mundo
JOSECANOVAS.COM


Grandes viajes - Pirineos
Mis libros sobre Interrail
Diccionario etimológico
Comarca de Antequera. Málaga   Enero 2020
ETAPA 2: El Torcal I Dólmenes de Antequera I Antequera
Escapada: Caminito del Rey

Esta ruta circular nos lleva a la comarca de Antequera y al valle del Guadalhorce. En Antequera recorremos el Torcal, una especie de ciudad encantada kárstica, visitamos la ciudad y sus tres dólmenes; y por la tarde nos desplazamos hasta El Chorro, para admirar el impresionante Caminito del Rey.


antequera torcal
"El Tornillo" del Torcal


Consejos e información útil

megane
El Torcal de Antequera
  • Trayectos:
    1/ De Málaga al Torcal de Antequera.
    2/ Del Torcal a los dólmenes de Antequera.
    3/ El Caminito del Rey.
  • Alojamiento: Hotel Ibis Centro Málaga.
  • Almuerzo: Bar Carrera, en Antequera (C/ Carrera, 18). Excelente menú por 9€.
  • Lo mejor:
    - Los paisajes pétreos del Torcal.
    - Los dólmenes de Antequera.
    - Contemplar la entrada sur del Caminito del Rey.
  • Lo peor:
    - El tramo entre Antequera y El Chorro, muy largo y con tramos de carretera estrechos y sinuosos.
    - Faltó tiempo para indagar por el paraje que rodea el Caminito del Rey.



El Torcal de Antequera

Partimos de Málaga en el Renault Mégane que habíamos alquilado. Fuimos en dirección norte, por la autovía A-45 hasta Casabermeja, y luego, por carreteras comarcales, hasta Villanueva de la Concepción. Al norte de esta villa localizamos la entrada al Paraje Natural Torcal de Antequera.


1. Mirador Diego Monea

A un par de kilómetros de la entrada al Paraje Natural nos detuvimos en el Mirador Diego Monea, una atalaya que nos ofreció una primera panorámica de los altos roquedos del parque y de la campiña malagueña.


diegomonea
Mirador Diego Monea
diegomonea
Mirador Diego Monea


2. Rincones del Paraje Natural

Situado en el centro de la provincia de Málaga, el Torcal se extiende a lo largo de 1.117 hectáreas. Se trata de un relieve kárstico, donde el agua a disuelto y modelado la roca caliza durante miles de años, hasta otorgarle todo tipo de formas caprichosas.

TOPÓNIMO: El topónimo de Torcal sería muy antiguo, probablemente los pueblos íberos que transitaban por la zona le dieron nombre. Y ese nombre, como ocurre con casi todos los TOR que pululan por la península Ibérica, tendría que ver con formas retorcidas:
TOR = "retorcido, quebrado" + KAL/KAR = "calcáreo".
TORKAL > TORCAL, sin apenas cambios, sería "un conjunto de rocas calcáreas quebradas". Doy fe de ello de que el nombre hace alusión a lo que mi familia y yo vimos en el Paraje Natural: miles de peñascos retorcidos y adoptando infinitas formas.

Pasado el mirador de Moneo, la carretera describe varias curvas por un paisaje pétreo conocido como Camorro de las Siete Mesas, que con sus 1.336 metros de altitud representa el punto más alto del Paraje Natural. Detuvimos el coche en la cuneta para tomar fotos, y poco después volvimos a detenernos para recorrer a pie El Tornillo del Torcal, una de las áreas más espectaculares del Torcal, que se caracteriza por sus montoneras de piedras redondas con forma de tornillo.





3. Senda Verde del Torcal

La carretera que vertebra el Paraje Natural finaliza en el Centro de Interpretación. En su interior, aparte de conseguir mapas de la zona, podréis ver un pequeño museo. Al inicio del aparcamiento se encuentra el inicio de las sendas que penetran en el Torcal Alto: la amarilla (2,75 km y dificultad media) y la verde, más corta (1,44 km), que realizamos nosotros:

    • Longitud: 1.440 metros, indicados con palos de madera.
    • Dificultad: Baja.
    • Tiempo empleado: 45 minutos.
    • Inicio: Aparcamiento del Centro de Visitantes
    • Final: Junto al Centro de Interpretación.

A lo largo de esta interesante ruta kárstica, una de las más espectaculares de Europa, vimos todo tipo de peñascos: altos, bajos, con forma de tornillo, picudos, aplanados; aislados, agrupados... Admiramos el endémico arce de montpellier, un árbol difícil de ver en la península, y disfrutamos con la esporádica presencia de cabras montesas pastando alegremente. Fue un recorrido sumamente ameno, ideal para realizarlo con niños a partir de cinco años.





4. Mirador de Las Ventanillas

Trescientos metros separan el Centro de Interpretación del mirador de Las Ventanillas, una estupenda atalaya con preciosas vistas de Villanueva de la Concepción, la comarca del río Campanillas y, en días claros (no era el caso), el continente africano. Hacia el este, sobresaliendo por encima de las peñas del Torcal, pudimos avistar los picos nevados de Sierra Nevada.


ventanillas
Mirador Las Ventanillas
ventanillas2
Mirador Las Ventanillas



Antequera

Los restos arqueológicos encontrados en los alrededores de la actual Antequera, incluidos los dólmenes, nos dicen que esta zona ha estado habitada desde hace 4.500 años. Una sucesión de pueblos, desde íbero-vascos, romanos, musulmanes... han aportado a la villa un dilatado y rico conjunto monumental.

TOPÓNIMO: Los romanos la llamaron antikaria, que significaría "Ciudad Antigua", pero me atrevo a decir que esto no es cierto. Antequera es una voz más antigua, los romanos apenas la cambiaron, la tomaron de una raíz esukérica tal que:
ANTZ = "similar, semejante" + K = "plural" + ARRI = "piedra" + A = "artículo euskérico".
ANTZKARRIA > ANTIKARRIA > ANTEKARIA > ANTEQUERA serían "las piedras o rocas semejantes", en alusión al monte de las dos jorobas que domina la depresión antequerana. A este monte se le conoce hoy día como peña de los Enamorados, y en la antigüedad fue un referente para los pueblos nómadas que se movían por la zona.


antequera
Peña de los Enamorados (Antikarria)


1. Dólmenes de Antequera

El Sitio de los Dólmenes de Antequera comprende tres monumentos culturales construidos en la edad de Bronce: los dólmenes de Menga y Viera (próximos a la villa: carretera de Málaga, 5) y el dolmen con forma de tholos de El Romeral, ubicado a tres kilómetros de distancia. (Acceso gratuito a los tres).

Tras la visita al Torcal, partimos de inmediato hacia Antequera. Atravesamos el municipio por el centro histórico y a las afueras, a unos tres kilómetros de distancia, seguimos las indicaciones oportunas para llegar al dolmen de El Romeral, un sepulcro tipo tholos con dos cámaras de planta circular.

Para visitar los otros dos dólmenes estacionamos el vehículo en el aparcamiento gratuito del Centro de Interpretación. En su interior adquirimos las entradas gratuitas que daban acceso a los monumentos. Visitamos en primer lugar el dolmen Viera, un sepulcro de corredor formado por un largo pasillo segmentado en dos tramos, al final del cual se ubica una cámara cúbica a la que se accede por una pequeña puerta.

Y a pocos pasos, con la tumba orientada de este a oeste y la puerta enfocando a la peña de los Enamorados (monte antikarria), accedimos al dolmen de Menga, formado por una galería donde un atrio abierto da paso a un segundo tramo de planta rectangular, sostenido por gruesas columnas, que, a modo de corredor, sirve de acceso a la cámara de planta ovalada.





2. Centro histórico de Antequera

Antequera se encuentra en una depresión, separada de la costa malagueña por los montes del Torcal. Precisamente, viniendo del Torcal (calle Jesús) en coche tuvimos una hermosa perspectiva de la parte alta del casco antiguo, presidido por la Alcazaba, la colegiata de Santa María y la sobria iglesia del Carmen.

Tras la obligada visita a los dólmenes (no cierran a mediodía), pasamos por la calle Carrera, y en el número 13, almorzamos en el restaurante Carrera (exquisito menú casero por 9€). En lo sucesivo, abordamos el centro histórico por la plaza de las Descalzas, jalonada de un palacio, un convento y una iglesia. Vimos el antiguo Pósito (año 1733) y la amurallada plaza del Carmen. A través del Postigo de la Estrella, un estrecho pasaje, nos aupamos a la parte intermedia de la vieja Antequera. Vimos las Termas Romanas desde abajo y nos asomamos al mirador Niña de Antequera, que ofrecía buenas vistas de la iglesia del Carmen y del monte de los Enamorados.

Finalmente, nos aupamos hasta la plaza de Santa María, uno de los sitios más importantes de Antequera, pues desde ella se accede a la Alcazaba y a la colegiata, y se contempla la mejor panorámica de las Termas Romanas. En un extremo de la plaza, junto al arco de los Gigantes (año 1585), nos asomamos a otro mirador que nos regaló una sorprendente imagen de la parte nueva de la ciudad. Pusimos fin a la visita antequerana en la plaza de San Sebastián, frente a la iglesia del mismo nombre.





El Caminito del Rey

Dos poblaciones, Ardales al norte y Álora al sur, comparten el Caminito del Rey, un estrecho sendero construido para el acceso de los obreros hasta la presa Conde de Guadalhorce. Para llegar hasta él desde Antequera, tuvimos que dirigirnos por una carretera comarcal (en buen estado) hasta Valle de Abajalajís. A partir de aquí fue otro cantar: vial estrecho, con baches, mal señalizado y, en el tramo final, con un pronunciado descenso hasta El Chorro, pedanía de Álora asentada junto al embalse, que cuenta con parada de tren, y que se ha convertido en la puerta de entrada para atacar El Caminito del Rey.

Queríamos ver el alto puente que salva los roquedos de la garganta de Los Gaitanes, pero un guía nos aconsejó que nos desplazáramos a la otra orilla del embalse por la carretera que va al Centro de Interpretación: "desde allí lo veréis mejor", nos dijo. Y eso hicimos. Cruzamos la presa, remontamos la carretera y detuvimos el coche en la cuneta. Ahora sí, pudimos contemplar desde la distancia el angosto desfiladero de Los Gaitanes, con el río Guadalhorce formando una pequeña cascada al fondo, con el puente del Caminito enclavado entre altos roquedos, y con las vías del tren desapareciendo por un túnel excavado en la roca.

Esta panorámica puso la guinda a una maravillosa jornada. Oscurecía y no teníamos tiempo para indagar por la zona. Tomamos la estrecha carretera que serpenteaba río Guadalhorce abajo, atravesamos Álora y poco despues, por la autovía A-357, llegamos a Málaga.




∧ Volver arriba


andalucia


ANDALUCÍA



viajesgold


DESTINOS