mundo
JOSECANOVAS.COM


Grandes viajes - España - Pirineos
Mis libros sobre Interrail
Diccionario etimológico y toponímico
Copenhague. Dinamarca   3er Interrail   Agosto 1995
ETAPA 10: Centro histórico I Palacio de Amalienborg I Ciudadela y La Sirenita I Castillo de Rosenborg
botonsubir1
Era la segunda vez que pisaba Copenhague, ciudad que se había convertido en la principal puerta de acceso a Escandinavia. Un pase global de Interrail, en compañía de mi colega Isidoro, me permitió admirar los principales monumentos de la principal ciudad de Dinamarca.

dinamarca bicis
Palacio de Amalienborg


Consejos e información útil

  • Trayectos en tren:
    1/ De Oslo a Copenhague (con ferry incluido entre Helsingborg y Helsingor).
    2/ De Copenhague a Berlín (con ferry incluido entre Gedser y Rostock).
  • Alojamiento: En los compartimentos de los trenes nocturnos.
  • Lo mejor:
    - El puerto Nyhavn.
    - Los carriles bici vertebran toda la ciudad.
    - El centro Interrail de la estación ferroviaria.
  • Lo peor:
    - Intentamos cambiar coronas noruegas en un banco, pero no valió la pena debido a las altas comisiones que aplicaban.
    - Las cámaras de fotos: eran tiempos de carretes y de escasez económica; o sea, que tomé pocas fotos.



    La anécdota

    A principios de los noventa, con motivo de mi Primer Interrail, recorrí Copenhague en bicicleta en compañía de mis colegas Fernando e Isidoro. Gracias a este económico medio de transporte pudimos visitar barrios como el de Christiania, abanderado del movimiento hippy; recorrer el palacete de Amalienborg (residencia del rey), o acercarnos cómodamente hasta la Ciudadela, o Kastellet, a cuyos pies se encuentra la famosa Sirenita.

    amalienborg
    Palacio de Amalienborg en 1991

    ciudadela
    La Ciudadela en 1991

    sirenita
    La Sirenita en 1991



Centro histórico

Había recorrido Finlandia, Suecia y Noruega en una semana, en barcos, trenes y autobuses, junto a mi colega Isidoro. Y esa noche viajamos en el tren nocturno que unía Oslo con Copenhague, con ferry incluido para cruzar el estrecho de Oresund. Y a primera hora de la mañana llegamos a la estación Central de Copenhague, que ya conocíamos de una anterior visita a la ciudad. En el vestíbulo dimos con el centro para mochileros, perfectamente acondicionado y equipado para el descanso del viajero.

En esta ocasión, a diferencia del pasado Interrail, prescindimos de bicicletas para visitar la ciudad. Nos acercamos al centro histórico a pie, rodeando el Tívoli, uno de los parques de atracciones más antiguos de Europa. Llegamos a la plaza Consistorial, que aloja el Ayuntamiento y, a través de la peatonal calle Stroget, cruzamos el apretado casco viejo de Copenhague, hasta alcanzar el puerto Nyhavn, un largo y estrecho canal atestado de pequeñas embarcaciones y jalonado de terrazas donde los nativos acaparaban los rayos de sol. Fue el lugar ideal para almorzar.


nyhavn
Canal Nyhavn



Palacio de Amalienborg

El palacio de Amalienborg es el hogar de la familia real danesa. El acceso a los edificios estaba restringido, pero no a los jardines y a los espacios interbloque, que se podían visitar con total libertad.

Lo habíamos recorrido en bicicleta años atrás, y esta vez lo hicimos a pie. Admiramos algunas estatuas que habían plantado a lo largo y ancho del recinto, y también las suntuosas fachadas, provistas de grandes ventanales, de los cuatro edificios idénticos que componen el palacete, ironizando con la idea de que alguna guapa princesa nos estaría observando tras una cortina.


amalienborg2
Palacio de Amalienborg



Castillo de Rosenborg

Una estancia en Copenhague no se entiende sin la visita a su monumento más ilustre: la Sirenita, la afamada escultura de bronce construida en 1913. Pese a que ha sido decapitada en múltiples ocasiones, su presencia cerca del puerto sigue suscitando admiración y devoción entre los turistas.

Vista la Sirenita y la Ciudadela, regesamos al centro de Copenhague dando un rodeo que nos condujo hasta el castillo de Rosenborg, un robusto edificio de planta cuadrada que acoge las joyas de la corona danesa. La entrada era cara y nuestro interés por ver diamantes y esmaraldas nulo. Resultó más gratificante descansar en el Jardín del Rey, un florido parque cuajado de esculturas y estatuas situado frente al castillo.


castillo
Castillo de Rosenborg



Expreso Copenhague-Berlín

Esa noche, tras un último paso por el centro Interrail de la estación (que nos sirvió para deshacernos de las coronas noruegas y danesas que nos habían sobrado), partimos en el expreso nocturno que enlazaba Copenhague con Berlín. A medianoche alcanzamos el puerto de Gedser, en la isla de Falster, el punto más meridional de Dinamarca. Los vagones fueron introducidos en la bodega de un ferry de gran calado, navío que, en algo más de tres horas, cruzó las frías aguas del mar Báltico en dirección al puerto de Warnemünde, en Rostock (Alemania).









Raíles 3


europa


DESTINOS



fotocolumna