mundo
JOSECANOVAS.COM


Grandes viajes - España - Pirineos
Mis libros sobre Interrail
Diccionario etimológico y toponímico
Tercer Interrail   Julio/Agosto 1995
Francia I Alemania I Finlandia I Suecia I Noruega I Dinamarca I Eslovaquia I Polonia I Austria I Bélgica I Gran Bretaña
botonsubir1
Tercer Interrail
  • Transportes: Trenes de segunda clase, TGV, autobuses y barcos.
  • Alojamiento: Youth hostels.
  • Lo mejor:
    - Excursión por los fiordos noruegos.
    - Los viajeros que conocí.
    - Trayectos en barco Estocolmo-Helsinki y Turku-Estocolmo.
    - Ver ganar a Miguel Indurain su quinto Tour de Francia en París.
    - Bañarme en el lago Ness y regresar para contarlo.
  • Lo peor:
    - Dos trayectos en tren: Bratislava-Varsovia y Varsovia-Viena; para olvidar.
    - El alojamiento en Londres. Tuvimos que dormir en el aeropuerto.
    - Los horarios de los trenes británicos nos impidió viajer por la noche.



Etapa 1: Mar Báltico y los mil lagos

La primera parte de este fantástico Interrail transcurre por Francia y Alemania. Primeramente nos detenemos en París para visitar Notre Dame y luego marchamos al palacio de Versalles. De regreso a París somos testigos del final del Tour de Francia, con final feliz para Miguel Indurain. Hamburgo es la siguiente ciudad en la ruta, que nos sorprende por su exquisita arquitectura.

Hamburgo es nuestra puerta de entrada a Escandinavia. Pasamos un día en Estocolmo, emplazada entre el lago Malar y el mar Báltico, y a continuación embarcamos hacia Helsinki. El barco, que surca el mar Báltico entre centenares de islas, es un paraíso del juego y las compras. En Finlandia descubrimos algunos de los parajes más agrestes de Europa, como la región de los mil lagos, y de vuelta a Suecia en otro casino flotante, visitamos Uppsala, ciudad estudiantil que posee edificios de gran valor arquitectónico.





Etapa 2: Los grandes fiordos

Esta etapa transcurre por dos países escandinavos: Noruega y Dinamarca. Noruega ya la conocía de mi anterior visita al Círculo Polar Ártico. En esta ocasión quise descubrir la sorprendente región de los grandes fiordos, capitaneados por el todopoderoso Sognefjord, el más largo y profundo de Europa.

Tras las visitas obligadas a Bergen, la capital de los fiordos, y Oslo, la capital del país, abandonamos la península escandinava para visitar Copenhague, la capital de Dinamarca, famosa por acoger la Sirenita y un coqueto casco antiguo.





Etapa 3: Centro de Europa

Tras completar la travesía por el mar Báltico entre Dinamarca y Alemania, visitamos tres ciudades del antiguo bloque comunista: Berlín, con el añadido de Potsdam y el campo nazi de Sachsenhausen; Bratislava, capital de Eslovaquia, emplazada junto al Danubio, y Varsovia, la renovada capital de Polonia.

A continuación penetramos en Austria, vía Viena, para descubrir dos ciudades de gran importancia: Salzburgo, la ciudad natal de Mozart, situada junto al río Salzach, e Innsbrück, la brillante capital del Tirol.





Etapa 4: Londres y Escocia

La última parte del viaje, después de haber visitado Bruselas, la capital europea, nos lleva hasta Gran Bretaña. Dedicamos tres días alternos a descubrir Londres (cosas de los hoteles), visitando los lugares más importantes, museo Británico incluido.

La etapa escocesa, última del viaje, nos obsequia con algunos de los paisajes más fascinantes de Gran Bretaña: las Highlands. Inverness, capital de las Tierras Altas, es el punto de partida de una trepidante excursión a pie hasta el enigmátio lago Ness. El tren, como no podía ser de otra manera, nos acerca a Edimburgo, la capital escocesa, y a Glasgow, la segunda ciudad del país, plagada de monstruos nocturnos...



logointerrail


INTERRAILES



fotocolumna


DESTINOS