha, bonita villa ubicada junto a la desembocadura del río más largo y caudaloso de Galicia, y hacia el oeste disfrutamos con unas maravillosa panorámica de A Guarda y la costa atlántica. En el mirador encontraréis un cruceiro, una ermita, restos de un castro ibérico y un restaurante panorámico.





    Cerrar Bajo Miño


vuelo Regreso a Barcelona

De Pontevedra al aeropuerto Peinador de Vigo
Quinto día

    El quinto día, a primera hora de la mañana, cargamos las maletas en el coche y partimos ipso facto de Pontevedra hacia el aeropuerto Peinador de Vigo. Para no perder tiempo, en un día laborable, fue primordial tomar la autopista AP-9.


    Peinador vuelo
    Cordillera cantábrica desde el avión



    Ruta

    • Trayectos:
      1/ De Pontevedra al aeropuerto Peinador de Vigo.
      2/ Vuelo Vigo-Barcelona El Prat.
    • Alojamiento: Hotel Room de Pontevedra.
    • Lo mejor:
      - Exquisita panorámica de la cordillera cantábrica y de los Pirineos.

    En algunas ocasiones, cuando vuelas en la parte posterior del avión y puedes evitar el ala, si el tiempo acompaña y el cristal está limpio, se puede disfrutar de unas magníficas vistas de todo lo que se cuece unos miles de metros más abajo.

    En esta ocasión, nos sentamos en el lado izquierdo del aeroplano y pudimos deleitarnos con una bella panorámica de la cordillera Cantábrica y los Pirineos, con las cimas cubiertas de un manto blanco.


    vuelo
    Vuelo Vigo-Barcelona
    vuelo
    Cordillera cantábrica

    vuelo
    Los Pirineos
    vuelo
    Los Pirineos


    Cerrar quinto día











Galicia



A Coruña y Santiago

Un billete de avión y el eficiente servicio de trenes regionales entre La Coruña y Santiago fue la mejor tarjeta de visita para recorrer dos de las principales ciudades gallegas en un fin de semana. Partir en febrero, a merced del frío y de la lluvia, no nos amedrantó y suerte tuvimos de que el elemento líquido no apareciera.


La Coruña Santiago
Catedral de Santiago


Ruta
  • Transportes: Avión Barcelona-Coruña (i/v), autobús aeropuerto y tren Coruña-Santiago (i/v).
  • Alojamiento: Hotel Plaza de La Coruña.
  • Lo mejor:
    - La mariscada que nos metimos en Santiago.
    - El pulpo que almorzamos en La Coruña.
    - Gastronomía aparte; la torre de Hércules, en La Coruña y la catedral de Santiago.
  • Lo peor:
    - La estancia fue corta, dos días, que nos supo a poco.

1/ Viernes: A Coruña

La noche del viernes, nada más aterrizar en el aeropuerto, tomamos un autobús y nos dirigimos al centro de La Coruña. Nos alojamos en el hotel Plaza y esa misma noche, ya dimos buena cuenta de la maravillosa gastronomía gallega, acudiendo a un bar de tapas y probando algunas copas de excelente vino.

TOPÓNIMO: En toponimia ibérica, la voz esukérica GOR tiene dos significados: "rojo", por metátesis gro/gor, y "duro". En la Coruña gallega, como en su homónima burgalesa Coruña del Conde, probablemente estemos hablando de tierra roja, que en euskera se puede traducir por gorri.
La voz "Coruña" está escrita en la lengua que se hablaba en la península hace miles de años, emparentada con el actual euskera; se trata de un peñasco de tonos rojizos y el cambio sería mínimo: GORUÑA > CORUÑA.


hotelplaza
Hotel Plaza


2/ Sábado: Santiago de Compostela

La mañana del sábado montamos en un tren de media distancia y marchamos a Santiago de Compostela con la intención de pasar el día. 2010 era año Jacobeo y, por segunda vez para mí y la primera para Isabel, entramos en la catedral compostelana pasando bajo el umbral de la puerta del Perdón. Rodeados de peregrinos, vimos en funcionamiento el Botafumeiro y admiramos la catedral desde la plaza del Obradoiro.

Galicia cuenta con un marisco de primerísima calidad y son muchos los restaurantes que ofrecen buenas mariscadas. Nosotros elegimos un céntrico local que tenía precios asequibles. El café lo tomamos en el hostal de los Reyes Católicos, uno de los Paradores Nacionales más antiguos de España. A media tarde, antes de regresar a La Coruña, callejeamos por el centro de Santiago, en una ruta que nos permitió contemplar el convento de San Domingos, la plaza de Cervantes, la iglesia de San Francisco y el palacio de Fonseca. También paseamos por el parque Carballeira de Santa Susana, bonito enclave que se postuló como un magnífico mirador de la catedral de Santiago.




3/ Domingo: A Coruña

El último día de viaje, domingo, lo dedicamos por entero a recorrer La Coruña. Por la mañana paseamos por la Ciudad Vieja, por los jardines de San Carlos y, junto al puerto, visitamos el castillo de San Antón.

Por la tarde, tras un rico almuerzo marisquero y pulpero, montamos en el tranvía y nos apeamos frente a la Torre de Hércules, emblemático faro de origen romano que dos mil años después de su construcción todavía ilumina las noches de aquellos marineros que osan desafiar la accidentada y peligrosa Costa de la Muerte. Un agradable paseo por la playa de Riazor, un autobús y un avión de regreso a Barceloa, pusieron fin a un intenso fin de semana.










Asturias



Asturias oriental

Este circuito lo realicé a principios de agosto, en mi coche propio, y abarcó las comarcas orientales de Asturias. El hotel Juansabeli, en las afueras de Arenas de Cabrales, se convirtió en la residencia oficial. Emplazado en el margen derecho del río Cares, su perfecta ubicación nos permitió arribar en poco tiempo a los principales puntos turísticos que habíamos elegido: Gijón, Oviedo, Parque Nacional de los Picos de Europa y costa oriental.


Juansabeli
Hotel Juansabeli. Arenas de Cabrales
ercina
Lago Ercina. Covadonga

Consejos e información útil

Estas son mis recomendaciones para pasar cinco días en Asturias:

  • Nosotros nos movimos en coche propio. Creo que es la mejor opción para descubrir los mejores rincones de Asturias.
  • Si vais a hacer la ruta del Cares hasta Caín (18 km. ida y vuelta), es aconsejable que llevéis líquidos y algo de comer. En agosto, el aparcamiento de Poncebos suele llenarse rápidamente, así que no os durmáis en los laureles. ¡Madrugad!
  • Lo mismo ocurre con el aparcamiento del funicular de Bulnes. Intentad llegar pronto al aparcamiento.
  • En Bulnes vale la pena que realicéis algunas excursiones por las diferentes sendas que rodean la villa.
  • Si os hospedáis en Arenas de Cabrales, os aconsejo que probéis el queso de la zona "cabrales", acompañado de membrillo y sidra.
  • Si queréis subir a los lagos de Covadonga en agosto, tendréis que tomar los autobuses que han fletado a tal fin. Si vais por la mañana no os preocupéis por el almuerzo. En la carretera que une Cangas con Covadonga hallaréis muchos restaurantes donde mover el bigote a buen precio, con un servicio eficiente.
  • La primera parte de este viaje por Asturias transcurrió por tierras de Castilla y León, desde Soria hasta Aguilar de Campoo, etapa que podeís seguir clicando aquí: AGUILAR DE CAMPOO.
  • La segunda etapa, realizada en el mismo día, nos llevó a descubrir el sur de Cantabria, concretamente las comarcas de Alto Campoo y Saja. Esta etapa la podéis seguir clicando aquí: SUR DE CANTABRIA.
  • El último día, de regreso a casa, realizamos una corta etapa por el sector leonés del Parque Nacional de los Picos de Europa. Esta ruta la podéis seguir clicando aquí: PICOS DE EUROPA LEONESES.

Mapa completo del circuito


Asturias


Etapas y rutas del viaje



centro de Asturias Ruta 1: Centro de Asturias

Oviedo, Gijón y mirador del Fito
Primer día

    Esta excursión, que transcurre por el centro de Asturias, está dedicada a las dos ciudades más importantes del principado: Oviedo y Gijón. En la primera, además de recorrer el casco viejo, nos acercamos hasta el monte Naranco para contemplar dos famosas iglesias: San Miguel de Lillo y Sta. María del Naranco. En Gijón, paseamos por la playa de San Lorenzo, y de regreso a Arenas de Cabrales, nos aupamos hasta el mirador del Fito.


    oviedo oviedo
    Sta. Mª del Naranco. Oviedo


    Ruta

    • Trayectos:
      1/ De Arenas de Cabrales a Oviedo.
      2/ De Oviedo a Gijón.
      3/ De Gijón al mirador del Fito.
    • Alojamiento: Hotel Juansabeli en Arenas de Cabrales.
    • Lo mejor:
      - El románico de Oviedo.
      - Fabada de fábula en Oviedo y una buena sidra en el centro de Gijón.
      - Las vistas de la costa asturiana desde El Fito.
    • Lo peor:
      - En Gijón, estacionamos el coche muy retirado del centro.

    1/ Oviedo

    Esta excursión de un día comienza en el hotel Juansabeli, a las afueras de Arenas de Cabrales, población situada a orillas de río Cares donde hemos fijado nuestra residencia en Asturias. Nos dirigmos hacia el oeste del Principado por las carreteras interiores AS-114, N-625 a partir de Cangas de Onís y N-634 entre Arriondas y Oviedo.

    Oviedo, la capital del Principado, se encuentra en el centro de Asturias y cuenta con un rico legado histórico-artístico en el que destacan los vestigios prerrománicos. Su casco viejo, compacto y accesible a pie, se recorre en una mañana. Comenzamos la visita por la catedral, de estilo gótico, y a continuación, caminando por calles peatonales, descubrimos bonitas plazas, como la Corrada del Obispo, que conduce al Ayuntamiento, la plaza del Paraguas, la plaza del Fontán, que acoge un mercado, y la plaza Porlier, rodeada de palacios. Paseamos por el parque de San Francisco, el pulmón verde del centro de Oviedo, contemplamos la bonita fachada del teatro Campoamor y, por último, antes de zamparnos una exquisita fabada, nos fotografiamos junto a la estatua de Woody Allen, el gran hijo predilecto de la ciudad.

    Tras el almuerzo, montamos en el coche y nos dirigimos al cercano monte Naranco para contemplar dos joyas del prerrománico asturiano. La tercera joya, la iglesia de San Julián de los Prados (el mayor templo prerrománico español, del año 842), ya lo vimos anteriormente. Primeramente contemplamos San Miguel de Lillo, templo de reducidas dimensiones levantado en el siglo IX, y unos metros más arriba, a pie de carretera, admiramos la iglesia de Santa María del Naranco, levantada en el siglo IX por orden del rey Ramiro I, obra cimera del arte español.




    2/ Gijón

    Por la tarde nos desplazamos a Gijón, en busca de la brisa marina. Recorrimos la playa de San Lorenzo y luego nos aupamos hasta el cerro de Santa Catalina, un privilegiado observatorio de la ciudad y el mar Cantábrico, que destaca por acoger la obra "Elogio del Horizonte", de Eduardo Chillida. De regreso a la parte baja de la ciudad, pasamos por el animado puerto deportivo y a partir de la plaza del Marqués, donde se alza el palacio de Revillagigedo, penetramos en el casco antiguo. Vimos la plaza Mayor y, muy cerca, en la plaza de Jovellanos, nos tomamos una rica sidra en una terraza.

    TOPÓNIMO: Miguel de Unamuno dijo que Gijón provenía del latín Saxum: peñasco. Y puede que sólo acertara en lo del cerro. Jon Goitia también opina que Gijón debe su topónimo a un cerro, en este caso sería el de Santa Catalina, si bien su nombre estaría escrito en la lengua prerromana que se hablaba en la península hace miles de años. Nada de latín ni celta:
    KI = "cortado o recortado" + JO = "pegado" + NA = "plano".
    Este sería el cambio KIJONA > KIJON > JIJON.
    Gijón sería el tómbolo o cerro plano y recortado que vemos pegado a tierra. Ni más ni menos.




    3/ Mirador del Fito

    Regresamos a Arenas de Cabrales por la autovía de la costa, y pasado Colunga, tomamos un desvío a la derecha que nos condujo, por la carretera AS-260, al Mirador del Fito, un puerto de montaña que destaca por sus impresionantes vistas de una parte de la costa asturiana.


    miradorfito
    Mirador del Fito
    miradorfito2
    Mirador del Fito
    miradorfito3
    Mirador del Fito


    Cerrar Ruta 1


covadonga Ruta 2: Covadonga

Virgen de Covadonga, los lagos y Cangas de Onís
Segundo día

    Asturias, muy probablemente, nació en Covadonga. Y con ella, el rey Don Pelayo fraguó a base de duras batallas, en periodo de la reconquista, lo que hoy día conocemos como España. La excursión a los lagos, en transporte público, es fundamental para aquellos que amáis la naturaleza en un entorno apacible.


    covadonga covadonga
    Lago de la Ercina


    Ruta

    • Trayectos:
      1/ De Arenas de Cabrales a Covadonga.
      2/ De Covadonga a los lagos (Ruta de los Lagos).
      3/ De Covadonga a Cangas de Onís.
    • Alojamiento: Hotel Juansabeli en Arenas de Cabrales.
    • Lo mejor:
      - El Real Sitio de Covadonga.
      - La ruta de los lagos.
      - Un refrescante baño en el río Sella.
    • Lo peor:
      - Largas colas para montar en el autobús de los lagos.

    1/ P. Nac. Picos de Europa

    Esta fantástica excursión de un día comienza en Arenas de Cabrales, población situada a orillas de río Cares donde hemos fijado nuestra residencia en Asturias. Salimos de Cabrales por la carretera de Cangas, remontando el río Casaño y, una vez superado el alto de Ortiguero, iniciamos el descenso junto al río Güeña, hasta el desvío que nos condujo a Covadonga.

    En agosto el acceso a los lagos de Covadonga se realiza mediante un servicio de autobuses, y en el interior de uno de ellos accedimos a los lagos de Covadonga. Arriba, a más de mil metros de altitud, realizamos la excursión a pie por el sendero circular que recorre esta parte del Parque Nacional de los Picos de Europa.

    Nota: Podemos afirmar que los Picos de Europa son los máximos responsables de la consideración de Asturias como paraíso natural. Separados tan sólo 20 kilómetros de la costa, son uno de los enclaves más espectaculares del Principado. Gracias a sus paisajes con gran variedad de fauna y flora, la montaña de Covadonga fue declarada en julio de 1919 Parque Nacional, convirtiéndose en el primer espacio natural protegido de España y Europa. En 1995 se amplió al actual Parque Nacional de Picos de Europa, que abarca a Asturias, Cantabria y León.

    La Ruta de los Lagos, que no reviste dificultad, comienza en el Centro de Visitantes, al que se llega a pie una vez se desciende del autobús. La senda discurre junto a un maravilloso mirador que se asoma al valle de Covadonga y luego prosigue por la mina de Buferrera siguiendo los raíles del tren minero. Al otro lado del túnel nos sorprendió la belleza del lago Ercina (1.108 m), con las alta crestas de los Picos de Europa como telón de fondo. Superado el mirador de la Picota, descendimos hasta el lago Enol (1.060 m) y, por una nueva senda, regresamos al Centro de Visitantes.




    2/ Covadonga y Cangas de Onís

    Covadonga es un lugar de peregrinación y un destino obligado de los visitantes que, como yo, queremos contemplar naturaleza en estado puro. En la misma montaña donde se inicia el Reino de Asturias se encuentra la Cueva Santa, cuyo interior alberga la imagen de la Virgen de Covadonga, una capilla neo-románica y la tumba de Pelayo. Bajo la imagen está la laguna que genera la cascada del río Diva, en la que los visitantes lanzan monedas mientras piden un deseo. Unos metros más arriba, sobre el cerro de Cueto, se erige la mejestuosa basílica de Santa María la Real de Covadonga, construida en 1877 en estilo neo-románico, y que ofrece bellas vistas del entorno.

    Por la tarde, después de almorzar en uno de los muchos megarrestaurantes que inundan la carretera de Covadonga, marchamos a Cangas de Onís, villa convertida en punto de origen para iniciar excursiones por los Picos de Europa. En Cangas confluyen los ríos Güeña y Sella y es famosa por su puente medieval (conocido como Puente Romano), muy remodelado, en cuya ojiva central pende la cruz más famosa de Asturias. Bajo el arco del puente, en el río Sella, existe una pequeña zona de baño que, en los días más calurosos del verano, resulta ideal para zambullirse, como hice yo. A las afueras de Cangas, junto al río Güeña, fuimos a ver la capilla de Santa Cruz, edificada sobre un dolmen que aún se puede contemplar en su interior.





    Cerrar Ruta 2


rutacares Ruta 3: Ruta del Cares

Arenas de Cabrales, Poncebos y Caín
Tercer día

    La Ruta del Cares conecta Poncebos con el pueblo leonés de Caín a través de un vertiginoso desfiladero, el más famoso de Asturias, al que se ha llamado, por la belleza de sus paisajes, "garganta divina". La travesía, de nueve kilómetros, salva alturas de 1.500 metros, abismos sobrecogedores y largos túneles excavados en la roca.


    cares cares
    Ruta del Cares


    Ruta

    • Transporte:
      1/ De Arenas de Cabrales a Poncebos.
      2/ De Poncebos - Camarmeña (Asturias) a Caín (León) -Ruta del Cares (i/v)-.
    • Alojamiento: Hotel Juansabeli en Arenas de Cabrales.
    • Lo mejor:
      - Haber completado todo el sendero, hasta Caín.
      - Avistamiento de fauna local.
      - Una sidra con un buen plato de queso de cabrales, en Arenas.
    • Lo peor:
      - La larga caminata, de 18 km ida y vuelta, pasó factura en los pies.

    La excursión comienza en el hotel Juansabeli, a las afueras de Arenas de Cabrales, población situada a orillas de río Cares donde hemos fijado nuestra residencia en Asturias. Nos ponemos muy pronto en carretera, para ser de los primeros en estacionar el coche en el improvisado aparcamiento ubicado junto al inicio de la senda del Cares, en Poncebos (Camarmeña).


    cares
    Hotel Juansabeli. Arenas Cabrales

    La senda asciende por el desfiladero del Cares, con algunos repechos fuertes y, antes de llegar a la provincia de León, gana altura y se abre camino por la roca, colgada de paredes verticales, donde el río apenas se intuye en el abismo. Algunos tramos del sendero no están indicados para aquellos que sufren de vértigo.

    La senda alcanza la máxima altura sobre el río poco antes de llegar al primero de los dos puentes metálicos que cruzan el desfiladero en su parte más angosta. El segundo puente da paso a una serie de grutas excavadas en la pared, a través de las cuales el camino se convierte en un visto y no visto, como si nos asomáramos a grandes ventanales abiertos en la pared.

    La ruta, tras nueve kilómetros de dura caminata, finaliza en Caín, aldea leonesa emplazada junto al río Cares que está unida con el resto de la provincia por una estrecha carretera asfaltada. El lugar es ideal para almorzar (existen bares) y para refrescar los maltrechos pies en el río antes de iniciar el regreso a Poncebos.




    Al finalizar la ruta, que nos ha llevado seis horas, montamos exhaustos en el coche, y regresamos a Arenas de Cabrales, a tiempo de reponer fuerzas en una de las muchas tascas con terraza al aire libre que sirven el plato más típico de la zona: queso de cabrales regado con una maravillosa botella de sidra. Arenas es la puerta de entrada a la parte oriental de los Picos de Europa y destaca por su arquitectura popular, por su iglesia de Santa María de Llas, de estilo románico tardío, y por el palacio de las Mestas y Cosío.


    cares
    Arenas de Cabrales


    Cerrar Ruta 3


costa oriental Ruta 4: Costa oriental

Villaviciosa, Tazones, Lastres, Ribadesella y Llanes
Tercer día

    La costa oriental asturiana, desde el límite con Cantabria, en la Ría de Tina Mayor, hasta la ría de Villaviciosa, constituye una línea de acantilados con una gran concentración de playas. Las sierras prelitorales alcanzan su mayor altura en el pico Turbina (1.315 m) y las poblaciones más turísticas son Llanes y Ribadesella.


    oriente lstres
    Lastres


    Ruta

    • Transportes:
      1/ De Arenas de Cabrales a la ría de Villaviciosa.
      2/ De Villaviciosa a Lastres.
      3/ De Lastres a Ribadesella.
      4/ De Ribadesella a Llanes.
    • Alojamiento: Hotel Juansabeli en Arenas de Cabrales.
    • Lo mejor:
      - El pueblo de Lastres.
      - El casco antiguo de Llanes y baño en la playa de Toró.
    • Lo peor:
      - No pudimos ver la cueva del Tito Bustillo, en Ribadesella, por no realizar reserva.
      - Almorzamos carne con sabor a fritanga en un cámping de Colunga.

    1/ Ría de Villaviciosa

    La primera parte de esta excursión por Asturias oriental hace alusión a la comarca de la Sidra, con capital en Villaviciosa, y que comprende los municipios costeros de Lastres y Colunga, que nosotros habíamos decidido visitar de antemano.

    La primera parada, una vez dejamos atrás Cangas de Onís, tiene lugar en Villaviciosa, hermosa población que cuenta con un maravilloso casco histórico. Caminando por sus calles se respira la esencia de un pasado noble. A destacar: el Ayuntamiento, la iglesia de Sta. María de la Oliva (s. XII), los restos de la muralla medieval (siglo XIII), la escultura de Eduardo Úrculo y algunos palacios de exquisitas fachadas blasonadas.

    La ría de Villaviciosa, declarada Reserva Natural, se extiende al norte de Villaviciosa y, como pudimos comprobar, es un espacio natural de alto valor ecológico. Vimos parte de la ría cuando nos dirigíamos a Tazones, villa marinera declarada conjunto histórico que destaca por su caserío popular. El pueblo conserva viejas calles empedradas con casas típicas y un puerto con una actividad pesquera que ha sido documentada desde mediados del siglo XII.




    2/ Lastres y Ribadesella

    La segunda etapa de esta excursión nos condujo a Lastres, villa marinera de antiquísima tradición que se hizo popularmente famosa gracias a la serie de televisión "Doctor Mateo". Las fachadas de algunas casonas del pueblo fueron utilizadas para el rodaje de la serie. Hoy día, Lastres destaca por sus casas blasonadas y por sus calles empinadas que van a parar al puerto de pescadores.

    Nuestra ruta prosigue hacia el este de Asturias. Pasamos por una playa perteneciente al municipio de Colunga, con almuerzo poco acertado en un restaurante de un cámping ubicado a pie de playa. Pasamos junto a la entrada del Museo del Jurásico de Asturias y luego proseguimos hasta Ribadesella, turística villa emplazada en la desembocadura del río Sella.

    Ribadesella es famosa por albergar la cueva del Tito Bustillo, repleta de pinturas rupestres, que no pudimos visitar por no haber realizado una reserva previa. También es famosa por acoger la meta del descenso del Sella, prueba náutica que se celebra en agosto y que reúne a un buen número de palistas a bordo de minúsculas canoas. A nosotros nos encantó pasear por las calles del casco antiguo, presidido por el edificio del Ayuntamiento.




    3/ Costa de Llanes

    La última etapa concluyó en Llanes, villa histórica amurallada, con un torreón medieval, que constituye un importante núcleo de veraneo. La villa posee un bonito puerto natural, en torno al cual se levantan los principales edificios de interés, como la basílica de Santa María, el Ayuntamiento y varios palacios de los siglos XVII y XVIII.

    TOPÓNIMO: El nombre de Llanes podría ser euskérico, estaría escrito en el euskera arcaico que se hablaba en España antes de la llegada de celtas, romanos, árabes..., Provendría de las rocas que se asoman al Cantábrico:
    EÑA/LLA = "roca" + NA = "plana" + K = "plural, con el cambio K/S".
    EÑANAK > LLANAK > LLANES sería el probable cambio con el paso de los años.
    LLANES sería "un conjunto de rocas planas".

    Al este de la ciudad, más allá del puerto y de los Cubos de la Memoria, obra del escultor Agustín Ibarrola, existen algunas playas interesantes, como la de Toró, que resultó ideal para zambullirme en las frías aguas del Cantábrico.

    TOPÓNIMO: La playa de Toró tiene un nombre peculiar. Parece que se haya bautizado así en honor a algún bóvido de grandes cuernos que se haya despeñado al mar en esa zona. Pero no es así. Toró, como la ciudad de Toro, en Zamora, y otros tantos nombres que contienen la voz TOR en la península, está escrito en la lengua prerromana que se hablaba en España hace miles de años, emparentada con el actual euskera:
    TOR = "retorcido" + O = "grande".
    TORO/TORÓ deben ser las grandes peñas retorcidas que abundan en la playa donde yo me bañé. El nombre no ha cambiado en milenios.
    En castellano tenemos muchas palabras que contienen la voz TOR y algunas dan a entender que algo se retuerce o gira: TORCER, TORNIQUETE, TORNO, TORNILLO, TORNADO, TORBELLINO...; incluso TORO, el astado, que podríamos traducir como "el de los grandes cuernos retorcidos". (El Taurus latino no aporta explicación alguna).





    Cerrar Ruta 4


bulnes Ruta 5: Bulnes y valle de Duje

Bulnes (pueblo y villa), Sotres, cueva-museo y Canales
Quinto día

    El Naranjo de Bulnes, o pico Urriellu, es una mole de piedra de 2.518 metros de altitud, de solemne belleza, enclavada en el corazón de los Picos de Europa. En torno a él fluyen los ríos Duje, Cares y Bulnes. La aldea de Bulnes, a la que solo se puede acceder a pie o funicular, es el lugar idóneo para realizar fantásticas excursiones.


    bulnes Bulnes
    Funicular de Bulnes


    Ruta

    • Transporte:
      1/ De Arenas de Cabrales a Poncebos.
      2/ De Poncebos a Bulnes en funicular (i/v).
      3/ De Poncebos a Sotres.
      4/ De sotres a Canales.
    • Alojamiento: Hotel Juansabeli en Arenas de Cabrales.
    • Lo mejor:
      - Las praderas de Bulnes.
      - El mirador del Naranjo de Bulnes.
      - La visita a una quesería de Cabrales.
    • Lo peor:
      - Llovizna en el valle de Duje y Sotres.

    1/ Bulnes: Majada de Amuesa

    Esta excursión a los Picos de Europa nos obligó a levantarnos temprano para poder estacionar el coche en el minúsculo aparcamiento ubicado en Poncebos, junto al funicular de Bulnes, único acceso a este minúsculo pueblo enclavado en el corazón del Parque Nacional (existe un sendero a pie alternativo entre Poncebos y Bulnes). El funicular salva en siete minutos 400 metros de desnivel.

    Paseamos por las dos mitades de Bulnes, la Villa, en la parte inferior, más turística; y El Pueblo, en la parte superior, de calles más empinadas y casas más antiguas. A continuación seguimos la senda "Jou de los Cabrones", que en su parte inicial nos brindó excelentes vistas de Bulnes, el río y la entrada al funicular. Más arriba, alcanzamos la Majada de Amuesa, una pradera verde rodeada de escarpados picos, donde pastaban caballos, burros, cabras y otros bichos que no divisamos. Estuvimos solos, rodeados de una espesa niebla que a veces no nos dejaba ver más allá de nuestras narices.




    2/ Bulnes: Mirador de Urriellu

    La segunda excursión que realizamos en Bulnes tuvo su origen en la Villa. Seguimos el sendero "Reconquista" (GR-202) hasta el Mirador de Urriellu, un punto estratégico desde donde es posible avistar el pico Naranjo de Bulnes, que ese día por cierto, estaba parcialmente cubierto de nubes.

    La senda Reconquista era apta para todos los públicos, sin apenas desnivel. Tardamos diez minutos en alcanzar el mirador, tiempo que rezaba en el cartel ubicado a la salida de Bulnes.




    3/ Valle de Duje

    Por la tarde iniciamos una excursión en coche por el recóndito valle de Duje. Seguimos la estrecha carretera hasta Tielve, punto donde el valle se abre hacia el sur, rodeando el pico Naranjo de Bulnes/Urriellu por el este.


    tielve
    Río Duje. Tielve
    tielve2
    Valle de Duje

    Antes de ascender a Sotres, dejamos el coche en un aparcamiento desde el que parte una pista de tierra, que sigue el fondo del valle de Duje, hasta las Vegas de Sotres y Áliva (Cantabria). Anduvimos un par de kilómetros por la senda, hasta que una persistente lluvia hizo acto de presencia, lo que motivó que regresáramos al vehículo.


    duje
    Valle de Duje. Aparcamiento
    duje2
    Valle de Duje: Pista

    Cubrimos los últimos kilómetros de ascenso hasta Sotres, localidad situada a más de mil metros de altitud, famosa por elaborar exquisitos quesos, por su persistente niebla y por la nieve que la suele atenazar en invierno. Esta tarde, pese a estar en pleno mes de agosto, la dichosa niebla y la lluvia no permitieron que tomara ni una sola foto. En fin.


    4/ Cueva-museo

    De regreso a Arenas de Cabrales, nos detuvimos en un meandro del río Cares para visitar una cueva-museo que albergaba una exposición del queso de Cabrales. El precio de la entrada era económico y en su interior pudimos comprobar cómo elaboran este preciado manjar asturiano.


    cuevacabrales
    Museo-cueva y río Cares
    cuevacabrales2
    Museo-cueva de Cabrales
    cuevacabrales3
    Museo-cueva de Cabrales

    Junto a la cueva, muy cerca del aparcamiento, encontramos casualmente la senda PR.AS-127 (marcada con líneas blanca y amarilla), correspondiente a la calzada romana de Caoru. Fue un hallazgo sumamente interesante.


    caoru
    Calzada romana
    caoru
    Calzada romana

    5/ Mirador de Canales

    Si queréis tener una buena vista paonorámica del pico Urriellu (Naranjo de Bulnes) tenéis que tomar la carretera de Cangas (AS-114) y deteneros a la altura de Canales, en un mirador ubicado por encima del río Casaño. Las vistas son espectaculares; eso sí, tendréis que rezar para que el cielo esté despejado.


    canales
    Mirador del Urriellu
    canales
    Mirador del Urriellu


    Cerrar Ruta 5










© www.josecanovas.com