mundo
JOSECANOVAS.COM


Grandes viajes - España - Pirineos
Mis libros sobre Interrail
Diccionario etimológico y toponímico
Ciudad de Luxemburgo. Amurallada y fortificada   4º Interrail   Agosto 2002
ETAPA 20: Estación central I La villa Alta I Muralla y fortificaciones
botonsubir1
Un billete de Interrail de tres zonas me sirvió para conocer Luxemburgo, uno de los países con mayor renta per cápita de Europa, el único del Benelux que aún no había visitado. Pese al aguacero que cayó durante parte de la mañana, fruto de las fuertes tormentas que azotaron Europa ese mes de agosto, y que me tuvo retenido en la estación, al final pude recorrer su prístina capital.

luxemburgo puente
Puente de Stierchen


Consejos e información útil

  • Trayectos:
    1/ De Verona y Milán a Luxemburgo a través de Suiza.
    2/ De Luxemburgo a Ámsterdam, vía Bruselas.
  • Alojamiento: Youth Hostel Hans Binker de Ámsterdam.
  • Lo mejor:
    - El paseo de la Corniche, con las fortificaciones de la muralla.
    - Gracias a la lluvia, apenas me crucé con otros turistas.
  • Lo peor:
    - Las tormentas me persiguieron ese mes de agosto, durante todo el Interrail; y Luxemburgo no fue una excepción.



Estación central

Esa noche había viajado de Milán a Luxemburgo en el interior del compartimento de un tren nocturno. Atravesé Suiza de sur a norte, desde Lugano hasta Basilea, envuelto en una tormenta de mil demonios. El Interrail no era válido en Suiza (no pagué por utilizar esa zona) y el revisor me cobró la mitad del billete (30€), que tuve que abonar con tarjeta.

Pasé por Alemania y por Francia, con parada en Estrasburgo, y a las siete de la mañana me presenté en la estación central de Luxemburgo. Salí a la calle y comprobé que llovía a raudales, así que pasé las dos siguientes horas en el vestíbulo, desayunando y observando el movimiento de trenes y viajeros.


estacion
Llueve en la estación central



La Villa Alta

Dejó de diluviar y pude abandonar la estación. Tomé un bus hasta el centro histórico, o Villa Alta. Iba a lo guiri, con pantalón largo, sudadera, chanclas abiertas y calcetines. A finales de agosto, Luxemburgo mostraba su perfil más otoñal; y yo no iba preparado. Aquí me podéis ver junto al monumento de la Gran Duquesa, uno de los símbolos de la ciudad.


duquesa
Monumento a la Gran Duquesa

El casco viejo de Luxemburgo está declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Y esa mañana lo recorrí sorteando charcos, con la mirada puesta en un cielo cubierto de negras nubes. Anhelé que no cayera más agua. Y tuve suerte. Cerca de la plaza de Armas admiré otro monumento, el dedicado a Dicks y Lentz.


dicks
Monumento a Dicks y Lentz

Pasé también por la plaza de Guillermo II, presidida por una estatua ecuestre en honor a Guillermo II de Orange-Nassau, que reinó entre 1840 y 1849. Junto a ella, visité la catedral de Santa María, católica de estilo gótico, barroco y renacentista, e incluso me conecté a internet en la biblioteca pública situada junto al Ayuntamiento (los móviles no eran como los de hoy).


catedral
Plaza Guillermo II y catedral al fondo

Cerca del puente Adolfo, una construcción de altos arcos que salva las aguas del río Pétrusse, se encuentra la plaza de la Constitución. Y en su centro se alza el Monumento del Recuerdo (Gëlle Fra), un obelisco de granito apodado "Dama de Oro" por la estatua dorada de una mujer que lo corona.


obelisco
Monumento al Recuerdo

Y sin salir de la Villa Alta, de camino a los miradores de la muralla, me acerqué hasta el Palacio Gran Ducal, majestuosa residencia palaciega del gran duque de Luxemburgo.


ducal
Palacio Gran Ducal



Muralla y fortificaciones

Dejé para el final el plato fuerte de Luxemburgo: el Camino de la Corniche, o camino de ronda sobre las murallas medievales. Apodado como el balcón más bonito de Europa, este paseo peatonal recorre las murallas del siglo XVII, con vistas al desfiladero del río Alzette y a la parte baja de la ciudad. Y comencé la ruta por el mirador Scenicky, que me brindó una buena panorámica del puente de Stierchen, situado sobre el río Alzette, perteneciente a la antigua fortificación.


scenicky
Mirador Scenicky: puente de Stierchen

Recorrí unos 600 metros de la muralla, observando este ernorme accidente geográfico. Los distintos miradores por los que pasé me proporcionaron excelentes vistas del barrio de Grund, con los tejados de las casas, las iglesias y el valle del Azette a mis pies. Y lo mejor de todo fue que apenas me crucé con otros turistas.


grund
Barrio de Grund: río Azette

tren
Barrio de Grund: vía férrea

Durante el recorrido en solitario me asomé a miradores impresionantes, y también admiré las torres defensivas construidas por los españoles entre 1670 y 1672, una ampliación de las existentes.


torre
Torre defensiva

A mediodía, con la aparición del Sol, los lugareños asaltaron el centro histórico. Y, como en Europa se almuerza entre las doce y la una, los restaurantes se fueron llenando de comensales. Mi presupuesto sólo alcanzó para tomar un menú hamburguesero que adquirí en el McDonald's de la plaza de Armas.


granrue
Gran Rue



Intercity Luxemburgo-Bruselas-Ámsterdam

Había visto lo mejor de Luxemburgo en una mañana, y como esa noche quería pernoctar en Ámsterdam (no había reservado alojamiento), decidí partir cuanto antes en dirección a la capital neerlandesa. De hecho, tomé el almuerzo en el interior del Intercity. Por extraño que parezca, ese tren era válido con Interrail.

Mi tren iba directo a Bruselas-Norte, estación donde me vi obligado a realizar un transbordo. Un nuevo Intercity, que también era válido con Interrail, me trasladó a Ámsterdam en un santiamén.


bruselas
Estación Bruselas Norte







europa


DESTINOS



fotocolumna